Razón del nombre del blog

Razón del nombre del blog
El por qué del título de este blog . Según Gregorio Magno, San Benito se encontraba cada año con su hermana Escolástica. Al caer la noche, volvía a su monasterio. Esta vez, su hermana insistió en que se quedara con ella,y él se negó. Ella oró con lágrimas, y Dios la escuchó. Se desató un aguacero tan violento que nadie pudo salir afuera. A regañadientes, Benito se quedó. Asi la mujer fue más poderosa que el varón, ya que, "Dios es amor" (1Juan 4,16),y pudo más porque amó más” (Lucas 7,47).San Benito y Santa Escolástica cenando en el momento que se da el milagro que narra el Papa Gregorio Magno. Fresco en el Monasterio "Santo Speco" en Subiaco" (Italia)

domingo, 13 de febrero de 2011

En el silencio dominical salen los recuerdos y valoramos a quienes nos amaron. In memorian de Agustín González

"Yo nací en el libro, mi primer trabajo fue a los 17 años
en esto, ya no puedo hacer otra cosa, es muy
difícil dejar esto".
Walter Rodríguez (y humildemente yo también)
Debo confesar que he tenido suerte en mi vida, el revolcón terapéutico
de mis recuerdos de la mano de un insigne psiquiatra como
el Dr. Luis Enrique González en Valencia, me ha permitido
valorar a mis amig@s desde el
Internado "San José de Tarbes" (El Paraíso) donde conocí
a revolucionarios cristianos como
Tomás Socías, fui alumna del después legendario Padre
Jesús Gazo sj. del INOLVIDABLE
Germán Flores, de la profesora Irma de Camacho
a quien debo el amor por la Historia Universal, en fin tantos que harían la
lista muy larga, pero quien marcó mi vida fue
Roberto José Lovera De Sola, quien
con pequeña diferencia de edad conmigo se convirtió
(en plena discusión
dejada por el Concilio Vaticano II)
en nuestro profesor de"religión" en IV año
de Humanidades.
Roberto además de enseñarnos una religión en plena lucha
de pensamientos y preguntas contestadas, insufló en mí el amor
por la Literatura de verdad, más allá de los programas de bachillerato,
que era la que él "bebía" en su casa de la mano sobre todo de su madre
Doña Irma De Sola de Lovera, intelectual reconocida en nuestras.letras.
Novio de Morella Contramaestre, nuestra compañera de clases
y en aquel entonces amiga entrañable, me ayudó a entrar
en el estudio de la literatura contemporánea, asignándome
a Salvador Garmendia como tesis de fin de bachillerato
con entrevista personal y todo en Barquisimeto, y me ayudó a
entrar a mi primer y único trabajo como
personal de investigación de la Biblioteca Nacional, donde comencé
el 1 de agosto de 1970, al mismo tiempo que ingresaba a estudiar
Filosofía y Letras en la UCAB, aún en la esquina de Jesuitas en el
centro de Caracas, por estar la UCV cerrada por el
movimiento de renovación, y al yo estar becada por el Ministerio
de Educación no podía perder clases.
Roberto se convirtió hasta el presente en el modelo a seguir en mi vida,
referencista admirable junto a María Elena Bermúdez que combinada
con la calidad humana, humor y cultura de Florencia Fuentes, formaron
mi estructura humana y profesional.
La primera, jovencísima bibliotecóloga encargada del Departamento de
Referencias de la Biblioteca donde estaba también Roberto, y la segunda
mi "jefa" en el Centro Bibliográfico Venezolano, también jovencita bibliote-
cóloga, signaron lo que yo quería ser como profesional.
. Eran los tiempos de renovación de la Biblioteca bajo la Dirección
de la Dra. Blanca Alvarez Freites.
Ese cargo me dio la oportunidad de ver diariamente a Aquiles Nazoa,
convesar con él a las 10 de la mañana mientras yo colocaba la
Cartelera al público y él llegaba a preparar su programa "Las Cosas
más sencillas" transmitido por el antiguo Canal 5.
Me di el lujo que mis trabajos para la UCAB fueran asesorados
por él, como el increíble que me asignó otro profesor inolvidable
el académico de la Lengua, apureño e indescriptible
Manuel Bermúdez, quien me dijo un día:
"Mira catira, salgámonos de esa vaina del programa y
hazme tú, un trabajo sobre "Alicia en el
país de las maravillas", vos te parecés a ella..."
La bibliografía y asesoría, por supuesto fue de Aquiles
Nazoa, entre almuerzos
en el Restaurant de los "Hermanos
Alvarez" en el Centro de Caracas, inaugurado en
1956, y un paseo por Caracas en su
Volkswagen azul en el que falleció años más tarde.
Con Roberto y Morella ya casados, conocí a los escritores
del "boom latinoamericano" que pasaban por su casa
de tú a tú, cosa que me enriqueció muchísimo.
Es más me enamoré platónicamente de Angel Rama
a pesar de la cuaima de Marta Traba, su esposa (qepd)
Justamente con María Elena Bermúdez conocí la primera
librería que no fuera la "Historia" o la "Moderna" o los libreros
que se colocaban en la cuadra de la Biblioteca
o en la del Congreso Nacional
esa Librería fue "GONBEL" situada en la Gran
Avenida de Sabana Grande de la que era dueño
un español llamado AGUSTIN GONZALEZ, un librero
que marcó mi vida pues no sólo era un hombre abierto,
que al hacerte su amigo te aconsejaba los libros
que debías comprar, y aunque los estudiantes de Letras de la
UCV y tantos otros lo robaban de lo lindo, él ni revisaba,
ni te perseguía como lo hacen ahora que ni te dejan disfrutar la
vista de los libros, que para quienes los amamos es un verdadero
placer. Agustín muy parecido al "Dragón chiflado" de Walt Disney
no sólo podía regalarte el libro sino que te invitaba a comer los
dulces árabes más exquisitos que he probado, comprados
en la pastelería árabe ubicada al lado de su local en la
Gran Avenida.. "Gonbel"
fue luego "INDICE" y seguimos la amistad hasta su muerte,
habiendo ya dejado la librería y ser personal en el Departamento
de Adquisiciones del Instituto Autónomo Biblioteca Nacional.
También la vida me permitió alternar y trabajar a diario
con Don Pedro Grases,
Efraín Subero,
Domingo Miliani
José Balza (a quien le debo mi "amor" por
Marcel Proust) en los salones de clases
y a través de mi novio Mario, acompañarlo en clases
de Medicina de De Venazi, Alfredo Planchart, Otto Lima
Gómez, la Librería Médica París en la Gran Avenida
de Sabana Grande,
en fin, una época demasiado importante que culminó
con mi incursión en IV año de Letras en la República del
Este y en el Departamento de Literatura del INCIBA,
las redacciones de las Revista Nacional de Cultura
e Imagen (donde supe por primera vez de
Cristina Araujo, de quien vendría a ser muy amiga
en Valencia)
acompañada siempre del poeta Elí Galindo, quien
me protegió en ese ambiente tan peculiar...Gracias a Eli
donde esté su bellísima alma, fueron años de un aprendizaje
innenarrable..
Aquiles y Yajaira Rausseo, por otra parte, ella
considerada por mi la más preparada de nuestra
Promoción "Domingo Miliani"UCAB 1973 me hicieron
conocer en persona
y discutir con él por Rafael Rangel (mi ídolo en esos años)
ya que habia sido publicado un libro sobre él por
Marcel Roche, con el
Dr. Francisco Herrera Luque, pudiendo disfrutar
su mena y ácrata conversación y leer sus libros
recién salidos del horno.
Todas esas amistades aun las conservo(aunque muchos
han fallecido) y con más profundidad
pero Roberto sigue siendo el icono de mi acción
como profesional de las letras,
leer, dar referencias, relacionar lo que leo con
otras referencias (ésto lo aprendí de Aquiles Nazoa que
nos aconsejaba que si un muchacho o lector se acercaba
a preguntar algo, por ejemplo: "la muerte de Bolívar no
contestáramos "el libro no está, ¡no!¨sino que lo interesáramos
con anécdotas y referencias sobre el hecho y asi no "perdíamos" un
lector sino que ganábamos un hombre a la lectura y el saber" )
ampliar horizontes a la gente que me pregunta, y por
supuesto a mi misma, dando también un servicio
a la comunidad,
por eso cuando me vine al
desierto valenciano, sentí que surgió una herida muy profunda
que busqué interpretar a través de la Astrología en 1982 de la
mano de Fantina Iribarren (tercera de izquierda a derecha
de pie) gracias a la cual conocí al maestro
José Manuel Briceño Guerrero en Mérida.
Con Fantina accedí a otro mundo que a lo largo de los años
me ha permitido penetrar en mi psiquis y estudiar a Quirón. el
centauro herido, la Cicatriz de la novela de Sosa Azpúrua
que se ha presentado sangrante en estos 12 años ante el ataque
certero a la cultura,
tan despiadado por ser supuestamente de "izquierda",
el Gobierno militaresco y por ende de
ignorantes de Hugo Chávez, muchos de cuyos "intelectuales"
revueltos en esa chamuchina
traté en la República del Este en Caracas, y no entiendo
cómo siendo seres que nunca pasaron trabajo en los gobiernos
anteriores, todo lo contrario eran elogiadísimos, de reconocida
fama como supuestos "seres pensantes", eternos "agregados
culturales" de nuestras embajadas en todos los países,
son cómploices de este
culturicidio que estamos viviendo.
Este domingo en que estoy particularmente movida por mis
terapias, me he puesto a valorizar mis afectos y gustos,
y veo que están matando a quienes somos lectores convencidos,
y en Valencia sobre todo ciudad de best seller y libros de
autoayuda, donde se vanaglorian de no leer, me calo además
el "chica ¿para qué lees tanto, yo no me molsto
la vida con éso?"
y aunque quiero de corazón

a muchos valencianos, siento la
cicatriz de mi herida quironiana
que disminuía con visitas semanales a Caracas donde
me reunía con mis amigos de allá y visitaba librerías,
museos y galerías, las cuales he tenido que
suspender por dolencias físicas, el culturicidio y el horror
de la Autopista Caracas-Valencia...
Pero mis amores están alli y son distintos a los de aquí,
donde también a Dios gracias viven mi esposo,
mis hijos y nietos.
Juan Carlos Sosa Azpúrua:CICATRIZ
Para quienes estudian astrología ésto es Quirón
explicado de otra forma...

"Algo tenemos los seres humanos que grita
por la vida. Pero la cicatriz no muere.
La marca del dolor respira, tiene memoria,
duele, vive. La cicatriz del alma es invisible.

En cambio, cuando nos cortamos la cara,
sangramos. Al cansarse, la sangre se va de
viaje y nos deja en el rostro como recuerdo
una cicatriz. La vemos nosotros y la ven los
demás, está vestida y posa. Pero la cicatriz del
alma es diferente, menos tosca, más sutil.
No la vemos, la sentimos.

No es recuerdo que nos regala la sangre.
Es sangre que produce el recuerdo.

La cicatriz del alma es la marca que dejan
las emociones, las peores, aquellas que nos
desgarran y enloquecen. Para ser visible a
los demás, la cicatriz del alma se expresa
con mensajes indirectos"...

(Capítulo II. Página 15 de la I edición)
...................................................................

"Cicatriz es la metáfora explicativa sobre
cómo un país, una sociedad asume el suicidio
cultural de las instituciones. Instituciones
que le permiten respirar y desarrollarse.

La técnica narrativa es el cosmopolitanismo,
quizás, repito, usado por primera vez con
intención, destreza, propiedad y responsabilidad
por un escritor venezolano.

La novela sobre el verdadero lugar del petróleo
en nuestras vidas. La novela que materializa el
discurso pedagógico y educativo de Don Arturo
Uslar Pietri sobre los espejismos y miserias de
una sociedad que nada asume porque todo lo
resuelve con barriles de petróleo.El tiempo es
una madeja; la destrucción de una telaraña de
ideas, creencias y costumbres; y el éxodo de
sus tejedoras y tejedores a las complejidades
de la historia y las microhistorias de los personajes.

Nada es presente, nada es pasado, nada es futuro. Solo historia, madeja, telaraña muerta, por abandono y descuido. Historia configurada por la incertidumbre de las emociones y las órdenes del oro y diamante negro de la cultura emocional y social de los venezolanos.

Aquí el tiempo se llama barril de petróleo. Su reloj, las ambiciones, indiferencias, conformismo y
cortoplacismo de los venezolanos."
Alexis Romero ("Papel Literario"; diario El Nacional)
......................................................................
"Hay una capacidad inventiva, un desprejuicio frente a las formas tradicionales de la narrativa y un manejo tan regocijante del idioma que desgajan la obra de Juan Carlos Sosa del contexto histórico de la novelística contemporánea"...

..."Este libro pretende inventar una vida distinta,pero en cierta manera trascendente, siguiendo un itinerario de evasión. ¿Una defensa contra la desesperación? Como Sartre y Marlaux, este hábil dialéctico, este analista de la conciencia, propone en Cicatriz una salida a la angustia humana"

Jorge Gómez Mantellini (publicado en Revista Zeta)
......................................................................
El Culturicidio

Librería Lectura




Image

Dónde y quién

  1. Centro Comercial Chacaito, nivel sótano. Local Nº 16.
  2. Tlf. (0212) 952 04 06 - 952 05 86
  3. Librero: Walter Rodríguez


Por su antigüedad, por la sabiduría de su dueño, por el número

increíble de grandes escritores que han pasado por ella y,

sobre todo, por estar ubicada debajo de la tierra, se podría

pensar que la librería Lectura es como la caverna platónica de

todas nuestras librerías. Y si no de todas, habría que decir de

casi todas, de la misma manera que Walter Rodríguez, el librero,

nos muestra en su libro Casi toda la verdad: un conjunto de

breves retratos que recoge el recuerdo de sus encuentros y

conversaciones con los más importantes escritores contemporáneos

de Hispanoamérica.

Recientemente, cerca de la librería principal, abrieron un nuevo

local dedicado a los libros usados, el cual vale la pena visitar.

Pero "Llegó el Comandante y mandó a parar" (Carlos Puebla dixit)

Image

Se acabaron los "ratones" en Lectura

El cierre de la emblemática librería sugiere

un diagnóstico

Walter Rodríguez trata de levantarse en la red y anímicamente, ya que
la decisión del cierre ha sido un duro golpe (Nicola Rocco/archivo)
DUBRASKA FALCÓN/ ÁNGEL RICARDO GÓMEZ |
EL UNIVERSAL
martes 8 de febrero de 2011

Ser librero en Venezuela se ha convertido en un negocio complicado.

Así lo afirma Walter Rodríguez quien dirige la hoy cerrada librería

Lectura, que desde hace 60 años estaba ubicada en el Centro Comercial

Chacaito. El motivo del cierre toca las puertas de muchas librerías en el

país. Primero, el aumento del costo del alquiler del local; y segundo, el

vencimiento del contrato de la empresa que lo trajo a Venezuela para

abrir la librería.

Pero a estos motivos se le suman los costos de los libros, aunado a

las dificultades que existen para importarlos y la desaparición de lo

que él llama "ratones de librerías".

(Lo que son Roberto, Mariaelena, Agustín, Florencia, Yajaira y

ave raris en Valencia el Dr. González)

"Hay muchas librerías que han cerrado y considero que muchas

más van a cerrar este año por distintas causas. Ya no hay el gran

público que compraba libros. Por razones de importación se están

vendiendo mucho los títulos nacionales, que tocan el tema político y

económico actual; que hablan de los temas del siglo pasado, y las

novelas. Pero ya no están esas personas que se llevaban hasta

cuatro libros. Ahora algunos importan a cambio libre y eso aumenta

los costos. ¡Un sueldo no da para comprar cuatro libros! Por eso no

existen los 'ratones de librerías'", afirma Rodríguez, quien está llevando,

momentáneamente, a Lectura a la web, hasta que consiga otro local.

Para Ignacio Alvarado, de Libroria, ubicada en Las Mercedes, el

negocio de los libros no se ha hecho rentable para las librerías independientes.

Solamente los grandes, como Tecniciencias y Nacho, han podido sobrellevar

el tema de la importación, según Alvarado.

"Importar libros se ha convertido en algo imposible. Yo no lo puedo hacer.

En Venezuela, cualquier sector que dependa de la compra de dólares es

complicado. Los trámites para la importación son demasiados. Tengo que

hacer una compra mínima, asegurar que el libro no se puede producir en

Venezuela. Hoy es más difícil ofrecer libros que en años anteriores.

Es muy difícil, los libros no se hacen en Venezuela. Y traerlos en dólar

negro es ilegal. Todo depende ahora de Cadivi", asegura Alvarado.

Roger Michelena, gerente de la editorial Ficción Breve Libros, siente

que el cierre de cualquier librería constituye un daño muy grande para la

cultura. "En los últimos años han cerrado la Monte Ávila, la del Ateneo de

Caracas, Macondo, Punto y Coma en La Florida... ", recuerda, al tiempo

que valora a Lectura como una librería de punta, "es para que la Cámara

del Libro tome cartas en el asunto", propone.

El librero con 20 años de trayectoria afirma que no hay estadísticas con

respecto al número de librerías especializadas que han pasado a papelerías

por la falta de variedad de títulos y las restricciones para la importación

(los llamados certificados de no producción y, en general, los trámites

del Ministerio de Industrias Ligeras y Comercio, que pueden tardarse de

seis a siete meses para la autorización de divisas para la importación de

un libro).

Al aumento de los alquileres de los locales comerciales se suma la caída de

las ventas de libros que siendo optimista, Michelena calcula en 30%, falta

de títulos y novedades (no sólo Best Sellers).

Rodnei Casares, de Librería Alejandría, coloca la caída de las ventas en más

de 30% en el período que va de 2005 a 2010. Al igual que su colega, el librero

lamenta el cierre físico de Lectura, "porque es la librería con más historia,

junto con otras como Suma".

Para Casares la principal implicación de la desaparición de esta librería es

la disminución de espacios para la concertación, la reunión y la discusión.

Y público hay. Según Michelena, el venezolano lee, "no los títulos que

quisiéramos los editores, pero lee. No han bajado los índices de lectura".

Casares, por su parte, apunta que en los últimos años ha habido un "empujón"

de la lectura. "Puedes ver a amas de casa comprando libros de política o

Historia, la gente necesita más información".

Casares opina que todavía quedan librerías importantes, "que hacemos

esfuerzos por mantener las bibliotecas surtidas; aunque la gente cada vez

más se va moviendo hacia las cadenas, donde consiguen desde un bolígrafo

hasta un clip".


EL UNIVERSAL