Razón del nombre del blog

Razón del nombre del blog
El por qué del título de este blog . Según Gregorio Magno, San Benito se encontraba cada año con su hermana Escolástica. Al caer la noche, volvía a su monasterio. Esta vez, su hermana insistió en que se quedara con ella,y él se negó. Ella oró con lágrimas, y Dios la escuchó. Se desató un aguacero tan violento que nadie pudo salir afuera. A regañadientes, Benito se quedó. Asi la mujer fue más poderosa que el varón, ya que, "Dios es amor" (1Juan 4,16),y pudo más porque amó más” (Lucas 7,47).San Benito y Santa Escolástica cenando en el momento que se da el milagro que narra el Papa Gregorio Magno. Fresco en el Monasterio "Santo Speco" en Subiaco" (Italia)

lunes, 21 de octubre de 2013

La abadía benedictina de Montecassino que fue la primera abadía que se fundó en Occidente y que se estableció siguiendo las reglas de San Benito fue la segunda gran visita que pude realizar



En Montecassino, Benito de Nursia fundó en 529 una abadía, como conjunto de edificaciones en torno a un claustro para que los monjes que le habían seguido, pudieran llevar una vida en común, incluyendo laiglesia, dormitorios, refectoriosala capitular y otras dependencias.
Benito sería el abad e implantó una regla, conteniendo 73 capítulos en los que trataba no sólo las líneas directrices de carácter espiritual, sino también la organización de toda la vida comunitaria en el monasterio, con el objetivo de conseguir una convivenciaarmoniosa. La regla y su adaptación a circunstancias diversas de la vida cotidiana, haría entre otros motivos, apoyada por el papaGregorio Magno que impuso su divulgación, que se extendiera por toda Europa, llegando por el oeste hasta Northumbria (actualInglaterra).
Desde la casa madre en Montecasino, alcanzaría a la Galia en la década de 620 en la abadía de Alta Ripa. Y cuando Carlomagno accedió al poder, vio en las abadías benedictinas un instrumento de expansión política de su imperio. Con sus ideales del llamadorenacimiento carolingio, basado en la admiración por la antigüedad clásica, reforzó en su imperio la educación y su poder político, para lo que eran vitales, entre otros, los monasterios, únicos en esa época que podían llevar a cabo una enseñanza de calidad y producir en sus scriptorium los libros manuscritos necesarios.
Las abadías se habían convertido no sólo en centros de espiritualidad o de actividades económicas (agricultura, comercio), sino también en centros de poder, cobrando impuestos o administrando justicia. Carlomagno llega a nombrar personalmente a los abades y les asigna tareas pastorales.
Es impresionante la expansión que se hizo de las abadías que seguían la regla benedictina. Pocas ciudades grandes de Italia carecieron de su correspondiente monasterio benedictino, y rápidamente surgieron monasterios en los grandes centros de población de Inglaterra, Francia y España. Antes del Concilio de Constanza en 1415 se habían fundado al menos 15.070 abadías.
Al principio, no se seguía ningún plan específico para la construcción del complejo abacial. Se basaba en las derpendencias necesarias para cumplir con la regla benedictina, que se estucturaba en torno al claustro definido por sus cuatro pandas o galerías y que necesitaba de otros edificios necesarios para las funciones encomendadas de espiritualidad y aseguramiento de la continuidad y armonía de la vida cotidiana en el monasterio, como es el caso de la iglesia o de dependencias como ls sala capitular, cocina, cilla, almacenes, dormitorios, enfermería, scriptorium.
En un primer momento, los monjes simplemente copiaban los edificios que les eran más familiares, como las casas o villas romanas, adoptándolos a las necesidads de cada comunidad. Progresivamente, estos requerimientos se fueron haciendo más prácticos hasta llegar a dar lugar a normas prácticamente similares en todos los establecimientos abaciales.
El complejo abacial en la época carolingia queda reflejado en un plano elaborado de la abadía suiza de San Gall, edificada alrededor de820, en el cual puede observarse la disposición general de un monasterio importante de la época. El aspecto general del complejo es el de una ciudad de casas aisladas con calles entre ellas. Está edificado claramente de acuerdo a la regla benedictina, que establecía que, si era posible, el monasterio contuviese todo lo necesario para la vida, así como los edificios conectados más íntimamente con la vida religiosa y social de sus internados. Debía contener un molino, una panadería, establos, así como acomodación para llevar a cabo todas las artesanías dentro de las murallas, de modo que no fuese necesario para los monjes salir de los límites del monasterio.
La distribución general de los edificios queda así:
La iglesia, con su claustro está situada al sur, ocupa el centro de un área cuadrangular de cerca de 430 pies cuadrados. Los edificios, como en los monasterios grandes, están distribuidos en grupos. La iglesia forma el núcleo, como centro de la vida religiosa de la comunidad. En relación más estrecha con la iglesia está el grupo de edificios apropiados para la línea monástica y sus exigencias diarias: el refectorio para comer, el dormitorio para descansar, la sala común para relacionarse, la casa del capítulo para las conferencias religiosas y disciplinarias. Estos elementos esenciales de la vida monástica estaban colocados alrededor de un claustro, el cual contenía una arcada cubierta permitiendo la comunicación protegida de los elementos entre los edificios. La enfermería para monjes enfermos, con la casa del médico y el jardín del herbolario quedan al este. En el mismo grupo que la enfermería está el jardín de los novicios. La escuela exterior, con la casa del maestro principal contra la pared opuesta de la iglesia, se halla fuera del recinto del convento, en proximidad a la casa del abad, que debía mantener vigilancia constantemente sobre ellos.

Plano de San Gall
St gall plan.jpg
Iglesia
A. Altar mayor
B. Altar de San Pablo
C. Altar de San Pedro
D. Nave
E. Paraíso
F. Torres
Edificios Monásticos
G. Claustro
H. Calefactorio, con el dormitorio encima
I. Letrinas
J. Casa del Abad
K. Refectorio
L. Cocina
M. Panadería y cervecería
N. Sótano
O. Sala, locutorio (encima: P1. Scriptorium con biblioteca [k], P2. Sacristía y vestíbulo)
Q. Casa de los novicios (1. capilla; 2. refectorio; 3. calefactorio; 4. dormitorio; 5. habitación del maestro; 6. cámaras)
R. Enfermería (1 a 6 como en la casa de los novicios)
S. Casa del médico
T. Jardín botánico
U. Casa para penitencias
V. Escuela
W. Alojamiento del maestro de escuela
X1. Casa de huéspedes para los de rango superior
X2. Casa de huéspedes para los pobres
Y. Cámara de huéspedes para monjes de otras órdenes
Departamentos de Mantenimiento
Z. Granja
a. Era
b. Talleres
c. Molinos
d. Horno
e. Establos
f. Vaquería
g. Cabrería
h. Pocilga
i. Ovejas
k. Cámaras para sirvientes y trabajadores
l. Casa del jardinero
m. Granja de pollos y patos
n. Casa del cuidador de pollería
o. Jardín
q. Panadería para pan sacramental
s. Cocinas
t. Baños
Los edificios destinados a la hospitalidad se dividen en tres grupos: uno para la recepción de los huéspedes distinguidos, otro para los monjes que visitan el monasterio y otro para los viajeros peregrinos. El primero y el tercero están situados a la derecha y a la izquierda de la entrada común del monasterio. El hospicio para huéspedes distinguidos se encuentra en el lado norte de la iglesia, no lejos de la casa del abad; el de los huéspedes pobres se halla en el lado sur, cerca del grupo de edificios de la granja, el cual está claramente separado de los edificios monásticos. A la cocina, mantequería y oficinas se llega a través de un pasaje desde el lado este del refectorio, y están conectadas con la panadería y la cervecería, las cuales están colocadas un poco más lejos. La totalidad de los lados sur y este están destinados a talleres, establos y edificios de granja. Los edificios, con algunas excepciones, probablemente estaban todos hechos de madera, excepto la iglesia. En total son 33 bloques separados.
La iglesia es cruciforme, con una nave de 9 arcadas y un ábside semicircular en cada extremo. El extremo oeste está rodeado de una columnata semicircular, dejando un "paraíso abierto" entre él y la pared de la iglesia. La totalidad del área está dividida por paneles en varias capillas. El altar mayor está situado inmediatamente al este del transepto, o coro ritual, el altar de San Pablo, en el este, y el deSan Pedro en el ábside oeste. Hay un campanario cilíndrico separado de la iglesia a cada lado del ábside oeste.
La innovación más importante es la clausura monástica, espacio abacial donde sólo puede haber monjes, no permitiéndose la entrada a los extraños (clausura pasiva) y los monjes no pueden abandonarla sin permiso (clausura pasiva).
Este plan sería el que serviría de modelo para la constucción de otros monasterios en todo el Sacro Imperio Romano, adaptándose a las circunstancias locales.
Destruida la abadía madre de Montecasino por los longobardos, fue reconstruida por el abad Desiderio en el siglo XI. Allí trabajaronmaestros de obras de Amalfi que introdujeron la bóveda de crucería y los arcos ojivales.
En 1083, el abad Hugo de Cluny visitó la abadía y a su regreso a la abadía de Cluny, empezó a construir en 1088 Cluny III. Para Kevin Conant, en estos dos monasterios se introducirían nuevas técnicas constructivas románicas que a partir de Borgoña, que llevarían más adelante a la técnica constructiva gótica
También me regalaron mis parientes, porque la tarjeta de crédito con MI DINERO ADMINISTRADO POR UN INEXISTENTE CADIVI nunca pasó por los puntos de pago, asi que vivi este viaje como una menor de edad, a quien todo deben dárselo,

Los tres tomos de Jesús de Nazaret en italiano de mi

admirado Papa Emérito Joseph Ratzinger.

Jesús de Nazaret (Jesus von Nazareth. Von der Taufe im Jordan bis zur Verklärung, título original 
en alemán) son una trilogía de libros escritos por el papa Emérito  Benedicto XVI. El primero fue 
publicado en el año 2007.  En esa  primera parte a la trilogía  Benedicto XVI  reflexiona sobre la figura de
 Jesucristo en calidad de teólogo. El libro cubre gran parte del ministerio público de Jesús, desde su bautismo 
en el río Jordan, el sermón de la montaña, las parábolas, la vocación de los apóstoles, 
la confesión de Pedro y la Transfiguración.
Jesús de Nazaret: Desde la Entrada en Jerusalén hasta la Resurrección 
(Jesus von Nazareth. Vom Einzug in Jerusalem bis zur Auferstehung, título original en alemán
 publicado en el año 2011, siendo esta la segunda parte a la trilogía dedicada a la vida de Jesús de
 Nazaret. Como indica su título el autor hace una exegesis sobre los pasajes de la vida de Jesús 
entre su entrada a Jerusalén hasta su resurrección.
La infancia de Jesús (Jesus von Nazareth: Prolog - Die Kindheitsgeschichten, título original en alemán) 
publicado en el año 2012 como la última obra de una trilogía dedicada a la vida de Jesús de Nazaret
Trata sobre los primeros años de la vida de Jesús según los evangelios canónicos:2 su origen, 
su infancia y su juventud

Premio Ratzinger de Teología: El papa lo entrega
Benedicto XVI siguió la voz del Señor en su conciencia iluminada 
al escribir los libros sobe Jesús de Nazaret
Por Redacción

CIUDAD DEL VATICANO, 26 de octubre de 2013 (Zenit.org) - El papa Francisco ha hecho entrega
hoy en la Sala Clementina, en el Vaticano, de los premios Ratzinger 2013 de teología. Los dos
galardonados con el Premio Ratzinger, stablecido en 2011 por la "Fundación Vaticana Joseph
Ratzinger-Benedicto XVI",  este año son: el profesor Richard A. Burridge, biblista inglés, decano
del King College de Londres, y ministro de la Comunión Anglicana y el profesor Christian Schaller,
laico, docente de teología dogmática y vicedirector del instituto Papa Benedicto XVI, de Ratisbona
(Alemania).
El papa Francisco quiso subrayar el don verdaderamente único que el papa emérito concedió a la
Iglesia con los libros sobre Jesús de Nazaret. Cuando se publicó el primer volumen, recordó
el santo padre, “algunos dijeron, que un papa no debía escribir libros sobre teología, sino
encíclicas... Ciertamente, Benedicto XVI se había puesto este problema, pero incluso entonces
como siempre, siguió la voz del Señor en su conciencia iluminada”.

“Con estos libros él no hizo magisterio, en el sentido propio, y tampoco un estudio académico.
Él --precisó Francisco-- hizo un regalo a la Iglesia y a todos los hombres, de aquello que tenía
de más preciado: su conocimiento de Jesús, fruto de años y años de estudio, de confrontación
teológica, de oración, porque que Benedicto XVI hacía teología de rodillas, y todo ello lo puso
a disposición de todos de la forma más accesible”.
Y consideró: “Nadie puede medir el bien que ha hecho con este don el papa Benedicto, sólo el
Señor lo sabe. Pero todos tenemos la percepción, que muchas personas, gracias a los libros
sobre Jesús de Nazaret, han alimentado su fe, han profundizado sobre ella o incluso se han
acercado a Cristo por primera vez de manera adulta, combinando las exigencias de la razón
con la búsqueda del rostro de Dios”.
Y al concluir felicitó a los galardonados también en nombre de su amado predecesor, con quien
ha estado hace pocos días.
(RED/HSM)