Razón del nombre del blog

Razón del nombre del blog
El por qué del título de este blog . Según Gregorio Magno, San Benito se encontraba cada año con su hermana Escolástica. Al caer la noche, volvía a su monasterio. Esta vez, su hermana insistió en que se quedara con ella,y él se negó. Ella oró con lágrimas, y Dios la escuchó. Se desató un aguacero tan violento que nadie pudo salir afuera. A regañadientes, Benito se quedó. Asi la mujer fue más poderosa que el varón, ya que, "Dios es amor" (1Juan 4,16),y pudo más porque amó más” (Lucas 7,47).San Benito y Santa Escolástica cenando en el momento que se da el milagro que narra el Papa Gregorio Magno. Fresco en el Monasterio "Santo Speco" en Subiaco" (Italia)

domingo, 28 de febrero de 2016

Vienen dos importantes eventos que se interconectan para hacer de este “último tramo del fin” un verdadero momento de transmutación espiritual. Primero viene el Cuarto Menguante de la Luna, que desembocará posteriormente en un eclipse solar en Piscis, cuyo efecto será mucho más intenso que el común de los eclipses.Este Cuarto Menguante ocurrirá el martes 1 de marzo, a las 6:42 de la tarde, hora venezolana (23:12 GMT), con la Luna desde Sagitario avanzando hacia el Sol en Piscis, en una distancia de 90 grados exactos. La Luna estará muy cerca de Saturno y el Sol de Neptuno, marcando un Cuarto Menguante bien recargado de energías.

SÁBADO, 27 DE FEBRERO DE 2016


“Despojo en menguante” hacia el eclipse…

Tomado del blog "Termómetro Zodiacal" de Pedro González Silva".
Ya habíamos hablado en anterior artículo sobre las energías que se despiertan con el paso del Sol por Piscis, e indicábamos un tiempo para el cierre de ciclo, el último tramo de un final; y es propicio ahondar en este tema, porque además, bajo este período pisciano, varios eventos astrológicos nos llevan a un proceso de verdadera limpieza y reprogramación, física, psíquica y espiritual.

También hablamos de la Luna Llena “virgo-pisciana” pasada, uno de esos eventos astrológicos que nos ayudan en este proceso; y en este momento estamos también bajo los efectos de la conjunción del Sol con Neptuno, astro que precisamente rige a Piscis y al activarse con la presencia solar, duplica los efectos piscianos relacionados con la intuición, el poder extrasensorial, la tendencia a que afloren imágenes subconscientes que nos dejen la mente libre de cargas pasadas, entre otras cosas.

Y ahora vienen dos importantes eventos que se interconectan para hacer de este “último tramo del fin” un verdadero momento de transmutación espiritual. Primero viene el Cuarto Menguante de la Luna, que desembocará posteriormente en un eclipse solar en Piscis, cuyo efecto será mucho más intenso que el común de los eclipses.

Pero del eclipse hablaré la semana que viene y me centraré ahora en el Cuarto Menguante que será una excelente oportunidad de prepararnos para recibir el eclipse con nuestras energías bien receptivas.

Este Cuarto Menguante ocurrirá el martes 1 de marzo, a las 6:42 de la tarde, hora venezolana (23:12 GMT), con la Luna desde Sagitario avanzando hacia el Sol en Piscis, en una distancia de 90 grados exactos. La Luna estará muy cerca de Saturno y el Sol de Neptuno, marcando un Cuarto Menguante bien recargado de energías.

Saturno y Neptuno enganchados a este Cuarto Menguante, generan un tenso equilibrio entre espíritu y materia, que puede ser difícil, pero no imposible, de conciliar. No podemos ser “espirituales” sino vivimos el mundo físico y las tareas cotidianas; y no podemos ser humanos, si sólo nos dedicamos a lo material y no cultivamos el espíritu.

Esta fase lunar nos da el empujón necesario para cerrar ciclos, concluir todo aquello que está pendiente; en una semana la Luna terminará de menguar y desaparecerá en fase de Luna Nueva, fase que provocará en esta ocasión un eclipse total de Sol el 8 de marzo; si estamos ya ligeros de cargas, la influencia transmutadora del eclipse, será mucho más poderosa en nosotros.

En esta “semana menguante”, concluyamos todo lo pendiente, y podemos botar todo aquello que ya no nos sirva,  salgamos de las energías del pasado.

Podemos hacer un pequeño ritual de “despojo”, pues precisamente el Cuarto Menguante invita a despojarse de energías estancadas, viejas, caducas. 

Busquemos una ropa vieja, que estemos dispuestos a botar; así sea una sola prenda, una franela, un interior, unas medias; vayamos a la ducha, y tengamos a mano una bolsa negra.

También podemos tener a mano un tobo lleno de agua tibia, algunas esencias (mandarina, sándalo, rosas) y un jabón o sal exfoliante.

Démonos una ducha con la ropa vieja puesta y después nos quitamos la ropa, la colocamos en la bolsa negra y la arrojamos al pipote de basura del baño. Luego nos exfoliamos la piel con el jabón o con las sales, y finalmente nos bañamos con el tobo de agua tibia al cual le debemos haber agregado la esencia que hayamos elegido. No olvidemos al secarnos y vestirnos, agarrar la bolsa negra y terminar de botarla por el bajante de basura, o en todo caso, fuera de nuestra casa.

Este baño purificador, nos prepara, junto con las acciones que hagamos en procura de concluir asuntos pendientes y cerrar ciclos, para recibir ligeros de cargas, las energías transmutadoras del eclipse total de Sol en Piscis, del cual hablaremos en nuestro siguiente artículo, la próxima semana