Razón del nombre del blog

Razón del nombre del blog
El por qué del título de este blog . Según Gregorio Magno, San Benito se encontraba cada año con su hermana Escolástica. Al caer la noche, volvía a su monasterio. Esta vez, su hermana insistió en que se quedara con ella,y él se negó. Ella oró con lágrimas, y Dios la escuchó. Se desató un aguacero tan violento que nadie pudo salir afuera. A regañadientes, Benito se quedó. Asi la mujer fue más poderosa que el varón, ya que, "Dios es amor" (1Juan 4,16),y pudo más porque amó más” (Lucas 7,47).San Benito y Santa Escolástica cenando en el momento que se da el milagro que narra el Papa Gregorio Magno. Fresco en el Monasterio "Santo Speco" en Subiaco" (Italia)

martes, 18 de enero de 2011

A mi si me enseñaron. En los 60 y hasta 1973 vivi, creí y luché en una Venezuela posible


En homenaje y recuerdo a las Hermanas del Internado "San José de Tarbes", "El Paraíso", Caracas y a los profesores (as): Manuel Bermúdez, Efraín Subero, Lyll Barceló, Padre J. M.Arellano sj, J.M.Guillent Pérez, Domingo Miliani, José Balza, Miriam López de Valdivieso, Padre Jesús Gazo sj. Roberto Lovera De Sola, Padre Cesáreo de Armellada, Padre José del Rey sj. Padre BasilioTejedor, Bartolomé Olivier, Don Pedro Grases a quienes debo mi formación humana, intelectual, moral y profesional de la investigación humanística, con todo mi cariño y respeto...Lamentablemente muchos han fallecido. Gracias por el tipo de profesor que fueron, cada uno a su manera pero todos excelentes.





Tipos de profesor, estudiante y universidad


altVoy a escribir como si estuviera en una sociedad sensata. En el debate de la Ley de Educación Universitaria importan, claro, el gobierno universitario, el democratizar el ingreso, el financiamiento y la relación gobierno-universidad, pero si no se toman en cuenta la producción de conocimientos, su enseñanza y difusión -médula del cómo, el porqué y el para qué de la educación superiorfracasaremos.

La politiquería y la polarización son la explicación de la despreocupación sobre el tema. La orientación ministerial de reparto masivo de títulos profesionales y el temor al intervencionismo oficial tiñen una polémica que debería tocar aspectos más esenciales:

a) ¿Queremos universidades que puedan contar entre sus investigadores a premios Nobel como la universidad de Harvard o este tipo de premio privilegia una concepción del conocimiento y la ciencia que no compartimos? ¿Preferimos docentes e investigadores más orientados a la enseñanza que a investigar?

b) ¿Quién(es) deciden la pertinencia de las líneas de investigación: universidades, Estado, sociedad civil, intereses individuales del investigador o todas las anteriores? ¿Entendemos que parte sustantiva de las nuevas invenciones científicas y técnicas y la multiplicación de formas de aprendizaje vía tecnologías de información están dejando de lado o al menos removiendo las universidades?

c) ¿Qué tipo de estudiante queremos? ¿El no precisamente ético pero genial Mark Zuckerberg, quien por resentimiento creó Facebook? ¿Los que reciben premios en sus especialidades? ¿Los que son competentes profesionalmente sin mayor tendencia a la creatividad? ¿Tecnócratas? ¿Los muy creativos sin conciencia cívica? ¿Los muy despiertos políticamente pero con formación deficiente? ¿Estudiantes críticos, independientes, cultos o estudiantes de fotocopias y guía? ¿Los jóvenes que por diferencias con las autoridades reventaron las puertas del rectorado en la UCV? ¿Todas las anteriores?

d) ¿En general las instituciones de educación superior deberían hacer investigación, docencia y extensión? ¿Será que en plena era de las tecnologías de la información y dadas las polémicas sobre la posibilidad, carácter y aplicaciones del conocimiento los títulos universitarios no son el fin sino el principio? ¿Sabemos que Bill Gates (Microsoft) y Steven Spielberg (quien presentó tesis después de crear toda su obra) no necesitaron de ellos? No estamos en una sociedad sensata pero luchemos por estarlo.

GISELA KOZAC RAVELO, IN: Tal Cual, Caracas 18 de enero 2011 pág.16