Razón del nombre del blog

Razón del nombre del blog
El por qué del título de este blog . Según Gregorio Magno, San Benito se encontraba cada año con su hermana Escolástica. Al caer la noche, volvía a su monasterio. Esta vez, su hermana insistió en que se quedara con ella,y él se negó. Ella oró con lágrimas, y Dios la escuchó. Se desató un aguacero tan violento que nadie pudo salir afuera. A regañadientes, Benito se quedó. Asi la mujer fue más poderosa que el varón, ya que, "Dios es amor" (1Juan 4,16),y pudo más porque amó más” (Lucas 7,47).San Benito y Santa Escolástica cenando en el momento que se da el milagro que narra el Papa Gregorio Magno. Fresco en el Monasterio "Santo Speco" en Subiaco" (Italia)

sábado, 7 de junio de 2014

Pobre nerd bolsa...

Arreaza estima que medios dentro y fuera del país orquestaron un golpe

"Todo aquel andamiaje fue muy bien orquestado. No solo estaba CNN, allí entraron Fox News, CBS, NBC. Todo, hasta Hollywood, hasta los premios en los Oscar, en los Grammys", refirió el vicepresidente de la República, Jorge Arreaza. Explicó que todo comenzó desde la época del fallecido primer mandatario, Hugo Chávez.

"No podemos negar que hubo una planificación para lanzar el plan de golpe" dijo (VTV)
EL UNIVERSAL
viernes 6 de junio de 2014  08:40 PM
Caracas.- Según explicó este viernes el vicepresidente de la República, Jorge Arreaza, el Gobierno nacional, junto con el pueblo revolucionario, "venció el golpe de Estado mediático que empresas de comunicación nacionales e internacionales emprendieron contra Venezuela para derrocar al presidente legítimo".

Durante la clausura del Foro Internacional llamado "Conjura mediática contra Venezuela", celebrado entre el 5 y 6 de junio en el Teatro Teresa Carreño de Caracas, Arreaza indicó que el apoyo al plan golpista "a través de los medios de comunicación fue premeditado y  el respaldo  de artistas, deportistas y otras personalidades venezolanas y foráneas a favor de la acción desestabilizadora de la derecha no fue espontáneo", destacó la Agencia Venezolana de Noticias (AVN).

"Todo aquel andamiaje fue muy bien orquestado. No solo estaba CNN, allí entraron Fox News, CBS, NBC. Todo, hasta Hollywood, hasta los premios en los Oscar, en los Grammys. En realidad estaban haciendo el ridículo, pero no podemos negar que hubo una planificación para lanzar el plan de golpe de Estado", denunció.

"Hay quienes escucharán esto y dirán: 'Ahí están otra vez los chavistas exagerando, paranoicos. El imperialismo no existe'. Claro que existe y  los medios de comunicación, sobre todo cuando ganó el comandante Chávez y desde que salió en 1992 (cuando se dio la rebelión cívico-militar del 4F), comenzaron a arremeter contra él", recordó.

Señaló que el desacuerdo del comandante Hugo Chávez con las invasiones imperialistas en distintos países del mundo, las leyes sociales impulsadas bajo su Gobierno y el carácter popular de la Revolución trajo como consecuencia la arremetida mediática derechista contra la Revolución.

Recordó, de acuerdo con AVN, que durante una cadena nacional el comandante mostró las fotos de unos niños, muertos, descuartizados en Afganistán y le dijo al poder imperial que con más terrorismo no se combatía el terrorismo.

"Esto causó una indignación en los poderes comunicacionales, políticos imperiales y le declararon la guerra al comandante, a su revolución y a su pueblo" la guerra mediática, dijo.

Nicolás: ¿Cuánto vale el show?

ZULMAIRE GONZÁLEZ |  EL UNIVERSAL
sábado 31 de mayo de 2014  12:00 AM
El mandato de Nicolás Maduro se ha caracterizado por represión, violación de derechos humanos, corrupción, inseguridad, injusticia, impunidad, menos libertades y por shows que buscan desviar la atención de los verdaderos problemas del país.

Como lo ha demostrado, Maduro no está capacitado para la gran responsabilidad que le encomendó el difunto Chávez, su mandato ha sido un solo show. Entre los más destacados tenemos: Conexión abril, ofensiva económica, fiesta mexicana, el golpe y el último estreno: el magnicidio. Para estos espectáculos cuenta con excelentes actores y actrices lambiscones que día a día ante las luces y las cámaras se presentan al país y al mundo entero, sin ningún tipo de vergüenza, para señalar, acusar e imputar a los que han disentido del régimen.

El último show "el magnicidio" cuya presentación le tocó a Jorge Rodríguez, fue  burdo e irresponsable. Se limitó a mostrar correos electrónicos carentes de contenido claro como pruebas irrefutables. Realizó excesivas interpretaciones de cada uno de los correos electrónicos presentados y no hay que olvidar que estos funcionarios del régimen han reconocido infinidad de veces que graban conversaciones telefónicas e interceptan correos electrónicos de manera ilegal.

Toda esta falacia y mentiras que han tejido en sus innumerables shows es para infundir terror y desaparecer del escenario político a los que se oponen al régimen, el primer objetivo son los que han denominado opositores radicales y después irán por cada uno de quienes integran la MUD. Cada día que pasa el talante dictatorial está presente en todas las actuaciones. Así lo han venido demostrando y así lo están asumiendo.

Ahora, los que deben estar claros de lo que busca el régimen, son los que decidieron sentarse a dialogar creyendo que Nicolás y sus cómplices iban a actuar de buena fe. No señores, la estrategia está clara desde hace mucho, los hermanos Castro son los que dan las órdenes y los que están en el poder no creen en diálogo.

@zulmaire

zulmairegonzalez@gmail.com

El Maquiavelo de Leopoldo

.

EL UNIVERSAL
viernes 6 de junio de 2014  09:32 AM
La verdad sea dicha. Los politólogos somos portadores de malas noticias para la gente, y a veces hacemos el papel de terapeutas para los políticos. Ellos se mueven en esferas tan dinámicas y complejas, que a veces toca ponerle al frente un espejo para que miren un instante "cómo se ven". La mayoría de ellos no les gusta la imagen que reflejan. Rompen el espejo aunque le produzca siete años de mala suerte o prefieren seguir con arlequines y cortesanos que no pierden ocasión para alabarlos. Pero la política y el poder no son cuestiones de optimismo ni tampoco de alabanza, aunque la gente y los políticos gusten mucho de ambas. En los tiempos que vivimos, la política debemos verla como el arte de conquistar y consolidar el poder. Hay otras visiones muy respetables de la política como el arte del buen vivir o como el arte de la convivencia. Pero la naturaleza del poder en los "principados nuevos" italianos de finales del siglo XV y lo que uno observa en la República Bolivariana del siglo XXI, es maquiavélicamente semejante.

Por ejemplo, tómese el caso de Leopoldo López. Si uno pregunta ¿por qué el Estado Socialista insiste en mantener a López bajo las rejas?, supone irrelevante la cuestión de los fundamentos jurídicos de la aprehensión, y mucho menos la respuesta según el punto de vista que cada partido adopte. La cuestión política de fondo es que Leopoldo está preso y esa decisión del Estado responde a intereses políticos. Carece de importancia además la cháchara de que "el poder judicial es independiente" o que el "ministerio público tiene sus razones", y cosas por el estilo. Una decisión judicial en la madrugada es tan sospechosa de no cumplir con causales justos, como sospechosos fueron los "madrugonazos" electorales que hacía el CNE en otro tiempo. Cuando por cierto aún el Estado no estaba muy seguro de cómo reaccionaría la población al conocer la noticia. Hoy el CNE ni se inmuta para declarar ganador a un Presidente con una diferencia ínfima de votos a favor y a las diez de la noche. ¿Nos espera algo semejante en el futuro cuando anuncien con desparpajo el encarcelamiento de algún político en horario infantil? No tenemos idea, pero lo que sí sabemos es que la hora cuando tomaron la decisión de dejar preso a Leopoldo responde a consideraciones políticas.

Pero la pregunta sigue en pie. ¿Por qué dejar preso a López? Alguien podría contestar que dejándolo preso el Estado Socialista está provocando una circunstancia difícil de manejar, porque traería nuevos brotes de protestas con o sin violencia en vista de la radicalidad opositora. Pero también podría decir que un esquema de protestas violentas destructivas y molestosas, inútiles por inofensivas, como son las "guarimbas", puede ayudar al gobierno a mantener la imagen golpista de la oposición que necesita proyectar, siendo además un elemento de distracción sobre la represión y su lamentable saldo. Otros más agudos dirán que constituye la vitrina que el gobierno quiere tener cuando otros opositores sueñen con agitar a la población. Pero un florentino de 1513 pensaría que lo mejor que puede hacer un príncipe, cuando tiene un aspirante a su trono en la palma de la mano, es mantenerlo tras las rejas. Las consecuencias que eso produzca, para mal o para bien, dependerá de cómo el príncipe maneja la circunstancia con prudencia y destreza doblegando la fortuna a su favor, pero jamás dudará dejarlo con una máscara de hierro en lo más profundo de su mazmorra. La política maquiaveliana es así. Sencillamente poderosa.

Otra pregunta más curiosa para el florentino sería ¿por qué se entregó Leopoldo? Maquiavelo jamás esperaría que un aspirante al trono se entregara voluntariamente a los vasallos del príncipe que pretende derrocar. Siendo equitativo en el análisis político, hay que decir aquí que también es irrelevante, y hasta infantil, la otra cháchara de que es "legítimo" derrocar "constitucionalmente" a un presidente, entendiendo por eso "tomar la calle pacíficamente hasta que el presidente renuncie", pasándole por encima a buena parte de venezolanos que lo apoyan con derecho entonces "a tomar la calle para que se quede", y a todo el aparato del Estado Socialista que incluye militares, fiscales, jueces y demás especies. De dónde sacaron esa fórmula láctea es difícil saberlo, pero lo que sí es cierto es que recuerda la famosísima frase de Maquiavelo cuando insistía que "hay tanta diferencia entre cómo se vive y cómo se debería vivir, que aquel que deja lo que se hace por lo que debería hacerse, marcha directo a su ruina". La Venezuela de nuestros días con el Estado Socialista que la regenta marca un tiempo y un tablero político que primero hay que descifrar "tal como es" para luego actuar en correspondencia. Leopoldo tomó una decisión que respetamos pero no comprendemos. Al menos políticamente. Lo que sí comprendemos es que pasará a la historia como el político que se entrega voluntariamente al aparato represivo de un Poder Ejecutivo que aspira deponer, apelando a una justicia que precisamente denunció que no existe.

Óscar Vallés
@OscarVallesC.