Razón del nombre del blog

Razón del nombre del blog
El por qué del título de este blog . Según Gregorio Magno, San Benito se encontraba cada año con su hermana Escolástica. Al caer la noche, volvía a su monasterio. Esta vez, su hermana insistió en que se quedara con ella,y él se negó. Ella oró con lágrimas, y Dios la escuchó. Se desató un aguacero tan violento que nadie pudo salir afuera. A regañadientes, Benito se quedó. Asi la mujer fue más poderosa que el varón, ya que, "Dios es amor" (1Juan 4,16),y pudo más porque amó más” (Lucas 7,47).San Benito y Santa Escolástica cenando en el momento que se da el milagro que narra el Papa Gregorio Magno. Fresco en el Monasterio "Santo Speco" en Subiaco" (Italia)

viernes, 18 de febrero de 2011

Es hora de quitar disfraces

Nació el hijo de Gustavo Dudamel y Eloisa Maturén. Felicitaciones a la abuela, Susana Vallado, amiga desde los
años en la UCAB.

Martín Dudamel Maturén nació el jueves pasada las nueve de la noche en la ciudad de Los Angeles, Estados Unidos.

La pareja recibió a Martín, quien pesó 2,73 kilos
EL UNIVERSAL
sábado 2 de abril de 2011 01:09 PM

Caracas.- El director de orquesta Gustavo Dudamel y su esposa Eloisa Maturén recibieron el día 31 de marzo a su hijo Martín Dudamel Maturen en la ciudad de Los Angeles a las 9:29 pm en el hospital Cedars Sinai de Beverly Hills.

El pequeño midió 53, 5 centímetros y pesó 2,73 kilógramos y se encuentra en buen estado de salud.

"Con la más grande emoción, queremos compartir la inmensa alegría de la llegada de nuestro hijo Martín Dudamel Maturén", informó el comunicado publicado en el sitio web del músico.

En el mismo comunicado la pareja venezolana expresó que el nacimiento de Martín "constituye el símbolo más hermoso de la unión por el amor".

Igualmente dijeron estar felices de saber que su pequeño formará parte de la comunidad del mundo, pero sobre todo "miembro de la maravillosa familia musical venezolana".



Marianella Salazar: Dudamel, ficha clave del régimen

Sin duda, el tema Gustavo Dudamel ha sido tabú desde su aparición ­batuta en mano­ en el cierre definitivo de RCTV.

Atrás quedó su ambigüedad para hacerse a un lado de un gobierno desprestigiado por su precariedad democrática, para ser reconocido como máximo exponente del socialismo musical bolivariano y ficha clave dentro de la propaganda y promoción internacional del régimen chavista. En el pasado reciente, benefactores de la Orquesta Sinfónica de Los Ángeles que lo contrataron (2009-2019), aun cuando respetan su afinidad política, pidieron que tuviera menos exposición junto a Hugo Chávez debido al claro antisemitismo de la revolución venezolana que afecta a la Filarmónica de Los Ángeles, aún más, cuando la mayoría de sus patrocinantes y muchos de sus integrantes son judíos.

José Antonio Abreu, por el contrario, es una figura que trasciende más allá de sus simpatías por el régimen. Si bien es cierto que el Sistema de Orquestas no depende en su totalidad del dinero del Estado venezolano, la logística para su estabilidad, en parte, depende del Gobierno nacional. Abreu es una personalidad que ha sabido navegar con gran habilidad en todos los gobiernos y toldas políticas; incluso, fue ministro de Cultura de Carlos Andrés Pérez. El extinto ex presidente fue quien lo apoyó vivamente y de manera decidida en los inicios del Sistema de Orquestas, que hoy es utilizado para promocionar una abominación revolucionaria.

Nadie cuestiona la capacidad gerencial del maestro Abreu, pero todos comentan tras bastidores que su proyecto, creado a su imagen y semejanza, hará difícil la sucesión.

En sectores democráticos se ha vendido la idea que Abreu se “ha inmolado” para salvar el sistema. Nada más falso y absurdo. Abreu tiene todo el derecho de profesar la afinidad política que quiera, y, al mismo tiempo, es conveniente que tenga buenas relaciones con un gobierno que le brinda apoyo a las orquestas, pero no es cierto que sin Chávez el sistema colapsaría.

El prestigio internacional que alcanzó Abreu es tan poderoso que con sólo unas llamadas conseguiría en otros gobiernos o instituciones multilaterales los recursos que pudiera negarle el régimen. De hecho, el teatro sede del sistema se logró gracias al apoyo incondicional del Banco Interamericano de Desarrollo, con la condición irrevocable de tener una administración autónoma e independiente.

El problema con Dudamel radica en que su imagen, además de estar ligada al Sistema de Orquestas, está cada vez más politizada e identificada con el chavismo, aunque su trabajo está centralizado en Los Ángeles y en las orquestas mundiales a las que es invitado y extraordinariamente bien remunerado. Si de verdad le interesan los miles de jóvenes que forman parte del Sistema de Orquestas, que deje al maestro Abreu hacer de obsequioso con el régimen y no forme parte del circo chavista, ni sea cómplice de un régimen que intenta condicionar la libertad de pensamiento de los jóvenes venezolanos, empezando por quienes integran las orquestas del país.

Ni Abreu ni Dudamel hicieron referencia, al menos pública, ante el cierre del Ateneo de Caracas, ni fijaron posición sobre los museos y centros culturales que han sido saqueados y prácticamente cerrados ni por las diversas academias que no comulgan con la revolución y sufren recortes presupuestarios. Por el contrario, Dudamel no se lo piensa dos veces para venir a Venezuela en momentos en que Hugo Chávez necesita urgentemente un refrescamiento de imagen en el exterior.

Autocracias y dictaduras siempre han tenido directores y músicos predilectos como propagandistas. Pero muchos se hundieron con los dictadores.

Gustavo Adolfo Dudamel Ramírez


Este comentario me duele hacerlo,
porque Dudamel está casado con la
hija de una amiga que quiero mucho,
pero ya basta de ser tan ambivalentes
cosa que nos ha llevado al extremo en
que estamos. Se que el muchacho es
bueno, pero se también que hay muchos
excelentes jóvenes que no han ascendido
en el "sistema" por no aceptar rendirse
al régimen. Como no puedo hablar de
tomas de decisiones conscientes porque
no soy Dios, simplemente publico algo
que si comparto, ya que vi al Maestro

José Antonio Abreu nació en Valera, Trujillo,

Venezuela, el 7 de mayo de 1939.

Tiene los títulos de Profesor Ejecutante,

Maestro Compositor y Director Orquestal.

Ademas de ser compositor, pianista, clavecinista

y organista, el Dr. Abreu es Economista

(Summa Cum Laude) y posee un Doctorado Honorario

en Economía, ambos reconocimientos académicos

otorgados por la Universidad Catolica Andres Bello.




José Antonio Abreu comenzar en tiempos
de Carlos Andrés Pérez y trabajar en un
CONAC sectariamente izquierdista y adeco,
hoy día la misma miasma. Reconozco que
Abreu, economista, es un hombre hábil
y ha hecho un buen trabajo, cuya inspiración
y compromiso eterno con la música
narró en entrevista a la periodista
Marisol Pradas que copio su blog
Azul Fortaleza por lo interesante
que es:

"Allí había un organista, formado en el Instituto
de Mérida, llamado Hugo Barillas, que era un
músico con profundo conocimiento del canto
gregoriano y, viéndolo tocar el armonio de la
iglesia del pueblo, porque no había órgano,
por supuesto, contraje con la música un
compromiso eterno.


Ver que el niño pobre de mi país, el muchacho
sin medios económicos, no tenía acceso a
comprar un instrumento, ni dinero para poder
pagar una lección privada de música me llevó
a idear este Sistema. Había, por supuesto,
escuelas de música del Estado gratuitas, pero
mi sueño era que el Estado garantizase eso
a todos los niños y a todos los jóvenes.
En 1975, cuando tenía yo 35 años de edad,
decidí dedicarme por entero a esa lucha







Pero al comienzo
el "sistema" no era asi, muchas madres
retiraban a sus hijos varones músicos por
determinados "detalles" que no viene al caso
destapar, pues ya costó muchas vidas,
es con Chávez que el "sistema" ante la cruel
muerte de la Cultura nacional en manos de
Farruco Sesto y sobre todo del desagradecido
Manuel Espinoza, a quien Sofia Imber le hizo
una exposición que abarcó todo el Museo
de Arte Contemporáneo para él solito,
con la proyección que eso implicaba, ambos
hojas de papel toillette que Chávez usará como
ya lo demostró con Espinoza, es utilizado
como"pantalla" ante el mundo de la promoción
y eficacia del desgobierno del comandante-
presidente en lo que a cultura se refiere...
Como nié.


Dudamel, ficha clave del régimen.
Manianela Salazar
El Nacional Caracas febrero 16, 2011
Sin duda, el tema Gustavo Dudamel ha sido tabú desde su aparición ­batuta en mano­ en el cierre definitivo de RCTV.
Atrás quedó su ambigüedad para hacerse a un lado de un gobierno desprestigiado por su precariedad democrática, para ser reconocido como máximo exponente del socialismo musical bolivariano y ficha clave dentro de la propaganda y promoción internacional del régimen chavista. En el pasado reciente, benefactores de la Orquesta Sinfónica de Los Ángeles que lo contrataron (2009-2019), aun cuando respetan su afinidad política, pidieron que tuviera menos exposición junto a Hugo Chávez debido al claro antisemitismo de la revolución venezolana que afecta a la Filarmónica de Los Ángeles, aún más, cuando la mayoría de sus patrocinantes y muchos de sus integrantes son judíos.
José Antonio Abreu, por el contrario, es una figura que trasciende más allá de sus simpatías por el régimen. Si bien es cierto que el Sistema de Orquestas no depende en su totalidad del dinero del Estado venezolano, la logística para su estabilidad, en parte, depende del Gobierno nacional. Abreu es una personalidad que ha sabido navegar con gran habilidad en todos los gobiernos y toldas políticas; incluso, fue ministro de Cultura de Carlos Andrés Pérez. El extinto ex presidente fue quien lo apoyó vivamente y de manera decidida en los inicios del Sistema de Orquestas, que hoy es utilizado para promocionar una abominación revolucionaria.
Nadie cuestiona la capacidad gerencial del maestro Abreu, pero todos comentan tras bastidores que su proyecto, creado a su imagen y semejanza, hará difícil la sucesión.
En sectores democráticos se ha vendido la idea que Abreu se “ha inmolado” para salvar el sistema. Nada más falso y absurdo. Abreu tiene todo el derecho de profesar la afinidad política que quiera, y, al mismo tiempo, es conveniente que tenga buenas relaciones con un gobierno que le brinda apoyo a las orquestas, pero no es cierto que sin Chávez el sistema colapsaría.
El prestigio internacional que alcanzó Abreu es tan poderoso que con sólo unas llamadas conseguiría en otros gobiernos o instituciones multilaterales los recursos que pudiera negarle el régimen. De hecho, el teatro sede del sistema se logró gracias al apoyo incondicional del Banco Interamericano de Desarrollo, con la condición irrevocable de tener una administración autónoma e independiente.
El problema con Dudamel radica en que su imagen, además de estar ligada al Sistema de Orquestas, está cada vez más politizada e identificada con el chavismo, aunque su trabajo está centralizado en Los Ángeles y en las orquestas mundiales a las que es invitado y extraordinariamente bien remunerado. Si de verdad le interesan los miles de jóvenes que forman parte del Sistema de Orquestas, que deje al maestro Abreu hacer de obsequioso con el régimen y no forme parte del circo chavista, ni sea cómplice de un régimen que intenta condicionar la libertad de pensamiento de los jóvenes venezolanos, empezando por quienes integran las orquestas del país.
Ni Abreu ni Dudamel hicieron referencia, al menos pública, ante el cierre del Ateneo de Caracas, ni fijaron posición sobre los museos y centros culturales que han sido saqueados y prácticamente cerrados ni por las diversas academias que no comulgan con la revolución y sufren recortes presupuestarios. Por el contrario, Dudamel no se lo piensa dos veces para venir a Venezuela en momentos en que Hugo Chávez necesita urgentemente un refrescamiento de imagen en el exterior.
Autocracias y dictaduras siempre han tenido directores y músicos predilectos como propagandistas. Pero muchos se hundieron con los dictadores





RECORDAR ES VIVIR UN POCO DE HISTORIA

PUES LA INFORMACION NOS HACE LIBRES

Gustavo Dudamel y José Antonio Abreu se reunieron con el Presidente Chávez

21 Febrero, 2010


El Presidente Chávez con Dudamel y Abreu este 20 de febrero de 2010. Foto: Prensa Presidencial

Este sábado, el fundador del Sistema Nacional de Orquestas Juveniles e Infantiles de Venezuela, José Antonio Abreu, y el director de la Sinfónica de la Juventud Venezolana Simón Bolívar, Gustavo Dudamel, sostuvieron un encuentro con el presidente de la República, Hugo Chávez Frías, en el Palacio de Miraflores, en Caracas.

A propósito del éxito de la gira nacional del sistema de orquestas, emprendida por los estados Lara, Carabobo, Zulia y Mérida, el presidente Chávez conversó con Dudamel y el maestro Abreu acerca de la importancia del papel que ambos juegan en Venezuela y en el mundo.

El joven director catalogó la reunión con el Jefe de Estado de “maravillosa” e informó que también hablaron del Bicentenario de la Independencia y del nuevo Centro de Acción Social por la Música que tendrá su sede en Barquisimeto, estado Lara. Afirmó Dudamel que, gracias al sistema, no solamente se está haciendo música sino que se están formando mejores ciudadanos. ”La música, como arte colectivo, empeña al niño y al joven a vivir en sociedad”, manifestó. Resaltó Dudamel que la meta del sistema de orquestas es cubrir todos los estados de Venezuela.

“Ya he organizado el resto de la gira que es por etapas. La receptividad ha sido maravillosa, logramos reunir 150 mil personas entre toda la gira y todavía falta. La música para todos es el lema de la orquesta”, enfatizó. Asimismo, resaltó la importancia de que los jóvenes venezolanos tengan gran interés por la música, refiere un comunicado de prensa.

José Angel Abreu, el Presidente Chávez, Gustavo Dudamel y Francisco Sesto este sábado. Foto: Prensa Presidencial

José Angel Abreu, el Presidente Chávez, Gustavo Dudamel y Francisco Sesto este sábado. Foto: Prensa Presidencial

“El sistema de orquestas se ha convertido en un símbolo en nuestro país. Los niños construyen una vida a través de la música y eso es gracias a este hombre soñador (el maestro Abreu) que ha trabajado sin escatimar esfuerzos y ya ha sido copiado por muchísimos países”, acotó Dudamel. Expresó que la música “es el mensaje de la unión, es el arte, una manera de poner ese granito de arena para hacer de esta patria algo maravilloso”.

Por su parte, el maestro Abreu comentó que “Venezuela es ejemplo grandísimo y símbolo a nivel mundial. Se ha logrado este crecimiento con el apoyo de las familias, de los planteles y de los maestros”.

El ministro del Poder Popular para la Cultura, Francisco Sesto, también estuvo presente.

¿Es Dudamel un traidor? Roberto Carlos Olivares ND

Mayo 7, 2010

En un país radicalizado y con opiniones antagónicas tan marcadas, es pertinente hacerse esa interrogante y muchas más. Hace algunos días discutí con dos familiares que apoyan a capa y espada a Dudamel, con todo y que saben que el genio musical venezolano ha permitido la politización de su imagen, de su música, y lo peor de todo, de las generaciones de relevo juveniles en las escuelas musicales dirigidas por él y el Maestro Abreu.

Mi posición está bien definida: No acepto que una persona pública que hoy en día es considerada un fenómeno artístico a nivel mundial, y es llamado por muchos de los conocedores en la materia y críticos musicales “El Maestro de Maestros”, se haya prestado para esas vagabunderías ideológicas que dejan mucho que pensar y desear de su persona.

Asimismo, le expliqué a mis familiares, que algunos hijos de los botados de PDVSA durante el paro petrolero nacional, fueron expulsados de las academias por venganza o retaliación política, y actualmente no se les permite a los jóvenes de padres opositores firmantes, entrar a las escuelas del maestro Abreu y Dudamel. Escuelas que por cierto, pertenecen a todos los venezolanos y subsisten con nuestros impuestos.

Igualmente, expuse que el gobierno le ha prohibido a las sinfónicas juveniles de la nación, interpretar canciones muy puntuales que el dictador y su harén delincuencial, consideran capitalistas o representativas de la cuarta república. Desde mi punto de vista esa posición es inaceptable, bochornosa y sumisa.

Lamentablemente Dudamel y el Maestro Abreu, han permitido que se politice el arte y la música.

Mis familiares me decían que Dudamel y el Maestro Abreu lo hacían porque no tenían opción, y querían seguir ayudando a los niños humildes de la patria. Sí en realidad es así, entonces creo que los dos genios musicales de Venezuela, le deben al país una disculpa y una explicación apropiada, después de que Chávez sea derrocado y las interrogantes empiecen a ser esclarecidas para el bien común de la nación.

No sería venganza ni persecución, sencillamente serían respuestas necesarias que ayudarían a recomponer el tejido social de la patria. No podemos titubear, nuestra lucha es entre la democracia y el totalitarismo castro-chavista criminal. Dios y el diablo no son compatibles.

El ser colaborar y coparticipe de un régimen dictatorial comunistoide, es algo muy grave que a la larga traerá consecuencias peligrosas. Dado el grado de fama actual que posee Dudamel, de repente las consecuencias nunca serán económicas, pero sí serán morales y espirituales. Creo que el Maestro Abreu y Dudamel han debido darle un parado al régimen desde el principio, actuando con la frente en alto y explicando las razones de sus renuncias irrevocables de manera pública y notoria.

De repente el equivocado soy yo. Pero si hay algo que he podido observar y aprender en los libros, documentales y películas de historia, relacionadas con regímenes totalitarios, es que los académicos, artistas e intelectuales, siempre han tratado de caminar entre dos aguas disimiles e incompatibles, siendo al final del camino devorados por el mismo sistema autocrático que ayudaron a conservar en nombre del arte y la cultura.

Recuerdo el caso del Embajador Milos Alcalay, representante de Venezuela ante la Organización de las Naciones Unidas (ONU) hace algunos años atrás. El embajador renunció a su plaza diplomática en medio de protestas callejeras estudiantiles y una represión brutal por parte del gobierno venezolano.

Alcalay fue muy enfático al afirmar ante la comunidad internacional y el país entero, que no podía seguir siendo parte de un régimen opresor que violentaba los derechos humanos y asesinaba a estudiantes pacíficos y desarmados, utilizando bandas paramilitares financiadas por el propio gobierno. Esa fue su decisión irrevocable y hasta el día de hoy se la reconozco admirablemente.

Al final de cada jornada los seres humanos colocamos nuestra cabeza en la almohada, y es en ese preciso instante que la conciencia nos recrimina, o en su defecto, nos enaltece. Tal vez no deberíamos juzgar a nadie, otorguémosle a Dudamel y al Maestro Abreu el beneficio de la duda y que sean juzgados por su propia conciencia en el momento apropiado. ¡Venezuela será libre!

“Nunca he podido concebir como un ser racional podría perseguir la felicidad ejerciendo el poder sobre otros” Thomas Jefferson

¡Patria, Democracia y Libertad!










Diciembre 3, 2007

Avión para Dudamel en PDVSA y Gurrufío en segunda y deportado.

La tragedia de Venezuela, esa a la que pertenecí algún día y me
quitaron para regalársela a Cuba y a otros tantos ciudadanos quienes
han recibido los favores de la nacionalización exprés, es que pronto
ya no tendremos otra vía de protesta que no sea el enfrentamiento
cívico para librarnos del oprobioso dictador.

Hace unos pocos meses recibía la llamada de mi madre bañada en llanto
por la tristeza que le producía ser testigo del cierre de RCTV. La TV
que acompañó toda su vida y la que bastaba mirar solo de reojo para
saber que allí encontraría un poquito de su patria. Cerraba el canal y
desde el silencio abrumador de una pantalla en blanco irrumpía un
Himno Nacional apasionado dirigido por Abreu con las manos de
Dudamel. Era una de las mil jugadas brillantes de quien dice como uno
de sus lemas: “si hay que sacrificar a mil para que lleguen cuatro,
bien vale la pena el sacrificio”, claro que cuando uno lee y oye esta
bárbara reflexión, es inevitable que recuerde aquel antaño episodio
donde la familia Abreu dio con sus huesos en la cárcel, menos el hijo
pródigo, el presunto ideólogo de aquel escándalo financiero al cual
la justicia ni siquiera llegó a rozarle.

Hoy el mundo conoce y admira al “movimiento” musical venezolano y está
convencido que es uno de los grandes logros del Chavismo. Puedes mirar
en las televisiones europeas reportajes sobre el “movimiento” donde se
explica que gracias al proyecto del doctor Abreu todos esos niños que
maravillan con sus instrumentos, han podido salir de la miseria, de la
droga y la delincuencia. Dicho así, suena precioso, lo malo es que
esto no es verdad. El horror está en que esos jóvenes no han recibido
otra educación distinta que no sea la de estar sentado durante horas
detrás de un atril montando las grandes obras sinfónicas que luego
presentarán aquí y allí. Pero sepa el mundo que esos chicos no reciben
siquiera una educación musical integral. Esos chicos son utilizados
muy hábilmente por unos y por otros. Por estos, para regocijo
propio, y por aquellos para poder intentar vender unos pocos cds de
Mahler interpretado por una orquesta absolutamente exótica, de cara a
los melómanos europeos. ¿Cuál es entonces el futuro de estas
criaturas?, pues como dice su mentor, unos pocos lograrán hacer
carrera, hoy son contados con los dedos de una sola mano, y el resto
irá a parar al cementerio de FESNOJIV, es decir, a la Orquesta Simón
Bolívar, también conocida como la “A”. Los muchachos son totalmente
conscientes de que para poder salir de allí tienen que desertar, pues
desde que se creó FESNOJIV a todo el que ha querido continuar su
camino fuera del “movimiento” se le ha considerado un auténtico
desertor.

Hoy, sigo diciendo, el señor Simon Ratle dice que el dictador Chávez
le resulta un hombre simpático. Abbado, otro excelso comunista Armani,
considera al movimiento como uno de los proyectos de su vida y
nuestros muchachos, entre Mambo y Mambo, van siendo padres y madres de
familia, pero ni Simon, ni Claudio hablan de su futuro. No, que va,
ellos son comunistas de pro. Ellos llegan, ponen el cazo y hasta
luego.

Hoy Chávez y Abreu desembarcan en Europa con su mega orquesta
Bolivariana y Gurrufío, que vende discos por miles y es uno de los
grupos más representativos de toda la América Latina, tiene que
soportar la indignidad de ser devueltos como delincuentes, por culpa,
en definitiva, de que a España estén entrando chinos y bolivianos con
pasaporte venezolano. Mestizaje exprés. ¿Será ese uno de los delirios
del gorila rojo? ¡Ay Venezuela!. Ya no te conozco.

Manuel Hernández Silva

LUEGO LE ENVIÓ ESTA A ABREU

Recordado José Antonio:

Seguramente ya habrá tenido usted la oportunidad de leer mi carta
titulada “Dudamel en avión PDVSA y Gurrufío en segunda y deportado”
en donde, desde una profunda decepción, escribía contra usted y su
manera de entender el movimiento musical venezolano.

Cuando le vi con el presidente le confieso que esperaba de una
inteligencia brillante como la suya, un discurso acorde con esos dones
y no el discurso panfletario por el cual usted se decidió. Un millón
de niños quieren ustedes sumar al movimiento, “Seid umschulgen
Millionen”, sí, un millón de problemas más para una juventud que no
tiene la posibilidad de recibir una educación musical integral en toda
regla, porque en nuestro país no existe una universidad de artes
escénicas y de música. Un millón de nuevos obreros que sueñan con ser
de la filarmónica de Berlín sin más preparación que la del músico
obrero que se dedica, exclusivamente, a pasar horas detrás de un
atril. Un millón de músicos de orquesta a los cuales Venezuela no les
brinda un puesto de trabajo, porque en nuestro país no hay orquestas
profesionales, más que las cuatro de la capital donde los músicos
ganan sudores y poco más.

El futuro actual de esos niños es el cementerio de la Bolívar A y
usted, aunque no lo puede reconocer, lo sabe de sobra.

Cuando en Venezuela todavía existía el estado de derecho, teníamos la
esperanza de poder luchar por un cambio, que incluyese, como es
natural, a las artes escénicas y a la música. Y ese cambio, José
Antonio, sin usted era impensable. Usted, en cambio, se decidió por
agigantar su propia figura y su vanidad aprovechándose de las
vergüenzas de una democracia ya muerta de corrupción y, en vez de
revolver los cimientos y tirar del carro hacia adelante, va con su
circo mostrando la inocencia entusiasta de esas bellezas que hoy
forman la Orquesta Sinfónica de la Juventud Venezolana, sin dedicar un
minuto de su incansable energía a pugnar por asegurarles un futuro.

Su triste comparecencia ante el presidente me motivó, pues, a decirle
lo que pienso y sé que algunos pasajes de mi carta , antes mencionada,
le ofenderán. Por ello le pido disculpas, pero era la manera, desde mi
rabia y estupor, de llamar su atención. Nunca más volveré a nombrar a
su familia y le pido nuevamente disculpas.

No me hable José Antonio, de millones, ni me diga que el estudio de
la música ha sido, hasta ahora, una cosa de la élite, porque está
usted faltando a la verdad y se lo puedo demostrar públicamente las
veces que usted desee. No hable de millones ni se escude en las manos
blancas de los niños de Barquisimeto, porque el Juicio de Dios será
implacable con usted. Aún está a tiempo de dar una vuelta de volante,
no para el mundo, que ve lo que le muestran, sino para con sus
paisanos, pues ellos esperan mucho más de usted, tal como yo lo
esperaba.

Chávez dijo tan sólo, una verdad incontestable” quien no se emocione
con estos muchachos, es porque está muerto” y en este punto, sabe el
Altísimo, que no quisiéramos citar a Mahler.

Espero que estos tiempos difíciles le ayuden a reflexionar y sepa
usted con su sabiduría, reconciliar a nuestro gremio para una causa
noble y verdadera. Nuestra amistad queda rota, pero no la esperanza
de verle transitar por otros caminos, pues mantengo intacta mi
admiración hacia usted.

Me despido.

Manuel Hernández Silva

POR ÚLTIMO HIZO ESTA QUE ES LA PÚBLICA

Queridos Músicos, colegas:

Hoy, claramente, estamos viviendo unos de los momentos más complicados
de la historia de nuestra accidentada Venezuela y pareciera que aún no
terminamos de creer que estamos condenados a vivir bajo un régimen
oprobioso. Pues es hora de despertar y pasar a la lucha activa y
defender nuestros derechos. Es de vital importancia que la unión
gremial sea total. Debemos unir a nuestro colectivo y ser verdaderos
jueces y árbitros de la gestión cultural que realiza el gobierno de
Venezuela. Así, los ingenieros harán lo propio, y los médicos y los
economistas, pues no es efectivo que un noble paisano cuyo oficio
destacado sea la medicina, por poner un ejemplo, denuncie y opine
sobre cuestiones propias de nuestro gremio y, claro está, tampoco
sería efectivo el contrario, es decir, nosotros opinando sobre
medicina. Esta unión gremial será, pues, indispensable para exigirle
al régimen aquello que creemos justo.

Ustedes, queridos colegas, viven allí y obviamente la oposición sin
planteamientos concretos les perjudica. Están todos luchando por
mantenerse a flote y ganar un dinero que les permita mantener una
economía, pero si hemos de aguantar un régimen sin fecha de caducidad,
debemos plantearnos, al menos, la lucha por nuestros derechos.

Esto que acabo de exponer supondrá realizar un profundo análisis sobre
la situación actual de la música en nuestro país. En primer lugar no
disponemos de una verdadera universidad de artes escénicas y de
música. Hoy existe el IUDEM una casa de 120 ms que no ofrece un
diploma universitario. La universidad es vital para el desarrollo
futuro de la música en nuestro país, hoy tan de moda a través de la
orquesta juvenil. ¿Qué es pues lo que admira el mundo de nosotros?
Admira el resultado musical de una orquesta de jóvenes, supuestamente
marginales y sacados del horror de la droga y la delincuencia. Bien,
aceptemos esto y brindemos por ello, pero el mundo no ve que esos
niños, allá en su país, no tienen un futuro asegurado como
profesionales. La educación musical que reciben es la de tocar y
tocar. Sepan ustedes que esos jóvenes colegas nuestros cuando tienen
la oportunidad de tocar individualmente, es decir, recibir una clase
de un gran maestro, no tienen repertorio para ofrecerles y esto, dicho
por el director del conservatorio superior de Viena, les resulta un
fenómeno curioso, por no decir preocupante.

Venezuela no tiene orquestas profesionales tal y como se entiende el
ejercicio de nuestra profesión en el resto del mundo. La única
orquesta profesional es la orquesta Municipal de Caracas. Basta con
echar un vistazo a su página web para darnos cuenta de que, además de
todos los conciertos de temporada y diversos ciclos de cámara, la
orquesta cumple una función social muy concreta. ¿Creen ustedes que la
Municipal podría admitir en sus filas a esos miles de futuros
profesionales que requerirán un puesto de trabajo? La OSV, tan querida
por todos, se ha convertido en la orquesta del régimen, y les
entiendo, pues lo hacen para sobrevivir, pero les critico que no
presenten un proyecto artístico a la altura de su historia, sino que
simplemente se estén conformando con un buen sueldo y circo. La
orquesta Simón Bolívar A, la de los mayores, sí, sí, esos que
comenzaron con nosotros cuando se creó la Juvenil, cada día se hace
más y más grande. Ella debe recibir a ese montón de músicos que ya no
“valen” para la Bolívar B ( de la juventud venezolana Simón Bolívar ).
La filarmónica Nacional es un dolor de cabeza que viene de la cuarta
república y nunca se ha sabido resolver. Necesitamos, para aquellas
orquestas estables como la Municipal , un presupuesto que permita a
los profesores integrantes vivir dignamente de su sueldo, sin tener
que buscarse la vida con varios trabajos al mismo tiempo. Hablo de que
nuestros profesionales no pueden recibir menos de 1.500 dólares al
mes. Es de todos bien sabido, que el régimen se mantiene, entre otros,
gracias al dinero que recibe por el petróleo y si Chávez tiene dinero
para regalárselo al trasporte público Londinense, para paliar la deuda
externa de la Argentina, para ayudar a Evo Morales a transitar por su
desconcierto revolucionario y un largo etcétera, tendrá también dinero
para dotar a los gremios del presupuesto necesario que permita su
desarrollo.

Ustedes preguntarán, queridos colegas, quién es este quien escribe.
Algunos incluso dirán qué fácil es cuando se vive fuera. Amigos, yo,
ciertamente, salí de Venezuela hace 25 años. Estudié con el viejo
Friedman y con un montón de maestros que no quiero nombrar por miedo a
omitir algún nombre. Me educaron hombres y mujeres de los que guardo
un entrañable recuerdo. Pertenecí, durante un mes, al sistema de
Abreu. Un poco escondido porque en aquella época al maestro Friedman
no le gustaba que a uno le pagasen por aprender. Me dediqué con
pasión a la música venezolana, la cual debe estar, como es natural,
incluida en los estudios universitarios de la gran universidad de
artes escénicas y de música que nuestro país debería tener. Salí,
pues, en el año 1982 vía USA, donde estuve ocho meses, para
trasladarme a Viena, donde estudié dirección de orquesta en el
Conservatorio con el maestro Reinhard Schwarz. Hoy vivo de mi oficio,
que no es poco en estos tiempos que corren, pero hablo porque soy
consciente de que me lo puedo permitir y arriesgo, queridos colegas,
el no poder volver a mi patria, y ese es un riesgo que a la postre,
duele desde lo más profundo. Soy esto y nada más. Un profesional que
vive fuera de su país y que siente la necesidad imperial de unir a su
gremio para conseguir que los músicos en Venezuela, puedan tener un
sueldo digno y nuestros jóvenes puedan recibir una educación musical
completa. Tal como la mayoría de nosotros.