Razón del nombre del blog

Razón del nombre del blog
El por qué del título de este blog . Según Gregorio Magno, San Benito se encontraba cada año con su hermana Escolástica. Al caer la noche, volvía a su monasterio. Esta vez, su hermana insistió en que se quedara con ella,y él se negó. Ella oró con lágrimas, y Dios la escuchó. Se desató un aguacero tan violento que nadie pudo salir afuera. A regañadientes, Benito se quedó. Asi la mujer fue más poderosa que el varón, ya que, "Dios es amor" (1Juan 4,16),y pudo más porque amó más” (Lucas 7,47).San Benito y Santa Escolástica cenando en el momento que se da el milagro que narra el Papa Gregorio Magno. Fresco en el Monasterio "Santo Speco" en Subiaco" (Italia)

miércoles, 8 de abril de 2015

¿Por qué no te callas? Charito Rojas IN: Notitarde 8 de abril 2015 (Agora)




  1. ¿Por qué no te callas?

  2. Chaito Rojas IN: Notitarde 8 de abril 2015 (Agora)
  3. "Porque no te callas" (COMPLETO) NO ... - YouTube

    www.youtube.com/watch?v=Q8LjERqsXhM

    11 de nov. de 2007 - Subido por Semperascendens
    Aqui esta el video completo sin censura,vean como se tuvo que salir el rey sin saber que decir.
Es una enorme desgracia no tener talento para hablar bien, ni la sabiduría necesaria para cerrar
la boca”. Jean de la Bruyère (1645 - 1696), escritor y moralista francés. 
El presidente acaba de anunciar que “Nos estamos preparando para decir las verdades de
Venezuela en la Cumbre de las Américas”. Así que asumimos que va a decir lo que ya
Jaua adelantó: que “ni por mil imperios vamos a soltar a esos políticos”, en abierta
confesión de que son presos suyos suyitos, es decir, del régimen. 
También debe decir que a Antonio Ledezma lo acaban de imputar para juzgarlo
encarcelado porque esa es la directriz que recibe la justicia injusta, la misma que
mantiene preso desde hace 14 meses, sin ningún tipo de argumento legal, a Leopoldo
López. También debería decir una verdad como una catedral: que tiene presos a más
de 40 venezolanos desde el año pasado, como ejemplo terrible de lo que le puede pasar
al ciudadano que se atreva a protestar.
La campaña emprendida para recolectar firmas contra un decreto que sanciona a
siete acusados de violar los derechos humanos de los venezolanos, coloca al gobierno
como sus defensores, en lugar de abrir investigaciones y tratar -como hacen los
gobiernos civilizados- el asunto por vía diplomática. También en honor a la verdad
debe decir cómo recogió esas firmas que estamos más que seguros que ni por
asomo llegan a los 8 millones cantados. Deben contar que obligaron o presionaron a
firmar a empleados públicos, a los presos, a las Fuerzas Armadas, a los beneficiarios de
misiones, a los compradores de mercales y bicentenarios, a los contratistas, a profesores
y alumnos de planteles públicos. Nadie puede negarse a esta firma so pena de perder
el beneficio del cual el gobierno se siente dueño y no empleado. Esto también es una
violación al derecho al libre albedrío que el régimen arrebata descaradamente a los
venezolanos. 
Si el heredero va a ir a la Cumbre de las Américas en Panamá a decir la verdad sobre
Venezuela debe contar cómo en el Universitario han hecho 150 amputaciones porque
no tienen los equipos y las medicinas para salvar los miembros de diabéticos;
debe contar cómo han muerto epilépticos por falta de anticonvulsivos; cómo los
dializados pasan trabajo para lograr su tratamiento; cómo los enfermos de cáncer carecen
de los elementos para recibir radioterapia; cómo los pacientes hacen rondas de un
hospital a otro, de una clínica a otra, para hacerse un examen o conseguir un tratamiento;
cómo no pueden optar a cirugías electivas porque no hay insumos suficientes y
los que tienen los usan para las emergencias. 
También el gobernante debería hacer un mea culpa por los 13.000 médicos venezolanos
que se han ido del país, espantados por los bajos sueldos, la inseguridad, el maltrato
oficial y el sometimiento indigno a curanderos cubanos y a “médicos comunitarios”
impuestos reformando la ley para que puedan ejercer aunque eso cueste vidas
de pacientes, tratados por improvisados e ignorantes. 
Otra verdad que estamos los venezolanos ansiosos por escuchar es cuánto gasta el
gobierno en “apresto militar” para mantener a milicianos que ni siquiera están
contemplados en la ley pero son la guardia pretoriana del régimen. Quisiéramos nos
explicara por qué con las necesidades que sufre el país, el Ministerio de Defensa se
permite gastar dos millones y medio de dólares en comprar réplicas de la espada de
Ezequiel Zamora para regalar a sus uniformados revolucionarios. 
Si seguimos en la onda de la verdad ofrecida por el primer mandatario quisiéramos
saber por qué en 16 años el gobierno no ha prestado la menor atención al Esequibo,
dejando que Guyana penetre en territorio y aguas reclamada para explorar y extraer
sus riquezas petrolíferas y de gas. La  negligencia de quienes se permiten llamar
“apátridas”
a otros, llega al extremo de tolerar que la fachada atlántica del delta del Orinoco ya
este invadida por compañías petroleras como Exxon, permisadas por una Guyana que
viola abiertamente el Acuerdo de Ginebra de 1966 que obliga a las partes a no explotar la
zona en reclamación. Una tímida nota diplomática ha sido lo más que ha se ha atrevido
el guapetón gobierno, que tiene armas y está dedicado a una lucha ficticia contra un
imperio que jamás le ha amenazado más que con sanciones a violadores que tienen
nombre y apellido. Ahora los chulos del Caricom, que huelen la ruina de Venezuela y
experimentan una reducción en el envío de combustible a precio y condiciones de regalo,
se le voltean al régimen y apoyan el derecho a autodeterminación de Guyana, pasando
por encima de acuerdos bilaterales firmados por los dos países y además, en una abierta
actitud injerencista en los asuntos internos de Venezuela, sin que los bocones digan ni pío.
En la Cumbre de Panamá estarán quienes sí van a decir la verdad sobre Venezuela: las
organizaciones civiles que protegen los derechos humanos, una gran cantidad de
demócratas que se han movilizado al país centroamericano para participar en los foros
sociales y hablar de la crisis humanitaria que vive el país, de la violación de los derechos
y de cómo un grupo de corruptos han robado a los venezolanos. También estarán
presentes 21 ex presidentes que irán a abogar por la democracia y la liberación de los
presos políticos. 
El Presidente Barack Obama a través de sus portavoces ha anunciado que en su agenda
tiene previsto asistir a esos foros a escuchar a los opositores venezolanos y a los
disidentes cubanos. En cambio, solo tiene prevista una reunión bilateral con el presidente
de Panamá.
En la agenda de la Cumbre por ningún lado aparece lo de la entrega de las firmas para
derogar el decreto ejecutivo. Y nadie cree en el valor de esas firmas ni en su cantidad,
certificadas en 24 horas por el mismo CNE que tardo 24 días en decir que las recogidas
por la oposición en el 2003 eran “planas”. Un poquito de respeto hacia este país no les
vendría mal.
El presidente promete dar espectáculo en Panamá, para vergüenza de los venezolanos
que tal vez escucharan nuevamente aquella exclamación que reflejaba la impaciencia de
gobernantes (y del mundo entero) hacia la charlatanería revolucionaria: “¡¡¡ ¿Por qué no
te callas?!!!”. 
Después que el Rey de España, en un inusual ataque de impaciencia ante la verborrea
agresiva del presidente venezolano, lo mandara a callar, Chávez se rió así del episodio. En
la Cumbre de Panamá, el heredero podría afrontar una situación similar pero con resultados
diferentes.