Razón del nombre del blog

Razón del nombre del blog
El por qué del título de este blog . Según Gregorio Magno, San Benito se encontraba cada año con su hermana Escolástica. Al caer la noche, volvía a su monasterio. Esta vez, su hermana insistió en que se quedara con ella,y él se negó. Ella oró con lágrimas, y Dios la escuchó. Se desató un aguacero tan violento que nadie pudo salir afuera. A regañadientes, Benito se quedó. Asi la mujer fue más poderosa que el varón, ya que, "Dios es amor" (1Juan 4,16),y pudo más porque amó más” (Lucas 7,47).San Benito y Santa Escolástica cenando en el momento que se da el milagro que narra el Papa Gregorio Magno. Fresco en el Monasterio "Santo Speco" en Subiaco" (Italia)

domingo, 27 de febrero de 2011

El escapulario ajeno que años después usa Chávez para hacer indulgencias

El Carabobeño 27 febrero 2011
ccs_peli_475_270211

NOTA: Si en el Barrio San Andrés de El valle
mataron al soldado "hermano" de Chávez, Acosta Carlez,
y éste para variar se salvó por tener "lechina"????
¿cómo es que ese Caracazo es obra de "la Revolución que
camina por la América latina".
Chávez dilke a Fidel Castro que está senil ya para elaborar
mentiras. Tú no tuviste nada que ver con esa explosión´
DEL PUEBLO sin LIDERES...Ubícate papa.


Lectura Tangente
Notitarde 26-02-2011 |
Con voz propia

Caracazo manipulado

/

El 22º aniversario de los sucesos iniciados el 27 de febrero de 1989, con seguridad el régimen militar, en el cual figuran responsables de la masacre, lo reivindicarán.

"La rebelión del 4F-92 no hubiese ocurrido sin el impacto de esa rebelión. El Caracazo fue la chispa que encendió el motor de la Revolución", voz del comandante presidente (CP).

Carlos Andrés Pérez refirió que el estallido fue guerra de pobres contra ricos. Siguiendo ese parecer, CP señala entre las causas "incremento de la pobreza, producto del neoliberalismo", con mera formalidad se pronunció porque no quede impune el genocidio e instó a fiscalía y tribunales a que castiguen jefes militares y civiles que autorizaron represión.

"El 27 de febrero cayó sobre militares una maldición" porque "volvieron sus armas contra el pueblo".

De allí que el médico Akram El Nimer Abou Assi interpusiera denuncia por responsabilidad chavista en muertes que militares infringieron a población civil. Sindica al CP de autor material e intelectual de la masacre, por haber sido jefe de Guarnición de Caracas en 1989. Solicitó antejuicio de mérito, porque él reconoció su carga en alocución del 20º aniversario de El Caracazo.

Página internet de Embajada de la República en Reino Unido y Gran Bretaña niega su participación:

"Estaba confinado a su lecho esos días con varicela". Y él confesaría: "andábamos de lo más felices porque habíamos conseguido comprar casa".

Ante distorsión de la "película panfletaria" El Caracazo de Román Chalbaud, Manuel Isidro Molina, para entonces parlamentario, comenta la verdad histórica:

"Centenares de muertos y millares de heridos, presos y torturados tuvieron como verdugos materiales a oficiales, suboficiales, soldados y agentes del Ejército, Guardia Nacional, Policía Metropolitana, Disip y DIM".

Comenta la muerte del mayor Felipe Acosta Carlés, del MBR-200, quien encabezó represión en barrio "La Antena" de carretera Panamericana, en Coche.

-Llegó disparando a diestra y siniestra, reventaba puertas de humildes viviendas y "peinaba" a balazos la zona, con soldados del Ejército.

-En su avance a fuego abierto, asaltó un rancho, donde estaba agazapado un malandro quien le dio muerte con tiros de pistola.

No olvidar al chavista general Wilfredo Silva, quien dirigió operación del Ejército en El Valle, donde hubo más muertes.

Para el diputado Freddy Bernal, "el pueblo se reveló contra medidas que impuso Gobierno de derecha, por la que se asesinó a más de 3 mil personas, a nombre de un sistema capitalista".

Nadie le recordó los crímenes del Grupo Ceta (de Policía Metropolitana) que el comandaba.

Su camarada Francisco Solórzano (Fraso), autor del reconocido testimonio gráfico de la matanza, afirma haber visto como funcionarios de dicho Grupo asesinaban a 19 jóvenes del barrio 19 de Abril de Petare.

El semanario Tribuna Popular del Partido Comunista denunció abusos criminales perpetrados por las FAN.

"La arremetida vino por acción combinada de policía y Ejército porque el enemigo era el pueblo. De hecho, todos los muertos eran civiles. Se dispararon más de cuatro millones de balas. El objetivo no era controlar la situación sino aterrorizar de tal manera a los vencidos que más nunca les quedaran ganas de intentarlo otra vez", editorializaba la revista Sic.

NOTA MARGINAL: En momentos en los cuales internacionalmente la represión del régimen militar causa conmoción, resulta inexplicable que ciertos medios de comunicación privados enfaticen en la calificación de "los llamados presos políticos", o de los presuntos. Así exponen duda que exculpa a la dictadura.

E-mail: albertojordanhernandez@yahoo.es


CADA LOCO CON SU TEMA...

(Foto: AP).

Caracas, (EFE).- El presidente de Venezuela, Hugo Chávez, dijo hoy que la rebelión de los pueblos en el norte de África y en otras naciones, entre las que citó Estados Unidos y a las de Europa, se produjo en su país hace 22 años, el 27 de febrero de 1989.

"Por ahí andan diciendo que así como en Egipto, así como en el norte de África, también en Venezuela va a reventar, que ya está lista la rebelión del pueblo para sacar a Chávez", dijo el mandatario en un discurso al conmemorar el aniversario del "Caracazo".

Ante miles de sus seguidores que hoy marcharon por Caracas hacia una de las barriadas tiroteadas en 1989, Chávez tildó de "ignorantes" a quienes no se dan cuenta, dijo, de que "la rebelión popular" en Egipto, Libia y otras naciones "ya ocurrió aquí hace 22 años".

Con el nombre de "Carazaco" se conoce la rebelión con saqueos que comenzó el 27 de febrero de 1989 en las barriadas populares de Caracas, en rechazo a las alzas de precios y tarifas exigidas por el Fondo Monetario Internacional (FMI), que fue sofocada a balazos por militares y policías.

Unos 300 muertos, según el parte oficial de entonces, y hasta 3.000, según versiones de prensa, dejó la represión del 27 y 28 de febrero, un mes después del inicio del segundo Gobierno del presidente Carlos Andrés Pérez (1974-1979) y (1989-1993).

"No le perdamos la pista ni la vista a los acontecimientos de distinto signo que están ocurriendo en Europa, en Norteamérica, en el Oriente Medio, en el norte de África", exhortó a sus seguidores, en un discurso reproducido en cadena nacional de radio y televisión.

"En EE.UU. en estos momentos hay gigantescas manifestaciones populares en contra del modelo económico que cada día produce más pobreza y más miseria", sostuvo Chávez, que ha ratificado en los últimos días su amistad con el líder libio, Muamar el Gadafi, y rechazado la posibilidad de una intervención militar en ese país.

Lo mismo sucede, continuó el presidente venezolano, en Europa, "donde el desempleo crece cada día, donde cada día hay más hambre y más miseria".

Igual pasó en Venezuela con los Gobiernos democristianos y socialdemócratas que se alternaron el poder durante el medio siglo antes de su asunción presidencial, en 1999, lo que "explotó con el 'Caracazo'", sostuvo Chávez.

Los oficialistas de entonces y actuales opositores, añadió, "no volverán (al poder) ni por elecciones ni por cualquier otra vía que inventen o les inventen sus amos del Pentágono o del Comando Sur del Ejército imperialista de Estados Unidos".

El presidente aprovechó para ensalzar otra vez a sus ministros por las interpelaciones a las que han sido sometidos a lo largo del mes en la Asamblea Nacional y volvió a descalificar a la oposición, a la que responsabilizó de la masacre de 1989.

De acuerdo con la historiografía chavista, la Revolución Bolivariana, como el gobernante llama a su gestión, comenzó con el "Caracazo" y tres años después siguió con la intentona militar que Chávez lideró en 1992, junto a otros mandos medios castrenses.

El Gobierno venezolano solicitó la extradición de Pérez, que vivió los últimos años de su vida en Miami, para responder por los crímenes cometidos durante el "Caracazo".

El proceso no llegó a cristalizar y el expresidente falleció hace dos meses en esa ciudad de EE.UU. donde su cuerpo permanece en una funeraria por una disputa familiar sobre dónde sepultarle.

"Seguimos junto al pueblo exigiendo castigo para los culpables del 'Caracazo'; algunos están muertos e insepultos, pero otros siguen vivos", dijo hoy el vicepresidente venezolano, Elías Jaua, en los funerales de algunas víctimas de la rebelión de 1989, cuyos cuerpos fueron sacados recientemente de una fosa común.

Pérez respondió a la petición de su extradición con una nota fechada en Miami en marzo de 2010 en la que decía que estaba "pendiente el inicio del proceso contra el señor Chávez por magnicidio frustrado contra el presidente Pérez, al igual que por el asesinato también frustrado de su familia", durante el fracasado golpe de Estado de 1992.








A 22 años del Caracazo la crisis continúa

Los hechos de El Caracazo constituyeron una gran violación a los DDHH. (Foto Archivo)

María de los Ángeles Martínez / Ana Isabel Laguna

5:30 de la tarde del 28 de febrero de 1989. Este fue el último momento en que el joven venezolano José Miguel Lizcano fue visto por su madre y por su hermana. El día anterior, 27 de febrero, se había desatado en Guarenas, estado Miranda, uno de los estallidos populares más grandes de la historia del país: El Caracazo, hecho social, económico y político caracterizado por la agresión emanada del descontento colectivo, mezclada con la represión militar.

Carlos Andrés Pérez, el presidente de aquel entonces, había asumido el cargo tan sólo unos cuantos días atrás, augurando que durante su segundo mandato aplicaría una serie de medidas que ayudarían a sacar al país del atolladero en el que estaba inmerso. El 16 de febrero dio a conocer "El Paquete", un plan en el que se establecían varias medidas económicas que -con el tiempo- "sacarían al país de la quiebra". Aquí se contemplaba la liberación de precios y de las tasas de interés, aumento de la gasolina, de los servicios públicos, así como la eliminación de los subsidios y del control cambiario, endeudamientos con el Fondo Monetario Internacional (FMI), restricción de las importaciones y un aumento salarial de 30% para el sector público que lo "compensaría todo".

Días previos al estallido, los comerciantes acaparaban varios productos de primera necesidad -leche, arroz y harina de maíz- esperando la activación de las nuevas disposiciones con el objetivo de sacarles provecho. El 26 se aplicó el incremento en el costo del pasaje. Los transportistas comenzaron a cobrar 80 por ciento más, en vez de 30% como estaba previsto. La situación generó un gran descontento entre los ciudadanos, especialmente en aquellos que vivían en ciudades dormitorio, como Guarenas, lugar desde el que muchos debían trasladarse para ir sus trabajos en Caracas, y en el que justo un día después se iniciaron las protestas contra el sector transporte.

Durante la mañana de ese día 27, las peleas entre pasajeros y conductores comenzaron a tornarse agresivas, muchas unidades colectivas fueron destruidas y otras hasta quemadas. Mientras pasaban las horas y las personas se iban enterando de lo que estaba sucediendo, más y más venezolanos tomaban las calles para protestar. Estas manifestaciones se unieron a las que días atrás se habían iniciado en la Universidad Central de Venezuela (UCV) por la muerte de un estudiante a manos de efectivos de la Policía Metropolitana (PM).

La desesperación por conseguir los alimentos dio inicio a los saqueos tanto de camiones, como de supermercados. La revuelta se hizo cada vez más violenta. Para apaciguar al colectivo, las autoridades ordenaron a los funcionarios policiales comenzar la represión. En el país el panorama era alarmante: más de 100 comercios saqueados, decenas de vehículos incendiados, pérdidas millonarias, revueltas en 6 ciudades más (Caracas, Valencia, Maracay, Mérida, Barquisimeto y La Guaira), y miles de civiles en las calles enfrentados a cientos de uniformados armados.

Rafael Rivero Muñoz escribió el pasado año en la web analítica.com, que la primera orden dada por las autoridades policiales había sido la de "mantener la observación y la distancia". En el mismo artículo aseguró que lo que se conocen hoy día como "El Caracazo" había iniciado sobre las 5:15 de la tarde, justo después que éstos desaparecieran y abandonaran sus puestos de trabajo, dejando a sus subalternos solos y con libre albedrío para actuar.

Fue en ese preciso instante en el que comenzó la lucha desigual que causó la muerte a cientos de venezolanos, muchos de los cuales hoy siguen sin identificar. José Miguel Lizcano se encuentra en esa lista. Su hermana, Aura Lizcano, presidenta del Comité de Familiares de las Víctimas de El Caracazo (Cofavic), comenta que fue en 1995, con la colaboración de la Corte Interamericana de los Derechos Humanos (CIDH), cuando tuvo la certeza de que su hermano había sido uno de los tantos civiles asesinados.

El sufrimiento de los que quedaron

(Foto Archivo)

"El lunes 27 mi hermano fue a trabajar normalmente, cuando salió ya se habían suscitado los saqueos, como a las 5:30 regresó a casa, luego a las 7 salió de nuevo, al volver nos dijo "tengan mucho cuidado en asomarse a la ventana porque vienen saqueando". El había prestado servicio militar y tenía una noción de lo que estaba pasando, pero nosotros lo ignorábamos. Ese día nos quedamos en casa, pero el 28 salimos a hacer la compra porque no había nada, tras el retorno mi hermano estaba allí, comió a eso de las 3:30 de la tarde, se bañó y se fue a jugar básquet con unos amigos como a las 5. A partir de las 9 de la noche nos empezamos a preocupar porque no había llegado y sus documentos de identificación los había dejado olvidados en el comedor", cuenta Lizcano.

La exasperación y el nerviosismo de ella y de su madre hicieron que tomaran la decisión de bajar de su hogar, ubicado en la Cota 905, en Caracas. Al salir vieron que en cada esquina estaban dos uniformados, que -según afirma- eran policías navales. No las dejaron pasar, la razón: había toque de queda. Tuvieron que esperar hasta el día siguiente. No hubo delegación policial, comando de la guardia, ni hospital que no revisaran, todos ellos con una constante: el que buscaban no estaba allí.

"El 20 de marzo, ya agotados, sin respuesta, estuvimos en las morgues de diferentes centros de salud, pero no conseguíamos nada. Fuimos a la PTJ -cuando existía- hicimos una cola por varios días para que nos dieran datos e información. Allí vimos varias fotos, ninguna era de él. En marzo del ´89 lo tuvimos que denunciar como persona desaparecida. Hasta hoy no lo hemos encontrado".

Esta es la historia que ensombrece la vida de los Lizcano, y la de miles de familiares de las víctimas del Caracazo, hecho en el que -de acuerdo con datos de Cofavic- los derechos humanos fueron y siguen siendo irrespetados, tanto por el asesinato a sangre fría de una cifra aún desconocida de venezolanos, como por la impunidad bajo la que permanecen los acontecimientos.

Imputaciones sin detenidos

(Foto Archivo)

A principios de este año, la fiscal general de la República, Luisa Ortega, anunció que fueron acusados por el Ministerio Público el ex segundo comandante de la PM, Luis Fuentes Serra y el ex jefe del Comando Regional N° 5 de la GN, Freddy Maya Cardona, por su presunta responsabilidad en los sucesos. Fuentes Serra y Maya Cardona tienen bajo su cargo la supuesta comisión de los delitos de homicidio intencional en grado de cómplice necesario y quebrantamiento de pactos y convenios internacionales, recayendo sobre ellos la muerte de 21 y 10 personas, respectivamente. La Fiscalía también recibió en calidad de imputado al entonces distinguido del Ej. Walder Bastidas, supuestamente causante de la muerte de Juan Alberto Pereira, y fueron citados los ex policías Pedro Sevilla Ceferino de Jesús García y Eduardo Enrique Bayeilo.

Ya en 2009, los cadáveres enterrados en La Peste, una fosa común ubicada en el Cementerio General del Sur, fueron exhumados. Se recolectaron 125 osamentas y 11 restos óseos para un total de 136 personas, de los cuales a sólo 47 se les encontró relación directa con el "Caracazo". Aura Lizcano denuncia que Cofavic no fue llamado al proceso, por lo tanto desconocen a dónde fueron a parar los cuerpos y si las identificaciones realmente se hicieron. "Ahora los volverán a enterrar, sin saberse qué pasó. No se sabe qué pretende el Gobierno con este nuevo aniversario, si encerrar nuevamente la verdad.

Para Lizcano y las demás víctimas indirectas de esta revuelta social no habría mejor regalo que conocer qué fue lo que pasó exactamente con sus familiares y que se ponga punto final a la impunidad. Sin embargo nada esto ha sucedido y se desestima si algún día podría hacerse realidad. Cofavic sigue luchando porque en el país se respeten los derechos humanos y no vuelvan a ser violados de forma tan grave como aquellos días del 27 y 28 de febrero de 1989.

Aún persiste la frustración

(Foto Archivo)

A partir del estallido del 27 de febrero de 1989 se demarcó la inestabilidad política en el país, pero aún de transcurrido 22 años, el actual Gobierno no ha logrado desaparecer del todo ese clima, porque en los 12 años asentado en el poder no hay una estabilidad plena y total; la crisis económica y social inciden en lo político y se percibe en lo que vemos a nivel del partido oficialista y de la oposición, en los cuales materialmente nadie tiene el camino completo, aunado al factor de la polarización.

Así percibe la evolución del país, basándose en los factores motivadores que conllevaron a aquelllas revueltas, el historiador Agustín Blanco Muñoz para quien tales manifestaciones fueron el detonante impulsor para que el movimiento conspirativo de quien ahora rige nuestra nación justificara su accionar en la posterior intentona militar del 4 de febrero del 92 contra Carlos Andrés Pérez.

Sin embargo, considera fuera de base que el "señor Chávez se atribuya los primeros hechos como bandera política", porque recordó cuando el mandatario llegó a expresar que "lamentaba" que cuando se produjo el 27F su movimiento conspirativo no hubiese tenido la suficiente ordenación como para haberse introducido en ese momento. "Y cuando decidió entrar en escena aquel 4 de febrero del 92 persistían divisiones en su organización; pues algunos capitanes metidos en el grupo -de apellidos Blanco la Cruz y Rojas Suárez-, lo condenaron a muerte como también a Arias Cárdenas por considerarlos traidores por no haber llevado a cabo el golpe inicialmente planificado para diciembre de 1991".

-Esto es muy importante para entender el cuadro que se va a presentar el 4F del 92, un cuadro en que ya las fuerzas golpistas estaban divididas, en cada una de ellas hay fuerzas que no son del todo coherentes, y prosiguen hoy en día, refutó.

Pero, aunque los hechos del 27F significaron la decadencia de la cuarta república, en su agotamiento como modelo capaz para satisfacer las necesidades de la sociedad, hizo posible que un movimiento conspirativo tomara más espacio, como se le permitió y es así como tenemos al señor Chávez, sentenció. "Por lo menos podemos afirmar que -al menos esto nos lo enteró el golpista luego convertido en golpista presidente en el 98- que si no hubiera existido el 27F no hubiese habido el 4F del 92".

El historiador citó otra tesis planteada en un trabajo del periodista William Ojeda, en que se señala que el 4F del 92 no es una hija del 27F, sino que vino a acoplar y a mejorar aquel inicial movimiento, que no fue una movida revolucionaria, más bien una manifestación espontánea contra la derrota y el 4F fue todo lo contrario: un movimiento organizado, de impulso, que vino a suplir aquel momento de frustración. También interpreta que a partir de esa fecha se empezó a crear en Venezuela una especie de ninismo; la gente empezó de dejar de creer en los partidos políticos y así aparece una gran crisis de una gente que ya no cree en la llamada democracia representativa; " entonces, se creó un vacío en el que se buscaba un salvador, y que también se lo debemos al gobierno fracasado de Caldera, y que se llama Hugo Chávez Frías, que se ha convertido en un vengador".

El recuento histórico hace alusión que tras los sucesos del 27F, se sumó el fracaso de la intentona golpista del 4F del 92; vino la coletilla del enjuiciamiento a CAP que terminó con su destitución de la presidencia en mayo del 93, lo que significaba que la crisis avanzaba, aumentando consigo la incredulidad, que hoy en día continua y se refleja en el fenómeno de la "polarización", en el que está inmerso un 50% de la población que no le convence la teoría oficialista ni la oposición.

"Ese grueso de venezolanos está aspirando al surgimiento de una nueva política y no repetición del pasado -entendida como la cuarta república- y la continuación de otra manera de ejercer la cuarta república que es la llamada "revolución bolivariana", todavía con el apoyo ´comprado´ y en el cual se hacen inversiones para la permanencia en el poder, sin tener verdadera mayoría". Reflexiona que el 27F fue la expresión de la fuerza social, que sigue manifestando en diferentes espacios y voces ante el "irrespeto"de las instituciones. "A 22 años después, persiste el signo de la derrota, de la masacre, del agotamiento. No hay cambios fundamentalmente a la distracción, a la manipulación. No hay un plan de desarrollo integrador, es el mismo modelo agotado, por lo que el colectivo hoy no puede estar contento y ansía alternancia".

Interrogantes sin respuestas

(Foto Archivo)

"Amargo recuerdo": Iris Medina, de 41 años de edad, recuerda hoy con exactitud e impotencia las réplicas del "Caracazo" que aún cobraba vidas. Aquel 2 de marzo del 89, perdió a su esposo, Wolfan Quintana, tenía 21 años de edad y ella 19. Quedó viuda y con una niña de tres meses de nacida.

Su esposo trabajaba en una librería que queda frente a la estación del metro Capuchino, Caracas, y en esos días de revuelta iba al local a quedarse con el dueño porque los saqueadores amenazaban con meterse. Pero, el 2 de marzo -en pleno toque de queda impuesto por el Gobierno- a las 6:20 de la tarde ocurrió lo inesperado: "apenas llegábamos a la casa -en el barrio Guarataro- de hacer compras y luego nos pusimos a conversar cerca de un ventanal en la parte alta de la casa, desde donde se observaba hacia la avenida San Martín. El cargaba a la niña y justo cuando se disponía a sentarse, unos militares se acercaron y nos apuntaron, propinándole un tiro en el pecho. Aún herido, logró poner a la bebe en el coche, pero al intentar ir a la planta baja cayó desangrado".

"Es difícil asumir este tipo de situación, mas cuando éramos un matrimonio joven con muchas ilusiones, todo lo acabó una bala en un momentico. ¿Todavía sigo pensando qué fue lo que pasó? ¿Por qué lo mataron de esa manera? Creíamos que estábamos en el sitio más seguro y no resultó así. Todavía quedan muchas preguntas sin respuestas. Tomé fuerza y junto con otros familiares de las víctimas entré en Cofavic. Nos asistieron sicológicamente, nos orientaron para formular las denuncias. Sigo en la lucha, me debo una respuesta a mi misma y a mi hija a quien le conté la historia a los 12 años porque la psicóloga me decía que no debía seguir ocultándole la verdad".

"Hasta la fecha, lo único que se ha cumplido de la sentencia de la Corte Interamericana de Derechos Humanos es la indemnización a familiares de las víctimas. Pero no lo referente a la solicitud de de desterrar de las Fuerzas Armadas el "Plan Avila". También está pendiente la identificación de los restos que quedaron en ´La Peste´. En la última exhumación no sabemos dónde fueron a parar, según se los llevaron a fuerte Tiuna. Además, hicieron ese proceso en contra de la voluntad de los familiares y lo que decía la sentencia, porque nosotros nunca fuimos invitados. Yo pude enterrar a mi esposo, pero muchos otros casos no".

"Injusto que sigamos en los tribunales": "Cada vez que se acercan estas fechas me pongo muy triste pensando que sería de mi hijo, Richard Páez, si estuviera vivo. El viernes 3 de marzo del 89, a las 1:30 de la tarde, mi hijo de 17 años de edad y estudiante de bachillerato, se encontraba en el patio de la casa de una tía, en el barrio Maca de Petare.

"Prácticamente ´lo mataron en mis narices´. De improviso funcionarios de la PM llegaron disparando y haciendo allanamientos, mi hijo quedó tendido en el suelo con un tiro en la nalga".

Esa noche fue la más larga de mi vida, nunca pensé que iba a enterrar a mi hijo, ni que moriría en esas condiciones. Fue una ardua lucha, pidiendo justicia en todos lados, en los tribunales, en la fiscalía. Nunca pensamos que esa protesta de los estudiantes que comenzó en Guarenas se expandiera por toda Caracas, sobre todo, en los barrios, terminando de pagar nosotros -los pobres- con la pérdida de nuestros seres queridos".

"Los familiares nos reunimos en la fiscalía y de todos lados aparecía gente -sobre todo- del área metropolitana. Me entregué 100 por ciento a esta causa, porque me dije: a mi hijo no lo voy a resucitar, pero tengo que ayudar a otras personas para que no sufran como nosotros. Agradezco a las personas de COFAVIC que nos ayudaron mucho, logramos que la Corte Interamericana dictaminara que el Estado había violado los derechos humanos.

"No es posible que 22 años después todavía sigamos acudiendo a los tribunales y ni siquiera nos han entregado los expedientes de nuestros seres queridos. ¿Qué quieren ocultar? Para que haya justicia y podamos sentirnos tranquilos el Estado debería respondernos, no dejaremos de insistir en nuestros derechos".

"El Gobierno tomó el 27F de bandera política": "Perdí a mi hermano, Fidel Romero, quien contaba con 24 años y era albañil. Vivíamos en el sector Ojo de Agua, municipio Baruta, estábamos todos en la casa y escuchamos por la radio que no saliéramos pero no sabíamos la magnitud de los eventos. De pronto, mi hermano bajó a la avenida a hacer una llamada a las 6 de la tarde. En vista de que eran las 7 de la noche y no llegaba empezamos a preocuparnos, enseguida recibimos la noticia que había una persona herida en la avenida. Se nos hacía difícil llegar rápido por los perdigones que lanzaban los policías de la Metropolitana y la GN.

Mayor tristeza al resultar ser nuestro hermano, quien yacía con una herida en el abdomen. Lo llevamos al hospital Pérez de León donde lo operaron por nueve horas. A la 6 de la mañana del día siguiente, otro hermano de nosotros nos dijo que Fidel estaba vivo y mi mamá se trasladó al hospital, pero cerca de las 11 de ese día le informan que acababa de fallecer.

Se nos dijo que el cadáver sería trasladado a la Morgue de Bello Monte y nos fuimos a reclamarlo. Alegaron que no había llegado. Al día después, el 29, volvimos a la morgue y la misma excusa, un hermano de nosotros como pudo entró al recinto y observó que había muchos muertos colocados en filas, entre los que pudo reconocer el cadáver de nuestro familiar. Se hizo las 6 de la tarde y tuvo que desalojar el lugar por lo del ´toque de queda´. Ya cancelados los servicios funerarios, nos dijeron que en la noche nos llevarían el cuerpo a la casa para el velorio, no fue así. Al día siguiente, fuimos de nuevo a la Morgue de Bello Monte y nos informan que por órdenes superiores había sido enterrado en una fosa común.

Allí comenzó el calvario para la familia Romero, pero a la puerta de la morgue veían que nos estaban solos. "Decidimos integrarnos a Cofavic, logrando que en 1991 abrieran las fosas comunes de donde sumaron 68 cuerpos, pero el del mi hermano no lo identificaron. Transcurridos 22 años, esperamos a que se haga justicia. No es posible que este domingo vuelvan a enterrar la verdad. Tampoco entendemos cómo el gobierno puede tomar estas fechas tan tristes de bandera política y celebrarlo. Mi recomendación es seguir luchando pacíficamente, aunque el Estado no nos atienda los derechos humanos no caducan".


Cátedra Pío Tamayo

Centro de Estudios de Historia Actual

IIES / FACES / UCV

FORO

DEL 27F89/04F-92 A GADDAFI

¿LA MISMA REVOLUCIÓN?

Ortega fidel HCF y Gaddafi.jpg


EN MEDIO DE LA CONFUSIÓN ES INDISPENSABLE RECONSTRUIR

LAS RELACIONES QUE PRODUCE ESTA REALIDAD

Objetivo: En esta difícil y complicada coyuntura de la Historia Actual es fundamental plantearse algunas cuestiones que toquen el fondo de un cuadro que sólo puede superar el rango de lo confuso e incomprensible.

Indispensable reconstruir las relaciones que nos permitan aprehender el sentido, contenido y proyección de lo que ocurre hoy en un mundo, que cada vez se vuelve más poca cosa, en cuanto a perspectiva de vida y trascendencia, y nos acerca más y más a los caudales de la muerte y la definitiva extinción de las posibilidades de alcanzar algún día la verdadera condición humana.

EL CHOQUE ENTRE LA PROTESTA POPULAR

Y LAS DECISIONES DE LOS PODERES

La situación venezolana que se crea a partir del 27F-89 nos obliga a pensar en el significado de una acción colectiva que se vuelve una inmensa fuerza social que lleva la protesta a niveles que tocan la puerta de los centros de poder y sus correspondientes decisiones.

Pero esta fuerza, debido a su carga de espontaneidad y ausencia de claros objetivos de poder, es tomada por los sectores dirigentes, aun en medio de la persecución a la que se le somete, como un estandarte de la violencia, que debe ser atendida por los organismos multilaterales interesados en la estabilidad política que les garantice el negocio petrolero del cual sacan tantos beneficios.

De modo que esta pobreza es utilizada, en su capacidad explosiva, para presentarla tanto como un peligro que hay que controlar, como un instrumento que puede ayudar, con el aporte de su fuerza-trabajo, a la reconstrucción del aparato productivo y con ello alcanzar el necesario estadio de desarrollo que permitiera el ingreso de Venezuela a la modernización.

UNA MODERNIZACIÓN QUE COMIENZA POR

AFECTAR LA POBREZA

En este caso se plantea una modernización que comienza por afectar aún más las condiciones ya deterioradas de la pobreza. Se consideró necesario introducir medidas de corte fondomonetarista para corregir la secuela de los viejos errores de una riqueza dilapidada y una economía no productiva, en función de apuntalar la histórica acumulación de riqueza. Y es necesario advertir que, a la hora en que se desarrolla este proyecto, no hay fuerzas políticas opositoras que se coloquen al lado o al frente de las luchas de la causa popular

EL AGOTAMIENTO IRREVERSIBLE DE UN

MODELO FRACASADO

Porque en general se acepta que el modelo económico-social implantado en 1958 había llegado a un punto de agotamiento y fracaso que se presentaba como irreversible. Y el Paquete de Medidas Económicas propuestas se junta al concepto de salvación keynesiana o sus similares.

Se pensaba que sólo un aparato productivo capitalista actualizado podía sacar a Venezuela del hueco al cual la había conducido un cúmulo de crisis cada vez más apremiantes y comprometedoras. Solo el directamente agraviado, lastimado y pisoteado elevó su protesta. La política de izquierda jugó al silencio y la complicidad. El proceso conspirativo de los Comecates simplemente contribuyó “a restablecer el orden público”.

EL VACÍO Y LA DERROTA CONSTITUYEN

PUNTO DE PARTIDA A LA INESTABILIDAD

Pero el intento modernizador de CAP II, y lo que se actúa alrededor del mismo, se convierte en el escenario de su propia derrota en medio de un vacío que es ahora el punto culminante de un proceso de inestabilidad política que le sirve a los conspiradores encabezados por Hugo Chávez para seguir y afianzar sus andanzas. Sobre esta cresta se monta. Una crisis que que aún no ha sido superada.

EL PELIGRO DE LA PROTESTA

QUE DEBE SER CONTROLADA

Esto obliga a considerar la proyección de una fuerza colectiva, que, aun disgregada, dispersa y sin programación, se convierte en un peligro mayor para la estabilidad del poder. Y frente a ella se levanta un “nuevo movimiento”, de corte militar, no para ayudar a su fortaleza sino para realizar la misma e histórica utilización. Es el ejercicio, una vez más, de los mecanismos necesarios para la acción de manipulación-engaño-fraude, y de represión-terror-miedo para lograr la obediencia y seguimiento de un proyecto-proceso golpista que terminará aceptando la condición de ‘revolucionario’.

EL ESCOLLO DEL 27F-89 PARA EL NACIENTE

GOLPISMO

Y esta conspiración, que se inicia a comienzos de los ochenta, que tiene como propósito generar condiciones para encumbrar otras ambiciones a nivel de poder, se afianza en “El Espíritu del 27F-89”, tal y como hicieron los factores de la politiquería y la dominación con el llamado “Espíritu del 23 de Enero de 1958”. Poner la frustración al servicio de los intereses de siempre para que permanezcan las mismas condiciones históricas.

Se trata entonces de la acción de un colectivo contra un modelo que le oprime y pisotea. Y esa fracción golpista se acoge al llamado de la jerarquía política y militar para empuñar las armas contra aquellos que hicieron uso de la protesta, sobre el ambiente de disconformidad y profunda inestabilidad política. Es la hora de un vacío que alimenta todo tipo de crisis, que toca todas las áreas del cuadro histórico y el cual no podrá ser superado por el gobierno de Rafael Caldera, notable y compañero de ruta de los conspiradores del 04F-92.

EL VACÍO Y EL MIEDO PRODUCE

LA APARICIÓN DE UN EMERGENTE

Este es el mismo escenario que servirá de marco para que gane espacio la propuesta de quien se presenta como actor emergente para ejercer un supuesto nuevo caudillismo, que se empalmará con la tesis del nuevo salvador y vengador de todo lo que fueron los males de una República defenestrada, que toma como símbolo a CAP II. Desde entonces el máximo jefe de los golpistas parece enrumbado hacia la posesión de altos destinos.

NO SE ADVIRTIÓ LA DIMENSIÓN DEL ABISMO

QUE YA SE ANUNCIABA

En ese momento, el expresidente lo advirtió: nos hemos ubicado al borde del abismo y podemos llegar a saber lo que significa perder las instituciones democráticas que veníamos impulsando.

En efecto, el 04F-92, convertido en movimiento estrictamente militarista, cumplió con el papel que se había propuesto la alta dirigencia: entregar, vía pacto-acuerdo, el movimiento conspirativo que se desarrollaba desde comienzos de los 80, en forma permitida. Y de esta manera se le daría continuación a un plan previamente establecido y que parecía tener como meta la llegada del golpismo al mando-poder por la vía de la ‘paz electoral’.

EL GOLPISMO SE PERSONALIZA EN LA

FIGURA DE CHÁVEZ

Entregada la conspiración se impulsaría la defenestración de CAP II y la presidencia del político “tradicional” más notable del momento. Seguiría entonces la sucesión presidencial por parte del jefe golpista, en prisión. Sin embargo, a la hora de pensar en la continuación de la unidad golpista entre militares y notables se produce el deslinde que pone al golpismo, personalizado en Hugo Chávez, al frente de un proyecto distinto que adquiriría el triunfo por la vía electoral el 06D-98.

DE LA REVOLUCIÓN MADE IN USA A VENECUBA

UNA MISMA HISTORIA DE FRAUDE-FRUSTRACIÓN

Desde entonces se avanza aquí en lo que se tiene como proyecto revolucionario que ha pasado por varios periodos que van, desde su inclinación a mantener las mejores y más profundas relaciones con el ‘imperio’, o revolución made in USA, hasta acercarse e identificarse con lo que se conoce como Revolución Cubana, al punto de que este expaís ha sido tomado cada vez más por los lineamientos, operativos y el propio proyecto cubano para formar lo que hoy esVeneCuba.

El proyecto revolucionario en este caso se define y determina por el ascenso al mando-poder de una militarada que se abroga la capacidad de salvador de las mayorías sociales. Dice asumir las llamadas banderas de un proyecto político-socialista que en teoría se opone al modelo capitalista pero que en la práctica sigue en la dirección de la suma de frustraciones.

EL GP PRIMERO UTILIZA Y LUEGO RENIEGA

DEL 27F-89

Y esta es la razón de que ahora se reniegue del 27F-89 que ya no es visto co Padre del 04F-92 sino como un bastardo a quien hay que corregir. En efecto, la “revolución” entiende hoy que el 27F es “una revuelta popular sin ningún objetivo y sin ninguna organización”. Y más aún: Aceptar “que el 4 es hijo del 27 de febrero es aceptar que la corriente anarcoide tiene razón y que no hay que organizar ni politizar las masas y, lo que es peor, que no es necesaria una vanguardia.” (Debate Socialista,, Nº 131, p.04)

A las masas hay que guiarlas, conducirlas, orientarlas. Esta es la misión de la política, de la vanguardia revolucionaria. Y esto es lo que se levanta triunfal el 04F-02.

UN SOCIALISMO SIN SOCIALISMO Y UNA

REVOLUCIÓN SIN REVOLUCIÓN

De allí dimana la gran fuente de ‘nuestro socialismo’. Pero se trata de un socialismo que, como en todos los casos anteriores, no se plantea la toma del mando-poder por parte del proletariado, tal y como dictaminan Marx y Engels. Estamos entonces ante un socialismo que se afirma, no en las masas y ni siquiera en la ‘vanguardia’, sino en la acción caudillista que se fundamenta en el credo liberal-positivista del siglo XIX y en el neoliberalismo que le mantiene las grandes conexiones con el imperio y con el socialismo-capitalista que se desarrolla hoy en lo que antes constituyó el llamado ‘mundo socialista’.

LA CONSTANTE DE LA VIOLENCIA

DE LA SANGRE Y EL FUEGO

Hoy estamos ante una revolución cada vez más cuestionada. Y cuando se producen acontecimientos, como los que hoy se denuncian en Libia, se advierte, una vez más, la puesta en práctica de una constante tenida como revolucionaria: la violencia de la sangre y el fuego para la construcción de imperios dictatoriales que, en medio de las sombras del presente, no son sino otros aportes a la historia del fracaso cada vez más profundo.

La tragedia tiene hoy su escenario síntesis en Libia. Allí se juntan las derrotas y frustraciones. La conclusión es la ya conocida: no hay una salida hacia el mejor vivir por la vía de un capitalismo ni de un tal socialismo que no se desligó del primero.

NI CAPITALISMO NI SOCIALISMO

Por ello hoy cuando se desarrollan las batallas que se libran en Libia no puede menos que preguntarse sobre la revolución que se dice haber sido, la que es y la que será. ¿Dónde está a esta hora la revolución de cualquiera de las latitudes que han llenado millones de registros sangrientos en la historia actual?

¿Dónde está la actuación del capitalismo en aras de la defensa de una democracia verdadera y de los derechos humanos por encima de los intereses de las transnacionales de la guerra y el crimen?

¿Se sigue acaso hoy en esta Venezuela o en la Libia actual el lineamiento de la misma revolución proletaria que nada tiene que ver con proletariado pero sí con el aniquilamiento del colectivo en aras de la construccion de poderes locales y de ambiciones mundiales que se sostienen sobre el terror más feroz?

CAPITALISMO Y SOCIALISMO SON EXPRESIÓN

DE UNA MISMA BARBARIE

¿Qué ha ganado el mundo actual con el ciclo de revoluciones que han traído a colación un tal socialismo, ahora en versión especial para el siglo XXI?

¿Y qué ha ganado con la expansion de un imperio capitalista sin fronteras, que de la misma manera deja a un lado al colectivo para imponer sus leyes de la desigualdad, la explotación y la masacre?

¿Es que al hombre le estará vedado por siempre construir una historia alejada de la esencia explotadora que define, hasta hoy, todos los sistemas económicos existentes en la historia de la humanidad, y avanzar hacia una sociedad regida por nuevos valores, condiciones y acciones?

Hay que decirlo como elemento para el debate: las tales revoluciones, tiranías, dictaduras y las tales democracias que se han repartido el mundo, son expresión de una misma barbarie. Cada uno disfrazado de un traje-fraude distinto, han servido para domesticar, someter, anular, exterminar el grueso de una población mundial que aún subsiste en grados de miseria, carencias y condiciones inimaginables.

LA SUBSISTENCIA DE LOS ACUERDOS

Y LAS COMPLICIDADES

Y todos los recursos ideológicos, doctrinarios, religiosos, políticos, se han utilizado, junto con las armas bélicas de destrucción individual y masiva, en esta guerra abierta entre expropiadores, para el reparto del espacio del mundo y del hombre que lo habita.

La democracia que contribuyó a sostener a Mubarak hoy lo condena en las Naciones Unidas. En toda la compleja trama mundial sólo subsisten los acuerdos y complicidades entre contrarios para dirimir apropiaciones.

ENTRE UNOS Y OTROS EL COLECTIVO DEBE COMENZAR LA TAREA PACÍFICA DE ENFRENTAR LA VIOLENCIA

Entre unos y otros, el colectivo debe encontrar sus cauces de acción, sus canales de comunicación, para comenzar la tarea pacífica de enfrentar la violencia demoledora que nos extingue como individuos y como especie.

Esa es para nosotros, desde esta Cátedra Pío Tamayo, la gran temática a discutir que tiene una expresión concreta tanto en este expaís como en la Libia de Gaddafi.

PONENTES

CAMILO ARCAYA

RAFAEL IRIBARREN

LIONEL MUÑOZ

MODERADOR

AGUSTIN BLANCO MUÑOZ

LUNES 28 DE FEBRERO DEL 2011

SALA “E” / 6 pm