Razón del nombre del blog

Razón del nombre del blog
El por qué del título de este blog . Según Gregorio Magno, San Benito se encontraba cada año con su hermana Escolástica. Al caer la noche, volvía a su monasterio. Esta vez, su hermana insistió en que se quedara con ella,y él se negó. Ella oró con lágrimas, y Dios la escuchó. Se desató un aguacero tan violento que nadie pudo salir afuera. A regañadientes, Benito se quedó. Asi la mujer fue más poderosa que el varón, ya que, "Dios es amor" (1Juan 4,16),y pudo más porque amó más” (Lucas 7,47).San Benito y Santa Escolástica cenando en el momento que se da el milagro que narra el Papa Gregorio Magno. Fresco en el Monasterio "Santo Speco" en Subiaco" (Italia)

jueves, 18 de febrero de 2016

Esta madre soltera conmovió a todos en cárcel de Juárez con el Papa







CIUDAD JUÁREZ, 17 Feb. 16 / 02:17 pm (ACI).- Évila Quintana Molina fue la encargada de dar su testimonio en representación de los presos, hombres y mujeres, del Centro de Readaptación Social (Cereso) número 3 en Ciudad Juárez. Sus palabras emocionaron a todos, también al Papa Francisco y a continuación las reproducimos íntegramente.
Muy buenos días, antes de iniciar mi intervención quiero darle la bienvenida a todos los que hoy nos acompañan en la gran alegría de recibir al Santo Padre.
Santo Padre, Francisco, es para mí un honor ser la voz que representa los miles de hombres y mujeres que nos encontramos tras los muros y rejas de una prisión enfrentando procesos o cumpliendo alguna sentencia que por errores o malas decisiones cometidas en el pasado nos trajeron a este lugar.
Su presencia en este centro es un llamado a la obra de misericordia para los internos de una prisión y sus familias. Es también un llamado para aquellos que se olvidaron de que aquí hay seres humanos pues aunque seamos transgresores de la ley del hombre y pecadores, la mayoría de nosotros tenemos la esperanza de la redención  y en algunos casos la voluntad de conseguirla. Y es justo en estos lugares donde se pone a prueba tu fe, la fortaleza de tu espíritu.
Desde este lugar donde no importa quién eres del otro lado de los muros, donde tu compañero de celda se convierte en parte de tufamilia, donde compartes la mesa con extraños que se harán parte de tus días y donde todos somos iguales hasta en nuestra vestimenta, así como somos iguales ante los ojos de Dios. Esta experiencia nos va transformando.
Al inicio de este viaje llamado cárcel nos sentimos expuestos, vulnerables, solos, física y emocionalmente, parte de nosotros se ha ido pero será en nuestro interior donde encontremos la fortaleza de como tomar o cómo vivir esta experiencia.
En este mundo gris donde todos los días parecen ser iguales y donde uno no es dueño de su presente por lo tanto nuestros planes sobre nuestro futuro se convierten en inciertos. Sin embargo, sí eres dueño de ti, de tus ganas de sobrellevar la soledad y aventurarte a cambiar el rumbo de tu vida.
Levántate, que tu compañeros sea un libro que te haga viajar a través de sus páginas. Dentro de este centro las actividades religiosas constituyen un elemento primordial en nuestro  tratamiento hacia la reinserción y se convierten en el espacio personal y familiar de reflexión y conciencia de la magnitud de nuestros actos. Hoy nos alegramos porque las condiciones actuales de nuestro centro han permitido que tengamos acceso a nuestras actividades religiosas en un ambiente donde no se nos discriminan por ejercerlas y se nos alienta por atenderlas.
Nuestra situación legal nos genera en ocasiones desesperanza y tristeza por eso es comprensible que para nosotros los internos no hay tesoro mas grande que el contacto humano con nuestros seres queridos. Por eso agradecemos el gesto educador y encausador de nuestros instructores, nos podemos preparar, contamos con el tiempo de asistir a clases para no volver a ser víctimas de la ignorancia, tomemos talleres que nos hagan desear superar nuestro pasado y mejorar la manera en que visualizamos nuestro entorno.
Aprendamos un oficio que nos sirva de herramienta para enfrentar la libertad con dignidad. No todo ha terminado aquí, solo es una pausa en nuestras vidas. Es un tiempo de reflexión sobre cómo quieres vivir y cómo anhelas que tus hijos vivan.
Trabajemos en hacer que nuestros hijos e hijas no repitan nuestra historia, en lo personal, la gran bendición de ver crecer a mi hija y verla convertirse en una niña grande, hermosa de cabello largo, con esos ojos enormes que logro ver desde que se abre la puerta de la prisión para darle paso. Su sonrisa y el verla correr a mis brazos, me regresan un poco de vida. Un “te amo mamá” de sus bellos labios me darán la fuerza con la que sobreviviré los siguientes días de la cárcel.
Si la vida y nuestros actos nos pusieron en la oscuridad, tal vez no es para morir en ella, es para que iluminemos con nuestra fe y con nuestras ganas de cambiar, asimismo a muchos de nosotros la Palabra de Dios nos ha llevado a entender que los muros de nuestra cárcel espiritual fueron levantados por nosotros mismos, por nuestros vicios, por nuestras pasiones mal encausadas.
Esta experiencia nos convierte en seres pacientes y perseverantes. Estas dos grandes virtudes  nos hacen excepcionales. Vamos a usarlas a nuestro favor, trabajemos en nosotros mismos. Que nuestro futuro se convierta en el proyecto de nuestras vidas. Fortalezcamos nuestro espíritu, que a donde vayamos, llevemos amor, de esta manera llevaremos a Dios, pues Dios es amor.
El día que me dieron mi sentencia alguien me dijo, ya no te preguntes más “¿Por qué estás aquí?” Mejor pregúntate “¿Para qué estás aquí?” Un día me encontraba triste de saberme lejos de casa sin mi hija ni mi familia y en mi interior pensé: “Yo acepto tu voluntad, Señor” y le dije: “Señor, sólo déjame ver que tus planes son mejores que los míos. Y fue justo entonces cuando encontré la respuesta de “¿Para qué estoy aquí?
Santo Padre, el único mérito que tengo para ser yo quien se dirige a Su Santidad es el uniforme que hoy porto como interna. En este centro de reinserción con una población mayor a 3 mil hombres y más de 200 mujeres, estoy segura que su visita será histórica, pues la visita que recibe un preso se convierte en el alimento que nos nutre de fe y esperanza de pronto regresar a casa y reencontrarnos con los nuestros.
Nos sentimos profundamente bendecidos por cobijarnos con su presencia, a nuestro país México, a nuestro Estado Chihuahua y en especial a Ciudad Juárez. Santo Padre, queremos agradecerle el tomarnos en cuenta y traernos la ternura y la caricia de Dios a quienes nos encontramos reunidos. Aquellos quienes clamamos por el perdón de Dios y de la sociedad, porque también somos parte de ella y por supuesto del Pueblo de Dios.
Su Santidad habla nuestro idioma, pertenece a nuestro bello continente, lo que lo hace muy cercano a nosotros y hoy Su Santidad se ha hecho uno de nosotros en la cárcel al hacer propias las palabras de la Sagrada Escritura del apóstol San Pablo a los hebreos que a la letra dice: “Acuérdense de los presos como si estuvieran presos con ellos”.
Gracias por acordarse de nosotros, por su sencillez, por su humildad. Sé que Usted, más que nadie nos entiende. Le pedimos considere en sus oraciones a nuestras familias que son víctimas de agresiones a consecuencia de nuestros actos y por supuesto a las víctimas de nuestros actos, pues todos necesitamos de la presencia de Dios en nuestras vidas para que su misericordia no nos abandone.
Santo Padre, téngalo por seguro que esta tarde en cada uno de nosotros, Usted dejó la semilla de la esperanza sembrada y cuente con las oraciones de todos los presos de la República. Sin más, Santo Padre, solo me queda decirle: “Bendito sean los pies que vienen en el nombre de Dios”.