Razón del nombre del blog

Razón del nombre del blog
El por qué del título de este blog . Según Gregorio Magno, San Benito se encontraba cada año con su hermana Escolástica. Al caer la noche, volvía a su monasterio. Esta vez, su hermana insistió en que se quedara con ella,y él se negó. Ella oró con lágrimas, y Dios la escuchó. Se desató un aguacero tan violento que nadie pudo salir afuera. A regañadientes, Benito se quedó. Asi la mujer fue más poderosa que el varón, ya que, "Dios es amor" (1Juan 4,16),y pudo más porque amó más” (Lucas 7,47).San Benito y Santa Escolástica cenando en el momento que se da el milagro que narra el Papa Gregorio Magno. Fresco en el Monasterio "Santo Speco" en Subiaco" (Italia)

jueves, 24 de octubre de 2013

"El movimiento se demuestra andando", decía Carlos Raúl Villanueva (1900-1975), de quien se podrá decir cualquier cosa menos que no tuvo voluntad de trabajo vinculada al servicio público. Así lo piensa el arquitecto Marciá Pintó, quien acaba de presentar Villanueva. La síntesis, una investigación de dos volúmenes sobre el maestro y su obra.

Celebrando a Carlos Raúl Villanueva

Un libro revisa la relación de su arquitectura con los artistas y sus obras

imageRotate
El maestro se formó principalmente en Francia CORTESÍA GAN
| 1 | 2 | 3 |
Contenido relacionado
ÁNGEL RICARDO GÓMEZ |  EL UNIVERSAL
jueves 24 de octubre de 2013  
"El movimiento se demuestra andando", decía Carlos Raúl Villanueva (1900-1975), de quien se podrá decir cualquier cosa menos que no tuvo voluntad de trabajo vinculada al servicio público. Así lo piensa el arquitecto Marciá Pintó, quien acaba de presentar Villanueva. La síntesis, una investigación de dos volúmenes sobre el maestro y su obra.

"Villanueva trabajó para el Estado venezolano en tiempos de Juan Vicente Gómez y Marcos Pérez Jiménez, pero también para Isaías Medina Angarita y Raúl Leoni... Fue empleado del Banco Obrero, del Ministerio de Obras Públicas o de la Universidad Central, nunca firmó contratos ni manejó dinero", explica Pintó, quien tenía lista la investigación, al menos, desde 2010, y esperaba algún apoyo para la publicación, que llegó finalmente de la Fundación Telefónica. Igualmente, fue respaldado por la Fundación Villanueva, presidida por Paulina Villanueva, y del Copred (Consejo de Preservación y Desarrollo de la UCV).

"No ha habido otro como Villanueva. Y es que él no dejó escuela, no podría decirse que marcó una tendencia en Venezuela", agrega el autor, quien muestra en el doble volumen, planos, bocetos, fotos, notas de clases y apuntes personales del arquitecto.

A propósito del centenario del natalicio de Villanueva en 2000, Marciá Pintó preparó un ensayo del cual salió el primer volumen del libro que versa sobre la relación espacio y síntesis en el maestro. Al año siguiente, un artículo en la revista Punto aportó los insumos para el segundo volumen, que contiene una revisión y reflexión de sus años de carrera en paralelo con lo que fue el desarrollo del movimiento abstraccionista. 

María Eugenia Bacci, directora del Copred, confiesa que tuvo un amor a primera vista con la obra y de inmediato buscó todas las maneras posibles para encontrar el financiamiento para la publicación. "La aparición de la Fundación Villanueva fue fundamental en este triángulo ya que nosotros no podemos recibir recursos, y esta sí", agrega.

Para Bacci, el principal valor de la obra es que muestra a Villanueva en relación con los artistas de su época y sus obras. Marciá Pintó destaca el lado personal del maestro, "no se puede disociar su personalidad de su obra, Villanueva fue un hombre de arte, diseñó museos, fue coleccionista, impulsó a figuras como Jesús Soto...".

Valentina Ríos, gerente general de Telefónica, señaló que se hizo un tiraje de 1.000 ejemplares, libros que serán donados a bibliotecas e institutos de arquitectura, y el año que viene estará en formato digital.

Tomando el sobrenombre que le puso Alexander Calder, el autor de las nubes acústicas que flotan en el Aula Magna de la UCV, a Carlos Raúl Villanueva, el más reciente documental de Juan Andrés Bello se titula Villanueva, el diablo

El autor de piezas como El cerritoReverón y La reina del pueblo, se adentra ahora en la obra del arquitecto cuya obra se reconstruye a partir de valiosas fuentes públicas y privadas.

Los productores de Villanueva, el diablo quisieron entender de dónde vino esa idea de llamar "ciudad" a una universidad, lo que los llevó a explorar el concepto de "City of Learning" o "ciudad para el aprendizaje", de gran influencia cuando se concibió el campus de la Universidad Central de Venezuela. Pero también era preciso mostrar por qué ese proyecto que se construyó en Caracas resultó tan significativo a la hora de hacer realidad los ideales del arte y el urbanismo en el siglo XX. Para trazar esos vínculos los productores rastrearon pistas en archivos y colecciones tan diversas como Stanford University, The University of California at Berkeley, MIT, Time-Life, Library and Archives Canada y The Library of Congress.

Villanueva, el diablo se exhibió recientemente en Turquía como parte del VII Istanbul International Architecture and Urban Films Festival.

La pieza es una realización de Producciones Triana, con participación del Centro Nacional Autónomo de Cinematografía (Cnac) y la Universidad Central de Venezuela, a través del Consejo de Preservación y Desarrollo (Copred).

agomez@eluniversal.com