Razón del nombre del blog

Razón del nombre del blog
El por qué del título de este blog . Según Gregorio Magno, San Benito se encontraba cada año con su hermana Escolástica. Al caer la noche, volvía a su monasterio. Esta vez, su hermana insistió en que se quedara con ella,y él se negó. Ella oró con lágrimas, y Dios la escuchó. Se desató un aguacero tan violento que nadie pudo salir afuera. A regañadientes, Benito se quedó. Asi la mujer fue más poderosa que el varón, ya que, "Dios es amor" (1Juan 4,16),y pudo más porque amó más” (Lucas 7,47).San Benito y Santa Escolástica cenando en el momento que se da el milagro que narra el Papa Gregorio Magno. Fresco en el Monasterio "Santo Speco" en Subiaco" (Italia)

martes, 25 de enero de 2011

25 de enero 2011. Conmemoración de la Conversión de Saulo de Tarso en el Apóstol San Pablo





Saulo era un fariseo de Tarso, de oficio tejedor de lonas. Era de una familia adinerada, tenía la ciudadanía romana y amistades (quizás hasta parentesco) con algunos personajes influyentes de Jerusalén. Asimismo se había criado en Tarso, una importante encrucijada de caminos de paso obligado para todo el que quisiera viajar entre Asia y Europa.

Había acudido a Jerusalén a aprender en la escuela del famoso Gamaliel cuando se vio sorprendido por las predicaciones de los cristianos. Saulo no había llegado a conocer a Jesús, nada sabía de su ministerio ni de su muerte y resurrección. Tampoco conocía con detalle la historia reciente de Jerusalén. Pero lo que sí sabía era que esos cristianos eran todo lo contrario de lo que él era.

Allí donde él era capaz de relacionarse por cuestiones económicas y hasta sociales con griegos, romanos y otros gentiles, los nazoreos abominaban de cualquier tipo de relación con los incircuncisos. Allí donde Saulo era capaz de adaptarse a las costumbres de las gentes y ciudades que visitaba, los cristianos eran intransigentes en sus costumbres, incapaces de perdonar la más ridícula de las transgresiones a la ley.

Saulo chocó de inmediato con los cristianos hasta el punto de que llegaba a odiar el hecho de que se presentasen en el templo a predicar sus mentiras, y durante varias semanas acudió allí para rebatir sus patrañas mientras el odio en su interior iba creciendo.

Un día (principios del 37) llegó a incitar a los judíos que estaban en el templo para echar de allí a los cristianos, acto que realizaron provocando la muerte de Esteban y varias heridas de gravedad en Santiago.

Santiago abandonó Jerusalén mientras se recuperaba de sus heridas y los demás discípulos de Jesús se mantuvieron a la expectativa de lo que ocurriese.

Apoyado por sus amigos del sanedrín, que de una forma tan inesperada habían encontrado un aliado tan formidable, Saulo se convirtió en defensor de la ortodoxia judía representada por el sanedrín, iniciando una campaña de persecución de los cristianos, campaña en la que el sumo sacerdote y el sanedrín le dieron un fuerte apoyo. Esto no hubiera sido posible bajo el control de los romanos, pero destituido Pilato y estando Vitelio organizando las tropas para sofocar una rebelión de los cristianos contra Herodes Antipas, Jonatán, el sumo sacerdote del sanedrín tenía una cierta libertad para actuar impimpunemente.

Los activistas cristianos empezaron a dispersarse en todas direcciones y Saulo consiguió cartas de presentación de Jonatán autorizándolo a perseguir a los cristianos en Damasco, donde creía que había ido Pedro a refugiarse.


Conversión de Saulo en San Pablo

Montado en un soberbio corcel, y liderando la comitiva, se pone en camino. Nunca soñó Saulo lo que iba a suceder en el camino a Damasco. El mismo Crucificado, muerto en el Gólgota, se le aparece imprevistamente haciendo que caiga del caballo. La visión turbó y cegó a Saulo, que escuchó a Jesús de Galilea diciéndole:


Saulo, Saulo, ¿por qué me persigues?

La historia posterior es conocida, Saulo ciego y confundido buscó en Damasco a Ananías. Recobrada la vista, también abrió los ojos de la fe convertido en un hombre nuevo. Junto a Ananías maduró su transformación hasta convertirse de Saulo de Tarso, a San Pablo, uno de los dos pilares sobre los que se construyó la Iglesia de los primeros tiempos junto a San Pedro.


San Pedro y San Pablo

Algunos historiadores afirman que la Damasco a la que Saulo se dirigió no podía ser la Damasco siria ya que Jonatán no tenía jurisdicción más que en Judea y enviar un grupo de alborotadores a una ciudad siria hubiera sido políticamente impensable.Quienes así piensan suponen que, o bien existía otra Damasco, algunos apuntan a Qumram, cuyo nombre de aquella época es desconocido, o todo se debe a un error de traducción que posteriormente fue asumido en el resto de los documentos históricos de esa época.Por otro lado, Damasco en ese momento estaba ocupada por Aretas, rey de los nabateos, contra los cuales Vitelio y Herodes Antipas estaban intentando organizar un ejército.¿No sería posible que el objetivo de Saulo no fuera Damasco, sino las ciudades que a mitad de camino entre el mar de Galilea y Damasco eran el refugio de varias comunidades cristianas?

En tal caso Saulo no se dirigiría a Damasco, pero sí estaría viajando por el "Camino de Damasco" cuando fue interrumpido su viaje.

Antes de su partida hacia Damasco, Saulo fue a despedirse de su maestro Gamaliel y éste, que había sido testigo de parte de la vida de Jesús y respetaba profundamente a Santiago, el jefe de los cristianos, le recriminó la lucha que había emprendido que calificó de abominación a los ojos de Yavé.

Ante las recriminaciones de su maestro, Saulo se sintió perdido en un mar de dudas. Emprendió el camino a Damasco dirigiendo a un grupo de hombres que le debían ayudar en su empresa pero las dudas le atormentaban y se preguntaba si estaba haciendo lo correcto.

Mientras tanto Gamaliel había mandado aviso a los cristianos informándoles de la misión de Saulo. El mensaje adelantó a Saulo y cuando éste llegó a su destino le estaban esperando.

Pero Saulo llegó solo.

A mitad de camino Saulo había despedido a sus hombres enviándolos de regreso a Jerusalén y había seguido su camino en solitario. No descansó ni se detuvo para comer y, cuando llegó,después de su encuentro con Jesús y la caída de su caballo, los cristianos vieron a un hombre sucio, agotado y hambriento que solicitaba humildemente ser enseñado y recibido por la comunidad.


Cuando Vitelio regresó a Jerusalén en la Pascua del 37 y examinó las acciones que Jonatán había realizado, lo destituyó de inmediato nombrando a su hermano Teófilo como Sumo Sacerdote. Este nombramiento lo acompañó con la advertencia de que no toleraría actividades como las que había fomentado Jonatán y eso hizo que los siguientes años fueran relativamente tranquilos para los cristianos dándoles ocasión de organizarse y afianzar su influencia en todas las ciudades por las que se habían extendido. Pedro en particular predicó en Cesárea y Joppe y otros muchos judíos que se convirtieron llevaron el mensaje de la resurrección de Jesús hacia diversas poblaciones de Chipre y Turquía.

Al finalizar los tres años de aprendizaje que exigía su ingreso en la comunidad cristiana, Saulo, como miembro de pleno derecho, regresó a Jerusalén e intentó presentarse a otros miembros de la comunidad, pero recordando los desmanes que había cometido, sólo Pedro y Santiago accedieron a entrevistarse con él.

Sin desalentarse, Saulo comenzó a predicar cerca del templo pero aquellos que le conocían de años atrás como perseguidor de los cristianos intentaron matarlo. En parte para protegerlo y en parte para librarse de tan incómodo como notorio personaje, Santiago lo envió a su ciudad natal, Tarso.

Saulo no se dejó engañar, sabía que Santiago le había enviado lejos de Judea con el fin de quitárselo de en medio, pero recién ingresado en la cristiandad, Saulo obedeció a su superior y se consoló pensando que, aunque lejos de Judea tal vez aún podría ser útil a Yavé.

Durante cinco años Saulo permaneció en Tarso haciendo periódicas visitas a ciudades vecinas. Y en estos cinco años Saulo se dio cuenta de varios detalles.

Cilicia tenía muchas similitudes con Judea, las caravanas eran muy frecuentes, continuamente había gente de paso de muchos reinos y los romanos gobernaban con mano dura a los habitantes.

Pero en Judea la mayor parte de los residentes eran judíos que odiaban a los romanos dominadores y que confabulaban contra distintas facciones para quitarse el poder las unas a las otras.

En Cilicia, en cambio, los judíos eran minoría y los habitantes de la región no se preocupaban por estar dominados por los romanos mientras el comercio siguiese trayendo dinero a sus puertas.

El ambiente era, pues, más distendido y aunque también se producían disturbios de vez en cuando nadie, ni siquiera los judíos de Cilicia, querían que se fueran los romanos.

Al predicar a los judíos de su tierra, Saulo notó que a éstos les interesaban las noticias de Judea, y se emocionaban cuando oían la historia de Jesús, pero esto no se traducía en el odio visceral a los romanos que caracterizaba a los judíos de Jerusalén, sino que el objeto de ese odio era la casta sacerdotal de los saduceos que habían provocado la muerte de Jesús.

Así pues, cada vez que contaba la muerte y resurrección de Jesús minimizaba la culpa de Pilato y exageraba la maldad de los saduceos.

Y otra cosa que notó fue que no sólo los judíos estaban interesados en esta historia. Con el tiempo se llegó a dar cuenta de que también los gentiles sentían curiosidad por ella y que la doctrina de la resurrección, aunque resultara nueva para ellos, les atraía poderosamente.

Poco a poco, de manera tan imperceptible que ni él mismo llegó a darse cuenta, sus enseñanzas se centraban más y más en la figura de Jesús y en su resurrección, y atrajo la atención de muchos judíos y gentiles.

No era Saulo el único que predicó a los gentiles, hubo otros que también lo hicieron en Antioquía y los dirigentes cristianos enviaron a Bernabé con el fin de verificar que la conversión de los gentiles se realizase de forma adecuada. Teniendo que comunicarse con muchos judíos helenizados, Bernabé pensó que Saulo podría ayudarle en su tarea, por lo que acudió a Tarso a buscarlo.

Durante un año de trabajo en Antioquía, Bernabé vio que las predicaciones de Saulo llegaban a más gentes que las suyas y se dio cuenta de que él mismo empezaba a incorporar en sus discursos diversos elementos de los discursos de Saulo. Y uno de los elementos que desarrollaron en gran medida fue la predicación en griego. Si hasta entonces habían predicado siempre a los judíos y a unos pocos gentiles que sentían curiosidad, ahora, aunque seguían predicando a los judíos, había muchas ocasiones en que su mensaje iba exclusivamente dirigido a los gentiles, y en esos casos usaban mayoritariamente el idioma griego.

Otro elemento que Bernabé tomó del discurso de Saulo fue la interpretación que éste daba al mesianismo de Jesús. Jesús era el Mesías pero para los cristianos esa palabra significa el Ungido, es decir, el que ha recibido los óleos santos en reconocimiento a su ascendencia sacerdotal y real.

Los judíos, sin embargo, seguían esperando no sólo un Mesías, sino El Mesías Salvador que los liberaría del yugo de los romanos. Debido a su resurrección los cristianos tenían claro que Jesús era el Mesías Salvador.

Al traducir el mensaje al griego, el idioma de la mayoría de los viajeros que había en Antioquía, Saulo y Bernabé usaron la palabra que significaba consagrado: Kristos.

Y así nació la denominación con la que se conocerían desde entonces los creyentes en Jesús: los cristianos.

Mientras los cristianos predicaban un Jesús asesinado por los romanos, que había resucitado, y que pronto regresaría como mesías libertador que los rescataría del yugo romano, Saulo hablaba de un Jesús asesinado por los saduceos, que era un mesías que YA los había liberado del pecado con su muerte y resurrección.

El discurso cristianoestaba orientado a conseguir ayuda y financiar la futura revolución que los liberaría de los romanos, siendo bien recibido por los judíos de Judea, algo menos por los judíos del imperio romano, y bastante menos por los gentiles de otras naciones del imperio.

El discurso paulino rompía varios moldes y abría las puertas de la esperanza para los pobres y los oprimidos que si se mantenían en la fe de Jesús como mesías salvador alcanzarían la gloria en el reino de los cielos.

Para Saulo, lo más importante era creer que Jesús era el mesías, no un mesías que había fracasado en su intento de libertarlos de los romanos, sino un mesías que había triunfado sobre la muerte y que era la salvación de todos los que creyesen en él.


San Pablo y el "hombre nuevo"


Cuando Pablo fue tirado por tierra, fue capaz de entregarle a Cristo absolutamente todo sus ser. Mas tarde pudo decir "ya no soy yo quien vive, es Cristo quien vive en mi"

Pablo escribió 13 cartas que forman parte del Nuevo Testamento y están dirigidas a las comunidades de gentiles, paganos convertidos por su predicación. En ellas les exhorta, les guía en la fe y enseña sobre ética y doctrina. Estas cartas son inspiradas por el Espíritu Santo y forman parte de la revelación divina. Es decir, son Palabra de Dios y por medio de ellas Dios mismo se da a conocer. Pablo es el instrumento en esta comunicación divina pero al mismo tiempo las cartas nos ayudan a conocer al autor humano. Reflejan su personalidad, sus dones y sus luchas intensas. Otras fuentes que nos ayudan a conocer el apóstol son los Hechos de los Apóstoles escritos por San Lucas y ciertos libros apócrifos.


La vida de Cristo en San Pablo lo transforma en hombre nuevo, lleno de la gracia, conocimiento de Dios. Es capaz de comunicar la vida de Cristo.

Resurrección de Jesús por Rubens.


Murió el "hombre viejo" (cf. Rm 6,6.11; Flp 3,10). Nace el "hombre nuevo" (2Cor 5,17; Gal 5,1). Ahora la vida de Cristo es su vida (cf. Col 2,12-13; Rm 6,8; 2Tim 2,11). Está plenamente identificado con EL (cf. Flp 3,12). Ofrece su vida con su Señor en su misterio de pasión, muerte y resurrección (Rm 6,3-4), para completar lo que falta en su propia carne a la pasión de Cristo (cf. Col 1,24). Está lleno de agradecimiento porque Cristo "se entregó a sí mismo por mí" (Gal 2,20; cf 1,4; Ef 5,2; Jn 10,10).

Pablo es el libre prisionero de Cristo (cf. Hch 20,22); ya no se pertenece, sino que su vivir, amar y morir es Cristo Jesús (cf. Gal 2,20). Amar a Cristo es inseparable de amar a aquellos que le han sido confiados con el mismo amor de Cristo. Ese amor es superior a los meros esfuerzos humanos, es el amor divino que ha recibido, que no escatima en nada para llevar al amado a Cristo (cf. 1Cor 4,14-17; 2Cor 6,13; 11,2; 12,15; 1Tes 2,7.10-11; Fil 10; Gal 4,19).



Después de dos años en cadenas (cárcel Mamertina que puede ser aun visitada en Roma) sufrió martirio en Roma al mismo tiempo que el Apóstol Pedro, obispo de la Iglesia de Roma. San Pablo, por ser romano, no fue crucificado sino degollado. Según una antigua tradición su martirio fue cerca de la Via Hostia, donde hoy está la abadia de Tre Fontana (llamada así por tres fuentes que según la tradición surgieron cuando su cabeza, separada ya del cuerpo, rebotó tres veces)

Las inscripciones del segundo y tercer siglo en las catacumbas nos dan evidencia de un culto a los Santos Pedro y Pablo. Esta devoción nunca ha disminuido en popularidad.

San Pablo que al final dijo: "He competido en la noble competición, he llegado a la meta en la carrera, he conservado la fe" -II Timoteo 4,7. Nos ha dado la Palabra de Dios que nos fortalece para nuestras luchas y salir como el victoriosos. Es por lo tanto esencial que meditemos asiduamente sus cartas como toda la Palabra de Dios que encontramos en la Santa Biblia. Allí encontraremos la Sabiduría

¡Oh abismo de la riqueza, de la sabiduría y de la ciencia de Dios! ¡Cuán insondables son sus designios e inescrutables sus caminos! -Romanos 11,33

Pero aunque era doctrina de la Iglesia Católica, a la que pertenecía por herencia y formación, jovencita, oia hablar del "hombre nuevo" pero en el Colegio y en la Universidad donde no se leía la Biblia, aún siendo cristianas, y lo que se estudiaba era una superficial "Historia Sagrada", no sabía la unión de ese "hombre nuevo" con mi Fe y creencias, por lo que lo en 1969 cuando pasé a estudiar Letras y a profundizar en los elementos culturales presentes en mi país, Venezuela, la formación que los jesuitas nos habían dado, exageradamente centrada en la "lucha por los pobres" y la famosa "Teología de la LIberación" sin saber un carrizo de las bases que sustentaban la doctrina social de la Iglesia, de verdad, adjudiqué a un personaje que en los años 60 se convirtió en representación del "Hombre Nuevo", el "guerrillero heroico": Ernesto "Che" Guevara, pues el Jesús de la Teología de la Liberación era "guerrilero" y comunista.



El Che Guevara apresado por el ejército boliviano

Jesús entregado por sus seguidores.

El cadáver del Che Guevara asesinado en Bolivia

se le comparó con este cadáver de Jesús pintado por Mantegna.

Detalle del rostro...


Asi se confundieron por nuestra ignorancia ambos personajes, y el "Hombre Nuevo"

fue para nosotros el que nacía de la Revolución Cubana y luchaba

contra el "Imperio": los Estados Unidos, como Jesús nacido en Judea

luchaba contra el Imperio Romano, del cual eran provincia.

Ambos entregados a la muerte por ser coherentes con sus ideales

Hasta el Beso de Judas se le endilgó a Fidel Castro.

Esa concepción fue la que prepara el terreno, en parte, al surgimiento de

"Yo,Bolívar Rey"("...Hugo Chávez, el Rey Dios sigue su camino hacia atrás, huyendo hacia delante...) representante en la tierra de la GRAN REVOLUCION CUBANA, la hacedora del "Hombre Nuevo" en Latinoamérica, y de ahi al mundo entero

POR:J.J.ARMA MARCELO.

Llegué a Venezuela por primera vez en el momento en que el presidente de la República, Carlos Andrés Pérez, el hombre que camina, nacionalizaba el petróleo. Julio de 1976.
La noticia firme era un rumor extendido por el propio gobierno venezolano desde hacía unos meses. En todos los circuitos financieros, empresariales, sindicales, periodísticos, universitarios y culturales se discutía sobre la medida histórica con demasiada altivez nacionalista y siempre en torno a una botella de Old Parr y pasapalos para cada comensal y conversador.
Incluso en la llamada República del Este, en Sabana Grande, heterodoxa y libre por oposición geográfica al Palacio de Miraflores de Caracas, los intelectuales afectos al trago cotidiano no dejaban la fiesta en paz: Venezuela era rica y podía hacer con el petróleo, que también era suyo, lo que le diera la gana. O sea, CAP tenía sus razones.Hasta esa fecha, Venezuela era el país más rico de Iberoamérica, vivía en la borrachera de los petrodólares y adoraba, como a un dios napoleónico invencible, al Libertador Simón Bolívar.
En el llamado, por los intelectuales activos de aquella Venezuela pujante, Triángulo de las Bermudas, formado por los bares Camilo´s, Franco´s y Al Vecchio Moulino, el escritor Caupolicán Ovalles, autotitulado Padre de la Patria, amenazaba ya con un texto literario que será revolucionario.

Se titulaba Yo, Bolívar Rey, y fue publicado años más tarde, en diciembre de 1986, con más pena que gloria. Ni literaria ni políticamente pasó nada.
Para ese entonces, el verdadero rey de Venezuela era el bolívar, y no digamos “el fuerte”, una moneda equivalente a cinco bolívares y, como me decían mis amigos venezolanos, “a todas las pesetas”.
El cambio de la moneda venezolana con el dólar estaba estabilizado en 4´30 bolívares y, según los dogmáticos que nunca dudan de nada, jamás llegaría al bolívar ni una devaluación ni un cambio negativo.
Pero, al mismo tiempo, el latrocinio que se vivía a diario en el mundo de los negocios y la política convertía a la élite venezolana en sospechosa de saquear a su propio país.
En aquellos días de juventud, vino y rosas, conocí, en las interminables horas del trago del Triángulo de las Bermudas a dos personalidades que más tarde serían presidentes de la República: Luis Herrera Campins, copeyano, y Jaime Lusinchi, adeco.
No había, pues, de qué quejarse en el país de las maravillas petroleras y la moneda fuerte, el país de la riqueza, el mayor importador de whisky del mundo, el país feliz de los tabaratos.

Todo estaba en orden, y las «pequeñas injusticias» de los ranchitos que rodeaban Caracas no constituían una amenaza sino exactamente lo contrario: el atrezzo social que venía a explicarnos la inmigración colombiana gracias a la riqueza de su vecino.
Pero en febrero de 1983, el presidente copeyano Herrera Campins devaluó el bolívar «intocable» hasta entontes y puso en circulación un triple cambio (dos preferentes, para deudas e importaciones; y uno libre).
El bolívar había dejado ser rey para siempre y, conforme avanzó la decadencia del sistema político venezolano, avanzó a pasos agigantados la ruina de la moneda hasta entonces más fuerte en toda Iberoamérica.
Lo de Bolívar Rey de Ovalles viene «por los fueros» de la Historia, porque hubo momento en que Simón Bolívar, pensó como Napoleón (a quien odiaba) coronarse Rey.
Algunos de sus secuaces lo impulsaron a cometer esa tropelía, pero al final la tentación no llegó a palacio y Bolívar, el Libertador, pasó a mejor gloria en Santa Marta, en el exilio y junto al mar, maldiciendo la hora en la que vivió en América y aconsejando que lo único que podía hacerse en aquel continente era emigrar.

Muchos años después, como en la novela de García Márquez, un militar golpista, ensoberbecido y populista, se alzó sobre las botas de Bolívar, asumió una pretendida doctrina del Libertador como suya y fundó un nuevo país, la República Bolivariana de Venezuela.
Sobre esas alforjas, montó el experimento del “socialismo del siglo XXI”, siguiendo una a una las pautas suicidas del castrismo cubano.
Ahora, en 11 años de gobierno del “revolucionario” bolivariano, el bolívar la moneda que fuera la más fuerte del continente ha perdido el 90% del valor, la inflación está más allá del 25%, una nueva clase rica (los boliburgueses) se hacen cargo del país, ayudados por sus «asistentes» cubanos, y Venezuela se va poco a poco hundiendo en una pobreza que nada tiene que ver con sus posibilidades innatas.
El nuevo rey de Venezuela y el bolívar se llama Hugo Chávez Frías, y es producto de una larga temporada de latrocinio sin tasa, de la depauperación de los valores morales de la vieja democracia firmada en Punto Fijo, de la incapacidad y desidia (cuando no del protagonismo de ese mismo latrocinio) de las clases dirigentes y del cansancio de los materiales de un sistema que era visto como ejemplo por todos los países de la región.
Hace nada, el nuevo rey de Venezuela, Hugo Chávez, el dueño de Bolívar y del bolívar, advertía en La Habana, en la clausura de la reunión internacional del ALBA, que “a Venezuela la están rodeando”, en referencia a las bases norteamericanas que Colombia ha firmado con los Estados Unidos de Obama, además de las que los gringos tienen en Aruba y Curaçao.
Durante tres horas, el rey Chávez habló imitando, incluso en los gestos, al joven Fidel Castro de los 60, el mismo que avisaba de la invasión yanqui al archipiélago cubano, el mismo que para ese plan militarizó la isla, el mismo que envejece medio siglo después como un lagarto enfermo en su casa habanera de Jaimanitas.
Porque lo que busca Chávez, el rey antimidas venezolano, es no sólo perpetuarse (como un rey de verdad) en el poder, sino ser el líder de un sistema que «no termina de triunfar por los bloqueos que le impone el Imperio.
¿Y quién o quiénes bloquean hoy al país de Bolívar?, ¿Colombia, Estados Unidos? ¿Dónde está el embargo en este caso?, ¿por dónde le entra el agua al coco?, como dicen los caribeños para preguntar por el falso enigma.
Por Hugo Chávez Frías, el militarote, el golpista, el populista que, poco a poco, lleva a su país hacia la Cuba castrista, milimétricamente, con no otra intención que extender el malestar contra los Estados Unidos, cuya torpeza política es bastante responsable, por cierto de esta situación, y contra todo aquel “enemigo” que no siga las consignas supuestamente revolucionarias del rey-dios bolivariano y bravucón.
La pregunta para los historiadores de verdad, para quienes de verdad conocen Venezuela y su historia de machete, es saber hasta cuándo va a aguantar su población las despóticas leyes y consignas de un rey-dios que ha convertido el país en una sangría económica y humana: casi 20.000 muertos por violencia el año pasado, aunque el gobierno no da cifras de estos datos desde el año 2005.
¿Acaso casi 20.000 muertos al año no es una guerra civil encubierta en la inseguridad ciudadana? Mientras tanto, ufano como un nuevo Libertador, Hugo Chávez, el rey dios sigue su camino hacia atrás, huyendo hacia delante, de triunfo en triunfo, y de ruina en ruina, hasta la derrota final de Venezuela.

Fuente:ABC

Pasaron los años y es en 1992 que en la Abadía Benedictina "San José" de Güigüe

tuve la comprensión del verdadero "Hombre Nuevo", muy bien explicado por el

Papa Benedicto XVI en este texto que copio a continuación:



Pablo de Tarso.
La Revolución de Dios
Benedicto XVI, 25 Octubre, 2006

San Juan Crisóstomo le exalta como personaje superior incluso a muchos ángeles y arcángeles (Cf. «Panegírico» 7, 3).
Dante Alighieri en la Divina Comedia, inspirándose en la narración de Lucas en los Hechos de los Apóstoles (Cf 9, 15), le define simplemente como «vaso de elección» (Infierno 2, 28), que significa: instrumento escogido por Dios.

Otros le han llamado el «decimotercer apóstol» --y realmente él insiste mucho en el hecho de ser un auténtico apóstol, habiendo sido llamado por el Resucitado, o incluso «el primero después del Único». Ciertamente, después de Jesús, él es el personaje de los orígenes del que más estamos informados. De hecho, no sólo contamos con la narración que hace de él Lucas en los Hechos de los Apóstoles, sino también de un grupo de cartas que provienen directamente de su mano y que sin intermediarios nos revelan su
personalidad y pensamiento.

Lucas nos informa que su nombre original era Saulo (Cf. Hechos 7,58; 8,1 etc.), en hebreo Saúl (Cf. Hechos 9, 14.17; 22,7.13; 26,14), como el rey Saúl (Cf. Hechos 13,21), y era un judío de la diáspora, dado que la ciudad de Tarso se sitúa entre Anatolia y Siria. Muy pronto había ido a Jerusalén para estudiar a fondo la Ley mosaica a los pies del gran rabino Gamaliel (Cf. Hechos 22,3). Había aprendido también un trabajo manual y rudo, la fabricación de tiendas (cf. Hechos 18, 3), que más tarde le permitiría sustentarse personalmente sin ser de peso para las Iglesias (Cf. Hechos 20,34; 1 Corintios 4,12; 2 Corintios 12, 13-14).

Para él fue decisivo conocer la comunidad de quienes se profesaban discípulos de Jesús. Por ellos tuvo noticia de una nueva fe, un nuevo «camino», como se decía, que no ponía en el centro la Ley de Dios, sino la persona de Jesús, crucificado y resucitado, a quien se le atribuía la remisión de los pecados. Como judío celoso, consideraba este mensaje inaceptable, es más escandaloso, y sintió el deber de perseguir a los seguidores de Cristo incluso fuera de Jerusalén. Precisamente, en el camino hacia Damasco, a inicios de los años treinta, Saulo, según sus palabras, fue « alcanzado por Cristo Jesús» (Filipenses 3, 12).

Mientras Lucas cuenta el hecho con abundancia de detalles --la manera en que la luz del Resucitado le alcanzó, cambiando fundamentalmente toda su vida-- en sus cartas él va directamente a lo esencial y habla no sólo de una visión (Cf. 1 Corintios 9,1), sino de una iluminación (Cf. 2 Corintios 4, 6) y sobre todo de una revelación y una vocación en el encuentro con el Resucitado (Cf. Gálatas 1, 15-16). De hecho, se definirá explícitamente «apóstol por vocación» (Cf. Romanos 1, 1; 1 Corintios 1, 1) o «apóstol por voluntad de Dios» (2 Corintios 1, 1; Efesios 1,1; Colosenses 1, 1), como queriendo subrayar que su conversión no era el resultado de bonitos pensamientos, de reflexiones, sino el fruto de una intervención divina, de una gracia divina imprevisible. A partir de entonces, todo lo que antes constituía para él un valor se convirtió paradójicamente, según sus palabras, en pérdida y basura (Cf. Filipenses 3, 7-10). Y desde aquel momento puso todas sus energías al servicio exclusivo de Jesucristo y de su Evangelio. Su existencia se convertirá en la de un apóstol que quiere «hacerse todo a todos» (1 Corintios 9,22) sin reservas.

De aquí se deriva una lección muy importante para nosotros: lo que cuenta es poner en el centro de la propia vida a Jesucristo, de manera que nuestra identidad se caracterice esencialmente por el encuentro, la comunión con Cristo y su Palabra. Bajo su luz, cualquier otro valor debe ser recuperado y purificado de posibles escorias. Otra lección fundamental dejada por Pablo es el horizonte espiritual que caracteriza a su apostolado. Sintiendo agudamente el problema de la posibilidad para los gentiles, es decir, los paganos, de alcanzar a Dios, que en Jesucristo crucificado y resucitado ofrece la salvación a todos los hombres sin excepción, se dedicó a dar a conocer este Evangelio, literalmente «buena noticia», es decir, el anuncio de gracia destinado a reconciliar al hombre con Dios, consigo mismo y con los demás. Desde el primer momento había comprendido que ésta es una realidad que no afectaba sólo a los judíos, a un cierto grupo de hombres, sino que tenía un valor universal y afectaba a todos.

La Iglesia de Antioquia de Siria fue el punto de partida de sus viajes, donde por primera vez el Evangelio fue anunciado a los griegos y donde fue acuñado también el nombre de «cristianos» (Cf. Hechos 11, 20.26), es decir, creyentes en Cristo. Desde allí tomó rumbo en un primer momento hacia Chipre y después en diferentes ocasiones hacia regiones de Asia Menor (Pisidia, Licaonia, Galacia), y después a las de Europa (Macedonia, Grecia). Más reveladoras fueron las ciudades de Éfeso, Filipos, Tesalónica, Corinto, sin olvidar tampoco Berea, Atenas y Mileto.

En el apostolado de Pablo no faltaron dificultades, que él afrontó con valentía por amor a Cristo. Él mismo recuerda que tuvo que soportar «trabajos…, cárceles…, azotes; peligros de muerte, muchas veces…Tres veces fui azotado con varas; una vez apedreado; tres veces naufragué… Viajes frecuentes; peligros de ríos; peligros de salteadores; peligros de los de mi raza; peligros de los gentiles; peligros en ciudad; peligros en despoblado; peligros por mar; peligros entre falsos hermanos; trabajo y fatiga; noches sin dormir, muchas veces; hambre y sed; muchos días sin comer; frío y desnudez. Y aparte de otras cosas, mi responsabilidad diaria: la preocupación por todas las Iglesias» (2 Corintios 11,23-28). En un pasaje de la Carta a los Romanos (Cf. 15, 24.28) se refleja su propósito de llegar hasta España, hasta el confín de Occidente, para anunciar el Evangelio por doquier hasta los confines de la tierra entonces conocida. ¿Cómo no admirar a un hombre así? ¿Cómo no dar gracias al Señor por habernos dado un apóstol de esta talla? Está claro que no hubiera podido afrontar situaciones tan difíciles, y a veces tan desesperadas, si no hubiera tenido una razón de valor absoluto ante la que no podía haber límites. Para Pablo, esta razón, lo sabemos, es Jesucristo, de quien escribe: «El amor de Cristo nos apremia… murió por todos, para que ya no vivan para sí los que viven, sino para aquel que murió y resucitó por ellos» (2 Corintios 5,14-15), por nosotros, por todos.

De hecho, el apóstol ofrecerá su testimonio supremo con la sangre bajo el emperador Nerón aquí, en Roma, donde conservamos y veneramos sus restos mortales. Clemente Romano, mi predecesor en esta sede apostólica en los últimos años del siglo I, escribió: «Por celos y discordia, Pablo se vio obligado a mostrarnos cómo se consigue el premio de la paciencia… Después de haber predicado la justicia a todos en el mundo, y después de haber llegado hasta los últimos confines de Occidente, soportó el martirio ante los gobernantes; de este modo se fue de este mundo y alcanzó el lugar santo, convertido de este modo en el más grande modelo de perseverancia» (A los Corintios 5). Que el Señor nos ayude a vivir la exhortación que nos dejó el apóstol en sus cartas: «Sed mis imitadores, como lo soy de Cristo» (1 Corintios 11, 1).


Pero a partir de ese año, 1992 se instaura la sombra que proyectamos en nuestra ignorancia espiritual y caemos ante el "Becerro de Oro" de nuestras propias ambiciones, egos y resentimientos, ylo que en Astrología había visto como:

La Era de Piscis fue un entorno que duró 2000 años desde la llegada de Jesús en donde lo importante era aprender teóricamente el conocimiento sin importar muchas veces que no se pudiera integrar a la vida de los seres humanos pues todavía no se tenía el nivel de consciencia necesario para ello.

En la Era de Acuario se pasará de la teoría a la práctica, es decir, todo lo que aprendimos durante 2000 años en Piscis, lo integraremos ahora si, a nuestra vida cotidiana, por lo tanto, el amor y la verdad no serán solo teoría, sino nuestra forma de vida. Piscis fue teoría, Acuario será práctica.
En este momento nos encontramos en la transición de este cambio y por eso muchas personas están viviendo una revolución en sus vidas, ya que viene el enfrentamiento con nuestra realidad, la revelación de la VERDAD y la fundación del AMOR. Todo lo que no este sustentado en amor y verdad se destruirá. Así sea en nuestros trabajos, con nuestra pareja, en nuestras familias o amigos, todo lo que no este basado en el amor y la verdad desaparecerá de nosotros. Por ejemplo: Si una persona se caso hace 10 por dinero, o por no vivir más la soledad o porque la gente no la criticara, entonces este matrimonio se disolverá, comenzarán a aparecer discusiones y peleas hasta producirse la ruptura definitiva, porque realmente nunca hubo el sustento de AMOR y nunca estuvo unido en VERDAD, mas bien se vivió a través de una MÁSCARA que encubría la única VERDAD: LA AUSENCIA DEL AMOR. De igual manera sucederá en los trabajos, todo trabajo que no nos satisfaga o no nos de lo necesario, desaparecerá, porque ahora viene la realización personal y el desempeño de nuestra labor en amor y servicio al mundo. La prioridad será la satisfacción y el desarrollo personal y posteriormente, como consecuencia, vendrá el dinero como intercambio a nuestro servicio. Pero ya no será primero el dinero y después (si llega) la realización.
El 2008 fue un año muy intenso de energías y cambios en todas las personas y en todas las áreas y Diciembre será la culminación de todo ello.
Jesús en Piscis y en Acuario
Durante 2000 años hemos vivido a Jesús de una manera aislada y externa. Hemos aprendido a adorar al Hombre, a la imagen y al mensaje que nos ha heredado. Hemos aprendido a rezarle y pedirle por nosotros. Nos hemos acostumbrado a ver a Jesús como alguien que vive fuera de nosotros y desde un lugar lejano nos observa y atiende.
En los próximos 2000 años aprenderemos a ver a Jesús como una energía que vive DENTRO de nosotros y vibra A TRAVÉS DE NUESTRO CORAZÓN. Ya no lo veremos como un Ser externo sino lo percibiremos dentro de nosotros como parte nuestra. Dejaremos de rezar para pedir porque sabremos que Jesús se expresa a través nuestro y que cada pensamiento y cada acción lleva impresa la energía del AMOR Y LA VERDAD y como consecuencia estaremos en sintonía con Dios y el Universo convirtiéndonos en creadores de nuestra realidad con la responsabilidad total de nuestra vida.
Nuestros corazones vibrarán en la sintonía de Jesús y nuestras manos será también la herramienta o el medio por el cuál Jesús, el amor y la verdad se manifiesten.
Muchas personas actualmente están experimentando dolor en sus corazones, tanto emocional como físico, desde tristezas y depresiones hasta dolor en el pecho o taquicardias. Podríamos decir que en esLa Era de Piscis fue un entorno que duró 2000 años desde la llegada de Jesús en donde lo importante era aprender teóricamente el conocimiento sin importar muchas veces que no se pudiera integrar a la vida de los seres humanos pues todavía no se tenía el nivel de consciencia necesario para ello.
En la Era de Acuario se pasará de la teoría a la práctica, es decir, todo lo que aprendimos durante 2000 años en Piscis, lo integraremos ahora si, a nuestra vida cotidiana, por lo tanto, el amor y la verdad no serán solo teoría, sino nuestra forma de vida. Piscis fue teoría, Acuario será práctica.
En este momento nos encontramos en la transición de este cambio y por eso muchas personas están viviendo una revolución en sus vidas, ya que viene el enfrentamiento con nuestra realidad, la revelación de la VERDAD y la fundación del AMOR. Todo lo que no este sustentado en amor y verdad se destruirá. Así sea en nuestros trabajos, con nuestra pareja, en nuestras familias o amigos, todo lo que no este basado en el amor y la verdad desaparecerá de nosotros. Por ejemplo: Si una persona se caso hace 10 por dinero, o por no vivir más la soledad o porque la gente no la criticara, entonces este matrimonio se disolverá, comenzarán a aparecer discusiones y peleas hasta producirse la ruptura definitiva, porque realmente nunca hubo el sustento de AMOR y nunca estuvo unido en VERDAD, mas bien se vivió a través de una MÁSCARA que encubría la única VERDAD: LA AUSENCIA DEL AMOR. De igual manera sucederá en los trabajos, todo trabajo que no nos satisfaga o no nos de lo necesario, desaparecerá, porque ahora viene la realización personal y el desempeño de nuestra labor en amor y servicio al mundo. La prioridad será la satisfacción y el desarrollo personal y posteriormente, como consecuencia, vendrá el dinero como intercambio a nuestro servicio. Pero ya no será primero el dinero y después (si llega) la realización.
El 2008 fue un año muy intenso de energías y cambios en todas las personas y en todas las áreas y Diciembre será la culminación de todo ello.
Jesús en Piscis y en Acuario
Durante 2000 años hemos vivido a Jesús de una manera aislada y externa. Hemos aprendido a adorar al Hombre, a la imagen y al mensaje que nos ha heredado. Hemos aprendido a rezarle y pedirle por nosotros. Nos hemos acostumbrado a ver a Jesús como alguien que vive fuera de nosotros y desde un lugar lejano nos observa y atiende.
En los próximos 2000 años aprenderemos a ver a Jesús como una energía que vive DENTRO de nosotros y vibra A TRAVÉS DE NUESTRO CORAZÓN. Ya no lo veremos como un Ser externo sino lo percibiremos dentro de nosotros como parte nuestra. Dejaremos de rezar para pedir porque sabremos que Jesús se expresa a través nuestro y que cada pensamiento y cada acción lleva impresa la energía del AMOR Y LA VERDAD y como consecuencia estaremos en sintonía con Dios y el Universo convirtiéndonos en creadores de nuestra realidad con la responsabilidad total de nuestra vida.
Nuestros corazones vibrarán en la sintonía de Jesús y nuestras manos será también la herramienta o el medio por el cuál Jesús, el amor y la verdad se manifiesten.
Muchas personas actualmente están experimentando dolor en sus corazones, tanto emocional como físico, desde tristezas y depresiones hasta dolor en el pecho o taquicardias. Podríamos decir que en estos momentos estamos viviendo la Crucifixión de nuestro corazón. Estamos crucificando el dolor, el sufrimiento y nuestras limitaciones. Crucificamos nuestras creencias caducas y nuestras limitaciones.
La Crucifición implica dolor. Nos duele dejar lo viejo, lo seguro, aquello que conocemos y nos representa estabilidad.
Después de la Crucifixión viene la Resurrección y una Nueva Vida… pero nos da miedo lo desconocido y por eso frenamos el paso, no queremos avanzar y no queremos soltar.
Hoy el Universo se encarga de hacer estos cambios y la energía fluye sin que tengamos nosotros control de ello. La energía limpia, libera, sana y energetiza. La liberación nos producirá cierto malestar, dolor físico y emocional. A continuación describiré los más frecuentes.
Diciembre 2010, mes del amor
Diciembre es el mes del corazón y el amor incondicional, ahora más que nunca seremos y manifestaremos amor. Será un mes para abrir de par en par nuestros corazones hacia un mayor significado, reconectándonos con nuestro potencial superior.

Diciembre será el mes de cierres de ciclos, de finales, de culminaciones. Terminamos y finalizamos para dejar espacio a lo nuevo y lo vivo y todo aquello que ocupará nuestra alma en los niveles más profundos.

Este mes será un mes de amor, verdad, enfrentamiento con nuestra realidad, y por lo mismo, será un mes de confusión e incertidumbre. Debemos estar concientes que aunque no comprendamos lo que está sucediendo, es para nuestro bien, que esta revolución busca un orden: El orden del amor y que para ello tendrá que reacomodar muchas cosas. Lo único que nos mantendrá en pie será nuestra fe, para seguir sosteniendo nuestra Luz a pesar de los cambios que vivamos.
Si llevas tiempo ya en esta búsqueda interior, conciliando e integrando tu espiritualidad a tu vida en tercera dimensión, entonces los cambios no serán tan drásticos y vivirás una Navidad plena, llena de serenidad, paz y amor en unión de todas las personas que amas. Seguirán habiendo cambios, pero el conocimiento que ya tengas te ayudará a discernir el propósito de cada uno.
Es momento de dejar de "leer" a Jesús, es momento de VIVIR a Jesús a través del corazón y conciliarnos con su mensaje para integrarlo a nuestra vida cotidiana.

Hoy seguimos trancados en el orden del "Hombre Viejo" representado por el Ego absoluto del signo Leo y sus representantes


La mujer nueva en Venezuela y los

"hombres nuevos"...

Apropiados del signo del "Hombre Nuevo" para implantar justamente el"Hombre Viejo" que ninguno ha trascendido, aunque su presencia sea motor para que los pueblos que gobiernan, y los hombres y mujeres que los idolatran se enfrenten a sus vidas, se vean en el espejo de sus sombras que ellos representan y den al fin el salto cuántico, lo que se llama por algunos la Era de Acuario, el nacimiento del verdadero "Hombre Nuevo"