Razón del nombre del blog

Razón del nombre del blog
El por qué del título de este blog . Según Gregorio Magno, San Benito se encontraba cada año con su hermana Escolástica. Al caer la noche, volvía a su monasterio. Esta vez, su hermana insistió en que se quedara con ella,y él se negó. Ella oró con lágrimas, y Dios la escuchó. Se desató un aguacero tan violento que nadie pudo salir afuera. A regañadientes, Benito se quedó. Asi la mujer fue más poderosa que el varón, ya que, "Dios es amor" (1Juan 4,16),y pudo más porque amó más” (Lucas 7,47).San Benito y Santa Escolástica cenando en el momento que se da el milagro que narra el Papa Gregorio Magno. Fresco en el Monasterio "Santo Speco" en Subiaco" (Italia)

miércoles, 21 de diciembre de 2016

Hoy Dia del Espiritu de la Navidad, doy a mis lectores un gran regalo: un articulo escrito especialmente para este blog por RICARDO SOSA OLAVARRIETA (RICOS) sobre el valor del dinero. Busco con ello invitar a hacer una reflexion sobre esta energia, tan importante en la humanidad, en estos momentos que podemos mas aun entender su significado en la dimension en la cual existimos.


En este escrito quiero plasmar desde mi experiencia y en la forma más sencilla posible esa particular atracción y rechazo que muchos sentimos por el dinero, con el dinero y para el dinero, porque podríamos citar millones de frases, como por ejemplo, “el dinero no te da la felicidad pero, como ayuda”, o esa muchas veces mentada afirmación negativa de “ese sucio dinero” que decir de “ yo soy millonario en paz el dinero no me hace falta”, en fin reitero podríamos citar miles de dichos al respecto, sin embargo, mi intención es sólo poner en contexto la riqueza espiritual del dinero, porque eso es una riqueza espiritual en todos los campos.
Veamos, aquí un poco de mi experiencia, muchas veces he sentido que para vivir preciso poco y muchas veces casi nada, cuando siento que mi espíritu se plena de felicidad por las cosas simples de la vida, como una sonrisa, un abrazo, una mirada, un buen libro, una amistad sincera, un amor de pareja, de hijos, de madre, de padre, de hermanos, de amigos, de familia, cuan cierto, para vivir precisamos poco, sólo fe, traducida en la siguiente cita bíblica:
                ¿Y quién de vosotros podrá, por mucho que se angustie, añadir a su estatura un codo? Y por el vestido, ¿por qué os angustiáis? Contemplad los lirios del campo, como crecen: no labran, ni tampoco hilan. Sin embargo os digo que ni Salomón con toda su gloria se vistió como uno de ellos. Y si la hierba del campo, que hoy es y mañana se quema en el horno, Dios la viste así, ¿no hará mucho más por vosotros, hombres de poca fe? (Mateo 6, 27-30)
Y luego de lo anterior lo conecto con mi concepto particular de paciencia, como el arte de saber esperar, con la certeza absoluta y total que llegará, después de haber hecho lo debido, es decir, un acto de fe.  Por lo tanto el dinero es simplemente una fuerza vital de intercambio en la vida, como el amor, el dinero se intercambia, para dar y recibir, fíjense que primero me refiero al dar, por tanto recibir es sencillamente la consecuencia del primero, de modo que al analizar el manejo del dinero, para nada puedo decir que es espurio y de manera alguna me aleja de lo espiritual, antes por el contrario, mientras más espiritualidad, mayor riqueza en todos los sentidos, el dinero comienza a perseguirnos de una manera tal que, lo usamos para compartirlo y generar mayor riqueza a nuestro alrededor.
Al principio mencioné que muchos vivimos por el dinero, con el dinero y para el dinero, en mi caso personal, tuve la maravillosa posibilidad de vivir por un tiempo en lo anterior, es decir, mi vida, sólo giraba en torno al dinero y su producción, sin embargo, éste se hacía escurridizo, efímero e insuficiente, eso  contrastaba con la cantidad de esfuerzo que ponía en conseguirlo, al final luego de tenerlo lo perdí y allí comenzó mi camino hacia la libertad, porque transforme mi vida en construcción diaria de mi intelecto, así como de mi espíritu, entonces dejé de pensar en dinero y trabajar para obtenerlo, e inicié mi trabajo para aprender diariamente construyendo mi verdadero activo, ese que me acompañará toda mi vida, por lo tanto decidí aprender, saqué de mis objetivos conseguir dinero.
Al concentrarme en aprender y vivir, como un acto de fe, el dinero comenzó a llegar, porque antes comencé a darme, y enfatizo a darme, porque ¿qué mejor puedes dar? que, a ti mismo en cada instante, entonces la magia surgió, dejé de correr detrás de mi sombra y al dejar de perseguirla y caminar en la dirección contraria ella, mi sombra, comenzó a seguirme.
Por eso el dinero es como el amor, requiere cuidado, amabilidad, entrega y tiempo, de modo que vuelvo al punto de inicio, para vivir precisamos poco o casi nada, cuando encontramos que estamos aquí para ser felices y que el dinero es sólo un medio que nos permite intercambiar lo que somos, porque nada tiene que ver con cantidades, tiene que ver con ser felices, aquí quiero compartirles esta historia sobre una tía política a quien aprecié y admiré muchísimo porque ella vivió bajo esa cita bíblica toda su vida, una alegría desbordante, una fe inquebrantable, con la certeza que todo le llegaría, porque ella había hecho lo debido, jamás le falto nada, económicamente vivió como quiso, sin opulencia, sin millones y plenamente próspera, así como también conocí una persona que tuvo más dinero que mi tía y terminó absolutamente triste, de modo que la cantidad para nada es importante, lo único realmente importante es como vives con el dinero que llega a ti.
Ampliando un poco la relación y comparación del dinero con el amor como fuerza, como energía, como pasión, como acción en sí misma, debo pedirte que pienses que sucede cuando estás enamorado, cómo actúas, qué hábitos desarrollas, estoy seguro que todos hemos estado enamorados alguna vez, por lo tanto conocedores son de ese sentimiento maravilloso, donde todo se puede, la vida cobra sentido, los imposibles son pan comido, el tiempo es eterno y la felicidad es el credo diario, cuando ese amor comienza a ser restringido, golpeado, vapuleado por el día a día y entran los miedos a controlarlo, como es lógico el amor se resiste hasta que se libra y se va, allí nos percatamos de la perdida y ahora te invito a que escudriñes qué pasa cuando te sientes que el amor se fue, tristeza, angustia, decepción, ¿rabia quizás?.
Ahora  busca un momento particular donde hayas tenido dinero, busca esa emoción de tenerlo, que sentiste, pasión, ganas de comerte el mundo, goce total, igual que el amor de seguro ese sentimiento maravilloso, donde todo se puede, la vida cobra sentido, los imposibles son pan comido, el tiempo es eterno y la felicidad es el credo diario, sólo toma un momento y compara, acaso es un sentir diferente del amor y el dinero, que decir de cuando lo pierdes, igualmente frustración, tristeza, algo de rabia, en fin, como puedes ver ambos se complementan y las razones por la que los perdemos son idénticas, porque queremos retenerlo, cuando en realidad es libre para ser dado e intercambiado, porque lo descuidamos y dejas de alimentarlo, porque dejamos de darnos libremente a nosotros y comenzamos a ser hipócritas, mentimos y buscamos sacar lo mejor para nosotros sin mirar, sin importarnos mucho la otra parte, esa que también intercambia.
En mi humilde opinión, el dinero es sólo una consecuencia de lo que somos como persona, llega y se va, regresa y crece, cuando nos liberamos del miedo a perder entonces comenzamos a ganar, bajo un acto de fe en una práctica diaria de paciencia, querido amigo, querida amiga, la riqueza eres tú.
Ser Rico es muy Rico, por eso te invito a sentir lo Rico que es Ser Rico, tú decides.
Espero encontrarte en un próximo escrito, así como espero que éste haya sido rico para ti.
Yo Soy RicoS.