Razón del nombre del blog

Razón del nombre del blog
El por qué del título de este blog . Según Gregorio Magno, San Benito se encontraba cada año con su hermana Escolástica. Al caer la noche, volvía a su monasterio. Esta vez, su hermana insistió en que se quedara con ella,y él se negó. Ella oró con lágrimas, y Dios la escuchó. Se desató un aguacero tan violento que nadie pudo salir afuera. A regañadientes, Benito se quedó. Asi la mujer fue más poderosa que el varón, ya que, "Dios es amor" (1Juan 4,16),y pudo más porque amó más” (Lucas 7,47).San Benito y Santa Escolástica cenando en el momento que se da el milagro que narra el Papa Gregorio Magno. Fresco en el Monasterio "Santo Speco" en Subiaco" (Italia)

sábado, 25 de abril de 2015

Angustia, rabia, impotencia, miedo, desesperanza, indignación, agresividad, apatía, tristeza, frustración, desamparo e incertidumbre sacuden a los venezolano con fuerza. Trastornos psicosociales como ansiedad, depresión y otras exacerbaciones emocionales prevalecen, incluso en niños, como nunca antes se había registrado, debido a la crisis social, económica y política sostenida que se vive en el país.


Espero que no te sientas aludido con esto....
Espero que nadie se sienta aludido con esto...      
Que problema cuando la máquina de repartir limosna te recorta la limosna, no? Que idiotas los que se quejan por la limosna, sin mirar la humillante situación en la que se encuentra dependiendo de ella.

Este gobierno ha fomentado el golilleo, el oportunismo, el raspa cupo, el matraqueo, el buhonerismo, el bachaqueo, el malandreo, el rebusque, la mendicidad, el clientelismo, el sapeo, la corrupcion, el trueque y la trampa, como modos de vida, ese es el ''hombre nuevo'', un animal de rapiña capaz de vulnerar los valores humanos fundamentales para subsistir, en pocas palabras un Bárbaro.

En una sociedad normal la gente se ocupa de estudiar y trabajar porque así echarán adelante de una forma digna. Aquí miles de profesionales o se van o son víctimas de un sistema que cada vez más restringe las libertades y trata de obligarte a convertirte en el ''hombre nuevo''.

Hoy cuando tienes menos oportunidades de ''rebuscarte'' y te sientes asfixiado se te olvida que en enero de 2014 te recortaron el cupo, el cual, ya antes te habían recortado, porque alguna vez fueron $5000.00 para viajar y  $3000.00 para internet y alguna vez... No había restricción alguna, pero así son los regímenes autoritarios tienen que controlarlo todo.

Y bueno... te quejas porque te recortan esto... Y qué dices de lo demás?, de los derechos humanos, de la seguridad, de la libertad de expresión, las libertades democráticas, la falta de productos alimenticios, de medicinas, de servicios públicos de calidad, de instituciones que funcionen, de empleo digno, de seguridad jurídica, educación, de vivir dignamente sin tener que humillarte. Se trata de vivir en LIBERTAD?.

Que tristeza de país y pensar que muchos han contribuido en su destrucción. Un venezolano, más preocupado por lo que estamos viviendo que ¿y ahora cómo hago para viajar?Es una Verdad dolorosa , pero debemos ya pensar en el país , y no, en lo q  nosotros queremos.... las noticias amarillas solo distraen nuestra atención en la solución. Q juntos la tenemos pero el miedo nos consume y buscamos otras alternativas .
.La pasividad tiene a Venezuela destruida, gobernada por ineptos, ignorantes y ladrones !

El Carabobeño 20 abril 2015

Venezuela explosión de emociones

El diagnóstico es parte del pronunciamiento de la Federación de Psicólogos de Venezuela. (Foto Archivo)
Ana Isabel Laguna || alaguna@el-carabobeno.com
Angustia, rabia, impotencia, miedo, desesperanza, indignación, agresividad, apatía, tristeza, frustración, desamparo e incertidumbre sacuden a los venezolano con fuerza. Trastornos psicosociales como ansiedad, depresión y otras exacerbaciones emocionales prevalecen, incluso en niños, como nunca antes se había registrado, debido a la crisis social, económica y política sostenida que se vive en el país.
El diagnóstico es parte del pronunciamiento de la Federación de Psicólogos de Venezuela, suscrito por la Red de Apoyo Psicológico que reúne a las universidades, Simón Bolívar, UCAB y UCV, alertando sobre el aumento de solicitudes de ayuda psicológica en consultas privadas y públicas. Los especialistas están preocupados: Es un problema de “salud pública”.
La disminución del poder adquisitivo, la inflación [alcanza 25% en lo que va de año], el desabastecimiento, el deterioro del sistema de salud. El aumento de la criminalidad con la tasa más alta de homicidios de América Latina [82 por cada 100.000 habitantes] y de la impunidad estimándose que 90% de los delitos quedan sin castigo [Observatorio Venezolano de Violencia]. Más la polarización y la corrupción, “están afectando la salud mental, psicológica y física de los venezolanos”. La psicólogo clínico e investigadora del Instituto de Estudios Políticos de la UCV Yorelis Acosta explicó que especialistas de diversas ramas de la medicina reportan el aumento de las consultas por problemas psicosomáticos. “La gente anda estresada y se le sube la tensión, se le fracturan los dientes, duele la espalda. Incluso aumenta el registro de niños en edades escolares con problemas de ansiedad”.
Y por menos se produjo el ‘Caracazo’ en 1992, se escucha a donde quiera que se llegue en busca de algún producto que escasea. ¿Por qué no pasa nada? ¿La gente se “acostumbró” a lo malo o ahora somos muy pasivos? Las interrogantes afloran por doquier.
“La sociedad venezolana está totalmente disfuncional por los constantes maltratos a los cuales ha sido sometida”, responde el psiquiatra Luis José Uscátegui. “No tiene estabilidad alimentaria, habitacional, ni en la prestación de los servicios públicos y hay debilidad institucional. ¿Qué más peligro en una sociedad donde no se respetan las normas? Se vive con un miedo tremendo, en un caos continuo y crónico, bajo la dominación del totalitarismo mediático”.
No es justo que se acuse a los venezolanos de apáticos o que son pasivos frente a las circunstancias que se afrontan en el país. El sociólogo Carlos Raúl Hernández percibe más bien que han estado solos en sus luchas. “No han participado masivamente en las protestas para sacar al Gobierno porque creen que no es el camino, por esa vía no tienen nada que ganar y sí mucho que perder, por el saldo mortal de las ‘guarimbas’ del 2014 y las consecuencias del paro petrolero del 2003”.
No puede expresarse
Los venezolanos no encuentran mecanismos para expresar claramente su rechazo a los acontecimientos en desarrollo, entre otras cosas, porque el chavismo se encargó de destruir todos los medios de expresión para manifestar los descontentos. “Acabaron con el movimiento sindical, las organizaciones políticas, los medios de comunicación libre [son pocos los que quedan] el parlamento es una especie de ministerio grandote al servicio del Gobierno. Quedan pocas opciones que permitan a la gente expresar su malestar”, concluyó Carlos Raúl Hernández.
Para el psiquiatra Luis José Uzcátegui, el Gobierno juega con la mente de los venezolanos, apostando a que las dificultades, generan la “relevancia hedónica”, es decir, hacer largas colas esperando la gratificación del logro por comprar “medio kilo de azúcar”,100 gramos de café o un paquete de papel higiénico. “Al conseguir lo buscado, la mente borra lo que se sufrió; es un proceso normal en la psiquis de los humanos al atravesar por circunstancias difíciles”.
La psicóloga Yorelis Acosta en su último estudio examinó que las principales preocupaciones son la inseguridad y la economía, no el tema político. “Los llamados a marchas o a protestas no conseguirán la misma participación que en años anteriormente, ya que el deterioro de los derechos humanos inhibe la manifestación popular”.
A los 400 individuos encuestados, se les preguntó: ¿Cuál de estas emociones predomina en ustedes en estos momentos? Y las que más repitieron fueron: Miedo, angustia y desesperanza [Caracas noviembre-diciembre 2014, hombres y mujeres, edad promedio: 46]. “Lo más lamentable es, que solo tres tenían algún planteamiento optimista, como “esto va a cambiar”.
Hallazgos que contrastan con el último estudio de Clima Socioemocional de la encuestadora Hinterlaces, que indica que los niveles de optimismo, esperanza, confianza y tranquilidad aumentaron en la población venezolana entre enero y marzo de 2015. A la pregunta “¿Cuál es la palabra que describe mejor su estado de ánimo?, 61% respondió feliz y 35% triste. Tranquilo se siente 64% de la muestra [1.200 entrevistas directas en hogares] y 34% manifestó estar confundido.
¿Qué hacemos?
No tan a punto de “volverse locos”, pero los venezolanos están irritables, excesivamente cansados o preocupados, claras señales para la profesora de Psicología en la UCAB, de que la sociedad venezolana ha perdido la tranquilidad. Las consecuencias se están viendo: Repliegue individual [quedarse encerrados en casa por temor], aumento de enfermedades psicosomáticas y angustia por la desconfianza en las instituciones creando la desesperanza. Otra triste consecuencia: La paralización y la no participación. A su juicio, la gran responsabilidad de quienes no sienten miedo, desesperanza o no se paralizan es tenderle la mano a quienes así se sienten. “Es normal experimentar miedo, pero no el quedarse atascado ni la desesperación”. Exhorta al Gobierno y a los líderes políticos a no utilizar lenguaje de guerra, evitar la confrontación, la deshumanización del adversario, la criminalización de la protesta. Para disminuir la polarización, el psiquiatra Luis José Uzcátegui recomienda evitar hablar en términos de “ellos” y “nosotros”. El analista Carlos Raúl Hernández es positivo: “Los venezolanos somos hijos de un pueblo demócrata y la expectativa de unas elecciones aminora las presiones sociales, las cuales deben ser vistas como una válvula de escape a través de la cual se puede manifestar el descontento”.