Razón del nombre del blog

Razón del nombre del blog
El por qué del título de este blog . Según Gregorio Magno, San Benito se encontraba cada año con su hermana Escolástica. Al caer la noche, volvía a su monasterio. Esta vez, su hermana insistió en que se quedara con ella,y él se negó. Ella oró con lágrimas, y Dios la escuchó. Se desató un aguacero tan violento que nadie pudo salir afuera. A regañadientes, Benito se quedó. Asi la mujer fue más poderosa que el varón, ya que, "Dios es amor" (1Juan 4,16),y pudo más porque amó más” (Lucas 7,47).San Benito y Santa Escolástica cenando en el momento que se da el milagro que narra el Papa Gregorio Magno. Fresco en el Monasterio "Santo Speco" en Subiaco" (Italia)

domingo, 23 de octubre de 2011

DIOS PROTEJA ATODOS LOS LIDERES QUE QUIEREN SACAR A VENEZUELA DE ESTA PESADILLA ENDOGENA

Leopoldo López, precandidato presidencial

"En mí hay un líder que no va a retroceder ante los atropellos"

"Yo creo que el electorado reconoce la firmeza, la perseverancia, la constancia, el trabajo." "Los venezolanos, para poder abrir una nueva etapa, tenemos que ser irreverentes ante la arbitrariedad ".

"Yo no me esperaba una sentencia del TSJ que dijera: 'López tiene razón', pero en el fondo me dan la razón" dice el precandidato de Voluntad Popular GUSTAVO BANDRES
ELVIA GÓMEZ | EL UNIVERSAL
domingo 23 de octubre de 2011 12:00 AM

Tal vez sea sólo asunto de los genes, pero apuros no le han faltado. A sus 40 años, Leopoldo López Mendoza tiene el cabello poblado de canas. La verdad también es que el líder y fundador de Voluntad Popular le ha sacado canas a otros dirigentes de la oposición y la historia reciente así lo registra.

Pero después de algunos desencuentros importantes, López se ha hallado en estos días rodeado del respaldo de todos los factores que integran la Mesa de la Unidad Democrática (MUD) y, según afirma, todos los precandidatos que han anunciado su deseo de medirse por el banderín de la Unidad le han dicho que se mantenga.

Justo ahora está en la coyuntura de seguir una lucha que, a su juicio, "llega a la médula de lo democrático", y que implica convencer a un electorado, transido por la incertidumbre, de que le acompañe en una senda sembrada con una duda jurídica vital.

Esta entrevista tuvo lugar antes del anuncio hecho por el Consejo Nacional Electroral (CNE) el jueves. Ese día se levantó el Código 8 que impedía la postulación de Leopoldo López como candidato presidencial. Sin embargo, esa decisión no despeja para nada la ambigüedad de la sentencia dictada por la Sala Constitucional del Tribunal Supremo de Justicia (TSJ), en la que interpretó como "inejecutable" el fallo de la Corte Interamericana de Derechos Humanos que ordenó al Estado venezolano devolverle al ex alcalde de Chacao la plenitud de sus derechos políticos.

-A diferencia de 2008, cuando le cerraron a cal y canto la posibilidad de que se postulara como candidato a la Alcaldía Metropolitana de Caracas, el TSJ deja ahora una rendija que cubren con la duda de si le dejarían o no ser proclamado Presidente de la República y ejercer el cargo. ¿Es posible capitalizar ese escenario?

-En 2008 a mí me arrebataron el derecho a ser candidato, ese derecho fue el que solicité a la Corte Interamericana de Derechos Humanos (Corte-IDH) que me restituyera y lo hizo. El Estado venezolano no tenía por qué interpretar esa sentencia, eso es ley. La decisión del TSJ, dentro de la ambigüedad que caracteriza sus decisiones, no niega que pueda ser candidato y en la declaración de Luisa Estella Morales está muy claro: puedo ser candidato a la Presidencia de la República. Ellos buscan generar incertidumbre en el elector y a mí me toca revertirla. Yo sí puedo ser candidato y participar y el Poder Constituyente, por ponerlo en esos términos, estará siempre por encima de la pretensión de querer pisar la expresión de la ciudadanía. Es imposible pensar que nosotros, ganando las elecciones del 7 de octubre (de 2012) tendremos obstáculos por una decisión de cualquiera de los poderes públicos. Es impensable. Ni el TSJ, ni la Contraloría General de la República, ni la Fuerza Armada podrán revertir una decisión de la voluntad popular.

-La incertidumbre legal parece sembrada ex profeso.

-Esa pretensión de generar incertidumbre se ha venido dando con distintas manifestaciones para dar la idea de "podrán ir a las elecciones, pero si ganan no habrá certeza de que puedan gobernar". Eso lo dijo (el general Henry) Rangel Silva (jefe del Comando Estratégico Operacional), amenazando con las armas del pueblo. Lo mismo dijo el hermano del Presidente, Adán Chávez, quien amenazó con la lucha armada y lo mismo lo ha planteado el Presidente Chávez varias veces. Esta es una práctica que no va dirigida a la candidatura de Leopoldo López sino a la Unidad en general. Nosotros tenemos que quebrar esa incertidumbre, tenemos que ir muy fortalecidos, con una victoria contundente y una determinación muy clara de que esa victoria se materializará. Yo no tengo ninguna duda de que la banda presidencial la va a tener la Unidad. El 12 de febrero se va a elegir el candidato presidencial de la Unidad y yo tengo la intención de ganar, de articular la mejor campaña electoral que haya tenido Venezuela en su historia. La más emotiva, la más emocionante, porque las asimetrías van a ser enormes en términos de recursos y uso y abuso del poder. Así que todos estamos sometidos a la arbitrariedad.

-Hay discrepancia entre lo que dice el texto de la sentencia y lo dicho por Luisa Estella Morales sobre su derecho al voto activo y pasivo. ¿Va a solicitar alguna aclaratoria?

-La sentencia del TSJ plantea que yo puedo participar en los procesos. La presidenta (de la Sala Constitucional) fue muy clara, ella dice que yo puedo participar en las elecciones y en sus declaraciones la contralora general (Adelina González) lo ratificó.

-Entonces no van a pedir una aclaratoria.

-Ya yo asumo mi condición de candidato. Voy a trabajar en función de lo que significa ese camino.

-Usted no tiene dudas, hablemos de las del elector. Su caudal de apoyo real en la calle se puede ver afectado en las primarias de febrero de 2012 por la economía del voto: ante el temor de que no le dejen proclamarse Presidente y gobernar, sus seguidores podrían pensar en votar por una segunda opción.

-Nadie dijo que iba a ser fácil y me han puesto muchos obstáculos, legales, desprestigio, ataques morales y físicos. Yo he sido víctima de tres intentos de homicidio, en uno murió un compañero, y hasta he sido secuestrado. Pero yo tengo una profunda convicción de que podemos cambiar las cosas. A un liderazgo en tiempos de incertidumbre lo que le corresponde es marcar el camino. Yo tengo que explicarle a los venezolanos que en mí van a encontrar a un líder que no va a retroceder ante los atropellos. Ya el camino de la Unidad está planteado y me toca explicar que yo puedo ser candidato, que la Corte-IDH me lo ratificó y el TSJ lo que busca es crear incertidumbre. Yo no me esperaba una decisión del TSJ que dijera: "López tiene la razón", pero en el fondo me dan la razón. Esta es la misma incertidumbre que se planteó con el voto y a mí me toca la misma tarea que le tocó a la oposición a partir de 2006 cuando dijimos: el camino es el voto, y comenzamos a recorrer ese camino lleno de obstáculos y a ganar espacios. A mí me toca construir con pedagogía, con liderazgo, con comunicación, con mucha sinceridad. Nosotros no estamos poniendo en riesgo la unidad sino fortaleciéndola.

-Usted dice: "La amenaza está allí para toda la unidad" y al mismo tiempo dice que su decisión de seguir como candidato la fortalece. Vi en las redes sociales inquietud porque su decisión pueda poner en peligro lo logrado por la Mesa de la Unidad.

-Es que no entiendo. Yo no veo por qué. Ya hay una decisión, para mí la más importante que se ha tomado desde la Unidad y es la de construir la candidatura única a través de las primarias. Nada ni nadie va a poner en riesgo lo que es el 12 de febrero. Vamos a participar y será la gente la que decida.

-Supongamos que compite y gana. Eso pondría a la Unidad en el disparadero de defender a como dé lugar su derecho a gobernar. ¿Prevé un escenario de violencia?

-No creo que de violencia, pero sí de irreverencia ante la injusticia, porque yo no soy la única víctima. Somos millones las víctimas de la injusticia y hay que plantear muy claro que los venezolanos, para poder abrir una nueva etapa, tenemos que ser irreverentes ante la arbitrariedad. Es lo que nos toca: liderar, avanzar con claridad en un terreno difícil y allí es donde se miden los liderazgos y donde se requieren convicciones. No pensar en los temores sino en la necesidad de construir la alianza política con firmeza para ganar y hacer que esa victoria se materialice, para una mejor Venezuela y una etapa en la que se abrirán oportunidades para todos.

-¿Está descartado entonces el escenario del retiro?

-Mañana (jueves) continúo la gira en Lara y continuaremos sumando, presentando nuestra propuesta y participando en un proceso que me siento contento de promocionarlo.

-No me respondió.

-No, no está planteado el retiro.

-¿No le importa sacrificar su capital político en esta jugada tan cerrada?

-Es lo que me corresponde hacer y lo voy a seguir haciendo. Cómo yo me aparto de la defensa de los derechos y le pido a los venezolanos que me acompañen, si yo no puedo defender los míos. Para yo pedirle a los venezolanos que me acompañen en una lucha para que todos los derechos sean para todas las personas, para que todos puedan admitir su cuota parte yo también tengo que dar demostraciones de que estoy dispuesto a defender mis derechos como David contra Goliat. Porque es así, un ciudadano común contra todo el Estado. Lo mejor para el Gobierno hubiese sido que yo declinara.

-Si hubieran querido que declinara era más fácil reproducir lo hecho en 2008.

-Es que hay una decisión demasiado grande de la Corte-Interamericana.

-¿Cree entonces que los magistrados de la Sala Constitucional al dejar esa rendija en la sentencia lo que buscaban era cubrirse las espaldas a futuro y no aparecer contraviniendo del todo a la Corte-IDH?

-Probablemente. Pero lo que yo fui a buscar en la Corte-IDH fue lo que el TSJ y Luisa Estella Morales reconocieron: que yo puedo ser candidato. Quién es electo Presidente, eso lo deciden los venezolanos. Yo creo que el electorado reconoce la firmeza, la perseverancia, la constancia, el trabajo. Yo le digo a los venezolanos que en mí encontrarán a alguien que tendrá la determinación de derribar los obstáculos que nos ponga el Estado venezolano. Creo que la gente puede ver en mí a la persona a la que el Gobierno le tiene más miedo y siendo así a mí es al que pueden apoyar. Eso es como si ahorita decimos que no importa que cierren a Globovision y le pongan una multa impagable porque hay otros canales. Nosotros no podemos rendirnos cuando estamos hablando de derechos, el pragmatismo tiene sus límites. Esta es una lucha moral, democrática. Es como si a Rómulo Betancourt le hubieran dicho que no podía seguir luchando por la democracia en Venezuela porque estaba en el exilio. Cuando hay convicción se lucha desde cualquier terreno.

-Pasado el episodio de la inhabilitación, ahora se anuncia la apertura de una averiguación penal en su contra. ¿Qué hará?

-Yo no tengo ningún miedo a enfrentar, en ningún terreno, la pretensión que tienen de que nos salgamos del camino de construir una nueva mayoría y con el espíritu unitario dibujarle a los venezolanos la esperanza. Ahora, después de años, porque dijimos que vamos a participar en las elecciones, vienen con la pretensión de iniciar un proceso penal. No podemos perder de vista la importancia que tiene esa idea de la esperanza. Eso es lo que nos va a dar la victoria, la fortaleza de enfrentar la injusticia y a la vez presentar con claridad la esperanza a los venezolanos.