Razón del nombre del blog

Razón del nombre del blog
El por qué del título de este blog . Según Gregorio Magno, San Benito se encontraba cada año con su hermana Escolástica. Al caer la noche, volvía a su monasterio. Esta vez, su hermana insistió en que se quedara con ella,y él se negó. Ella oró con lágrimas, y Dios la escuchó. Se desató un aguacero tan violento que nadie pudo salir afuera. A regañadientes, Benito se quedó. Asi la mujer fue más poderosa que el varón, ya que, "Dios es amor" (1Juan 4,16),y pudo más porque amó más” (Lucas 7,47).San Benito y Santa Escolástica cenando en el momento que se da el milagro que narra el Papa Gregorio Magno. Fresco en el Monasterio "Santo Speco" en Subiaco" (Italia)

sábado, 26 de noviembre de 2016

Y en fechas de fallecimiento le antecedio Luis Miquelena el 24 de noviembre...

Entrevista inédita con Miquilena: Chávez es el gran responsable del drama que padece Venezuela

LuisMiquilena
En 2013, Luis Miquilena concedió una entrevista que pidió no publicar en ese momento y esperar una mejor oportunidad. En la conversación confesó que “Fidel quebró a Chávez a punta de halagos. Venezuela le ha dado más a Cuba que Rusia”. Además calificó al presidente Maduro como “una resaca intelectual”
DIEGO ARROYO GIL
@diegoarroyogil
Fui a entrevistar a Luis Miquilena el 24 de septiembre de 2013. Me recibió en su apartamento, en los altos de Altamira, mientras se fumaba un habano a mitad de una tarde en que llovía a cántaros sobre Caracas. La intención era que conversáramos, de manera exclusiva, sobre su experiencia como preso político de la dictadura de Marcos Pérez Jiménez, en los años cincuenta, y sobre todo con ocasión de que me refiriese –para un libro que yo estaba escribiendo– la amistad que por entonces surgió entre él y Simón Alberto Consalvi, con quien había compartido celda a lo largo de esa década tenebrosa. Periodista al acecho, mi intención secreta era que Miquilena cediera en hablar sobre su figuración como protagonista del chavismo y, ahora, como fervoroso opositor del régimen encabezado por el caudillo de Barinas.
Metidos en candela –Consalvi ya olvidado al cabo de unos minutos–, Miquilena asomó el rostro entre el humo del tabaco y me advirtió: “Cuidado. Estoy diciendo mucha vaina y estás grabando”. Para no faltarle, le prometí que únicamente utilizaría su testimonio sobre Consalvi (para el libro respectivo), y que el resto de la conversación quedaría en resguardo en espera de un mejor momento. Han transcurrido más de 3 años desde entonces y Miquilena acaba de morir, a los 97 años de edad. Recuerdo que, apagado el grabador, se levantó de su silla y fue a encender otro habano. Le dije: “Fuma usted mucho ¿no? Uno tras otro”. Él respondió, entre molesto y sonriente, con un gesto muy raro: “No. Pero cada vez que hablo de esto necesito relajarme”.
–Este mes se cumplen 60 años del momento en que la dictadura de Marcos Pérez Jiménez lo mandó a usted a la cárcel, como preso político.
–Así es, aunque yo soy malo con las fechas.
–Se dice que usted era considerado “una fiera” durante la clandestinidad.

“Fidel había descubierto la inmensa vanidad de Chávez, y se aprovechó de ella para sacarle la tajada del siglo. A partir de entonces se dedicó, de una manera bellaca, a aprovecharse de Chávez”

–Sí, pero no solo yo.
–¿A qué se debe la leyenda?
–Tú sabes cómo es este país. Yo había tenido presencia en las luchas populares, había organizado huelgas de transporte y actividades bastante sonadas en su momento. Entonces la gente hace novelas.
–Fue una vida muy difícil la de la dictadura perezjimenista.
–Sí. Algunos amigos y yo habíamos padecido las torturas de la Seguridad Nacional y estábamos como en depósito en la Cárcel Modelo de Caracas. Éramos un grupo grande de presos, más de 1.000. Un día nos pusieron en formación y los guardias empezaron a seleccionar a algunos. No sabíamos de qué se trataba aquello ni mucho menos. Del inmenso volumen de hombres apartaron a 11 presos. Entre ellos estaba yo y estaba también Simón Alberto Consalvi. Pero ignorábamos la razón de estar siendo excepcionados. A todos los demás los mandaron para la Cárcel de Ciudad Bolívar, en un barco. Al día siguiente a los 11 nos dijeron que preparáramos nuestras cosas porque salíamos. Nos llevaron al aeropuerto de La Carlota con una escolta poderosísima. Iban camionetas cargadas de guardias delante y detrás del autobús en que estábamos. Era una operación militar de alto calibre. Desde la Cárcel Modelo de Caracas habíamos salido esposados unos con otros, en parejas, lo que llaman “enyugados”. Solo había quedado uno sin yugo: José Ángel Ciliberto [dirigente de Acción Democrática]. En el avión nos esposaron a la silla el brazo que teníamos libre. De ello dedujimos que éramos hombres de una gran peligrosidad. Nos llevaron a la Cárcel de Ciudad Bolívar, pero entonces nosotros no sabíamos a dónde íbamos.

“…Chávez es el gran responsable del drama que padece Venezuela. Este es un país desquiciado… Este es un país que va a una catástrofe espectacular”

–¿No les habían dicho?
–No. A nadie le decían nada. Cuando llegamos a la cárcel, no estaba terminada. Sin embargo, habían llevado allá a los presos de Guasina [campo de concentración de la dictadura perezjimenista]. Yo iba esposado con Simón Alberto. Andábamos hacia el local de nuestro destino cuando en medio del camino vemos a un guardia con sombrero de cogollo y un machete ‘pelao’. Allí es cuando Simón me dice: “Coño, Luis, nos jodimos”. Yo le respondí: “Más de lo que nos están jodiendo, qué nos van a joder”. Ese guardia era la figura del sitio primitivo donde habíamos caído. El lugar donde nos recluyeron lo llamaban “El Manguito”, por una mata de mango que había ahí. Estábamos solo los 11, completamente desligados del resto de los presos de la cárcel, que eran miles. No sé cuánto tiempo estuvimos allí. Hay que ver el tiempo que ha transcurrido, ¡y el que me ha transcurrido a mí! No sé. Estaríamos un año, quizá. Como Simón Alberto y yo compartimos el calabozo, hicimos una gran amistad. Allí aprendí a conocerlo como ser humano e incluso como político. Que yo fuese adversario total de Acción Democrática no impidió que hiciéramos esa amistad tan estrecha. En situaciones de adversidad verdadera, en un calabozo de una dictadura feroz como la que teníamos, uno conoce la miseria y la grandeza de los hombres. Por eso puedo decir con toda la convicción que si alguien se me creció en la cárcel como ser humano, por su grandeza espiritual y por la firmeza de sus decisiones, ese fue Simón Alberto Consalvi. En todas las circunstancias en las que nos encontramos luego, en la vida, esa amistad se mantuvo vigente y latente. Como ocurre en nuestro país, no la regábamos todos los días, pero allí estaba. Era una amistad de una solidez indestructible.
–¿Qué fue lo que observó en Consalvi?
–En la cárcel siempre se encuentra a gente acobardada. Y se encuentra también al bravucón. Es muy difícil encontrar a un hombre que, sin acobardarse, no sea bravucón tampoco. Esa era la impresión que me daba Simón. Era un hombre absolutamente sereno en todas las circunstancias, un hombre sin una pizca de cobardía que tampoco hacía alardes de guapetonería. Simón era un hombre como yo creo que deben de ser los hombres. Esa impresión yo no la tenía de la inmensa mayoría de los presos que estaban con nosotros. Pero Simón era una excepción. Una excepción además por su inquietud cultural, que siempre fue una mecha que prendía en su imaginación, en sus inquietudes y en sus esperanzas. Nos llegaban los libros y Simón era el primero en auspiciar la lectura, en estimular que se leyera. Él sabía darle a la gente un alimento espiritual, cosa que en una cárcel como la de Ciudad Bolívar era invalorable.

“Imagínate a este caballero, Maduro, negociando con las fieras del imperio chino”

–¿Cómo les llegaban los libros?
–Con un sello de censura, pero teníamos la ventaja de que los carceleros eran tan ignorantes que a veces dejaban pasar libros que han debido de ser prohibidos. Nos llegó bastante material y pudimos aprovechar el tiempo. Como no había posibilidad de que llegaran a nosotros periódicos o revistas de ninguna especie, en los libros nuestras familias cifraban mensajes.
–¿Cómo? ¿Subrayaban palabras?
–¿Palabras? No, chico, no. Ponían puntos en las letras. Punticos que casi ni se veían. Así íbamos uniendo las letras de una página, y de otra, y de otra, y de ese modo armábamos frases que nos daban las noticias. En un libro de 200 páginas podía uno recibir una página de información sobre algunas de las cosas que estaban pasando en la política del país.
–¿En Ciudad Bolívar lo torturaron como lo habían torturado en Caracas?
–No. Cuando uno estaba preso ya no había torturas. Se presentaban casos esporádicos, claro. A veces un guardia le daba planazos a un tipo, a presos que vivían hablando pendejadas. Los que íbamos a hablar pendejadas sabíamos que debíamos hablarlas en secreto.
–¿Cómo transcurría un día en la cárcel?
–La cárcel se levantaba a las seis de la mañana. Pasar lista era la primera cosa. Después venía “el rancho”, la comida que nos daban, que era infame. Luego del rancho cada cual iba a lo suyo: algunos a leer, otros a conversar. Simón y yo, entre otros, íbamos a leer. Compartíamos los libros. Al mediodía nos daban otro rancho, otra bazofia horrible. Nos daban, por ejemplo, unos espaguetis y teníamos que lavarlos con agua caliente para poder comérnoslos, preferiblemente sin nada, aunque a veces les echábamos algo que nos hubieran enviado nuestras familias… Aquello era sencillamente un degredo.

“Chávez dejó de ser y no tiene posibilidades de influir más. Afortunadamente lo que dejó como heredero es una resaca intelectual, que no sirve para nada”

–¿Su visión del país cambió con la cárcel?
–Yo en la cárcel logré afianzar, consolidar mi posición política, y cuando salí, en 1958, fui a ocupar una trinchera de lucha inmediatamente. En la cárcel de Ciudad Bolívar había poca gente que bajara la guardia. Ayudó mucho el conjunto de los presos, que se retroalimentaban espiritualmente. Vivir la cárcel y conocer la condición humana es tremendo. Éramos miles de presos, con diferencias políticas entre nosotros, pero logramos mantener un espíritu unitario bastante bueno, hasta el final.
–Con la democracia, una parte de la izquierda se radicalizó. Viéndolo en la distancia, ¿considera que esa radicalización fue un error?
–Aunque en ese momento yo tenía un periódico que se llamaba Clarín, que defendía a esos sectores radicales, nunca estuve de acuerdo con la guerrilla. Siempre la consideré un error, pero un error respetable. Era un error sublime, digamos. Un joven de 20 años que decide jugarse la vida merece respeto. Eso fue lo que me hizo a mí defensor de la gente que estaba dando la batalla contra las Fuerzas Armadas, aunque en la intimidad yo fuera un feroz enemigo de la guerrilla. Fue un error que nos costó mucho. Si hubiéramos encauzado la lucha democrática desde el principio, con toda la fuerza que teníamos, por una vía racional e institucional, quién sabe si la historia sería de otra manera.
–¿Qué opinión tiene ahora sobre Rómulo Betancourt?
–Preferiría no incursionar en ese campo.
–¿Y de Raúl Leoni?
–Igual. Yo creo que ellos… Mira, el Pacto de Puntofijo tenía un sentido, aunque muchos lo han criticado. La historia de Venezuela era la historia de los golpes de Estado y del militarismo. Hacer un frente en aquel momento de los líderes principales del país para darle un parado a ese mal histórico que habíamos soportado, me parece que fue un paso completamente racional y bien hecho. No tengo ninguna objeción que hacerle al Pacto de Puntofijo. Yo creo que cumplió un papel: un papel importante. Después los partidos se gastaron, se deshicieron, y los errores de los partidos que venían ejerciendo el poder en Venezuela son los que le abren el paso a lo que estamos viviendo actualmente. Todas aquellas cosas por las que habíamos luchado, la independencia de los poderes, la calidad del Poder Judicial, etcétera. Y la corrupción. Todo eso le abre paso al chavismo. Chávez cabalga sobre una crisis que había en Venezuela. Y lo hace, al principio, con un discurso democrático. No con esa monserga a que después se dedicó, aquello del Socialismo del Siglo XXI.

“Chávez escogió a la Edad Media para que le quitaran un cáncer… se fue a “curar” a un país donde el automóvil más nuevo tiene 50 años”

–Pero ese discurso en Chávez no fue de último momento. Ese discurso duró años y usted estaba ahí.
–Yo me retiré cuando me di cuenta de que Chávez estaba cogiendo ese camino. A mí me pasó una cosa muy especial. Yo hablé mucho con Fidel y él me decía, con mucha razón, que no se nos ocurriera repetir en Venezuela lo que se había hecho en Cuba, porque sería gravísimo.
–¿Eso se lo dijo a usted el propio Fidel?
–Me lo dijo muchas veces, y me lo dijo sinceramente. Porque al decírmelo yo sabía que no era una hipocresía porque eso se correspondía con una verdad, y la verdad es lo que ha ocurrido: que Venezuela es un desafuero por todos lados. Se ha destruido y desarticulado al país. Chávez compartía conmigo la tesis de que nada que ver con la cosa cubana. Hasta que yo lo vi caminando por ese camino, contraviniendo las que habían sido sus promesas conmigo de que íbamos hacia un régimen institucional, con un Poder Judicial poderoso, fuerte.
–Cuando vio que Chávez se “desviaba”, ¿usted se lo dijo?
–¡COÑO! ¡Se lo dije! Y le pedí una reunión con él y con Fidel. Y la tuvimos. Duró cuatro horas. Fue en Margarita, durante una cumbre. Pero fue la reunión de la ruptura. Porque yo creía que en esa reunión Fidel me apoyaría, puesto que previamente habíamos hablado él y yo, pero Fidel se quedó callado. Fidel había descubierto la inmensa vanidad de Chávez, y se aprovechó de ella para sacarle la tajada del siglo. A partir de entonces se dedicó, de una manera bellaca, a aprovecharse de Chávez, independientemente de lo que pasara en Venezuela.

“…Me daba cuenta del tamaño de la influencia que Fidel comenzó a ejercer sobre Chávez”

–Y usted pasó a ser un estorbo.
–Ya lo era. Después Chávez me pidió que asumiera la vicepresidencia. Pero él me había comentado, en cierta ocasión, que Pastrana le había dicho que nosotros habíamos pelado bola con la creación de la figura del vicepresidente, porque nunca se sabe qué hacer con él. De modo que cuando me ofreció el cargo, le recordé: “¿No te acuerdas del comentario de Pastrana?”. Y Chávez me contestó: “¡No, no, pero contigo es distinto!”, etcétera. Nada. Chávez trató por todos los medios de que yo me quedara. Llegó al exabrupto de ofrecerme la embajada de los Estados Unidos. A mí, que no hablo ni papa de inglés.
–¿Cuándo fue la última vez que usted vio a Chávez?
–Una vez que vino y conversamos. Y me preguntó si yo mantenía la posición que había expresado en la reunión de Margarita. Le dije que la mantenía hasta la última coma. Entonces siguió ofreciéndome cargos de segundón. Yo le dije: “Mira, Hugo, yo no vine a la política por cargos públicos. Yo vine a la política porque creo en unos ideales y sobre esos ideales sostengo mis decisiones. Los cargos públicos no me interesan para nada”.
–¿Y no hablaron nunca más?
–Nunca más.
–¿Nunca? ¿Ni una llamada?
–Ah, sí. Una vez que me enfermé, llamó. Y ahora, hace unos meses, quiso hablar conmigo antes de morirse. Pero yo no quise.
–¿Por qué?
–Porque Chávez es el gran responsable del drama que padece Venezuela. Este es un país desquiciado. Este es un país que cruje de orilla a orilla. Este es un país que va a una catástrofe espectacular.
–¿No estamos ya allí?
–Todavía falta. Piensa solo en la deuda con los chinos. Imagínate a este caballero, Maduro, negociando con las fieras del imperio chino.

“Fidel dijo: ‘Mira, Hugo, dentro de 500 años, a esta casita donde tú naciste vendrán en procesión todavía a rezar y rezar’. ¡Vagabundo! ¡Esa vaina no se la creía ni él! Pero había descubierto la vanidad del personaje y por esa vía se dedicó a beneficiarse con prebendas. Fidel quebró a Chávez a punta de halagos. Venezuela le ha dado más a Cuba que Rusia”

–¿Qué sintió usted cuando anunciaron la muerte de Chávez?
–Hablar de los muertos es una calamidad. Chávez ya no forma parte de la política sino por reflejo. Allá los que quieran seguir manejando su sombra. Chávez dejó de ser y no tiene posibilidades de influir más. Afortunadamente lo que dejó como heredero es una resaca intelectual, que no sirve para nada. Una basura. Aunque el país sigue hundiéndose, la sociedad venezolana se reagrupa para cambiar esta situación. Yo soy de los más optimistas. Él país va a cambiar. Y pronto.
–El nivel de violencia en que vivimos es demasiado alto. Esto no es fácil que se acabe.
–Fácil no, pero de que se acaba, se acaba. Muchos pueblos han pasado por este drama y han salido adelante. Nosotros no vamos a ser la excepción. Venezuela tiene reservas espirituales y materiales de toda naturaleza para ponerse de pie nuevamente.
–Después de tanta historia y tanta vida vivida, ¿cuál es su ideología?
–Yo soy un demócrata a carta cabal. Luego de regresar de todo lo que he vivido, observo que eso de “tomar el cielo por asalto”, como decíamos, era una mentira. Siempre lo fue. Los años han demostrado el tamaño de esa mentira. Ahí está Cuba, un país bellísimo, con una situación geográfica excepcional, donde la gente no come. Piensa tan solo que Chávez escogió a la Edad Media para que le quitaran un cáncer. Un cáncer del tamaño que tenía y se fue a “curar” a un país donde el automóvil más nuevo tiene 50 años y donde hay carretas que llevan mercancía a la capital del Estado.
–¿Por qué usted transigió en conversaciones con Fidel Castro si estaba bastante claro con respecto a la situación de Cuba?
–Porque me daba cuenta del tamaño de la influencia que Fidel comenzó a ejercer sobre Chávez. A partir de cierto momento Chávez comenzó a ver a Fidel como un dios. Cuando Chávez quiso ir a La Habana por primera vez, me pidió que lo ayudara. Le dije que muy bien, muy bien. Me reuní yo primero con el embajador y luego hicimos un almuerzo aquí en mi casa para organizar el viaje, Chávez presente. Yo pregunté si Fidel iba a recibirlo y el embajador respondió que no podía asegurarlo. Yo pensaba ir, pero desistí. Y Chávez fue solo. Pues resulta que Fidel recibió a Chávez al pie del avión y no lo abandonó hasta que se regresó a Venezuela.
–Y en lo sucesivo usted decidió vigilar la relación Chávez- Fidel para tratar de detener la influencia de Fidel sobre Chávez, ¿es así?
–Lo de Fidel fue ignominioso. Una vez estábamos los tres, Chávez, Fidel y yo, frente a la casa donde nació Chávez, en Sabaneta, y Fidel dijo: “Mira, Hugo, dentro de 500 años, a esta casita donde tú naciste vendrán en procesión todavía a rezar y rezar”. ¡Vagabundo! ¡Esa vaina no se la creía ni él! Pero había descubierto la vanidad del personaje y por esa vía se dedicó a beneficiarse con prebendas. Fidel quebró a Chávez a punta de halagos. Venezuela le ha dado más a Cuba que Rusia.

“Esta situación no requiere conversaciones sino una lucha frontal. El país reclama esa lucha”

–¿No siente culpa por haber ayudado al ascenso de Chávez?
–Ninguna. Yo actué con arreglo a ideales en los que creía y en los que sigo creyendo. En aquel momento Venezuela vivía una gran crisis institucional y la perspectiva era que se seguiría profundizando. La corrupción estaba a todo meter, aunque si la comparamos con la de ahora aquello era robo de gallinas. Pero era corrupción, de todos modos. Y además los partidos políticos habían dejado de cumplir su papel de intérpretes del pueblo para convertirse en instrumentos de dominación y alcahuetería. Si Chávez hubiera cumplido, Venezuela hubiera desarrollado todos sus mecanismos sociales y económicos. Yo lamento mucho que esta vaina me haya agarrado en el ocaso de mi vida.
–¿Se luchó más durante la dictadura de Pérez Jiménez que lo que se ha luchado contra el chavismo?
–Mucho más.
–¿Por qué? Explíqueme.
–Es muy delicado. No quiero ganarme enemistades.
–¿Dónde estaría hoy usted si fuese más joven?
–Estaría, con toda seguridad, en la primera línea de fuego, uniendo y agrupando gente para enfrentarla al desastre que estamos padeciendo. Esta situación no requiere conversaciones sino una lucha frontal. El país reclama esa lucha, pero el pueblo necesita una dirección que la conduzca.
–¿Se refiere a una lucha violenta, armada?
–No, la lucha popular no es armada. Es la lucha del pueblo en la calle. En cada cola de gente para comprar Harina pan y papel de baño debería estar alguien sacudiendo al pueblo. Las condiciones están dadas. El país está estremecido.