Razón del nombre del blog

Razón del nombre del blog
El por qué del título de este blog . Según Gregorio Magno, San Benito se encontraba cada año con su hermana Escolástica. Al caer la noche, volvía a su monasterio. Esta vez, su hermana insistió en que se quedara con ella,y él se negó. Ella oró con lágrimas, y Dios la escuchó. Se desató un aguacero tan violento que nadie pudo salir afuera. A regañadientes, Benito se quedó. Asi la mujer fue más poderosa que el varón, ya que, "Dios es amor" (1Juan 4,16),y pudo más porque amó más” (Lucas 7,47).San Benito y Santa Escolástica cenando en el momento que se da el milagro que narra el Papa Gregorio Magno. Fresco en el Monasterio "Santo Speco" en Subiaco" (Italia)

domingo, 23 de diciembre de 2012

Parece que fue hace siglos y son apenas 20 años que admiraba y no me perdía exposición en Caracas de Ricardo Benaím...Eso quedó para el recuerdo...Ah y hasta Blancanieves se puso anciana


Ricardo Benaim publica sus trazos en "El vuelo"

El libro, editado por La Barca de la Luna, estará disponible en dos presentaciones

imageRotate
El libro está inspirado en la visión de vida del artista: libertad, creación de espacios y vuelo OSWER DÍAZ
DUBRASKA FALCÓN |  EL UNIVERSAL
viernes 21 de diciembre de 2012  12:00 AM
Cuando estuvo en Londres, Ricardo Benaim (Caracas, 1949) se inscribió en un curso de caligrafía y ortografía en acuarela. No consiguió aprender nada. Lo confiesa sin temor. Tan solo asimiló la técnica del trazo. Para él fue más que suficiente. "Con el trazo me sentí muy cómodo. Me interesaron siempre esos dibujos japoneses muy sencillos de dos o tres trazos", recuerda.

El asunto es que cuando la ilustradora Rosana Faría observó los dibujos le propuso que hiciera un libro. Así Benaim comenzó a pensar el texto que iba a crear. Y fue ayer cuando bautizó la obra-libro El vuelo en la librería El Buscón del Centro Comercial Paseo Las Mercedes.

"Es un pequeño libro, modesto y discreto, pero muy significativo, porque está basado en las líneas inspiracionales de mi vida: la libertad, la creación de espacios y el vuelo. De hecho, por eso el libro se llama El vuelo", dice Ricardo Benaim.

Además de los dibujos, el texto del creador va recorriendo cada una de las 24 páginas que tiene el libro editado por La Barca de la Luna. "Las acuarelas de los pájaros son dibujadas manualmente. Esto hace que cada libro sea diferente. Está encuadernado e impreso en un papel especial", apunta el artista plástico.

Son dibujos con una carga poética importante. Fueron hecho con trazos rápidos y vivos que están basados en el Budismo Zen. "La inspiración aquí es muy rápida. No te detienes a ver si te quedó bonito o no. No hay razón alguna para esto. Los trazos son los que quedaron. Fue un reto importante estar frente a la hoja de papel en blanco".

Y es que Ricardo Benaim se inspiró en la poesía del venezolano Juan Sánchez Peláez. Sobre todo en los versos del libro Aire sobre el aire (Tierra de Gracia Editores) que publicó en 1989. "Es un libro inspirador para un momento como éste. Soy un artista que siempre busca crear espacios. Cuando trabajo como profesor o maestro, lo primero que le digo a mis alumnos o discípulos es que tienen que crear sus propios espacios. En el libro ves cómo los mismo pájaros trazan sus espacios de libertad", cuenta. 

El Vuelo cuenta con dos ediciones. La primera será limitada y con un formato más pequeño. De ésta se imprimieron 1.000 ejemplares, cada uno con un costo de 130 bolívares. Mientras que la segunda edición será numerada, de un formato más grande y vendrá firmada por el artista. Son 100 ejemplares que cuestan Bs. 1000.


Blancanieves cumple 75 años

El primero en ver el filme fue el banquero de Walt Disney

imageRotate
Con el dinero recaudado por
EL UNIVERSAL
jueves 20 de diciembre de 2012  12:00 AM
Nueva York.- El primer espectador se quedó mudo, con el rostro petrificado, ante Blancanieves y los siete enanitos. Se trataba del banquero de Walt Disney, y la película era una arriesgada empresa. Y es que en los años 20 del pasado siglo, nadie podía imaginar que el público tuviera ganas y paciencia para aguantar un largometraje de dibujos animados. Nadie menos Disney. 

Pero para hacer realidad su costosa idea, Disney necesitaba a su banquero. Éste sólo rompió su silencio al salir de la sala, de camino al carro. "Walt, esta película te va a dar un montón de dinero", le dijo. El crédito estaba garantizado y el banquero, cuyo nombre no se dio a conocer, lo mantuvo. 

Ya el día del estreno, el 21 de diciembre de 1937 en el teatro Carthay Circle de Los Ángeles, el primer largometraje animado de Disney fascinó a estrellas como Charlie Chaplin, Shirley Temple, Clark Gable o Marlene Dietrich. La revista Timededicó su portada a Disney y sus siete enanitos y The New York Times titulaba: "Muchísimas gracias, Mr. Disney". De aquella noche, también en viernes, se cumplen mañana 75 años. 

Pese a todas las dudas, la historia de la princesa Blancanieves, maltratada por los celos de su malvada madrastra hasta que ésta acaba envenenándola con una manzana, cosechó más de ocho millones de dólares y sentó las bases para lo que sería el imperio animado del legendario productor. 

Con ese dinero, Disney pudo financiarse un nuevo estudio y, en pocos años, lanzar una serie de exitosas películas de animación -desde Bambi a Fantasía oPinocho-, hoy ya convertidas en clásicos. 

La historia de Blancanieves se inspira en los cuentos de los hermanos Grimm, publicados por primera vez hace ahora 200 años y que ya sirvieron de modelo para una versión muda de Hollywood. 

Disney contrató a más de 700 dibujantes, coloreadores, técnicos y otros especialistas que realizaron un laborioso trabajo para conseguir un largometraje de 83 minutos de duración. 

Más tarde, el productor añadió un mensaje de agradecimiento al inicio de la película: "Mi sincero agradecimiento a todos mis empleados, cuya lealtad y creatividad han hecho posible esta producción". 

Para dar vida a Blancanieves se tomó como modelo a la niña de 13 años Marge Champion. "Como los personajes animados tienen una cabeza más grande que los reales, tenía que llevar un casco de fútbol americano sobre el que se pintó el cabello negro", recordó después en una entrevista. A mediodía casi me desmayaba de soportar todos los focos y el casco. Además, me resultaba difícil moverme. Así que al final me lo quitaron y sólo me pusieron un lazo en el pelo", agregó. 

Comparada con la estética de las posteriores películas de Disney, Blancanieves y los siete enanitos se centra más en el detalle y deja menos peso para la acción. Pero los encantadores personajes, especialmente los enanitos, convirtieron el largometraje de animación en un clásico atemporal e ingenioso que aún hoy sigue siendo muy popular. 

En el filme aparecen ya muchas de las características típicas de la factoría Disney, como la personalización de animales: los pájaros se sonrojan cuando los mira el apuesto príncipe, los ciervos utilizan su cornamenta para colgar la ropa, y los pájaros adultos se tapan las orejas con sus alas cuando sus crías comienzan a cantar. 

Y tanto éxito no pudo pasar desapercibido a los académicos de Hollywood, que en 1939 entregaron por fin a Disney su merecido Óscar. Pero no un Óscar cualquiera, sino una estatuilla grande dorada y siete pequeñitas adicionales.