Razón del nombre del blog

Razón del nombre del blog
El por qué del título de este blog . Según Gregorio Magno, San Benito se encontraba cada año con su hermana Escolástica. Al caer la noche, volvía a su monasterio. Esta vez, su hermana insistió en que se quedara con ella,y él se negó. Ella oró con lágrimas, y Dios la escuchó. Se desató un aguacero tan violento que nadie pudo salir afuera. A regañadientes, Benito se quedó. Asi la mujer fue más poderosa que el varón, ya que, "Dios es amor" (1Juan 4,16),y pudo más porque amó más” (Lucas 7,47).San Benito y Santa Escolástica cenando en el momento que se da el milagro que narra el Papa Gregorio Magno. Fresco en el Monasterio "Santo Speco" en Subiaco" (Italia)

viernes, 28 de octubre de 2011

Nunca busqué en las religiones orientales porque soy católica y en esa Fe debía encontrar mis raíces, pues su origen es oriental también...O sea...

Comentario importantísimo para el día de hoy

28 de octubre 2011-

Desde Argentina lo hace el señor

Dimarco, Leonardo Aureliano

Para los grupos de Oración Centrante

del mundo:

La Nube del No Saber tiene mucho que decir sobre

cómo uno debe alistarse para este movimiento hacia

la oración contemplativa. Da indicativos para saber

si uno está llamado o no para la misma. Sin embargo,

parecería que hoy día se le ofrece a todos, no sólo por

maestros que enseñan la Oración Centrante, sino

también por maestros de la meditación oriental.

Parecería que está a la disposición de todos.

La idea de que las personas laicas emprendan el

camino espiritual no es algo nuevo. Lo que sucede es

que simplemente no ha gozado de popularidad durante

los últimos mil años. En las tradiciones espirituales de las

diferentes religiones del mundo, tanto del Oriente como

del Occidente, la tendencia ha sido aislar a los que van

en pos de este camino, colocarlos en lugares especiales,

y yuxtaponerlos con los que llevan una vida de familia,

profesional o de negocios en el mundo, pero esta

distinción está comenzando a cambiar. Por ejemplo,

los sabios de la India, han empezado a compartir sus secretos

con el pueblo. En la antigüedad había que irse al bosque para

encontrar un maestro, y ahora podemos encontrar en los

Estados Unidos de América y en Europa Occidental, maestros

sobresalientes de diferentes tradiciones espirituales

orientales que ofrecen enseñanzas avanzadas a cualquiera

que esté interesado. Desafortunadamente junto con estas

tradiciones, han aparecido expresiones inferiores de las

mismas. En todo caso, ha habido un movimiento en las religiones

orientales que hace más accesibles las disciplinas esotéricas

a aquellas personas que llevan vidas comunes y corrientes

en el mundo. `Con respecto a la tradición cristiana,

Orígenes, un expositor de la escuela teológica de

Alejandría

del siglo IV, consideraba que la comunidad cristiana en

el mundo era el sitio apropiado de la ascesis. Fue sólo a

través del ejemplo de Antonio de Egipto y del informe

que Atanasio escribió sobre ese tema, que se estableció la

práctica de que era necesario dejar atrás al mundo para seguir

la ruta cristiana hacia la divina unión. En ningún momento fue

la intención de Antonio que esto se convirtiera en la única

forma de lograr esa unión, pero cada vez que ocurren

movilizaciones masivas, éstas se popularizan y pueden

fosilizar o incluso caricaturizar un movimiento. Tiene que

venir una nueva ola de renovación espiritual antes de que se

pueda recapacitar y precisar la diferenciación necesaria.

Cuando los movimientos se han convertido en instituciones,

esto puede requerir mucho tiempo. La esencia de la vida

monástica no es su estructura, sino su práctica interior,

y el alma de la práctica interior es la oración contemplativa.

En La Epístola del Consejo Privado escrita por el autor de

La Nube del No Saber hacia el final de su vida, él parece

reconocer que el llamado a la oración contemplativa es más

común de lo que originalmente había pensado. En la práctica,

yo creo que podemos enseñarle a la gente a proceder

conjuntamente hacia la oración contemplativa, es decir,

a leer y reflexionar sobre la palabra de Dios en las Escrituras,

a expresar aspiraciones inspiradas por dichas reflexiones,

y luego a descansar en la presencia de Dios.

Esta era la forma como se practicaba la lectio divina en

los monasterios de la Edad Media.

Estoy convencido de que si las personas nunca se ven

expuestas a algún tipo de oración no-conceptual, es posible

que ésta jamás llegue a desarrollarse, debido a la interferencia

de la excesiva intelectualización en la cultura occidental

y a la tendencia anti-contemplativa de las enseñanzas

cristianas en los últimos siglos. Es más, el experimentar

el sabor del silencio interior puede ser de gran utilidad en

el entendimiento de lo que es la oración contemplativa.

La enseñanza ascética reciente ha sido extremadamente

cautelosa. Ha existido una fuerte tendencia a asumir que la

oración contemplativa estaba reservada exclusivamente

para las personas religiosas de clausura. La oración

contemplativa da pie para una pregunta muy importante:

¿Hay algo que podamos hacer nosotros para prepararnos

para el don de la contemplación, en lugar de sentarnos a

esperar que Dios lo haga todo? Estoy convencido de que

sí lo hay. Hay formas de entrenar la mente en las disciplinas

espirituales tanto del Oriente como del Occidente que

ayudan a cimentar la base para la oración contemplativa.