Razón del nombre del blog

Razón del nombre del blog
El por qué del título de este blog . Según Gregorio Magno, San Benito se encontraba cada año con su hermana Escolástica. Al caer la noche, volvía a su monasterio. Esta vez, su hermana insistió en que se quedara con ella,y él se negó. Ella oró con lágrimas, y Dios la escuchó. Se desató un aguacero tan violento que nadie pudo salir afuera. A regañadientes, Benito se quedó. Asi la mujer fue más poderosa que el varón, ya que, "Dios es amor" (1Juan 4,16),y pudo más porque amó más” (Lucas 7,47).San Benito y Santa Escolástica cenando en el momento que se da el milagro que narra el Papa Gregorio Magno. Fresco en el Monasterio "Santo Speco" en Subiaco" (Italia)

domingo, 27 de noviembre de 2016

La realización de nuestro ideal, de nuestro propósito más esencial de vida, es el asunto más importante, porque de ello depende el verdadero sentido de nuestra existencia. Conectarse con este propósito es el primer paso para avanzar en su búsqueda; es un proceso de autodescubrimiento personal, donde pasamos por falsos caminos que en un momento dado parecen formar parte de nuestros deseos, pero después descubrimos que no nos llenan.

SÁBADO, 26 DE NOVIEMBRE DE 2016

Luna Nueva para conectarte con tu ideal

Tomado del blog "Termometro Zodiacal" de Pedro Gonzalez Silva".
Cuando hablamos de ideales, pensamos muchas veces en cosas irrealizables, o en el mejor de los casos, en cosas que tal vez podamos lograr cuando no estemos tan ocupados en la vida cotidiana.

Sin embargo, la realización de nuestro ideal, de nuestro propósito más esencial de vida, es el asunto más importante, porque de ello depende el verdadero sentido de nuestra existencia.

Conectarse con este propósito es el primer paso para avanzar en su búsqueda; es un proceso de autodescubrimiento personal, donde pasamos por falsos caminos que en un momento dado parecen formar parte de nuestros deseos, pero después descubrimos que no nos llenan.

Esa conexión con lo más elevado de nuestra conciencia, con nuestro “Yo superior”, se da en medio de la búsqueda, de las experiencias, aprendiendo a escuchar a nuestro corazón; eso nos permite ir tomando valor para emprender el camino hacia nuestro verdadero ideal, hacia nuestra realización plena.

En la búsqueda de esa conexión, hay momentos cósmicos que son muy favorecedores, porque lo que el universo dibuja en su infinita bóveda, lo está dibujando en nuestra alma; el macrocosmos se manifiesta en nuestro microcosmos y da la oportunidad de que lo manifestemos en acciones concretas.

Uno de estos momentos cósmicos es la Luna Nueva en Sagitario, que ocurrirá este martes 29 de noviembre a las 8:19 de la mañana, hora de Venezuela (12:19 GMT).

El Sol que es la conciencia, la capacidad de saber que estamos vivos, el que nos hace vivir el aquí y el ahora, se une a la Luna, que domina el inconsciente, donde todo lo que vivimos aquí y ahora, queda grabado, y se convierte en recuerdos, en sueños, y le da permanencia.

Estos dos astros unen sus energías complementarias en Sagitario, el signo que se asocia al pensamiento creador, a los ideales, es decir, a todo aquello que en principio es abstracto, etéreo, y que es la base de lo que luego se ha de convertir en un hecho tangible, concreto.

Esa amalgama de energías son la base perfecta para lograr esa conexión con nuestro propósito de vida, con nuestro más elevado ideal, aquello para lo cual vinimos al mundo y que le da sentido a nuestra existencia.

Primero que nada, la persona tiene que estar preparada para esto. ¿Cómo saber si lo está? Es simple, sólo hay que tener el intenso deseo de ir en busca de nuestro ideal, de descubrirlo, de intentarlo, de arriesgarse y no posponerlo más.

Esta Luna Nueva es muy buena para lograr esa conexión. Este 29 de noviembre podemos intentarlo como un inicio, aunque no es cosa de un día, pero por algo hay que empezar. Calmar la mente, respirar profundo, y primero sentir. Un verdadero ideal tiene que despertar entusiasmo, emoción. Dejemos que la mente nos pase imágenes hasta que aparezca una que sea la que nos entusiasme, y tratemos de fijar esa imagen en la mente unos segundos, máximo un minuto. 

Eso es suficiente para grabar esa imagen y dejar que nuestro inconsciente trabaje y mueva los hilos kármicos que nos traigan oportunidades que nos conecten con nuestro ideal, a la vez que lo vamos descubriendo poco a poco. Mantengamos vivo el deseo, el entusiasmo, no lo enterremos en la vorágine de nuestra vida cotidiana.

** Escucha nuestro programa de radio de esta semana, en estos dos enlaces: