Razón del nombre del blog

Razón del nombre del blog
El por qué del título de este blog . Según Gregorio Magno, San Benito se encontraba cada año con su hermana Escolástica. Al caer la noche, volvía a su monasterio. Esta vez, su hermana insistió en que se quedara con ella,y él se negó. Ella oró con lágrimas, y Dios la escuchó. Se desató un aguacero tan violento que nadie pudo salir afuera. A regañadientes, Benito se quedó. Asi la mujer fue más poderosa que el varón, ya que, "Dios es amor" (1Juan 4,16),y pudo más porque amó más” (Lucas 7,47).San Benito y Santa Escolástica cenando en el momento que se da el milagro que narra el Papa Gregorio Magno. Fresco en el Monasterio "Santo Speco" en Subiaco" (Italia)

viernes, 14 de diciembre de 2012

¿Habló Chávez de reconciliación nacional? ¿Habló Chávez de la necesidad que tenemos los venezolanos de unir esfuerzos para lograr un país distinto? No, para nada, Chávez habló de la patria que supuestamente se ha logrado, de los argumentos que deben utilizar sus seguidores en las oraciones que eleven por su salud y, por supuesto, en la unidad que debe reinar dentro de las fuerzas revolucionarias. Ese texto, mis queridos lectores, no es para la sociedad que lo adversa políticamente.


Quién está más grave: ¿HCF o el país?

JOSÉ MAYORA |  EL UNIVERSAL
viernes 14 de diciembre de 2012  12:00 AM
Desde el pasado sábado, la prensa escrita y hablada, nacional e internacional no ha dejado de hablar sobre la salud del presidente Chávez. Estos medios han dado cuenta de manifestaciones de solidaridad de variados orígenes: oligárquicos, populares, monárquicos, revolucionarios, terroristas, opositores y correligionarios.

En el entorno nacional las manifestaciones son diversas. Los escépticos se sienten contentos con la sinceridad del caudillo, por fin dijo lo que tenía que decir, para que ya no haya dudas acerca de la enfermedad que lo aqueja. Al parecer, se despejaron las incertidumbres, ya no hay confusiones en torno a la enfermedad presidencial. Por supuesto que en el mundo chavista es difícil esconder la tristeza por la enfermedad del líder o la desazón por una eventual pérdida del poder. No han faltado voces que justifiquen el silencio palaciego sobre algo que, al parecer, ya no es ocultable. No obstante lo anterior, el parte médico brilla por su ausencia.

Al igual que cualquier ser humano, deseo  a HCF que se recupere de sus malestares para que ejerza, para bien o para mal,  con todo el vigor de sus talentos, la función para la cual fue elegido y, por supuesto, para que responda también por el impacto negativo de las decisiones.

Estoy persuadido que la enfermedad de HCF no es el problema capital de este país.  Nuestros problemas superan a la salud de un mandatario excluyente que no gobierna un país sino un proyecto; preocupado por los pasos que deben darse para alcanzar la patria socialista; desentendido de las decisiones  que consoliden una democracia orientada hacia las finalidades públicas de toda la población.

¿A quien dirigió el líder la cadena del pasado sábado? Después de regresar intempestivamente al país, no abrir la boca durante casi 24   horas, se dirige a los chavistas para decirles que está enfermo y que por encima de su padecimiento está el proyecto que él dirige, al cual hay que garantizarle continuidad: "opino" que deben elegir a Nicolás Maduro presidente (Mensaje propio de una convención del PSUV reunida en el Poliedro).

¿Habló Chávez de reconciliación nacional? ¿Habló Chávez de la necesidad que tenemos los venezolanos de unir esfuerzos para lograr un país distinto? No, para nada, Chávez habló de la patria que supuestamente se ha logrado, de los argumentos que deben utilizar sus seguidores en las oraciones que eleven por su salud y, por supuesto, en la unidad que debe reinar dentro de las fuerzas revolucionarias. Ese texto, mis queridos lectores, no es para la sociedad que lo adversa políticamente.

Chávez vino de impronta al país a poner orden dentro de sus enconadas filas, conocedor como está de que el único que puede lograr la estabilidad de las fuerzas revolucionarias es él. Está consciente que él es la llave para mantener cierto equilibrio inestable en el país. Ha sido enfático cuando ha dicho que Venezuela se irá al caos sin su presencia, lo cual es cierto pues las fuerzas que se han desatado al interior de los grupos revolucionarios no podrán ser contenidas por un líder distinto a él.

No sabemos si Nicolás esta "maduro" para asumir la conducción del proyecto revolucionario pero, ¿quién asumirá la conducción del país al que aquejan variadas endemias de evidente gravedad?

Mayora.j@gmail.com