miércoles, 1 de abril de 2015

"Busquemos más a Dios, sigamos más de cerca a Jesús, fortalezcamos nuestra fe y cuidemos nuestras familias".

Ubaldo Santana pidió buscar a Dios para fortalecer la fe

El Arzobispo de Maracaibo llamó a "ser católicos de fe verdadera"

imageRotate
Desde la plaza Bolívar de Maracaibo, monseñor Ubaldo Santana bendijo las palmas CORTESÍA/LA VERDAD
TERESA LUENGO |  ESPECIAL PARA EL UNIVERSAL
lunes 30 de marzo de 2015  12:00 AM
Maracaibo.- El arzobispo de Maracaibo, monseñor Ubaldo Santana Sequera, pidió a la feligresía que en esta Semana Santa "dejemos a un lado la indiferencia y busquemos a Dios para fortalecer fe".

Ayer, durante la misa del Domingo de Ramos, celebrada en la Catedral de Maracaibo, el expresidente de la Conferencia Episcopal Venezolana (CEV) recordó que la entrada triunfal en Jerusalén "es una de las procesiones más antiguas en honor a Cristo El Redentor".

"Esta es la entrada por la puerta grande a la Semana Santa, la oportunidad para acercarnos a Cristo a través de la confesión. Es importante hacer todo lo que esté al alcance para vivirla con intensidad", destacó el prelado.

"Los redimidos en su sangre son el verdadero trofeo de Jesús, él sufrió y soportó las pruebas para entrar en la gloria. Lo esencial de nuestra fe es el amor infinito que Dios nos tiene", rememoró, para luego agregar: "A pesar de las situaciones diarias, no hay que dejarse vencer por el desaliento, porque con Cristo le encontramos sentido a nuestra vida". 

Desde la plaza Bolívar, monseñor Santana bendijo las Palmas y oró para que la conmemoración de estos días "nos lleve a no tener miedo a abrirle la puerta de nuestro corazón al Redentor, para que implante la cruz de su victoria y nos transforme en fuente de vida".

Asimismo, instó a los ciudadanos a tener una vida más llena de fe y menos de cuestiones materiales. "Busquemos más a Dios, sigamos más de cerca a Jesús, fortalezcamos nuestra fe y cuidemos nuestras familias". 

El Arzobispo de Maracaibo también llamó a los fieles venezolanos a que "no seamos católicos de palma, que no llegan a viernes Santo", sino que "seamos católicos de fe verdadera".

Desde tempranas horas de este domingo, feligreses se concentraron en la plaza Bolívar y también en el Monumento a la Virgen de la Chinita, para la bendición de las palmas y se leyeron los evangelios. Posteriormente, representantes del clero acompañados de fieles marcharon hasta La Catedral y la Basílica de Nuestra Señora de Chiquinquirá.

Los relatos de la pasión ponen al descubierto las diversas patologías del poder y la religión. En el juicio a Jesús se manifiesta la arrogancia y soberbia de quienes amparados en el poder político se sienten con la potestad de decidir sobre la vida y la muerte de aquellos que están bajo su imperio. La hipocresía del apego a las formalidades jurídicas cuando sólo se busca legitimar las decisiones ya asumidas. La utilización de la voz del pueblo para teñir de democracia lo que es un dictamen autocrático. Y, por supuesto, la utilización del nombre de Dios para corregir severamente lo que se considera una blasfemia.

La pasión de Jesús de Nazaret

Los relatos de la pasión ponen al descubierto las diversas patologías del poder y la religión

FRANCISCO JOSÉ VIRTUOSO SJ |  EL UNIVERSAL
miércoles 1 de abril de 2015  12:00 AM
Los largos relatos de la pasión de Jesús en los evangelios ponen de manifiesto el drama de un hombre justo, bueno y santo, enfrentado con saña por los poderosos de su tiempo, expuesto al escarnio público, traicionado por los suyos, reducido a la soledad y al desamparo total. Para los cristianos, ese hombre es el Hijo de Dios, el Mesías, el "enviado", que nos revela que la tierra de paz, fraternidad, justicia y libertad, tantas veces soñada y proclamada, es posible en la medida en que asumimos la verdad en toda su radicalidad y no transigimos ante el mal, sirviéndonos para ello no de la venganza, la espada y la muerte, sino del servicio y la entrega, hasta de la propia vida. 

Jesús fue un Mesías que decepcionó a muchos. No asumió la figura del mesías político que liberaría a su pueblo del dominio extranjero, que implantaría de nuevo el recordado y glorioso reino de David. No fue tampoco el mesías de gestos espectaculares de gloria y poderes especiales. Siempre rechazó la tentación de utilizar sus milagros como signos de su propia grandeza y poder. 

Su mesianismo fue muy especial. Su tarea fue anunciar la cercanía del reinado de Dios, como un profeta itinerante entre la gente de su pueblo. A todos los invita «entrar» en el reino de Dios que está ya irrumpiendo en sus vidas. Jesús camina entre campesinos y pescadores, entre ellos enseña, sana y reconcilia. El evangelio lo dice de manera clara y directa: «fue caminando de pueblo en pueblo y de aldea en aldea proclamando y anunciando la buena noticia del reino de Dios» 

Los estudiosos del Jesús histórico afirman de manera unánime lo siguiente: "Nadie ve en él a un maestro dedicado a explicar las tradiciones religiosas de Israel. Se encuentran con un profeta apasionado por una vida más digna para todos, que busca con todas sus fuerzas que Dios sea acogido y que su reinado de justicia y misericordia se vaya extendiendo con alegría. Su objetivo no es perfeccionar la religión judía, sino contribuir a que se implante cuanto antes el tan añorado reino de Dios y, con él, la vida, la justicia y la paz."

Profeta del reino de Dios, maestro de la palabra, poeta de la compasión. Ese fue Jesús. Pero también un crítico muy duro de los poderes que en nombre de Dios, del Estado o de la tradición oprimían a la gente. Su presencia pública desencadena un proceso que termina con un juicio, cuya sentencia estaba dictada de antemano: es conveniente que muera por el bien de la religión y de la estabilidad del orden político. 

Los relatos de la pasión ponen al descubierto las diversas patologías del poder y la religión. En el juicio a Jesús se manifiesta la arrogancia y soberbia de quienes amparados en el poder político se sienten con la potestad de decidir sobre la vida y la muerte de aquellos que están bajo su imperio. La hipocresía del apego a las formalidades jurídicas cuando sólo se busca legitimar las decisiones ya asumidas. La utilización de la voz del pueblo para teñir de democracia lo que es un dictamen autocrático. Y, por supuesto, la utilización del nombre de Dios para corregir severamente lo que se considera una blasfemia. 

fjvirtuoso@ucab.edu.ve

Testamento pascual de Jesús de Nazaret; así se puede denominar el Sermón de la Última Cena dirigido por el Maestro a sus discípulos antes de padecer su muerte en cruz, la cual se transformó en resurrección gloriosa. De allí el término de muerte pascual, que indica una derrota transformada en triunfo.

Clave operativa cristiana


Testamento pascual de Jesús de Nazaret; así se puede denominar el Sermón de la Última Cena dirigido por el Maestro a sus discípulos antes de padecer su muerte en cruz, la cual se transformó en resurrección gloriosa. De allí el término de muerte pascual, que indica una derrota transformada en triunfo.
Ese Testamento lo encontramos en el evangelio de Juan, capítulos del 13 al 17. El Señor da allí sus últimas instrucciones y declara su mandato máximo y definitivo. Éste sintetiza la ética y la espiritualidad de quienes quieran seguirlo. Es lo que se llama el “mandamiento nuevo”.
Una vez un fariseo interrogó a Jesús, con ánimo de ponerlo a prueba, acerca de cuál era el mandamiento mayor de la Ley. Tal pregunta no era ociosa, dada la cantidad –centenares– de preceptos que al judío observante se le ponían por delante a la hora de mostrar su fidelidad a Dios. La cuestión tocaba lo esencial, el corazón de la moral a practicar. Según Mateo, que relata esta conversación, Jesús respondió: “Amarás al Señor, tu Dios, con todo tu corazón, con toda tu alma y con toda tu mente. Este es el mayor y el primer mandamiento. El segundo es semejante a éste: Amarás a tu prójimo como a ti mismo” (Mt 22, 37-39).
Estos dos mandatos no aparecen simplemente yuxtapuestos, sino en íntima conexión. Más aún, el Sermón de la Cena prácticamente los reduce a uno, que Jesús remacha: el amor al prójimo. Como si el amor a Dios tuviese su concreción en el que se tenga al prójimo. Como lo enfatiza la Primera Carta de Juan: “Quien no ama a su hermano, a quien ve, no puede amar a Dios, a quien no ve” (1 Jn 4, 20) ¡El prójimo “presencializa” a Dios!
“Este es el mandamiento mío: que se amen los unos a los otros como yo los he amado” (Jn 15, 12). Aquí hay una tonalidad, que es preciso subrayar, la del amor recíproco. Los actos de culto y las expresiones religiosas del cristiano deben de interpretarse y vivirse a la luz de esta enseñanza. Tienen, en efecto, una direccionalidad hacia el prójimo referente a respeto, servicio, comprensión, solidaridad, convivencia, unión, comunión. A este propósito recordemos lo que la Carta de Santiago entiende por “religión pura e intachable” (St 1, 27). El encuentro con el “Otro” exige y alimenta, el encuentro con el “otro”, especialmente si débil y necesitado.
Cuando se habla, entonces, de “voluntad de Dios”, de mandamiento y mandamientos (pensemos en el Decálogo), es preciso interpretarlos en sentido no sólo negativo (no matar, no robar, no mentir…) sino, también y principalmente positivo, proactivo. Podemos decir, por consiguiente, que “No matar” debe traducirse por cultivar una cultura de la vida, defender y promover los derechos humanos y todo aquello que sirva al desarrollo integral de la persona y de la comunidad; “No robar” debe entenderse como compromiso por la justicia y la solidaridad en los más diversos órdenes del relacionamiento interpersonal y social; y “No mentir” debe llevar a una práctica de la verdad, de la veracidad en actitudes y comportamientos en lo privado y en lo público.
El amor a que se refiere Jesús no se queda en anhelo romántico sin consecuencias sociales; en “bonachonería” que se complace con todo y se acomoda a todo. Constituye un dinamismo exigente de cambio en positivo. Con expresiones también de crítica, denuncia, resistencia ante lo que se considera indebido, malo, perverso, pero que no se actúan en perspectiva del odio y retaliación, sino en la de reconocimiento de las personas y buscando su conversión hacia el bien. De amor tenemos un modelo humano-divino en Cristo; y ejemplos de nuestra misma condición, en gente como Gandhi, Martin Luther King, Mandela, la madre Teresa y Romero.
Me complace concluir estas líneas con algo que escribió Einstein a su hija Lieser: “Hay una fuerza extremadamente poderosa (…) que incluye y gobierna a todas las otras, y que incluso está detrás de cualquier fenómeno que opera en el universo (...) Esta fuerza universal es el amor”.

Este miércoles los fieles veneran al Nazareno de San Pablo, que representa dramáticamente a Cristo encorvado con la cruz sobre su hombro izquierdo y con una corona de espinas. Es una de las manifestaciones populares más emblemáticas de la conmemoración de la Semana Santa. Desde la colonia, este culto constituye la tradición emblemática caraqueña en la Semana Santa. En 1674, cuando Caracas sólo tenía seis iglesias, el Arzobispo Fray Antonio González y Acuña dispuso que el Miércoles Santo fuese dedicado al culto del Nazareno, cuya imagen, desde entonces, en este día debería ser llevada solemnemente en procesión por las calles de la capital, refieren fuentes históricas.La Basílica de Santa Teresa estuvo cerrada desde el mediodía del martes hasta la medianoche del miércoles cuando comenzó la primera procesión que se realizará hoy en honor al Nazareno de San Pablo. La imagen del Cristo con la cruz a cuestas saldrá hoy a las 5 p.m. en procesión con su traje de gala.

El Nazareno sale en procesión este miércoles con su traje de gala

Monseñor Adán Ramírez dispuso que a la imagen se le colocara la túnica con hilos de oro en honor al quinto centenario de Santa Teresa de Ávila. Un elegante manto que fue bordado hace 20 años.

imageRotate
Más de 5 mil orquídeas adornan la figura
EL UNIVERSAL
miércoles 1 de abril de 2015  06:21 AM
Caracas.- La Basílica de Santa Teresa estuvo cerrada desde el mediodía del martes hasta la medianoche del miércoles cuando comenzó la primera procesión que se realizará hoy en honor al Nazareno de San Pablo. La imagen del Cristo con la cruz a cuestas saldrá hoy a las 5 p.m. en procesión con su traje de gala.

Monseñor Adán Ramírez, párroco de la basílica, dispuso que a la imagen se le colocara la túnica de terciopelo con bordados en hilo de oro, un elegante manto elaborado hace 20 años, esto en honor al quinto centenario de Santa Teresa de Ávila, doctora de la Iglesia católica, que se celebró el pasado sábado 28 de marzo.

El vicario parroquial Robin Zambrano recordó a los feligreses que no deben llevar velas encendidas y recordó la tragedia ocurrida en 1952 donde hubo más de 50 muertos por esta causa. Recomendó no llevar niños pequeños por las grandes aglomeraciones que se forman en los alrededores de la imagen y de la iglesia.

Zambrano dijo que el pago de promesas de los niños al Nazareno se podrá hacer el Domingo de Resurrección en la misa de las 10:30 a.m.

A las 12 del mediodía está prevista la misa solemne en honor al Nazareno de San Pablo, presidida por el Arzobispo de Caracas, Cardenal Jorge Urosa. Y a las 4 de la tarde la misa será oficiada por el Nuncio Apostólico de Su Santidad en Venezuela, Monseñor Aldo Giordano.

La ruta de la procesión del Nazareno de San Pablo que saldrá de la basílica al finalizar la misa de las 4 p.m. contemplará el paso por la esquina de Cipreses en la avenida Lecuna; luego por la avenida Baralt y regresará a la iglesia antes de las 10 de la noche.

El Nazareno de San Pablo vestirá túnica con hilos de oro

El Nazareno de San Pablo es venerado todos los miercoles santo / Foto Avn
El Nazareno de San Pablo es venerado todos los miercoles santo / Foto Avn
Con el traje de gala, se conmemorará el quinto centenario de Santa Teresa del Ávila 

El Nazareno de San Pablo vestirá un traje de gala este miércoles santo: una túnica con hilos de oro, en honor al quinto centenario de Santa Teresa del Ávila.
La vestimenta fue decidida por el párroco de la basílica, monseñor Adán Ramírez, quien dispuso que al Nazareno se le colocase el elegante manto que fue bordado hace 20 años. 
La imagen venerada por miles de fieles venezolanos será adornada con más de 3.000 orquídeas donadas por los feligreses. Este martes, comenzó a recibir sus primeras visitas.
El templo permanecerá cerrado desde horas de la tarde del martes hasta la medianoche del miércoles, para que se concreten los últimos detalles de la decoración. 
Este miércoles santo, devotos de todo el país acudirán a la Iglesia Santa Teresa para cumplir sus promesas y agradecer por los favores recibidos. 
Una de las imágenes más veneradas del país fue tallada en madera por un artista criollo en tiempos de la colonia 
Desde 1674 el Miércoles Santo se dedica al culto del Nazareno
Fue en abril de 1880 cuando la imagen y los objetos de culto que estaban en la Capilla de San Pablo se trasladaron a la Basílica de Santa Teresa. Desde la fecha, centenares de orquídeas donadas por la feligresía adornan la figura
EL UNIVERSAL
miércoles 1 de abril de 2015  09:16 AM
Este miércoles los fieles veneran al Nazareno de San Pablo, que representa dramáticamente a Cristo encorvado con la cruz sobre su hombro izquierdo y con una corona de espinas. Es una de las manifestaciones populares más emblemáticas de la conmemoración de la Semana Santa.

Desde la colonia, este culto constituye la tradición emblemática caraqueña en la Semana Santa. En 1674, cuando Caracas sólo tenía seis iglesias, el Arzobispo Fray Antonio González y Acuña dispuso que el Miércoles Santo fuese dedicado al culto del Nazareno, cuya imagen, desde entonces, en este día debería ser llevada solemnemente en procesión por las calles de la capital, refieren fuentes históricas.

Esta dedicación aún se conserva religiosamente, todos los Miércoles Santo, en la Basílica de Santa Teresa, donde desde 1876 se encuentra la imagen y como es costumbre, se espera la masiva visita de la feligresía tanto de Caracas como proveniente de varias partes del país, para expresar su fervor religioso.

Aunque no se tiene una referencia cronológica exacta sobre la llegada del Nazareno a Venezuela, se calcula que su origen podría ser posterior a 1656.

Cuenta una de sus historias más conocidas que en 1696, cuando la peste amarilla azotaba Caracas, el pueblo decidió sacar la imagen en procesión y tropezó en la esquina de Miracielos, en Caracas, con un limonero, del cual se desprendieron los frutos con los cuales se elaboró una bebida que dio la cura inmediata a las personas que padecían la enfermedad. Desde entonces, la feligresía le rinde tributo por sus favores.

Fue en abril de 1880 cuando la imagen y los objetos de culto que estaban en la Capilla de San Pablo se trasladaron a la Basílica de Santa Teresa. Desde la fecha, centenares de orquídeas, flor nacional de Venezuela, donadas por la feligresía, adornan al Nazareno de San Pablo.

Aunque su veneración nació en Caracas, el fervor por el Nazareno de San Pablo alcanza los más remotos pueblos de Venezuela, de hecho, existen réplicas en Barquisimeto, estado Lara, y en Achaguas, estado Apure, donde cambia su denominación
 En las afueras de la basílica

Plan de seguridad y logística resguarda a los devotos del Nazareno

Hay unidades hospitalarias móviles, ambulancias, sillas de rueda para dar respuesta a desmayos o mareos que se puedan presentar.

EL UNIVERSAL
miércoles 1 de abril de 2015  09:32 AM
Funcionarios de Protección Civil, Policía Nacional Bolivariana y Bomberos del Distrito Capital están apostados alrededor de la iglesia atendiendo cualquier evento que se genere.

Efectivos del Cuerpo de Bomberos informaron que la entrada a la basílica será por las puertas este y oeste, y las puertas laterales servirán solo como salidas. Hay unidades hospitalarias móviles, ambulancias, sillas de ruedas para dar respuesta a los desmayos y mareos que se puedan presentar.

Protección Civil estará a las afueras de la basílica hasta el próximo domingo brindando seguridad, atención y resguardo a los feligreses que asistan a la iglesia.

Jesús Velásquez, director del plan, recomendó no traer velas encendidas para evitar eventos como el de 1952, en donde un grito de incendio generó una estampida que produjo la pérdida de 50 vidas. Asistir suficientemente hidratados, vestir ropa cómoda y si siente el más leve mareo o algún otro síntoma, acercarse a las unidades médicas móviles. Tener calma sobre todo en las colas de entrada, y a las personas de la tercera edad se recomienda que acudan acompañadas.

"La propuesta de Jesús es la del respeto por la dignidad del ser humano, la lucha contra las injusticias que producen más pobres y la liberación de todo sistema religioso, político o económico que cree dependencias y convierta a las personas en súbditos". Así describe el teólogo venezolano Rafael Luciani la doctrina de Jesús de Nazaret en su libro Al estilo de Jesús: una propuesta de discernimiento para tiempos de crisis.

 ENTREVISTA: RAFAEL LUCIANI, TEÓLOGO

"El mensaje de Jesús cuestiona todo totalitarismo y dictadura"

"Jesús ofrece algo que supera toda pertenencia a una familia, cultura, religión o ideología".

imageRotate
El teólogo venezolano Rafael Luciani publicó el libro "Al estilo de Jesús: una propuesta de discernimiento para tiempos de crisis" NICOLA ROCCO
| 1 | 2 |
MARIANGELA LANDO BIORD , RAFAEL LUCIANI , TEÓLOGO Y PROFESOR DE LA UCAB|  EL UNIVERSAL
domingo 29 de marzo de 2015  10:35 AM
"La propuesta de Jesús es la del respeto por la dignidad del ser humano, la lucha contra las injusticias que producen más pobres y la liberación de todo sistema religioso, político o económico que cree dependencias y convierta a las personas en súbditos". Así describe el teólogo venezolano Rafael Luciani la doctrina de Jesús de Nazaret en su libro Al estilo de Jesús: una propuesta de discernimiento para tiempos de crisis.

-¿Qué cree que diría o predicaría Jesús en el siglo XXI? ¿Sería su mensaje diferente al de su tiempo?
-En el siglo XXI, a pesar del desarrollo que hemos logrado en general, la gran mayoría de la humanidad vive en pobreza y esto sigue siendo un escándalo. A esto se le puede sumar el preocupante fenómeno de las migraciones, cuyas cifras son las más altas que hemos tenido en la historia. El mensaje de Jesús sigue siendo actual y su acercamiento preferencial a los pobres y marginados es la clave de su vida y propuesta. Es algo que nos debe poner a pensar porque quien sigue a Jesús y quiere vivir a su estilo, no puede no optar por los pobres para que no exista más pobreza y miseria en este mundo. Tampoco puede vivir una fe aislada de la realidad. Una fe limitada al culto y los sacramentos, mientras las actitudes y los tratos con los demás son de exclusión y discriminación, como lo estamos viendo tanto en nuestro país, como en los movimientos fundamentalistas religiosos que encontramos en distintos países y culturas actualmente.

-¿Sería Jesús hoy un antisistema? ¿Qué tipo de seguidores tendría un Jesús moderno?
-La propuesta de Jesús no es la antipolítica o la anticultura. No es una propuesta que pretenda destruir lo que existe, sino hacer que las personas y las instituciones se conviertan a una vida fraterna y centren su acción en el respeto por la dignidad del ser humano, la lucha en contra de las injusticias que producen más pobres, y la liberación de todo sistema religioso, político o económico que cree dependencias y convierta a las personas en súbditos. En este sentido es que su propuesta es profética porque no busca acomodarse a la cultura ni a las estructuras vigentes, ya que entiende que el sujeto humano es sagrado y vale más que cualquier opción religiosa, política o económica que podamos hacer. En fin, el sábado o el hombre, el dinero o el servicio, la rentabilidad económica o la humanización ¿Qué viene primero? Hoy Jesús haría lo mismo: ir a los que son marginados por diferentes causas, denunciar todo aquello que cree inequidad e injusticia, acercarse a los nuevos rostros de migrantes, buscar la inclusión de nuevos grupos que son aislados o segregados, moral y culturalmente, y hacernos comprender que si queremos vivir en el reino de Dios, debemos comenzar por vivir fraternalmente aquí y ahora, y no al morir.

-¿Qué mensajes de Jesús son aplicables hoy?
-En el ámbito político, es urgente entender que no existen mesianismos políticos, que éstos sólo han servido para atornillar en el poder a personas que luego terminan siendo dictadores. Para los cristianos el único mesías es Jesús, y esto significa que él no quiere reyes, ni príncipes, ni señores, ni dictadores, en fin, a nadie que actúe despóticamente. Su mensaje es un claro cuestionamiento a los sistemas totalitarios y dictatoriales, y a todo tipo de proyectos y relaciones que hagan de nosotros menos libres y más dependientes. En el ámbito religioso, Jesús busca que cada persona tenga una vida propia e íntima con Dios, una relación personal que se viva desde los problemas de cada día, y que no se base en intermediarios. Él no funda una religión ni encuadra a dios en un sistema lleno de prácticas rituales o devocionales. Para entender esto necesitamos recuperar lo que él entendía por reino de Dios. Un reino sin rey, pero con un Padre. Un Padre que no es autoritario ni castigador, pero bondadoso y misericordioso. Unos seguidores que deben dejar de vivir para sus propios intereses, y entender que sólo cuando el otro está bien, ellos estarán bien también. En fin, su propuesta es la construir un mundo alternativo donde no exista exclusión ni discriminación, donde todos quepamos y podamos sentir que nos vamos humanizando. Es el mundo del reino de Dios que él predica mediante las parábolas. Pero esto pasa por el involucramiento personal y la decisión, de cada uno, de hacerlo presente, pues el Dios de Jesús nunca impone nada. Debemos optar. Algo curioso para nuestra realidad tanto eclesial como política, pues ambas se han caracterizado, históricamente, por ser sistemas que se mueven bajo dinámicas de imposición jerárquica.

-En su libro habla de las "tentaciones modernas". ¿Cambiarían hoy los pecados capitales? ¿O sólo se adaptan?
-Este nuevo libro, "Al estilo de Jesús" es, como lo dice el subtítulo, "una propuesta de discernimiento para tiempos de crisis". Nos ayuda a redescubrir la praxis de Jesús, tal y como la transmitieron los primeros seguidores y comunidades cristianas, y desde ella, queremos leer los problemas actuales, como el peso de la realidad, la indolencia que nos consume día a día, la falta de un compromiso real por los pobres y sus problemas, la corrupción y los intentos por imponer pensamientos únicos. En fin, son realidades a las que Jesús se enfrentó en el siglo I y, por ello, lo mataron, porque predicar a un Dios como el que creía Jesús, era peligroso y subersivo. Se puede decir que estas nuevas tentaciones actualizan indirectamente algo de los pecados capitales, aunque esa no es la pretensión del texto. Sin embargo, como lo ha dicho el Papa Francisco, hay una actitud eclesial que resume muchos de estos males que la Iglesia vive, y es la clericalización de la institución eclesiástica. En torno a ella se desarrolla toda una patología del poder, como explicaba en un escrito que publiqué al respecto. Y, en la sociedad en general, vivimos la gran tentación de la indolencia, de dejar que las cosas sigan sucediendo hasta que, algún día, me toquen a mi, y ahí sí reacciono. Mientras tanto no me preocupo y vivo como en una burbuja. Es algo que nos debe cuestionar porque revela cómo aún nos falta un largo camino por recorrer para hacer posible la fraternidad, la igualdad y la libertad. Ya que éstas no se dan sin incluir al otro en mi vida y luchar por su dignidad, más allá de mi comodidad y seguridad.

-El papa Francisco insiste en que la Iglesia católica debe ser más humilde y más cercana al pobre y al que sufre. ¿Coincide esta posición papal con la del Jesús bíblico?
-Sí, claro. De hecho el Papa viene insistiendo en que el poder se ha convertido en una patología gravísima dentro de la Iglesia. Una que no sólo la aleja de la realidad social, sino que también hace mucho daño a la vida de tantas personas, como lo hemos visto en innumerables testimonios de estos años recientes con tantos escándalos que han salido a la luz pública. Es triste porque incluso los que así viven, absolutizando el poder, no lo reconocen ni lo aceptan. Ser humilde no es hablar bonito o con un tono agradable. Tiene que ver con niveles humanos de dolencia por el otro. El hecho de que sólo los ministros ordenados puedan acceder a ciertos cargos eclesiásticos, y no los laicos varones o mujeres, es uno de esos muchos signos de una institución clericalizada y excluyente que no entiende el poder como servicio vivido desde una estructura fraterna, sino desde la potestas, o la autoridad jerárquica y no igualitaria. Recordemos, por ejemplo, que en los primeros meses de Francisco, él redujo el personal de la curia, despidiendo a muchos curas y dejando a laicos. Cuando los curas le protestaron él insistió en que los laicos necesitaban el trabajo para vivir mientras que los curas podían ir a trabajar a una parroquia, que es propio de su ministerio. Este cambio que debe dar la Iglesia implica, como dice Francisco, volver a Jesús, a su praxis, leer los evangelios y tomarlos en serio. Seguir a Jesús no significa que me debo meter a católico, sino que en Jesús encuentro un modo de vida, un estilo de vida, que humaniza y me hace un sujeto fraterno con una vida íntima y personal con ese Dios que es un Padre bueno y me ama con el corazón misericordioso de una madre. El otro día me escribió un teólogo de Ukrania y me decía que sólo hace tres años ellos comenzaron a escuchar que Dios es amor. Uno se puede sorprender de algo así en nuestros días. Sin embargo, son muchos los que han esuchado esto por años y que han crecido bajo la imagen de un Dios amor, y aún siguen actuando de forma despótica y autoritaria, separando la fe de la vida, o privatizando la religión. La Iglesia está llamada a contribuir con el cambio de esta mentalidad y eso pasa por un discernimiento de los valores sociales y culturales que, muchas veces, permiten este tipo de actitudes y parecen normales.

-¿Cuáles son las diferencias (si es que las hay) entre el Jesús histórico y el Jesús bíblico?
-El Jesús histórico es un concepto para referirnos a la praxis y el mensaje del propio Jesús que, muchas veces, no coincide con el que escuchamos en las homilías. Se trata, por eso, de recuperar la lectura personal de los evangelios, del Jesús que nos narran las primeras comunidades. Ciertamente Jesús es más de lo que se nos transmitió, pero eso que se nos comunicó y escribió es el criterio para nuestro propio seguimiento de Jesús y el crecimiento como seres humanos. Si tomásemos en serio a los evangelios, nos haríamos muchas preguntas incómodas: ¿cómo podemos aceptar que a los cardenales se les llame príncipes de la Iglesia, cuando el reino que Jesús predicó no es una monarquía, de hecho no tiene rey, sino un Padre bueno y compasivo? ¿o cómo podemos aceptar una vida que no tome en cuenta al pobre y al marginado, y opte por esta causa, si el mismo Jesús se entregó día a día, hasta el cansancio, a ellos, para cuidarlos, devolverles la estima y su lugar en la sociedad y en la religión? ¿cómo podemos tolerar actitudes totalitarias y dictatoriales, desde la familia hasta la política, cuando el mismo Jesús murió por enfrentarse a regímenes religiosos y políticos así, y nunca dejó de luchar por un mundo de justicia y fraternidad, sin discriminados ni excluidos? Por eso, debemos preguntarnos qué imagen tenemos de Jesús y si esta coincide con el Jesús que nos transmiten los relatos evangélicos.

-Aunque en muchos países hay división entre Estado e Iglesia, ¿cómo cree que debe actuar un mandatario practicante?
-Debe actuar como su ser humano, es decir, como alguien que está claro que la vida humana es sagrada y que no existe razón alguna que justifique la discriminación política, la exclusión social o la persecución y represión de quien piensa distinto y así lo expresa. Como decía anteriormente, seguir a Jesús no significa participar de una religión, pero sí significa vivir tan humanamente como él vivió, actuar con el mismo espíritu fraterno con el que él actuó. Podemos hablar de una fraternidad sociopolítica. La relación entre Estado e Iglesia debe estar regida por la separación y la autonomía. La misión de la Iglesia está de cara a la sociedad, salvaguardando la dignidad humana y presionando para que lo público sea una realidad de todos, que exprese el bien común. Una Iglesia que se alinea con un Estado, seal cual sea, pierde su libertad y, con ello, su dimensión profética.

-¿Cómo puede hacer la Iglesia (o cualquier credo) para atraer o recuperar a sus fieles en una sociedad que cada día tiene menos tiempo para la religiosidad?
-El mensaje no debe ser el de regresar a la Iglesia y su práctica sacramental, sino el de regresar a Jesús, el dejarnos enamorar por la praxis y el mensaje de Jesús, porque una vida así humaniza, nos hace mejores personas. Muchas veces la predicación de la Iglesia es autoreferencial. Suele hablar de sí misma y de lo que ella ofrece, y cómo los que no están en ella quedan excluidos de una vida plena, y por tanto deben regresar a la Iglesia. Al decir todo esto, ella olvida lo fundamental que es Jesús, su mensaje, su vida y su praxis, que humaniza a todos sin mirar la condición moral del sujeto humano. Una Iglesia que corre el peligro de olvidar hablar acerca de Jesús. Jesús ofrece algo que supera toda pertenencia a una familia, cultura, religión o ideología, como es el encontrarnos con nosotros mismos y vivir una vida plena en la entrega desinteresada al otro. Su oferta es para todos, para hacernos sujetos que dejemos atrás la indolencia propia de los grupos cerrados y vivamos la apertura de la solidaridad fraterna.

-En su libro habla de ser "honestos con la realidad? ¿Qué significa ese ser honesto?
-A veces tenemos una cierta ilusión que estamos haciendo todo bien y no reconocemos, porque no discernimos, que hay muchas cosas en el camino que no están bien y necesitan ser cambiadas. Incluso, muchas personas prefieren destruir proyectos por los cuales lucharon por años, sólo por el hecho de no aceptar los propios errores. Algo vivimos en el país a todo nivel. Incluso en la Iglesia. A cuántos cristianos no les gusta estar detrás de un obispo o de alguien con un buen cargo eclesiástico porque se sienten mejores creyentes, pero no se acercan a los necesitados y a los que viven su fe diariamente en medio de sus comunidades. O cuántos políticos se apegan tanto a una ideología que terminan perdiendo aquél impulso genuino que alguna vez los llevó a asumir esa vocación pública, y no aceptan el hecho de reconocer que las cosas están mal y que no pueden seguir así. Y cuántos empresarios sólo ven en el dinero algo rentable y a corto plazo, y no apuestan a proyectos trascendentes que vayan más allá de la mera ganancia inmediata de capital. No podemos actuar sólo cuando la realidad me afecta a mi o a mi grupo, cuando ya no puedo pagar el mercado porque no me alcanza el dinero, o cuando meten preso a un familiar o conocido, o cuando alguien de la familia es moralmente excluido y discriminado, o cuando me quedé sin trabajo. No puedo esperar que las cosas me pasen a mi para poder comprender lo que viven los otros. Hay que reconocer que, como sociedad, hemos vivido muchas veces en una especie de burbuja. En grupos, familias, sectores, intereses. Así no podemos ser honestos con la realidad y reconocer que tenemos grandes problemas. Que cada vez hay más pobres, que las condiciones de vida se hacen cada día más pesadas, que la economía va mal, que el modo como nos estamos tratando nos está acabando como sociedad. En fin, ser honestos con el entorno, con lo cotidiano, con uno y con los demás. Un modo de serlo, o de darnos cuenta, es comparar la praxis y el mensaje de Jesús con el modo como nos tratamos y como hablamos diariamente entre nosotros. Ese simple ejercicio nos revelará muchas cosas de nosotros mismos y de los demás.

Esos hombres y mujeres humildes, (a los que se supone honra este régimen desde que llegó al poder Hugo Chávez hace 16 años) que salen del inhóspito paisaje urbano, el lugar donde cumplen las obras y trabajos, donde se ganan el pan nuestro de cada día, sufren varios calvarios, no solo al ir tras los productos de primera necesidad, desperdiciando horas productivas haciendo colas en los Mercal y Bicentenario para obtener un kilo de leche en polvo, dos bolsas de Harina Pan o dos kilos de azúcar, todos racionados; a esos Cristos urbanos les esperan más humillaciones al salir al encuentro con los suyos, no solo en las lentas y desesperantes hileras de carros que se forman en las terribles carreteras trasmutadas en guillotinas, sino al tener que enfrentarse al abuso de poder, incluso al atraco de efectivos de la Guardia Nacional Bolivariana, que requisan en las alcabalas con mucha mala fe y tratan como “bachaqueros” a cualquiera que lleve el sustento a su casa.

 Seidel insiste en que la única manera de vivir para siempre no es en un cementerio, sino en la memoria | Foto: BBC Mundo

La procesión del pueblo

autro image

No hay tarea más agotadora que aprovechar el asueto de la Semana Santa para ir al encuentro de los familiares que viven en el interior de la República, madrugando para hacer unas largas colas en esos pandemóniums de terminales, comprando pasajes al triple del precio regulado y enterrarse después en esos autobuses, bajo bultos y bolsas de productos de primera necesidad que escasean en los pueblos, donde el problema del desabastecimiento, como se sabe, es mucho más grave que en la ciudad capital y por ello tienen que llevar el alimento para toda la semana. Los éxodos de ahora producen, irremediablemente, una larga “corte de los milagros”. Esos hombres y mujeres humildes, que salen del inhóspito paisaje urbano, el lugar donde cumplen las obras y trabajos, donde se ganan el pan nuestro de cada día, sufren varios calvarios, no solo al ir tras los productos de primera necesidad, desperdiciando horas productivas haciendo colas en los Mercal y Bicentenario para obtener un kilo de leche en polvo, dos bolsas de Harina Pan o dos kilos de azúcar, todos racionados; a esos Cristos urbanos les esperan más humillaciones al salir al encuentro con los suyos, no solo en las lentas y desesperantes hileras de carros que se forman en las terribles carreteras trasmutadas en guillotinas, sino al tener que enfrentarse al abuso de poder, incluso al atraco de efectivos de la Guardia Nacional Bolivariana, que requisan en las alcabalas con mucha mala fe y tratan como “bachaqueros” a cualquiera que lleve el sustento a su casa.
Entonces, obligados por la circunstancias yantes que los dejen sin el pote de leche ni los pañales, se bajan de la mula para no tener que llegar a su destino impotentes, indignados y con las manos vacías. Un verdadero viacrucis. El drástico racionamiento del consumo implantado por el gobierno, con todo tipo de controles, está degenerando en hábito y ha condenado a los venezolanos a una feroz lucha por la vida, desde su fase más primitiva: la alimentación. La población está condenada a morirse de hambre. Maduro anda como un indigente, pidiendo a gobiernos aliados que envíen alimentos. “El bueno” de Evo se va a desprender de parte de sus reservas de leche en polvo para devolvernos algunos favores. La vida del ciudadano común y corriente es de grandes privaciones. En Venezuela hay ganas de comer y de consumir todo aquello que el gobierno no considera indispensable proporcionar al pueblo. Además de comida, verdad y libertad para conocerla.
Transición pacífica
Cuando el comunismo de estilo soviético -en el que se basaba la revolución cubana y ahora en la revolución bolivariana- se volvió una fuerza trasnochada, su mayor enemigo ha sido y es la libertad. Maduro, que es el caso que nos concierne, se ha convertido en el gran cancerbero del pueblo venezolano, eso lo entienden los demócratas en el mundo, por eso el ex presidente del gobierno español, Felipe González, en un gesto que lo enaltece como estadista anuncia que abogara por la defensa de los presos políticos, empezando por el alcalde metropolitano Antonio Ledezma y el líder de Voluntad Popular, Leopoldo López. González vendrá junto al ex presidente chileno Ricardo Lagos y el ex mandatario brasileño Fernando Henrique Cardoso. Las gestiones políticas de esos líderes en la crisis venezolana significarán el comienzo para la ansiada transición pacífica. ¡Apúntenlo!
Tic tac
Guerra psicológica: la campaña de rumores sobre niños secuestrados en Petare ha sido fraguada en Cuba, para responsabilizar al alcalde Carlos Ocariz. Según la fuente, tienen todo el montaje listo para meterlo preso después de Semana Santa.

"Para mí la Semana Santa es la época más bonita del año"

Amalia Amaya tiene más de medio siglo celebrando la Semana Mayor

imageRotate
"Creo que antes vivíamos más religiosamente" GUSTAVO BANDRES
JAVIER BRASSESCO |  EL UNIVERSAL
lunes 30 de marzo de 2015  12:00 AM
Amalia Amaya tenía solo diez años la primera vez que hizo la peregrinación en la madrugada del Miércoles Santo desde Catia hasta la iglesia Santa Teresa.

Aunque ya ha transcurrido medio siglo de aquella iniciación, todavía hoy sigue cumpliendo religiosamente (nunca mejor dicho) no solo ese ritual sino todos los que están ligados a la Semana Mayor.

Para ella es el tiempo de lo sagrado: "Es algo muy bonito para los que tenemos fe, la época más bonita del año porque expresa la vida, pasión y muerte de Jesucristo. Es además el tiempo de compartir, de fraternizar, es algo mucho más trascendental que unos días de vacaciones".

Para ella las actividades de Semana Santa comienzan el sábado, cuando teje las palmas que un grupo de feligreses busca en La Guaira y que ella coloca en el altar y también entrega en varios sectores de Catia el Domingo de Ramos: "Antes el padre llegaba en burro desde la parroquia de Los Frailes hasta San Benito, pero hace como dos años el burro se murió".

El lunes y el martes de confesión comparte en la parroquia de Los Frailes con unos jóvenes que entonan cantos religiosos, y a las doce de la medianoche, apenas comienza el miércoles, parte junto a otros cuarenta fieles desde Catia hasta la iglesia de Santa Teresa para escuchar la misa de la una de la madrugada, la Misa de Nazareno.

Se regresa a arreglar el Nazareno para la procesión que tiene lugar después de la misa de las seis de la mañana y el jueves de fraternidad cuando se reparten los oficios en la parroquia, a ella le toca hacer los arreglos florales. Ese día todos los feligreses almuerzan juntos en la iglesia.

El viernes hace unos rezos por el Viacrucis y es también la hora de escuchar la misa de las Siete Palabras, y en la madrugada reciben el Sábado de Gloria cantando el pregón pascual y los salmos. El domingo cierra con la misa de resurrección.

Dice que no sabría explicar su vida sin hablar de la Semana Santa, aunque siente que ésta ha cambiado mucho en Caracas: "Creo que antes vivíamos más religiosamente, era una época que tenía un valor mayor para las personas. Ahora hay más religiones y también más apatía. Pero depende de nosotros los creyentes el que esta tradición pueda resucitar".

Esperan más de 3.000 orquídeas en la Basílica Santa Teresa

La Basílica de Santa Teresa realizan todos los preparativos para la celebración de la Semana Santa

imageRotate
Las apreciadas flores comenzaron a llegar al santuario desde el sábado (Georgina Svieykowsky)
EL UNIVERSAL
domingo 29 de marzo de 2015  02:30 PM
Caracas.- Este Domingo de Ramos, día que conmemora la entrada de Jesús en Jerusalén, se llevan a cabo las misas y bendición de palmas, a las 12 del mediodía y a las cinco de la tarde, en la Basílica Santa Teresa, ubicada en El Silencio, Caracas, como inicio de la conmemoración de la Semana Santa.

A partir del lunes santo, los fieles podrán llevar las acostumbradas orquídeas para decorar el Nazareno de San Pablo, imagen que data del siglo XVI.

El sacristán Ángel Ramírez indicó que este año esperan superar las 3.000 orquídeas recibidas en el año 2014, destacó AVN.

Las misas oficiadas por obispos y sacerdotes invitados comenzarán el miércoles, día de la procesión, a las 12 de la medianoche y se realizarán cada hora. Al finalizar la misa de las cuatro de la tarde, la procesión del Nazareno saldrá de la Basílica en dirección a la esquina Cipreses, en la avenida Lecuna, y continuará por la avenida Baralt hasta regresar al templo.

El jueves santo está programada una misa para las nueve de la mañana, el santo rosario a las tres de la tarde y la misa de la cena del Señor a las 4:30 de la tarde.

El sermón de las siete palabras se hará a las 11 de la mañana del viernes santo, el vía crucis a las 2:30 de la tarde, la conmemoración de la pasión del Señor a las 4:00 de la tarde y la procesión del santo sepulcro a las 6:00 de la tarde.

El vicario parroquial Robin Zambrano advirtió que de acuerdo a la fe católica este día debe guardarse ayuno y abstinencia, norma que exime a mayores de 65 años.

Para cerrar la celebración de la Semana Mayor, el sábado se realizará la vigila a las 6:30 de la tarde y el domingo de pascua, cuando se festeja la resurrección de Cristo, se hará la última misa a las 10:30 de la mañana.

Por otra parte, Zambrano señaló que está prohibido llevar velas encendidas, a propósito del incidente ocurrido en 1952, donde hubo 50 personas fallecidas.

Asimismo, recomendó evitar llevar niños debido a las aglomeraciones que se forman.

Un 9 de abril de 1952 durante una misa de los días santos, una persona se alarmó ante la llamarada que produjo el roce del velo de una feligresa con una vela encendida, y a su voz de sobresalto "¡Incendio!", los presentes comenzaron a correr tratando de escapar del templo.

La estampida, sumada al estancamiento de personas en las puertas de la Basílica que se encontraban cerradas, dejó como resultado la asfixia y el aplastamiento de decenas de personas.

Custodios de imágenes renuevan su fe cada año

Más de 5 mil orquídeas adornarán la imagen del Nazareno.

imageRotate
El grupo que adorna el Nazareno trabajó para que hoy la imagen esté adornada G. SVIEYKOWSKY
DELIA MENESES |  EL UNIVERSAL
martes 31 de marzo de 2015  07:53 AM
Lina Méndez y sus dos hijas llevaron ayer una orquídea a la iglesia de Santa Teresa. Fue su contribución para adornar la imagen del Nazareno, que saldrá en procesión a las 5 p.m. de este miércoles. Así iban llegando las flores lilas, graneaditas.

"Están muy costosas, cada orquídea la venden en Bs 200, o tres por 500", detalló Méndez. "Han ido llegando, pero el año pasado a esta hora teníamos muchas más. La gente hace lo que puede", comentó una de las mujeres que recibía y ordenaba las flores.

Para Abraham Núñez, ni los precios ni la escasez, le restarán brillo al Nazareno. El encargado de adornar la imagen desde hace 16 años afirma que, como ya es habitual, más de 5 mil orquídeas se colocarán alrededor de la figura del Cristo.

Núñez lidera un grupo de 60 personas que se encarga de arreglar la imagen. "Hoy (lunes) vamos a trabajar durante toda la noche, no dormimos. Los últimos toques se los damos el martes. Esto es algo que te llena espiritualmente, en estos días estamos más cerca de Dios y le dedicamos más tiempo, algunos piden permiso en su trabajo y otros toman vacaciones", explicó Núñez, quien llegó a Santa Teresa para pagar una promesa por la culminación de sus estudios.

En el casco de Petare ayer a las 6 p.m. se cumplió el ritual de la liberación del preso. Durante el día, Magaly Linares, seguía una tradición de más de 200 años, que inició su bisabuelo, Norberto Arocha.

Acompañada de su familia, Linares decoraba la imagen de Jesús en la columna, de la que son custodios. "Compramos cuatro ramos, margaritas blancas y moradas. Las rosas no se consiguen, pero nos donaron dos docenas en pago de una promesa. Los feligreses colaboran con las flores y mi familia estará a cargo de esta imagen hasta que Dios nos dé salud.

Jesús en la columna es el santo de los presos, por eso en la procesión que salió ayer a las 7 p.m. pagaron sus promesas los que estuvieron en la cárcel y sus madres, algunos fueron con las manos atadas.

La procesión más larga de las que organizan en Petare es la del Nazareno, porque baja a la avenida Francisco de Miranda, puede durar más de 5 horas y hay quienes hacen el recorrido arrodillados. Ayer, Miguel Salas arreglaba la imagen del Cristo con la cruz a cuestas, ya le cambió el traje, pues cada Semana Santa estrena uno. En el templo también estaba Francisca Machado, custodia de la imagen de Humildad y Paciencia desde hace más de 40 años. "Esto lo hacemos con mucha fe y devoción para Dios, que es el centro de nuestras vidas".

Néstor Seijas y Amelia Rodríguez no consiguen los lirios ni las gladiolas que necesitan para decorar el Santo Sepulcro y el Monumento al Santísimo. "Estamos llamando a varios sitios. Por los costos tuvimos que reducir la cantidad de flores que usamos. En enero, por las fiestas patronales de Petare el gasto en flores fue de Bs 64.800".

A pesar de esto, el dinero que invierten no es un peso, lo hacen con gusto para mantener la tradición, dar testimonio de Cristo y renovar la fe cada año.