Razón del nombre del blog

Razón del nombre del blog
El por qué del título de este blog . Según Gregorio Magno, San Benito se encontraba cada año con su hermana Escolástica. Al caer la noche, volvía a su monasterio. Esta vez, su hermana insistió en que se quedara con ella,y él se negó. Ella oró con lágrimas, y Dios la escuchó. Se desató un aguacero tan violento que nadie pudo salir afuera. A regañadientes, Benito se quedó. Asi la mujer fue más poderosa que el varón, ya que, "Dios es amor" (1Juan 4,16),y pudo más porque amó más” (Lucas 7,47).San Benito y Santa Escolástica cenando en el momento que se da el milagro que narra el Papa Gregorio Magno. Fresco en el Monasterio "Santo Speco" en Subiaco" (Italia)

domingo, 19 de marzo de 2017

Lo que está detrás de la primera panadería tomada por el gobierno Este viernes se oficializó la “ocupación temporal” del negocio Mansion’s Bakery en la avenida Baralt, lo que generó discusiones frente al local. Los ciudadanos observaron consternados cuando sacaron varios sacos de panes y se los llevaron en un vehículo particular


Emilio Dos Santos indicó que el superintendente Contreras no lo dejó hablar, lo amenazó y ordenó que lo sacaran a patadas de su negocio, ubicado en la avenida Baralt de Caracas
 18 empleados de la panadería se quedaron sin ingresos fijos tras la expropiación 
By EL NACIONAL WEB
20 DE MARZO DE 2017 09:14 AM | ACTUALIZADO EL 20 DE MARZO DE 2017 09:52 AM
Emilio Dos Santos, ex dueño de la panadería Mansion’s Bakery, aseguró que el local fue tomado por delincuentes, luego de que el Estado ordenara el cierre del establecimiento por el presunto incumplimiento de la Ley de Precios Justos.
“Llegaron para cerrar la panadería por 90 días porque supuestamente no había pan, pero sí estábamos vendiendo en ese momento. La seguridad del Estado mandó a cerrar, me sacaron a patadas del local y ahora tienen a unos malandros atendiendo la panadería”, indicó Dos Santos en una entrevista a Radio Caracas Radio.
El comerciante, de origen portugués, aseguró que el superintendente nacional de Precios Justos, William Contreras, entró arbitrariamente al comercio y lo amenazó con cerrarlo. Señaló que Contreras no le permitió defenderse ni justificarse durante la intervención.
Dos Santos aseguró que tenía 25 años trabajando en la panadería, ubicada en la esquina Cuartel Viejo de la avenida Baralt. Agregó que los trabajadores y la comunidad lo apoyan. “La gente de los edificios cercanos está conmigo. Lo único que le pedimos al Estado es que le devuelvan todas las panaderías a sus dueños”.
La Mansion’s Bakery fue fiscalizada el pasado martes 14 de marzo en la tarde por la Superintendencia de la Defensa para los Derechos Socioeconómicos (Sundde) y la Guardia Nacional Bolivariana (GNB). Luego de la revisión, Contreras ordenó la entrega del local comercial a los Comités Locales de Abastecimiento y Producción (CLAP) de la zona.
“18 empleados quedaron en la calle”
Pablo Mesina, contador de la panadería, declaró a la emisora que 18 empleados se quedaron sin ingresos tras la toma del local. “El señor Contreras llegó, sacó a todos los empleados y metió a gente nueva que no tiene experiencia haciendo pan. Esta intervención dejó a 18 empleados en la calle”.
“La seguridad del Estado perjudicó a una familia inmigrante que tenía décadas trabajando por el país y también afectó a la comunidad que durante 25 años compraron el pan en este lugar. Esta gente, que no sabemos quién es, está dañando la tradición”, agregó.
LEE MÁS
Los trabajadores de la panadería convocaron a una protesta frente al establecimiento este lunes, con la finalidad de exigir que el negocio sea devuelto a sus propietarios. Dos Santos y Mesina solicitaron el apoyo de la comunidad y del gremio panadero en la manifestación.


By ABEL LÓPEZ | ABLOPEZ@EL-NACIONAL.COM | @ZAKONT
17 DE MARZO DE 2017 04:58 PM
La toma de la panadería Mansion’s Bakery por parte del gobierno causa indignación y conflictos entre los ciudadanos. Este viernes las personas que acostumbraban hacer las colas para comprar pan manifestaron su descontento, pues el comercio ubicado en la avenida Baralt está ocupado desde hace tres días por funcionarios de la Superintendencia Nacional para la Defensa de los Derechos Socioeconómicos (Sundde), integrantes de los Comités Locales de Abastecimiento y Distribución (CLAP) e incluso colectivos, según denuncias de los trabajadores y de la comunidad.
José Matías, uno de los residentes de la zona, aseguró que anoche llegaron unos colectivos armados al sitio y amenazaron a quienes se encontraban frente al local, que ahora se llama "Minka" y muestra una nueva fachada. A juicio del ciudadano, tras la “ocupación temporal” se agravará la escasez de pan.
“No hay pan porque se está haciendo aseo”, dijo una persona de la junta interventora frente al negocio. Sin embargo, minutos después extrajeron varios sacos con canillas, los subieron a un vehículo particular y se los llevaron, lo que avivó el disgusto de los ciudadanos.
“Ellos lo que están haciendo es comiéndose toda la mercancía. Se llevan los panes en camiones”, denunció Ramona Morillo, empleada del sitio.


Foto @unidadvenezuela
Las puertas del negocio permanecieron cerradas este viernes, ni siquiera a los empleados se les permitió ingresar. Una de las trabajadoras, que teme perder el empleo porque está embarazada, detalló que los funcionarios de la Sundde fiscalizaron el martes y el miércoles llegó la junta interventora.
Narró que cuando intentó ingresar el miércoles en la tarde un colectivo la amenazó con llevarla detenida. Agregó que el dueño del local no se ha comunicado con los trabajadores desde el lunes, se desconoce su paradero.


Foto @unidadvenezuela
Emilio Dos Santos, empleado desde hace 25 años en el lugar, declaró que los dueños del negocio trabajaron durante años para mantener la panadería, por lo que le parece injusta la ocupación por parte del gobierno. Durante su declaración fue increpado por otra persona, quien lo amenazó con poseer un arma de fuego y con "enviarle" los colectivos.
“El proceso de fiscalización fue fatal, a nosotros nos cayó mal porque es nuestra fuente de trabajo. Esa no es la solución para abastecer, aquí se vendían 18 sacos de pan diario, desde las 8:00 am”, sostuvo Andri Armado, ayudante de pastelero.
Acotó que los precios estaban regulados, cumplían los requisitos sanitarios y fumigaban para mantener la higiene en el lugar.
Ramira Dávila, miembro del CLAP Arturo Michelena y del equipo interventor, no tiene la misma opinión. Dijo que en la panadería había acaparamiento, especulación e insalubridad producto de una "guerra económica".
“Aquí vendían un cachito en 3.800 bolívares, ayer se vendieron en 1.500 bolívares con las mismas condiciones (…) Abrimos de acuerdo con la provisión que tenemos; será única y exclusivamente distribuido a través de los CLAP”, agregó Dávila.


 Foto AFP
Hoy hubo una reunión entre un representante de la junta interventora y los trabajadores en la calle, frente al negocio. El representante del gobierno indicó que la ocupación del comercio se oficializó este viernes.
Un ciudadano "interrogó" al funcionario: “Si tienes una nómina de 25 empleados, ¿les puedes pagar al vender los panes a 80 bolívares? Un personal que tiene 8 o 10 años, ¿cómo lo arreglas?”. La respuesta fue: “Cuando tenga el negocio te aviso, si no sabes lo que se está haciendo mejor que no opines”.
LEE MÁS
Los ciudadanos criticaron la medida. Aseguran que aunque antes se hacía cola, distribuían pan dos o tres veces al día. Coincidieron en que si había irregularidades lo recomendable era aplicar una multa y dejar una advertencia, “pero no quitarle su negocio”.