Razón del nombre del blog

Razón del nombre del blog
El por qué del título de este blog . Según Gregorio Magno, San Benito se encontraba cada año con su hermana Escolástica. Al caer la noche, volvía a su monasterio. Esta vez, su hermana insistió en que se quedara con ella,y él se negó. Ella oró con lágrimas, y Dios la escuchó. Se desató un aguacero tan violento que nadie pudo salir afuera. A regañadientes, Benito se quedó. Asi la mujer fue más poderosa que el varón, ya que, "Dios es amor" (1Juan 4,16),y pudo más porque amó más” (Lucas 7,47).San Benito y Santa Escolástica cenando en el momento que se da el milagro que narra el Papa Gregorio Magno. Fresco en el Monasterio "Santo Speco" en Subiaco" (Italia)

lunes, 9 de mayo de 2016

"Nos movemos entre dos realidades, eso que en un plano más elevado llamamos “mundos paralelos”.

SÁBADO, 7 DE MAYO DE 2016


Lo “ilusorio” de los planetas retrógrados

Tomado del blog "Termómetro Zodiacal" de Pedro González Silva
En estos momentos hay cuatro planetas retrógrados: Mercurio, Marte, Saturno y Plutón, y hay uno que justo este 9 de mayo finaliza su fase de retrogradación y comienza a avanzar en el zodíaco: Júpiter.

Retrogradación es el movimiento hacia atrás de los planetas por los signos del zodiaco, y como los signos se miden en grados, cuando los planetas retroceden, se dice que retrogradan.

Este retroceso no es real, sino una ilusión óptica; nuestra Tierra en ciertos momentos sobrepasa a los otros astros, y entonces se ven como si retrocedieran.

Pero a la vez que no es real, por otra parte sí lo es; y es así porque energéticamente nos influye, y además, desde el punto de vista de la rueda zodiacal, es algo real que los astros que retrogradan: van hacia atrás en la rueda zodiacal, porque esa rueda, llamada eclíptica, se acelera y deja atrás al planeta.

El efecto del planeta retrógrado lo podemos catalogar como una ilusión, pero al fin y al cabo, podemos preguntarnos: ¿De qué lado está lo ilusorio y de qué lado está lo real?

El mundo que vemos es nuestra realidad, pero ya sabemos que desde el punto de vista cuántico, es una ilusión, que aquello que vemos como sólido es en realidad un compendio de átomos y moléculas vibrando.

Asimismo, un astro en retroceso nos conecta con nuestro mundo interno, aparentemente ilusorio, mientras que “afuera” está lo real, lo tangible, que se acopla al movimiento de avance de los planetas, pero, ¿quién dice que ese mundo tangible no sea lo verdaderamente ilusorio?

En todo caso, nos movemos entre dos realidades, eso que en un plano más elevado llamamos “mundos paralelos”.

Los astros en retrogradación nos pueden conectar con ese mundo paralelo y hacernos evadir un tanto de nuestro mundo “tangible”, cada quien dentro de su grado de evolución…

Mercurio retrógrado es el más poderoso porque la mente es la que crea nuestras realidades, pero a la vez Marte en retroceso nos quita dominio de nosotros mismos y nos lleva a actuar como “otros”; Saturno en retroceso nos libera de disciplinas cotidianas pero nos aprieta la disciplina del espíritu; Plutón transforma, cuando avanza, lo externo, y cuando retrocede, lo interno…

Júpiter en su período de retroceso nos conecta con un mundo ideal, ahora que ha de avanzar, ese mundo debe plasmarse en algún modelo tangible.