Razón del nombre del blog

Razón del nombre del blog
El por qué del título de este blog . Según Gregorio Magno, San Benito se encontraba cada año con su hermana Escolástica. Al caer la noche, volvía a su monasterio. Esta vez, su hermana insistió en que se quedara con ella,y él se negó. Ella oró con lágrimas, y Dios la escuchó. Se desató un aguacero tan violento que nadie pudo salir afuera. A regañadientes, Benito se quedó. Asi la mujer fue más poderosa que el varón, ya que, "Dios es amor" (1Juan 4,16),y pudo más porque amó más” (Lucas 7,47).San Benito y Santa Escolástica cenando en el momento que se da el milagro que narra el Papa Gregorio Magno. Fresco en el Monasterio "Santo Speco" en Subiaco" (Italia)

martes, 15 de enero de 2013

Lo que todos debemos tomar en cuenta en estos momentos, es que a partir del pasado 30 de junio, cuando el Presidente Chavez se dirigió a todo el país en cadena nacional para notificar que padecia de cancer, no solo lo hizo para informar-como es su deber- de el mal que padecía, sino reconociendo por primera vez que es un ser terrenal como todos.


CHAVEZ Y EL CID CAMPEADOR
Jesús A. Castillo Riera

            Un día le escuche decir a un viejito de mi pueblo, llamado Chus Bastidas,  " Mire mijo, hay que morirse joven porque después de viejo cuesta mucho morirse" Nunca me imaginé que estas palabras tan sabias, como aquella leyenda  del Cid Campeador, que leí obligado porque necesitaba estudiarla para un examen de castellano y literatura,  me iban a servir hoy para entender  el caso de la enfermedad- sea cierto o falso- de  Chávez,. De igual manera me ayuda a entender  su posible recuperación, permanencia y aparición en su segunda patria, porque por lo que estamos descubriendo, la primera  ha sido y será la república libre de Cuba.
Dice esa leyenda, que  el Rey de España destierra al Cid, quien junto a su ejercito parte y  conquista el reino de Aragón y entra en Valencia. Muere, y es tanto el temor que le tenían los moros, que incluso muerto hubo quien quiso tocarlo a él y a su espada  y creyendo que se movía salieron despavoridos aumentando su leyenda. El liderazgo que  tenía el personaje entre los soldados, era de tal magnitud que decidieron ocultar su muerte.  Pues bien, previendo que los guerreros no quisieran salir a la batalla si se enteraban de la muerte de El Cid,  procedieron a embalsamar el cadáver y entablillarlo de tal forma que soportara los embates del combate, ayudado además por la armadura y el caballo. Fueron horas después que empezó a correr la voz del fallecimiento del Cid, pero ya el mandado estaba hecho. 
Dicen los historiadores  "La historia no se repite sino que enseña", pero pareciera que en el caso de nuestro presidente, se está repitiendo la historia. Son tantos y variados los intereses e interesados que dependen de la salud de Chávez-nada mas recuerden la donación de gas a los pobres del Bronx-, que no quieren ni pensar en su posible desaparición física o verlo desplazado del poder. La desesperación es tan grande, que ni al mismo presidente lo dejan enterarse realmente de su enfermedad y lo mantienen engañado diciéndole que está en manos de los mejores médicos y equipos del mundo.
 Y aunque por muy patético que parezca, lo  motivan a seguir fungiendo como presidente e incluso le piden que trate de seguir dando sus cadenas, prometiendo obras y soluciones más allá de 2012.
Nos queda entonces a los venezolanos que queremos un país de inclusión, concentrar todas nuestras energías en recuperar las libertades de pensamiento, opinión y respeto a la propiedad privada preservando los derechos fundamentales de todo ser humano, y nuestro derecho del voto para recuperarlo y la paz para todo los venezolanos.
Lo que todos debemos tomar en cuenta en estos momentos, es que a partir del pasado 30 de junio, cuando el Presidente Chavez se dirigió a todo el país en cadena nacional para notificar que padecia de cancer, no solo lo hizo para informar-como es su deber- de el mal que padecía, sino reconociendo por primera vez que es un ser terrenal como todos.
Yo invito entonces a que dejemos que la vida y la historia siga marcando el camino y no darle mas importancia a un hecho tan natural para los humanos como es enfermarse, curarse o morirse.