Razón del nombre del blog

Razón del nombre del blog
El por qué del título de este blog . Según Gregorio Magno, San Benito se encontraba cada año con su hermana Escolástica. Al caer la noche, volvía a su monasterio. Esta vez, su hermana insistió en que se quedara con ella,y él se negó. Ella oró con lágrimas, y Dios la escuchó. Se desató un aguacero tan violento que nadie pudo salir afuera. A regañadientes, Benito se quedó. Asi la mujer fue más poderosa que el varón, ya que, "Dios es amor" (1Juan 4,16),y pudo más porque amó más” (Lucas 7,47).San Benito y Santa Escolástica cenando en el momento que se da el milagro que narra el Papa Gregorio Magno. Fresco en el Monasterio "Santo Speco" en Subiaco" (Italia)

domingo, 27 de febrero de 2011

Eddie Ramírez, otro personaje del mundo del petróleo digno de seguir en sus columnas de denuncia

25 febrero 2011

Manuel Barreto Hernaiz || Siete décadas ejemplares




Siete décadas ejemplares

Así se expresa un hombre a quien nunca, nada ni nadie, ha conseguido doblegar. Que no entiende de dineros o prebendas y menos aún de posiciones acomodaticias ante la adversidad. Solo de lucha y de compromiso. Un hombre de pensamiento coherente, ligado a la vida, al corazón y al espíritu, muy actual, pues la dinámica de la vida misma, le obliga a ello.

Un hombre, que una vez el deber laboral cumplido a cabalidad, luego de alcanzar la Presidencia de una filial de Pdvsa, le esperaba, por tener aprobada su jubilación, y le fue revocada por haber apoyado el paro cívico de 2002... De nuevo tenía que posponer chinchorro, pantuflas y reposo.

Eddie Ramírez, este ser ejemplar, desde muy niño conoció el exilio, así como a ilustres exiliados, quienes, tal vez en esas conversaciones que sostenían con su padre Edito, le fueron despertando esa inquietud libertaria, que le llevaría a la Cárcel Modelo, en los inicios de la década de los 60’.

Un sempiterno idealista, pues -tal como él mismo lo relata- desde que tuvo uso de razón el tema político le apasionó...” En mi triciclo jugaba a ser el chofer de Delgado Chalbaud y de Mario Vargas...” premonitorio el infantil juego, pero, y ya trascurridas muchas décadas, le vemos al volante de su viejo Corolla, manejándole a su compañero de cruzada, Antonio Méndez, tomando, ya bien entrada la noche, y luego de alentar a sus compañeros ex petroleros de la región central, esa pseudo autopista que a duras penas une a Caracas con el centro del país.

Eddie, hombre de tierra, de hecho ingeniero agrónomo, con mucho optimismo y una valentía a prueba de todo, puso su experiencia, sus vivencias y sobre todo su compromiso aleccionador en dirigir a esa organización -Gente del Petróleo- ese colectivo que vino a marcar un hito en el acontecer sociopolítico nacional.

Será materia para analizar, en un futuro no muy lejano, esa decisión, ese comportamiento firme, sólido y unido, mediante el cual se asumía un riesgo muy grande (para muchos analistas políticos, absurdamente ingenuo) pero con la plena convicción de que se hacía impostergable, en virtud de las características evidentes del régimen, manifestar su rechazo... Y el tiempo y la nefasta trayectoria del régimen, nos dieron la razón.

Eddie, tal como lo mencionamos reiteradamente, el hombre que lleva en sí las cuatro virtudes platónicas (prudencia, fortaleza, templanza y justicia) se montó sobre sus juveniles hombros, forjados en siete décadas de ejemplar tenacidad, a un indoblegable grupo que ha resistido con dignidad y estoicismo, las más aberrante arbitrariedades de un régimen que se ha caracterizado por sembrar odios y resentimientos, por revivir viejas leyendas y mitos históricos con la finalidad de mantener a un sector -muy bien definido- en estado permanente de guerra contra sus “enemigos”. José Ingenieros, en “El Hombre Mediocre” sentenciaba:

“...En vano se busca remedios en la glorificación del pasado. De ese atafagamiento los pueblos no despiertan loando lo que fue, sino sembrando el porvenir...”.

Un régimen que ha venido preparando terreno al comunismo mediante la confiscación de fincas y empresas; y haciéndose la vista gorda o propiciando las invasiones a la propiedad privada, sembrando discordia y desolación, incertidumbre y desesperanza. A este gobierno, con la frente en alto, la voz firme pero nunca altisonante, le ha hecho frente, con el temple que le caracteriza, nuestro noble amigo.

Cosas de la vida, un hombre de tierra, y no propiamente de “petróleo”, un sembrador, que pide reemplazo y no se le acepta, pues es tiempo de preparar el campo, y él tiene, en cada uno de sus artículos, las semillas que ya están listas para germinar, y en cada una de sus intervenciones, como en la Parábola del Sembrador, su tesón será el fertilizante que habrá de vigorizar la mayor cosecha de su vida: el rescate de la dignidad, la paz y el porvenir de nuestro querido y fracturado país. Y tal vez, a partir de ese momento, retomemos definitivamente aquel extraviado sueño de Uslar Pietri de sembrar el petróleo.

Y para concluir este sincero homenaje al noble amigo, unas añejas coplas españolas que le retratan fielmente:

“Que labor del sembrador, por sembrar en tierra amarga quien no fuera labrador. Y el quema rojo con doble sombrío que le parece que el mundo es mío. Sembrador que han puesto en la ventana su amor la espiga de mañana será tu recompensa mejor.”