Razón del nombre del blog

Razón del nombre del blog
El por qué del título de este blog . Según Gregorio Magno, San Benito se encontraba cada año con su hermana Escolástica. Al caer la noche, volvía a su monasterio. Esta vez, su hermana insistió en que se quedara con ella,y él se negó. Ella oró con lágrimas, y Dios la escuchó. Se desató un aguacero tan violento que nadie pudo salir afuera. A regañadientes, Benito se quedó. Asi la mujer fue más poderosa que el varón, ya que, "Dios es amor" (1Juan 4,16),y pudo más porque amó más” (Lucas 7,47).San Benito y Santa Escolástica cenando en el momento que se da el milagro que narra el Papa Gregorio Magno. Fresco en el Monasterio "Santo Speco" en Subiaco" (Italia)

lunes, 24 de diciembre de 2012

La configuración astrológica que se ha formado en cielo en el marco de la nueva era anunciada por los mayas, es decir el “Yod” o “Dedo de Dios”, estará presente en esta Nochebuena, dándonos una clara señal de los tiempos de cambio que estamos viviendo.



DOMINGO, 23 DE DICIEMBRE DE 2012

Júpiter canaliza nuestra entrada a la nueva era

Tomado del blog "Termómetro Zodiacal" de pedro González Silva
La configuración astrológica que se ha formado en cielo en el marco de la nueva era anunciada por los mayas, es decir el “Yod” o “Dedo de Dios”, estará presente en esta Nochebuena, dándonos una clara señal de los tiempos de cambio que estamos viviendo.

Recordemos que un “Dedo de Dios” es una figura astrológica en la cual dos planetas a una distancia de 60 grados, se conectan con otro que está a 150 grados de distancia de ambos, formando un triángulo alargado.

En este caso, el “Dedo de Dios” está formado por Saturno en Escorpio, y Plutón en Capricornio, y ambos planetas conectados con Júpiter en Géminis.

Saturno y Plutón enfocan sus energías hacia Júpiter, indicando que las características de este planeta predominarán en el nuevo ciclo que se abre. Saturno en Escorpio desata energías mágicas de transmutación y cambio a través del esfuerzo y el sacrificio, mientras que Plutón en Capricornio desata sus energías destructoras, para que, tal como el Ave Fénix, pueda nacer lo nuevo.

Cuando las energías de Saturno y Plutón se juntan y se entrelazan, se manifiestan poderosas fuerzas de reestructuración, donde nada queda en su sitio, todo se mueve, se reacomoda, todo muere para que nazca lo nuevo.

Esas poderosas energías se dirigen hacia Júpiter, astro que lleva a la expansión, a abarcar nuevas áreas en la vida, que nos lleva a afrontar lo inexplorado, que nos invita a crear en momentos en que todo se destruye para que nazca lo nuevo, Júpiter juega un papel fundamental, porque nos invita a desarrollar nuevos conceptos e ideales, nos invita a dar un salto hacia lo desconocido, y nos lleva a revivir el momento supremo de la creación; como dice la Biblia: “En el principio era el Verbo…”

Ese es el mundo de las ideas que estará activo, es el tiempo de volver a crear nuestro universo, de utilizar la imaginación creadora y acoplarla a los ciclos de la vida… Es un tiempo de entregar nuestra voluntad personal y dejar que nos guíe la voluntad de Dios en cada uno de nosotros, que seamos un instrumento para su sagrada manifestación.

En esta nueva era la fe se transmuta en conocimiento y podemos entender de manera científica muchos dogmas religiosos, pero no para desconocer a Dios, sino para entender su infinito poder y su perfecta manifestación, de la cual formamos parte.