Razón del nombre del blog

Razón del nombre del blog
El por qué del título de este blog . Según Gregorio Magno, San Benito se encontraba cada año con su hermana Escolástica. Al caer la noche, volvía a su monasterio. Esta vez, su hermana insistió en que se quedara con ella,y él se negó. Ella oró con lágrimas, y Dios la escuchó. Se desató un aguacero tan violento que nadie pudo salir afuera. A regañadientes, Benito se quedó. Asi la mujer fue más poderosa que el varón, ya que, "Dios es amor" (1Juan 4,16),y pudo más porque amó más” (Lucas 7,47).San Benito y Santa Escolástica cenando en el momento que se da el milagro que narra el Papa Gregorio Magno. Fresco en el Monasterio "Santo Speco" en Subiaco" (Italia)

lunes, 18 de abril de 2016

La tierra se rebela y trema para que el ser humano corrija su rumbo: un potente sismo en Ecuador, el más fuerte en 40 años, que causó 272 muertos, 2.068 heridos y destrozos considerables. El terremoto de magnitud 7,8 en la escala de Richter estremeció el país el sábado a las 6:58 pm, hora local, en la zona tropical norte del país, entre los balnearios de Cojimíes y Pedernales, en la provincia de Manabí.

Ecuador vivió el peor terremoto en 40 años

Parte del techo de Supercines en San Marino tras el temblor | Foto: Twitter
Parte del techo de Supercines en San Marino tras el temblor | Foto: Twitter
El vicepresidente Jorge Glas calificó de tragedia la situación que están enfrentando. Varios países han expresado su solidaridad y deseos de colaborar, entre ellos Venezuela. El presidente Nicolás Maduro anunció que dará el apoyo que sea necesario

Equipos de socorro intentaban ayudar a las miles de personas damnificadas por un potente sismo en Ecuador, el más fuerte en 40 años, que causó 272 muertos, 2.068 heridos y destrozos considerables.
El terremoto de magnitud 7,8 en la escala de Richter estremeció el país el sábado a las 6:58 pm, hora local, en la zona tropical norte del país, entre los balnearios de Cojimíes y Pedernales, en la provincia de Manabí.
Se han contabilizado 189 rÉplicas de diversa intensidad. Tras el desastre, el gobierno ecuatoriano declaró el estado de emergencia en las provincias de Esmeraldas, Manabí, Guayas, Santo Domingo de los Tsáchilas, Los Ríos y Santa Elena, así como el estado de excepción en todo el territorio nacional.
A la entrada de Portoviejo, una de las ciudades más afectadas, el escenario era desolador: casas destruidas, postes de luz caídos y escombros esparcidos por el asfalto, donde muchos vecinos decidieron pasar la noche, todavía conmocionados por el fuerte temblor.
El vicepresidente de Ecuador, Jorge Glas, agradeció la ayuda internacional que llega y pidió a la población no arriesgar su vida por tratar de rescatar enseres de los escombros. Insistió en que la prioridad es el rescate y la atención a la ciudadanía.
“Es una tragedia la que estamos enfrentando. Ya llega más fuerza pública, vituallas, agua, seguridad; estamos tratando de restablecer el servicio público de electricidad en algunas partes de la ciudad. Estamos en una situación de catástrofe en algunas partes de Portoviejo, en algunas partes de Manta”, expresó Glas.
El Ministerio de Inclusión Económica y Social de Ecuador abrió un programa de ayuda para la población. Entre lo requerido están alimentos no perecederos, botellas de agua, carpas, frazadas, ropa en buen estado y repelente contra insectos. También se pueden donar alimentos enlatados, granos secos, arroz, aceite, galletas y bebidas hidratantes.

Reacciones
 Líderes de todo el mundo manifestaron su solidaridad con Ecuador. El papa Francisco invocó la ayuda de Dios para que otorgue a los afectados fuerza y apoyo.
Rusia y Estados Unidos expresaron sus condolencias. La nación norteamericana ofreció, además, asistencia para la reconstrucción.
El presidente Nicolás Maduro dijo que Venezuela dará el apoyo que sea necesario. Ayer comenzó el envío de víveres, personas capacitadas en rescate y salvamento, así como maquinaria.
México, El Salvador y Colombia también enviarán rescatistas a la zona. Paraguay, Costa Rica, Brasil, Argentina, Bolivia, Perú y Panamá fueron otros países que expresaron sus condolencias.
Los reyes de España, la Cancillería de Francia y la Organización para la Liberación de Palestina manifestaron su pésame y su solidaridad.
La Unión Europea analiza el tipo de apoyo que brindará y el Programa de Naciones Unidas para el Desarrollo abrió una cuenta para donaciones internacionales.

“Cómo no  voy a llorar”
“Cómo no voy a llorar, había una persona atrapada que gritaba pidiendo auxilio, pero después dejó de gritar. Ay, Señor, fue terrible”, dijo Nelly, una desconsolada mujer de 73 años de edad, frente al destruido mercado de abastos del Abdón Calderón, en las afueras de Portoviejo.
“Fue horrible, primera vez que siento un sismo como este, me pareció que duró como minuto y medio. La casa parecía que se caía. Estoy sorprendida, no me imaginaba que esta ciudad quedara así”, declaró muy afectada Bibi Macontos, un vecina del lugar 57 años de edad.
Carlota López, una residente de Guayaquil, relató: “Los cables de la luz se movían muchísimo y me daba miedo que cayeran en el auto. Justo después se fue la luz en la ciudad. El auto se movía como si lo empujara gente desde afuera”.

“Nos asustamos mucho"
Victoria Yánez, de 29 años de edad, es una venezolana que vivió el sismo de Ecuador. Hace un año dejó Venezuela y se marchó a trabajar a Guayllabamba, en el norte de Quito. El sábado en la noche estaba con su hija de 4 años de edad cuando sintió el temblor: “La cama comenzó a moverse, pensé que era la niña golpeándola, pero cada vez se sentía más y más fuerte. En ese momento unos primos dijeron que estaba temblando. Nos asustamos mucho”. Poco después se enteró de lo ocurrido a través de las redes sociales.
Vía Twitter y con la etiqueta #venezolanosenEcuador, usuarios reportaron las desapariciones de Ana Virginia Durán Calixto, Daniel Valero y Maryuri Vivas. La Embajada de Venezuela en Ecuador activó los números 0994525289 y 0994287248 para quienes requieran de asistencia.