Razón del nombre del blog

Razón del nombre del blog
El por qué del título de este blog . Según Gregorio Magno, San Benito se encontraba cada año con su hermana Escolástica. Al caer la noche, volvía a su monasterio. Esta vez, su hermana insistió en que se quedara con ella,y él se negó. Ella oró con lágrimas, y Dios la escuchó. Se desató un aguacero tan violento que nadie pudo salir afuera. A regañadientes, Benito se quedó. Asi la mujer fue más poderosa que el varón, ya que, "Dios es amor" (1Juan 4,16),y pudo más porque amó más” (Lucas 7,47).San Benito y Santa Escolástica cenando en el momento que se da el milagro que narra el Papa Gregorio Magno. Fresco en el Monasterio "Santo Speco" en Subiaco" (Italia)

sábado, 28 de enero de 2017

LEYENDO DE PIE Hambruna y militares La distribución de alimentos ha hecho multimillonarios a muchos oficiales



EL PAIS 
Por detrás de todo lo que el represivo régimen que, organizado a imagen del
Estado policial cubano, brinda sostén a Maduro y hace todo lo posible por
negar a los venezolanos el derecho al voto, persiste la más inicua forma de corrupción, mucho más repugnante que todos los negociados de Odebrecht:
el monopolio militar de la importación fraudulenta de alimentos. Dicen los
expertos que hay que andarse con cuidado a la hora de usar la palabra 
“hambruna” y tener presente que ella no designa la mera escasez ocasional 
de alimentos.
Por eso aquí la invoco responsablemente: es hambruna lo que padece mi país.
Una interminable y apocalíptica calamidad que lleva a miles de venezolanos
no solo a hurgar en los vertederos en procura de alimento, sino a ver morir a 
sus hijos por enfermedades agravadas por la desnutrición.

Por eso aquí la invoco responsablemente: es hambruna lo que
 padece mi país

Si nos atuviésemos tan solo a las escalofriantes cifras que brinda el desacreditado Banco Central de Venezuela y que, tan solo para 2016 hablan de una contracción
de casi el 19%, (la peor en los últimos 13 años) y de precios al consumidor que
han subido en un 800%, no alcanzaríamos aún a explicarnos la hambruna venezolana.
Ella solo ha sido posible gracias a la militarización de la importación y distribución
 de alimentos que ha prosperado en el curso de más de tres lustros y que ha
hecho multimillonarios a centenares de oficiales de alta graduación.
Hablamos aquí de cárteles dedicados al trapicheo de dólares baratos, otorgados
a dedo, y descomunales órdenes de compra de alimentos. Todo ello en colusión
con mafias especializadas en crear empresas fantasma que, a su vez, 
sobrefacturan las compras masivas de alimentos. En muchos casos, se trata 
de alimentos vencidos. Para ocultar la evidencia de sus fraudulentos manejos, 
los generales no han vacilado en enterrar centenares de contenedores llenos 
de pollo y carne de res descompuestos.

Hay en Venezuela un verdadero Estado Mayor de la Cesta Básica 
que solo destaca por sus corruptelas

Se benefician estos desalmados del desastroso control de cambio de divisas instaurado por el protervo superministro de economía chavista, Jorge Giordani.
Este saqueo de los fondos públicos provenientes del negocio petrolero,
justificado en su momento por el mismísimo Chávez con una política, pomposamente bautizada como de “seguridad alimentaria”, ha andado
desde el inicio de la mano con el sistemático desmantelamiento del aparato productivo privado.
La idea subyacente era “quebrarle el espinazo” a la agroindustria privada y
facilitar la forma más abyecta de sujeción de las mayorías, concebida por el socialismo del siglo XXI: controlar el acceso universal a los alimentos.
Chávez encomendó esa tarea a los militares. Maduro ha ido aún más lejos y designado un general encargado de asegurar el suministro de cada rubro
básico. Así, hoy Venezuela cuenta con un General Harina de Maíz Precocida,
 un General Azúcar, otro General Café, hasta completar un verdadero
Estado Mayor de la Cesta Básica que solo destaca por sus corruptelas.
Un detallado informe, elaborado por la Associated Press, afirma que un solo contrato, de más de 52 millones de dólares para importar maíz amarillo el año pasado, pudo reportar al Ministro del Poder Popular para la Alimentación,
general Rodolfo Marco Torres, un sobreprecio de 20 millones de dólares.
Dos compañías, con toda la traza de ser fantasmas, la una panameña y otra radicada en un dirección inexistente del Brasil, transfirieron a una cuenta
ginebrina, controlada por cuñados del anterior General Alimentación, Carlos 
Osorio, cinco millones y medio de dólares. No son casos aislados.
Maduro, atento a preservar la honradez de los que llama “motores económicos”,
ha designado recientemente al general Osorio como veedor de la transparencia
de estas operaciones al grito de “¡Chávez vive, la lucha sigue!”.