Razón del nombre del blog

Razón del nombre del blog
El por qué del título de este blog . Según Gregorio Magno, San Benito se encontraba cada año con su hermana Escolástica. Al caer la noche, volvía a su monasterio. Esta vez, su hermana insistió en que se quedara con ella,y él se negó. Ella oró con lágrimas, y Dios la escuchó. Se desató un aguacero tan violento que nadie pudo salir afuera. A regañadientes, Benito se quedó. Asi la mujer fue más poderosa que el varón, ya que, "Dios es amor" (1Juan 4,16),y pudo más porque amó más” (Lucas 7,47).San Benito y Santa Escolástica cenando en el momento que se da el milagro que narra el Papa Gregorio Magno. Fresco en el Monasterio "Santo Speco" en Subiaco" (Italia)

domingo, 20 de enero de 2013

Yo vivi esa recepción de hermanos que Venezuela dió a los "hermanos" del Cono Sur, a quienes se les dieron cargos por encima de los nuestros, llegando a dirigir el Departamento de Investigaciones Venezolanas y Venezolanistas, el argentino Jorge Horacio Becco, cosa que no sucede en ningun país del mundo. Aqui los extranjeros emigrantes en esos años desplazaron a los venezolanos e hicieron lo que les dio la gana...Ahora vivimos los venezolanos la confabulación del silencio de todo un continente al que dimos acogida y calidad de vida

Chile y la confabulación del silencio


Notitarde Lectura Tangente 19-01-13

Chile y la confabulación del silencio

Antonio Sánchez García

En junio de 1975, a instancias de la fundación alemana Friedrich Ebert y los dos principales partidos venezolanos –AD y Copei– y mientras gobernaba el socialdemócrata Carlos Andrés Pérez, de gran proyección internacional, se reunió en Colonia Tovar un importante grupo de exiliados políticos chilenos de distintos partidos, gran parte de los cuales vivía en Venezuela bajo la protección y el financiamiento del Gobierno y de las instituciones políticas y estatales venezolanas, con el fin de iniciar las conversaciones que años después dieran paso a la conformación de la Concertación Democrática. Entre ellos Clodomiro Almeyda, Sergio Bitar, Aniceto Rodríguez y Carmen Lazo, del Partido Socialista, Renán Fuentealba, Rafael A. Gumucio y Bernardo Leighton, de la Democracia Cristiana y Hugo Miranda, Carlos Morales y Anselmo Sule, del Partido Radical, firmantes del importante documento conocido como Declaración de Colonia Tovar (Nueva Sociedad, N° 21, noviembre-diciembre 1975, pp. 88-89). Dicho encuentro venía a reafirmar el interés vital que para la sociedad venezolana y su clase política tenía realizar cualquier sacrificio con el fin de brindar todo su apoyo a los demócratas chilenos en su lucha contra la dictadura. Un esfuerzo que jamás decayó y acompañó a la resistencia chilena hasta ver coronada sus esfuerzos con la victoria del NO en el plebiscito de 1988 y el triunfo de la Concertación Democrática en el año 2000. 

Por orden del presidente Rafael Caldera, primero y de Carlos Andrés Pérez después, se instituyó una norma que sería religiosamente respetada por los siguientes gobiernos: Todo funcionario chileno exiliado en Venezuela sería empleado y recibiría el sueldo correspondiente al cargo que le había sido arrebatado por la tiranía de Augusto Pinochet. Lo mismo sucedió con académicos, intelectuales, profesionales y trabajadores, que llegaron por miles a hacer vida en el país. Que los recibió con los brazos abiertos y les brindó una segunda patria.

Respondía así nuestro país al generoso asilo que recibieran importantes figuras políticas y académicas durante sus destierros, causados por las tiranías de Juan Vicente Gómez y Pérez Jiménez. En tiempos en que gobiernos progresistas chilenos cumplieran al pie de la letra lo que ordenaba el himno nacional chileno desde su Independencia: “O la tumba será de los libres o el asilo contra la opresión”. En Chile vivieron desde grandes intelectuales venezolanos como Mariano Picón Salas, que incluso ocupara un alto cargo en la Universidad de Chile en los breves días de la República Socialista de Marmaduke Grove, en los años treinta, hasta nuestros más importantes políticos, como Rómulo Betancourt –amigo personal de Salvador Allende y de Eduardo Frei Montalba-, Valmore Rodríguez y Jaime Lusinchi. Entre muchos otros.



2



De esa fragua, encendida con el fuego luminoso y lustral de don Andrés Bello, venezolano avecindado en Chile desde el año 1826, fundador de una de las más ilustres familias chilenas, creador de la Universidad de Chile y responsable intelectual de la creación del Estado chileno, junto a Don Diego Portales, su compadre, y todos los presidentes chilenos que aconsejó y asesoró hasta el momento de su muerte, surgieron espléndidas creaciones culturales, como el Instituto Pedagógico de Caracas. Fundado a instancias de Mariano Picón Salas con la colaboración de grandes historiadores, geógrafos e hispanistas chilenos. Que crearon una corriente de intercambio espiritual entre ambos países jamás interrumpida. 

Son miles los chilenos acogidos durante los aciagos años de la dictadura del General Pinochet. Y admirables las acciones de personalidades venezolanas –en el campo de la política, pero también en los del arte, la cultura, el periodismo- que pusieron sus vidas al servicio de la lucha contra la dictadura. ¡Cuántos presos políticos chilenos, secretarios de partidos, ministros, viceministros y simples militantes de izquierda y de centro, profesionales, artistas, trabajadores, académicos, pudieron salvar sus vidas y reconstruirlas al calor de la incomparable solidaridad del pueblo venezolano! 

El aporte de Diego Arria fue ejemplar. Con dedicación, lucidez y coraje logró rescatar de las garras de la dictadura a media docena de líderes esenciales para la lucha por la redemocratización de su país. Y su comportamiento con su amigo, el canciller y ministro de defensa chileno Orlando Letelier, fue sencillamente conmovedor. Luego de liberarlo de las terribles condiciones de su prisión de la isla Dawson, en el frío y desértico extremo austral chileno, debió asistir a su familia luego de que fuera asesinado por la Dina, el servicio secreto de Pinochet, junto a su secretaria en las calles de Washington. Y lo trajo a Caracas para darle cristiana sepultura en nuestra tierra. Empleó en la Gobernación de Caracas, entonces a su cargo, al periodista Carlos “el negro” Jorquera, portavoz de Salvador Allende, a quien acompañó hasta su último aliento en el palacio de La Moneda, y al que volviera por primera vez tras 18 años, conmovido por la emoción, acompañando a la comitiva del presidente Carlos Andrés Pérez a la transmisión de mando de Don Patricio Aylwin. Tuve el inmenso honor de formar parte de esa comitiva, junto a Soledad, mi esposa.

Tan importante como el de Diego Arria fue la gestión del canciller Ramón Escobar Salom, quien logró la liberación del secretario general del Partido Comunista Luis Corbalán. Y el cuidado puesto por los embajadores durante los gobiernos de Rafael Caldera, Carlos Andrés Pérez y Jaime Lusinchi en el manejo de nuestras relaciones con la dictadura. Sin dejar jamás de velar por los derechos humanos de los perseguidos políticos. Los artistas e intelectuales venezolanos se movilizaron incansablemente en la denuncia de las atrocidades y desafueros de la tiranía: desde Pedro León Zapata a María Teresa Castillo, no hubo pintor, escultor, dramaturgo, actor, periodista, académico que no le diera parte de su vida a los esfuerzos del aherrojado pueblo chileno por liberarse de las garras de la dictadura militar. No hubo concierto que diera Soledad Bravo entre 1973 y 1988 en el que no cantara dos o tres canciones dedicadas a la liberación del pueblo chileno: A Salvador Allende en su combate por la vida, de Pablo Milanés, Santiago de Chile, de Silvio Rodríguez y Ríos de sangre, de Violeta Parra, a la que agregó una estrofa final de denuncia a la canalla fascista. 



3



¿Cuántos de esos chilenos que hoy muestran el mayor desinterés en los atropellos dictatoriales que sufrimos los venezolanos fueron recibidos, alojados, alimentados y empleados por los demócratas venezolanos? ¿Cuántos de quienes recibieron fuertes estipendios y mesadas para mantener sus parapetos en México y otros países del mundo se han expresado contra la tiranía castrochavista? ¿Cuántos de ellos apoyan al régimen usurpador de los herederos de Hugo Chávez, que vive el último tramo de su vida en La Habana?

Peor aún; ¿cuántos de los profesionales que salieron de Chile por estar en desacuerdo con el gobierno socialista de Salvador Allende y fueron acogidos con inmensa generosidad por empresarios venezolanos como Ricardo Zuloaga y cuentan con suficiente influencia sobre el gobierno de Sebastián Piñera han alzado su voz en contra de los atropellos que sufrimos? Pues no solo la izquierda y el centro muestran la dura ingratitud del pago de Chile. También liberales y conservadores, lo que roza el absurdo. Chile ha vuelto la espalda a sus más sagradas obligaciones, como lo ha dejado escandalosamente en claro el chileno José Miguel Insulza, otro beneficiado de nuestra extinta democracia. Quien da por hecho y legitima un grave atropello a nuestra Carta Magna, sin mostrar el mismo empeño y entusiasmo puesto en respaldar los atropellos cometidos contra los gobiernos democráticos de Honduras y Paraguay cuando hicieron valer sus derechos soberanos contra las injerencias de Venezuela, Brasil, Argentina y los países del llamado Alba aliados a Venezuela y Cuba en su política injerencista.

Menciono el caso de Chile, por ser aquel que me toca personalmente. Pero exactamente lo mismo cabe de decir de sociólogos, periodistas, investigadores, científicos, psicoanalistas y políticos argentinos, uruguayos, brasileños, centroamericanos. Tupamaros y montoneros, radicales y comunistas que hoy ocupan puestos de gobierno en Argentina, en Uruguay, en Brasil no solo nos dan la espalda: Cooperan, negocian y contribuyen directamente con el sistemático desmontaje de la democracia venezolana. El caso de Centroamérica es sencillamente escandaloso. Nadie contribuyó tanto a la caída de la dictadura de Somoza como Carlos Andrés Pérez. Su actual presidente se permite venir y tratar a quienes le dieron a él y a su movimiento armas, dinero y respaldo político internacional de “escoria”. No hablemos del bochorno protagonizado en la OEA por todos los países miembros, con la excepción admirable del embajador de Panamá, en mala y muy desgraciada hora desautorizado por su gobierno. Otro país que se suma a la confabulación del silencio y la complicidad contra la democracia venezolana. En una región que vive su hora más menguada.

Alzo mi voz indignada contra la inmerecida ingratitud del país en que nací frente a aquel que nos acogió con una conmovedora generosidad. El silencio de Chile ante la dictadura de facto que nos empuja al abismo y su desinterés por la práctica anexión de nuestra Patria a los siniestros dictados de la tiranía cubana deja constancia del condenable olvido del más sacrosanto de los valores del pasado democrático chileno: Ser la tumba de los libres o el asilo contra la opresión.

E-mail: sanchezgarciacaracas@gmail.com
Twitter: @sangarccs