Razón del nombre del blog

Razón del nombre del blog
El por qué del título de este blog . Según Gregorio Magno, San Benito se encontraba cada año con su hermana Escolástica. Al caer la noche, volvía a su monasterio. Esta vez, su hermana insistió en que se quedara con ella,y él se negó. Ella oró con lágrimas, y Dios la escuchó. Se desató un aguacero tan violento que nadie pudo salir afuera. A regañadientes, Benito se quedó. Asi la mujer fue más poderosa que el varón, ya que, "Dios es amor" (1Juan 4,16),y pudo más porque amó más” (Lucas 7,47).San Benito y Santa Escolástica cenando en el momento que se da el milagro que narra el Papa Gregorio Magno. Fresco en el Monasterio "Santo Speco" en Subiaco" (Italia)

martes, 20 de septiembre de 2016

Con esta tercera entrega continuo la narracion de la ruta que segui para proponer lo que desde el punto desde mi punto de vista historico me atrevere a presentar a los astrologos amigos y lectores del blog (III)

En 1974 por matrimonio con un residente en Valencia, el Ing. Mario Fierro me radico en dicha ciudad y en espera de la creacion del cargo de Investigadora Regional segun el plan que la Dra. Virginia Betancourt Valverde me habia propuesto y al que ya me referi en anterior entrada, un familiar por linea politica de mi madre,

(mi tio Diego Eugenio Fuentes estuvo casado

 con mi querida 

tia Olimpia Lopez Baralt (Pipa), hermana de doña Margarita Lopez de Blonval, madre de Adolfo) 

el inolvidable y queridisimo Dr. Adolfo Blonval Lopez (Barinitas, Edo. Barinas1920- Valencia Edo. Carabobo1982)quien junto a su digna esposa, Doña Olga Paolini de Blonval hicieron las veces de "padres" en mi juvenil instalacion en Valencia como recien casada de 21 años. Gracias al Dr. Blonval Lopez conoci a la Dra.Henriqueta Peñalver Gomez y comence a trabajar con ella en el Archivo Historico "Maria Clemencia Camaran" en su sede de la Casa de los Celis en la Avda. Soublette c/c Comercio, quien inmediatamente me tomo mucho cariño y trabajamos juntas hasta 1976 cuando fui llamada por la Biblioteca Nacional asignada como Investigadora Regional a la Biblioteca Publica Central "Dr. Manuel Feo La Cruz" en la Avda. Soublette.
AQUI DEBO HONRAR A LA DRA. PEÑALVER PRESENTANDOLA DE MANERA BREVE YA QUE ES UN PERSONAJE HISTORICO QUE TODOS DEBIERAN CONOCER EN ESTOS MOMENTOS DE NEBULOSAS IGNORANCIAS CON NUESTRA IDENTIDAD NACIONAL Y MAS CUANDO GRACIAS AL RESCATE QUE HIZO DEL MATERIAL ANTROPOLOGICO DE LA CUENCA DEL LAGO DE VALENCIA, SU GRAN AMIGO 



MIGUEL ARROYO, Ceramista, museólogo, museógrafo, crítico y teórico del arte nacido en Caracas el 28 de agosto de 1920 y fallecido en la misma ciudad el 3 de noviembre de 2004, realizo una de sus ultimas exposiciones como Director del Museo de Bellas Artes de Caracas, sobre Arte Prehispanico de Venezuela, donde la Coleccion rescatada y conservada por la Dra. Peñalver destaco de forma asombrosa, y el Edo. Carabobo con su capital Valencia fue presentada como la conocian los indigenas del lugar: CRUCE DE CAMINOS...
¿QUIEN FUE HENRIQUETA PEÑALVER GOMEZ?

Resultado de imagen para Henriqueta Peñalver Gomez
"Después de desempeñarse como Supervisora de Educación de Adultos junto con Félix Adam y
el asesoramiento del maestro Dr. Luis Beltrán Prieto Figueroa, inició la gran cruzada de
alfabetización "Abajo cadenas" que se cumplió a partir de la dictadura de Marcos Pérez Jiménez
Casualmente el Prof. Rafael Maria Lopez Risso quien a lo largo de 10 años me acompaño
en la investigacion para levantar la memoria bibliografica del Edo. Carabobo a la que
me referi en anterior entrada trabajo en la misma campaña alfabetizadora...y yo tambien
a los 7 años)
En 1958, ingresó en la Universidad Central de Venezuela donde obtuvo su Licenciatura en 
Historia y después en Antropología, lo hizo para tener una buena orientación para dedicarse al estudio de la cultura precolombina en Venezuela.
Después de graduada escogió la Cuenca del lago de Valencia para realizar sus primeras investigaciones. Tenía el convencimiento de que en esa zona, que fue una de las más pobladas
de la época precolombina, existía un rico patrimonio arqueológico invalorable, que estaba
siendo vilmente destruído, no sólo por el crecimiento demográfico, sino por la piratería de
investigadores de países desarrollados que saqueaban ese acervo histórico, muchas veces 
para llevarlo a los grandes museos como el de Londres y el de París"  (MUÑOZ DE CHACIN, VITALIA: La Huella Femenina en el arte y la docencia carabobeña pag.312)
Justamente en el Archivo Histórico "María Clemencia Camarán" donde trabajé, encontré recortes
de prensa que denunciaban la venta de piezas arqueológicas por parte de los campesinos que salían de los terrenos por el movimiento de tierras en la Cuenca del lago de Valencia por 
  • Ley de Reforma Agraria de 1945 (Gobierno del General Isaías Medina Angarita)
  • Ley de Tierras y Desarrollo Agrario de 1960 (Gobierno de Rómulo Betancourt)
  • y de exploradores extranjeros que accedían libremente a los terrenos excavados, pues
  • Venezuela nunca ha tenido una vigilancia sobre su Patrimonio, en especial en aquellos años

Henriqueta Peñalver hace su tesis de grado sobre la Cuenca del lago de Valencia, se traslada a la ciudad con sus hijos y en 1964 en Valencia, Edo. Carabobo, se origina el Instituto de Antropología e Historia adscrito a la Secretaría de Educación del Estado, el cual en el año 1979 se convierte en la Fundación “Lisandro Alvarado”, en honor al ilustre médico y científico venezolano. Este Instituto se inicia con las investigaciones Arqueológicas dirigidas por la Dra. Henriqueta Peñalver Gómez con la colaboración del Ing. Francisco Takacs y del ex-militar y Prof. Jesús R. Salazar ubicándose inicialmente en los sótanos de la Casa Páez, con la ayuda de la Sociedad Bolivariana y la Sociedad de Amigos de Valencia donde funcionó dos años.

Más tarde, a proporción que se fué acumulando gran cantidad de material Arqueológico e Histórico, recolectado en las excavaciones que se llevaban a cabo en diferentes sitios de la Cuenca del Lago de Valencia, se hizo necesario buscar otra sede. Tal fue una casa ubicada entre la calle Colombia c/c 5 de Julio, conocida como la Casa de los Azcárate, donde se inicia formalmente el Museo, funcionando allí cuatro años.

Más tarde ocupa otro local más amplio, en una casa antigua donde se decía que había nacido el escritor José Rafael Pocaterra ubicada entre la calle Colombia y Soublette. Mientras tanto este Instituto acometía el rescate de la Casa de los Celis, que estaba en ruinas a pesar de que había sido declarada Monumento Nacional en el año 1964. Se cuenta que la Dra. Peñalver contando con la colaboración del Br. Rafael Saturno Guerra, Cronista de la Ciudad de aquel entonces y de Luis Blanco Gásperi y Alfonso Marin, Comisionados del Acervo Histórico de la Nación, logra que el Ministerio de Relaciones Interiores se interese en restaurarla y la dé en Comodato al Instituto de Antropología e Historia, pero para éso se instaló con una lata de atún en el interior de la abandonada casa, hasta que comenzaron los trabajos de restauración.

Después de haber sido restaurada, la misma es destinada al Museo de Arte e Historia "Casa de los Celis", en el año 1971. 


La Casa de Los Celis es la más  hermosa y tranquila casa colonial que se erige aun hoy en el casco histórico de Valencia, representando las construcciones típicas del siglo XVIII.
Esta casa colonial contiende una larga historia entre sus tranquilas paredes. Luego de haber pertenecido al Coronel de Caballería y Alcalde Ordinario de Primera Nominación del Ayuntamiento de la Nueva Valencia del Rey, Don Ramón de Ibarrolaburu y Añorga, enfrentó los avatares de la guerra.
Durante la Guerra Independentista, la casona estuvo ocupada en ocasiones por los españoles y otras veces por los patriotas. Se sabe que el 24 de Junio de 1821, sirvió de hospital para alojar a algunos de los heridos recogidos de la Batalla de Carabobo, y se dice también que allí velaron también los cadáveres de Cedeño y Plaza.
Lograda la Independencia, el Coronel Ibarrolaburo, decidido defensor de la causa realista emigró a España. Al ser confiscados sus bienes por el Gobierno de la República en 1826, la Casa se transforma en Hospital Militar. Más tarde, en pagos de haberes militares, fue entregada al Prócer José María Briceño, pero a su muerte, poco después de una década, su esposa la vende a la familia Pulido Méndez.
El 11 de Mayo de 1839 la casona es adquirida por la familia Celis, gente distinguida y de alta alcurnia, la cual le realiza numerosas mejoras y reparaciones y le otorga la designación con la que se le conoce hoy en día. La Casa de los Celis, fue dividida por razones de distribución hereditaria al extenderse la familia colateralmente.

Para el año 1964, esta construcción colonial fue declarada Monumento Nacional, pero a pesar de esto se encontraba en ruinas. Henriqueta Peñalver Gómez, quien para esa época iniciaba el rescate del Acervo Arqueológico del Estado y encabezaba el Instituto de Antropología e Historia, pide su restauración. Contando con la colaboración de Saturno Guerra, Cronista de la Ciudad en aquel entonces, Luis Blanco Gasperi y Alfonso Marin, comisionados del Acervo Histórico de la Nación, logra que el Ministerio de Relaciones Interiores se interese en esto y  la dé en Comodato al instituto que ella presidía.
Después de haber sido restaurada, la misma es destinada al Museo de Arte e Historia “Casa de los Celis”, en el año 1971. 


MAS INFORMACION: como su antiguo dueño el español Don Ramón Ibarrolaburu y Añorga, Coronel de Caballería quién la recibiera, junto con sus cinco hijos, por donación de su esposa, Doña María Josefa Páez, según se desprende del testamento de ésta, fechado el 26 de Diciembre de 1816. La señora. Páez de Ibarrolaburu, hija del Capitán Don Félix Páez y Doña Juliana López, falleció en el año 1817. La casa fué evaluada entonces en 14.000 pesos. Durante la Guerra Independentista la Casona unas veces estuvo ocupada por los españoles y otras veces por los patriotas. El 24 de Junio de 1821, sirvió de hospital para alojar en ella a algunos de los heridos recogidos en la Batalla de Carabobo, y allí se dice velaron también la noche de ese mismo día los cadáveres de Cedeño y Plaza . . .". En cuyo velorio según cuenta la tradición habría estado presente el Libertador hasta la madrugada." Lograda la Independencia, el Coronel Ibarrolaburo, decidido defensor de la causa realista emigró a España. Al ser confiscados sus bienes por el Gobierno de la República en 1826, la Casa se transforma en Hospital Militar. Más tarde en pagos de haberes militares fué entregada al Prócer José María Briceño quién la recibió por 14.000 pesos. A la muerte de éste ocurrida en 1837, su esposa Josefa Santander de Briceño la vende a su vez por la cantidad de 10.000 pesos, a los esposos Pulido Méndez. La señora del Coronel José María Briceño, era hermana del General Francisco de Paula Santander. El 11 de Mayo de 1839 la Casona es adquirida por la familia Celis por la cantidad de 6.000 pesos. El Coronel Pedro Celis es el primer miembro de esta distiguida familia quién habita la elegante residencia, realizándole diversas mejoras y reparaciones. Dividió el Coronel Celis la Casona en dos partes. Luego la traspasó a su esposa María Isabel Plaza, hermana del Coronel Ambrosio Plaza, en 1846, en pago de 7.386 pesos, cantidad aportada por ella como dote al contraer matrimonio.

De los Celis, gente distinguida y culta, amante de la elegancia y de las buenas tertulias, toma la casa la designación con la que se conoce actualmente. La Casa de los Celis, permaneció dividida por razones de distribución hereditaria al extenderse la familia Celis colateralmente. Para el año 1964, a instancias de la Comisión del Acervo Histórico de la Nación por intermedio de sus comisionados: Sr. Saturno Guerra y Don Luis Blanco Gásperi, proponen su Guarda y Custodia a la Antropóloga e Historiadora Henriqueta Peñalver Gómez, quien para esa época iniciaba el rescate del Acervo Arqueológico del Estado, en su calidad de Directora del Instituto de Antropología e Historia del EstadoCarabobo, con el fin de que la Casa sirviese para la sede de la referida Institución.

La Antropóloga reúne la Asamblea de Representantes de la Institución en Valencia, y se dirige directamente al entonces Ministro de Relaciones Interiores Dr. Gonzalo Barrios, para el rescate de la obra. El Presidente de la República Dr. Raúl Leoni y el Ministerio de Obras Públicas Ing. Leopoldo Sucre Figarella, toman especial interés en este asunto, y se resuelve en reunión de Gabinete llevar a su totalidad la restauración en referencia. A partir de esa fecha se le encarga el proyecto al Arquitecto Willé Vogeleer y como restaurador principal al Sr. Martín Porres, quién tenía gran experiencia en la restauración de otros monumentos como la Cuadra de Bolívar y algunas Iglesias del interior deVenezuela.

La restauración fue lenta y minuciosa, pero siempre constante y supervisada muy de cerca por el Ministro Sucre Figarella, quien deja aprobada antes de salir de su ministerio la última partida para terminar la obra. En el siguiente período constitucional y siendo Presidente de la Junta de Conservación del Acervo Histórico el Dr. Mauro Páez Pumar, se aprueba a la Historiadora Peñalver, el proyecto para el montaje del Museo de Arte e Historia de la Ciudad de Valencia. El Ministro de Relaciones Interiores para entonces el Dr. Lorenzo Fernández, hizo una donación especial para adquirir el Mobiliario.

Instalado el Museo de Arte e Historia, la Casa es inaugurada el día del Sesquicentenario de la Batalla de Carabobo por el Dr. Rafael Caldera, Presidente de la República, quién hace donación, a través del Ministerio de Educación, de una Escultura en Bronce de la Bacante, del autor Pérez Mujica, tamaño normal y que se exhibe en el patio del Museo, que hoy se encuentra en el Museo de las ESculturas

ubicado en "El Viñedo".

Actualmente la Casa de los Celis, es uno de los Museos Nacionales más genuinos de la Valencia del pasado y en su sentido arquitectónico es una de las más representativas de la época Colonial.

Este Monumento Nacional se encuentra en el casco histórico de Valencia, especificamente en la esquina de la Avenida Soublette cruce con Calle Comercio.

Estructura de la Casa de Los Celis.

La Casa, joya de arquitectura colonial, es un monumento que nos habla de la Valenciaapacible, católica y rica de fines del siglo XVIII. Es un suntuosa mansión que albergó en su seno a una linajuda familia vasca que se distinguió por su lealtad a la Corona de España, sus rancias costumbres y el esplendor y señorío de la gente acaudalada y noble.

Su fachada es sobria y bellos arabescos adornan la cornisa. Sobre el portalón ancho y alto los blasones que pregonan la estirpe del señor Coronel de Caballería y Alcalde Ordinario de Primera Nominación del Ayuntamiento de la Nueva Valencia del Rey, señor Don Ramón de Ibarrolaburu y Añorga, ilustre hidalgo español.

Los ventanales altos, con molduras arriba y en la base y gruesos barrotes de hierro. El alar blanco que luce encima la rojez de la teja hecha con tierra criolla a la que el fuego le dió color, vida y donaire para lucir al sol recio del Trópico y desafiar la lluvia, la intemperie y los siglos.

En su plano comprende dos patios de bellas proporciones arquitecturales formadas por arcos de tres puntos sobre columnas con estilo colonial. Zaguán amplio, acogedor y severo. Piso embaldosado con el ladrillo típicamente venezolano. El Coronel Celis refaccionó la casa y la dividió en dos partes tal como existe en nuestros días.

Esta casa debe haber sido edificada antes de 1766, pues el mismo Don Ramón de Ibarrolaburu y Añorga dijo en documento público que "la fabrica de dicha casa había sufrido decadencia por causa de los terremotos, guerras y otras calamidades".


Panoramio - Photo of Urnas Indigenas

Como leemos en estas dos narraciones de la histórica restauración de la Casa de los Celis su rescate se logró al tenaz trabajo de la Dra. Henriqueta Peñalver quien logra crear en el Museo 

La Bacante. Escultura de Andrés Pérez Mujica que nos recibía en la Casa de Los Celis.

que se inicia con la Colección de Obras de Arte del pintor y escultor valenciano Andrés Pérez Mujica, donada a la Nación por su viuda Tatiana de Pérez Mujica, con el préstamo de algunas Obras de Arturo Michelena y con una colección perteneciente a H. Peñalver, de Arte Religioso.

Acto de donacion al que asisti junto a la Dra. Peñalver a las conversaciones con la viuda de Perez Mujica, Doña Tatiana en exquisita tarde de te.
Posteriormente, se logran rescatar de los depósitos de la gobernación donde se dañaban, los Archivos Históricos del Estado. Estos guardan los documentos originales desde 1817 hasta 1900. pertenecientes a la época de la Independencia y la República. Así, con la ayuda de la escritora venezolana María Clemencia Camaran y del historiador Francisco Morales Urbano se inicia este Archivo al cual se le dió el nombre de esta Ilustre Poetisa Carabobeña. Después trabajarán en dicho Archivo Fáver Páez, Néstor Torres Pérez (+) y la Lic. Josefina Weidner de Fierro.

En 1979 el Instituto de Antropología e Historia se convierte en Fundación "Lisandro Alvarado" por decreto del Gobernador del Estado Carabobo el Ingeniero Azcunez. Este cambio jurídico se hace para obtener mayor divulgación y así poder proyectar las investigaciones científicas a otras áreas de estudio.

Este nombre rinde homenaje al ilustre médico y científico venezolano Dr. Lisandro Alvarado, pionero de los estudios etnográficos e históricos de Venezuela y quién vivió sus últimos años en Valencia, donde muere. Sus restos fueron trasladados en fecha reciente al Panteón Nacional.






"El Carabobeño" 11 julio 2012

Eumenes Fuguet Borregales || Historia y Tradición

La Casa De Los Celis En Valencia, Museo De Arte E Historia
En la avenida Soublette con calle Comercio en Valencia, se encuentra una antigua y emblemática casona, testigo mudo del devenir histórico de la “Ciudad del Cabriales”. A mediados del siglo XVII (1776), Don Ramón de Ibarralaburu y Añorga, coronel de caballería, quien ocupaba el cargo de Alcalde de la Nueva Valencia del rey, ordena la construcción en lo que se conocía como la esquina “del Rebote”. Recién realizada la magna batalla de Carabobo, Don Ramón abandona Venezuela, es confiscada la residencia para ser utilizada inicialmente como hospital; la tradición narra que allí velaron a varios oficiales fallecidos en la inmortal sabana, entre ellos Manuel Cedeño y Ambrosio Plaza. En 1830 el gobierno se la entrega al coronel José María Briceño en pago por los servicios prestados. La señora Josefa Santander, viuda de Briceño y hermana del general Francisco de Paula Santander, la vende en 1837 a la familia Pulido Méndez por la cantidad de diez mil pesos. Dos años después es adquirida por la familia Celis por la cantidad de seis mil pesos, de donde proviene el nombre actual. El coronel Pedro Celis esposo de Doña María Isabel Plaza, hermana del prócer el general Plaza, le hace algunas remodelaciones, convirtiéndose en un lugar muy concurrido, donde se realizaban actividades sociales y culturales, inclusive obras teatrales.
La nación la adquiere entre los años 1955 y 1960 a Don Eduardo Celis, declarándola Monumento Nacional en 1968. Con motivo de los actos conmemorativos al sesquicentenario de la batalla de Carabobo, el Ejecutivo Nacional, procedió a realizar algunas mejoras a la vieja casona, adaptándola a su estado original, destinándola como Museo de Antropología, bajo la custodia de la Fundación Lisandro Alvarado, fundada en 1976, pionera de los estudios de antropología en Venezuela, integrada por los Institutos de Antropología e Historia de los estados Carabobo y Aragua, decretados por los gobernadores Ing. Emiliano Azcunes y Aníbal Rueda respectivamente. La fundadora es la destacada Dra. Henriqueta Peñalver, antropóloga con años de dedicación investigativa de los primeros pobladores de la cuenca del lago de Valencia, ella honró a la ilustre Academia de Historia del estado Carabobo como Numeraria. La restauración del Museo de Antropología e Historia, estuvo a cargo del Arquitecto Willie Vogeler y el señor Martín Porres con experiencia en trabajos similares. El Dr. Rafael Caldera, donó una escultura de bronce denominada “La Bacante”, obra del conocido valenciano Andrés Pérez Mujica, cuya familia donó diferentes obras del afamado artista gloria de Carabobo.
La Fundación Lisandro Alvarado, es custodio de la colección Henriqueta Peñalver iniciadas en 1965, a través de su bien documentada biblioteca “Dra. Henriqueta Peñalver”, denominada así en memoria de la insigne y preocupada fundadora, quien desarrolló un Centro de Documentación Información y Archivo, en las áreas de: Paleontología, etnología, historia colonial y republicana. Se analizan así los vestigios de las culturas dejadas por los “pobladores de la cuenca del lago de Valencia”, generando con sus publicaciones y exhibiciones, valiosos aportes a los estudiantes, que en número cercano a los treinta han presentado Tesis de Grado en las universidades: Central, Simón Bolívar y Carabobo. La fachada del Museo, los ventanales, las lámparas, los corredores de rustico piso, los murales, las maravillosas arcadas, objetos, figuras y pinturas coloniales de carácter religioso, la cocina con sus utensilios y ollas; fósiles, vasijas indígenas, y sus dos patios, todo al estilo colonial, motiva a los numerosos visitantes a evocar una época. Los archivos históricos del estado Carabobo con documentos que datan desde 1817 hasta 1900, fueron rescatados gracias a la encomiable labor del historiador Francisco Morales Urbano y la poetisa María Clemencia Camarán, archivo que lleva el nombre de Doña María; el Museo dispone de una sala de conferencias. La Fundación Lisandro Alvarado esta dignamente dirigida por la Dra. Carmen del Valle y la dirección del Museo a cargo de la eficiente licenciada Claudia Salazar, desplegando una pedagógica función investigadora y divulgadora en beneficio del conocimiento de los asiduos asistentes
(*) Gral. de Bgda.
eumenes7@gmail.com @eumenesfuguet