viernes, 4 de febrero de 2011

Varios analistas comentan el 4 de febrero de 1992, 19 años después

  • ¿Qué pasó el 4 de Febrero 1922

    LOS GOLPES DEL 4 DE FEBRERO


    El alzamiento de 1992 fue la expresión de varios frentes de disidencia militar, que abarcaba desde altos oficiales hasta capitanes, todos danzando sobre la estrategia desarrollada por Chávez y Arias Cárdenas. El alzamiento militar del 4 de febrero de 1992 tuvo su origen directo en una conversación que sostuvo Douglas Bravo con Hugo Chávez y otros jóvenes uniformados cuyo grado máximo era el de capitán. En esa reunión, realizada en 1982, año de la creación formal del MBR-200, se decidió que si no se producía una conmoción social extraordinaria, que justificara un pronunciamiento cívico-militar revolucionario, se aguardaría hasta que los oficiales presentes tuvieran mando de tropa. 1992 era, precisamente, el año en que algunos de ellos llegarían a ser comandantes de batallones.

    La explosión social esperada ocurrió en 1989, y fue conocida como El Caracazo. Pero los conjurados fueron sorprendidos por la conmoción popular, a la par que los movimientos políticos de la izquierda insurgente se encontraban en un momento de gran debilidad. Chávez, jefe del MBR-200, por su parte, se encontraba de reposo médico por una enfermedad eruptiva.

    De ahí que el espontaneísmo del alzamiento popular no pasó de la eclosión social al desenlace político-militar. El Caracazo tuvo las condiciones necesarias para impulsar la "insurrección cívicomilitar", pero careció de una conducción que llevara a la población descontenta al poder.


    La guerrilla

    Chávez nunca olvidó aquella conversación con los viejos líderes de la guerrilla. Incluso después de 1986, luego de haber pactado con Arias su distanciamiento de los jefes guerrilleros, se oponía a cualquier aventura golpista e insistía en que solamente cuando los insurrectos tuvieran mando de tropa se podía pensar en el pronunciamiento.


    En los meses de julio y octubre de 1991, la vieja guerrilla, con Bravo y Prada a la cabeza, volvió a reunirse con Chávez. El tema de discusión fue el inminente alzamiento, ya fijado para ser ejecutado en el transcurso de los próximos meses. Bravo y Prada plantearon que primero debía realizarse una acción civil, como la huelga general impulsada por la Junta Patriótica de 1958, y luego lanzar el pronunciamiento militar, para darle forma final a la insurrección cívico-militar. Chávez se opuso. Cuando expuso su plan, describiendo la movilización de las unidades comprometidas con la futura intentona, al referise a los civiles dijo que se los llamaría después de conquistado el poder. En ese momento los jefes guerrilleros acusaron a Chávez de militarista, y señalaron que sus tesis no eran cívico-militares, tal como se habían aceptado durante años. Ahí se produjo la ruptura definitiva entre Chávez y sus viejos maestros, la cual se había venido gestando, en realidad, durante varios años, desde 1984-85, cuando el Partido de la Revolución Venezolana, brazo político de la guerrilla, entró en crisis, y Chávez comprendió que ese conflicto podía afectar el sector militar de la conspiración.


    Kléber Ramírez

    Un año antes, Francisco Arias Cárdenas, quien sostenía fuertes nexos con otro sector disidente de la guerrilla bolivariana, ubicado en los Andes venezolanos, tomó contacto con Kléber Ramírez. Arias buscaba un hombre experimentado en la lucha armada, pero con perfil de ideólogo. Ramírez había roto con Bravo años atrás, fundando el grupo Esperanza Patriótica, y luego se había retirado a la finca de sus padres en Chiguará, Estado Mérida, donde realizaba labores de agricultor y escribía sus tesis sobre la IV República. Sus reflexiones sobre la refundación del Estado venezolano, (considerado por el antiguo comandante guerrillero como "gomecista"), bajo el modelo de "alimentos, ciencia y dignidad", influyeron en la futura concepción de Hugo Chávez sobre la V República.


    Kléber Ramírez había sido protagonista de décadas de lucha guerrillera _su apodo era "El Viejo"_, que lo habían llevado de Venezuela hasta Vietnam, pasando por Irak y Nicaragua. Arias Cárdenas, quien se encontraba realizando un posgrado en Ciencias Políticas en la Universidad de Los Andes, contactó a Ramírez hacia mediados de 1990, y le propuso incorporarse a la conspiración. Ramírez no solo contestó afirmativamente, sino que además se hizo cargo de equipos de profesionales universitarios ulandinos que se dedicaron a efectuar los estudios programáticos para el establecimiento del nuevo gobierno e incorporó a pequeños grupos de ex guerilleros a la base de apoyo de los insurrectos. Los equipos de investigación los condujo el profesor de la Universidad de Los Andes Pedro Solano, quien luego se transformaría en asesor de Francisco Arias Cárdenas. Kléber Ramírez redactó los decretos que le darían dirección política al 4F, los cuales pasaban por la disolución del bipartidismo de AD y Copei y del Estado de la democracia representativa, así como el establecimiento de una Asamblea Constituyente.


    Ramírez cayó en desgracia al tomar contacto con los jóvenes capitanes disgustados con Chávez, algunos de ellos conectados con Bandera Roja, y respaldar el Pacto de San Antonio, a través del cual se creaba, en la práctica, un mando paralelo al de Arias-Chávez. Esa fugaz relación le colocó una cruz al papel de Kléber Ramírez durante el 4F. El 1 de enero de 1992 se había realizado en Lara una reunión del Estado Mayor cívico-militar del movimiento, constituido por Chávez, Arias, Medina y Ramírez, donde se decidió que Kléber Ramírez asumiría la Secretaría de la Junta de Gobierno. En ese momento Pablo Medina propuso dos nombres afectos a la Causa R para formar parte del nuevo gobierno. Medina había insistido mucho en el nombramiento del general Muller Rojas. La sospecha de la vinculación de Ramírez y de Medina con la gente de Bandera Roja y el fantasma del fraccionalismo que llevaba implícito el Pacto de San Antonio, el cual establecía un programa de acción mucho más inmediato y radical que el de Chávez y Arias, jefes del movimiento, puede explicar el hecho de que Ramírez no se haya enterado del alzamiento del 4-F sino hasta las 5:30 pm del 3F, cuando ya nada podía hacer, mientras Medina se quedó esperando con sus hombres armas que nunca le entregaron.


    Los decretos que habrían de regir la nueva república quedaron como testimonio de la revolución inconclusa en el frustrado alzamiento del 4F. Cabe destacar que paralelamente Chávez y Arias le habían encomendado a los juristas de Pablo Medina redactar otros decretos, los que nunca se conocieron. Se habla de un tercer proyecto de decretos, igualmente desaparecidos.


    José Vicente Rangel, Andrés Velásquez y Abdón Vivas Terán fueron algunos de los nombres discutidos por Chávez y Arias para integrar la Junta, que tendría 4 civiles y tres militares. Se deseaba que la Iglesia estuviera representada, y los nombres de Mario Moronta y Arturo Sosa fueron contemplados. Ramón Escovar Salom, quien también fue propuesto, resultó rechazado.


    Lo cierto es que, junto con la disolución de la institucionalidad de la democracia representativa, incluidos sus partidos políticos, Arias Cárdenas y Chávez habían pensado en la realización de juicios sumarios a aquellos individuos señalados de hechos de corrupción o traición a la patria. Además, debía establecerse un régimen de tutela militar que duraría, en principio, un año, mientras se redactaba una nueva Constitución.


    Los golpes

    En realidad, Arias y Chávez sostuvieron una relación conflictiva y con altibajos desde sus inicios, cuando ambos reportaban a Ramón Guillermo Santeliz, quien a su vez tenía el contacto por el Ejército con William Izarra, jefe de ARMA (Alianza Revolucionaria de Militares Activos), cuya base se encontraba en la Fuerza Aérea. Las diferencias de personalidades y de conceptos sobre los objetivos de la conspiración se hicieron sentir cada vez que les tocó discutirlas. Chávez era el duro y Arias el blando, al extremo que Chávez le pedía a Arias que se quitara el "copeyano" que llevaba por dentro, recordando que el oficial había pasado por un seminario católico.


    En el transcurso de la conspiración, Arias fue apartado del núcleo bolivariano por Bravo, quien luego de sostener una reunión con Arias no quiso volver a verlo por considerarlo un hombre conservador. Esa situación le facilitó a Chávez heredar la jefatura dejada por Izarra, cuando el piloto tuvo que salir de las FAN por una delación, y conducir sin competencia de liderazgo el MBR-200. Arias formó su propia logia, la cual creció sin prisa y sin pausa.

    Hacia 1985, Chávez llegó a la conclusión de que la única manera de poder concretar la toma del poder era aliándose con Arias, para lo cual buscó una reunión que se dio en San Cristóbal, en el mes de marzo de 1986. A partir de ese momento Arias puso las condiciones, y luego, al formar los equipos de estudio bajo la responsabilidad de Kléber Ramírez, dejó claramente establecido que la dirección que tomaría el gobierno de facto tendría su sello, algo que llevó a Chávez a asumir personalmente el alzamiento del 4F. Poco tiempo tanscurrió para que se conocieran las diferencias de criterios políticos y militares entre Arias Cárdenas y Chávez. Uno hubiera sido el curso del gobierno cívico-militar del 4F si lo hubiera liderado Arias y otro si hubiera estado en manos de Chávez.


    Por eso Chávez prefirió detener la historia en el Museo Militar.

    Los objetivos políticos se alejaban

    (...) "Es falso que yo le haya confesado a Urdaneta la falta de valor para bajar a Miraflores. Esa es una felonía sin nombre. Fue precisamente Rojas Suárez quien insistió en que ellos tenían la fuerza suficiente para tomar Miraflores, por lo que acordamos que a mi batallón, y allí están mis valientes oficiales para corroborarlo, ordené se hiciese un cerco y se enganchara en varios puntos de contacto con las tropas que tomarían Miraflores, para reforzar en el momento y en el lugar que así lo requiriese la situación.

    El PCP (Puesto de Comando Principal), de mutuo acuerdo, lo colocamos en el Museo Histórico, habiéndose comprometido Rojas Suárez (en su plan) a tomarlo, así como el Observatorio Cagigal, con tropas de Caracas, cosa que entiendo no ocurrió por la falta del Batallón Bolívar. Pues resulta que cuando Campos A. y yo llegamos con tres soldados a la colina, estaba tomada. Sí, pero por las tropas de allí.

    Gracias a la habilidad del capitán, unida a la que yo pude poner en práctica, logramos confundir a aquella gente y hacerles creer que estábamos allí para reforzarlos. Hasta que aproximadamente una hora después llegó la reserva y con bastante dificultad pudimos controlar aquel sitio. A pesar de estar en una parte alta y a poca distancia, nuestros radios jamás pudieron comunicarse con la red de Caracas, habiéndolo hecho con La Carlota en varias ocasiones. Un radio que envió Rojas S. y que cargaba Campos A. jamás logró comunicación (este era un medio especial). Nuestras tropas llegaron a escasos trescientos metros del Palacio, al punto de contacto previsto sobre la avenida Sucre y allí combatieron hasta la rendición, habiéndose pertrechado en los edificios circundantes. Pues allí estuvimos y la información que me pasaba el oficial comandante de aquella unidad y el segundo comandante era que no habían hecho contacto por ningún sitio, ni visual, ni radial, ni mucho menos físico. Yo, amigo mío, largué mis temores hace bastante tiempo, pero nunca me formé para dirigir carnicerías a ciegas en empeños irracionales. Menos aun cuando tenía la certeza de que los objetivos políticos se alejaban. Quizás era la única certeza que tenía. Cuando pedí además apoyo de artillería o morteros no había apoyo aéreo tampoco. La única dirección de ataque estaba bloqueada y referida. Francotiradores en el Observatorio Cagigal, más alto que el Museo. Y pare usted de contar. Hoy, y mañana y siempre, creo que mi decisión en tal caso y en iguales circunstancias sería la misma. No me arrepentiré nunca, con un inmenso dolor y sintiendo que todo se derrumba (...)"

    Carta de Hugo Chávez al teniente Luis Chacón Roa, fechada en Yare el 6 de febrero de 1993.

    ALBERTO GARRIDO


    Publicado por Nelson Amaral Duarte em Febrero 2, 2004




    El Carabobeño 04 febrero 2011 Edición Digital

    Chávez visita Valencia para encabezar actos del 4 de febrero

    Chávez conmemora en Valencia aniversario del 4 de febrero de 1992. (Foto Archivo)




    Reporte: Ana María Zárraga / Redacción: María de los Ángeles Martínez

    Valencia (REDACTA).- El presidente Hugo Chávez visita la mañana de este viernes la ciudad de Valencia, para encabezar los actos del 4 de febrero, día en que se cumplen 19 años de la intentona de golpe de Estado contra Carlos Andrés Pérez.

    Alrededor de las 9:00 de la mañana comenzaron a llegar civiles y militares a la concentración, que tiene lugar en la avenida Sesquicentario, a la altura del barrio El Combate, frente a la Maternidad del Sur.

    En la zona el tránsito se mantiene restringido por lo que tanto los vehículos particulares, como el transporte público, están siendo desviados.

    La avenida Sesquicentenario -al sur de la ciudad de Valencia- y sus alrededores, donde siempre hay desperdicios, vegetación sin cortar y oscuridad; fueron limpiados y “acomodados” durante la noche del jueves, para recibir este viernes al presidente Chávez, quien partirá al mediodía para el estado Zulia.








    ¡MI GOLPISMO 04F-92 NUNCA MORIRÁ!‏


Para catedra_pio_tamayo@hotmail.com















i



¡MI GOLPISMO 04F-92

NUNCA MORIRÁ!

Agustín Blanco Muñoz

El 04F-92 comenzó uno de los períodos de mayor

violencia y destrucción de la llamada historia

republicana

de este ex país, por desgracia no entendido por

muchos.

El propio golpista-presidente (GP) se lo

enrostraba a muchos el 15/01/11 en la AN

cuando preguntó: ¿Y ustedes saben por qué

estoy yo aquí?


Importa responder esa interrogante, porque no

es la voluntad y decisión individual lo que lo

lleva a esta posición.


Cuenta al inicio con el apoyo de quienes vieron

en él la posibilidad de un liderazgo del cual echar

mano.



USA, después del 27F-89, entró en el juego y

puso en las manos del golpista visa y visto

bueno para ejercer la Presidencia.



En forma directa el ‘imperio’ lo acompaña hasta

el 15Ag.-04 cuando el golpista ratificado como

Presidente declara: ‘Venezuela cambió para

siempre’.

Y de inmediato la instalación



formal de Venecuba.

El proyecto comienza a dejar de lado el llamado

modelo democrático para instaurar un supuesto

socialismo del siglo 21, que convierte al anterior



en un soporte-disfraz de sus ejecutorias.



A 19 años de golpismo y doce de esta

pesadilla: ¿hacia dónde vamos? ¿Dónde

fue a

parar la democracia? ¿Cómo negar la

presencia

de un régimen autoritario de nuevo cuño

dictatorial-totalitario con cobertura

constitucional-legal

y democrático-representativa o ‘participativa’?

Son dos décadas violentas cuya primera

ejecutoria

es el intento de golpe contra Carlos Andrés

Pérez,

que termina con su defenestración y ve

surgir el

gobierno de Rafael Caldera, aliado al

golpismo

04F-92, en medio de un cuadro de

vacío y hundimiento

que caracteriza esta sociedad desde el

caracazo de 1989.

Libro fundamental para entender

esa época.


Se produjo entonces una masacre de

buena parte

de la voluntad popular. Pero por encima

del baño de

sangre persistió el descontento y la

desconfianza.

La gente dejó de creer en instituciones,

partidos, doctrinas, dirigentes.

Y sectores de ese colectivo, y la propia

militancia

de los principales partidos del orden,

se fueron a

la carpa del golpista-candidato que,

en condición

de GP,



promueve el golpismo

constituyente,

habilitante,

petrolero, revocatorio, electoral,

parlamentario,



venecubano e institucionalista.



Estamos ante un socialismo golpista

sin soporte

legal-constitucional que se fundamenta en

la fuerza-imposición y disfraza su violencia

con una

maquinaria democrático-electoral que le

limpia el rostro


Dr. Jorge Rodríguez, ex-Presidente

del CNE hoy Alcalde de Caracas.

a nivel nacional e internacional.

Dra. Tibisay Lucena, Presidenta

del CNE. Venezuela

De modo que el golpismo más relevante

es el

electoral. Sirve para hacer creer que

aquí se


Dejaron morir de hambre a un hombre

del pueblo, del agro, el mártir Franklin

Brito, por reclamar sus derechos.



adelanta una revolución socialista,

proletaria pero

decidida por el voto popular,

la voluntad de la mayoría.


Lo electoral forma parte así de una

maquinaria

tan altamente controlada y dominada

que tanto


oficialismo como oposiciones buscan

transitar por el

camino de esa democracia-voto, a pesar

de que el GP



elimina la separación de poderes y

la AN con su Habilitante.



Por 18 meses estará vigente la

Habilitante y

para el segundo semestre del

12 tampoco

estará activa la AN porque sus miembros

andarán

en campaña electoral.

Dra. Cilia Flores, Presidenta de la Asamblea

Nacional y

Vicepresidenta del Partido de Gobierno PSUV

cuando se decretó la Ley Habilitante en

Diciembre 2010..

Y para el 2013, celebradas las elecciones

de D/2012,

puede preveerse protestas de calle de quienes

se sentirán defraudados por la continuación de

la pesadilla socialista y que se manifestarán por

encima de las posiciones asumidas por las

propias

oposiciones.



Y ante estos eventuales estallidos de

violencia el GP

buscará crear muros de contención.

Se avanzará

entonces hacia la convocatoria de una

constituyente

que declare oficialmente el socialismo-

comunismo y

le otorgue todos los poderes al GP para

su construcción y defensa.


Ante un triunfo del voto dictorial, vía

fraude-trampa

en D/12, y por encima del eventual

reconocimiento de

las oposiciones, buena parte del

colectivo podrá tomar

la calles en señal de protesta y producir un

cuadro de

violencia impredecible.


Un triunfo de las oposiciones, que hasta

ahora

no vislumbramos, también ocasionaría protestas

de afectos al régimen. Y es muy probable que

‘obligue’



al GP y su banda a impulsar un autogolpe del

desquite, en función de conservar el llamado

proceso revolucionario en marcha.


La violencia, asumida por el colectivo

reclamando

elecciones limpias y libres, superación de

la crisis,

libertades, seguridad, empleo, salud, vivienda,

alimentación,

adquirirá niveles cada vez más significativos.

Por ello hemos

dicho y sostenido que el año 13 marca la gran

crisis del golpismo 04F-92.


¿Y quién le sustituirá? ¿Otro golpismo

inscrito

en la misma

escuela conspirativo-golpista?

¿Seguiremos fabricando

escondites democrático-electorales

para una dictadura

que cada vez adquiere mayores

espacios?


¿Se entenderá al fin que aquí hay un

régimen

de fuerza que se apoya en la simulación

que le proporcionan

los propios instrumentos-instancias de la

democracia


para mantener y proyectar un Mesías

para todos,

montado en el golpismo? ¿Cuándo se

trascenderá

aquí el cuadro positivista que lleva hoy

a votar en favor

o en contra del mismo Mesías?

En definitiva ¿nunca morirá el 04F-92

o seremos

capaces de levantar el necesario movimiento

que pueda


enfrentar la perversión golpista-dictatorial?

@ablancomunoz


El Universal, 04 de febrero del 2011

4 febrero 201

"Venezuela está peor

que antes del golpe de

Hugo Chávez"

Hugo Chávez junto a sus colaboradores en el golpe

de Estado de 1992. (Foto Archivo)

Luis Sebastian Renaud

Caracas (REDACTA).- Para implementar

m

ejoras

que

llevaran al país hacia el desarrollo se intentó

tomar

el poder

a través de las armas, pero luego de

transcurridos

19 años del

intento de golpe de Estado, comandado

por el

entonces

desconocido teniente coronel barinés Hugo

Rafael

Chávez Frías, alias "Tribilín",

varios analistas coinciden en que

ahora el país

está mucho peor que antes.

Jefe de la Casa Militar en 1992.

Logró introducir a los militares en la vida política

y hundió a Venezuela en una debacle económica

que hasta el momento no se ha detenido,

señalan los especialistas al nombrar las

repercusiones

q

ue dejó la intentona protagonizada por miembros

de la organización nacionalista Movimiento Bolivariano

Revolucionario 200 (MBR-200).


No logró los objetivos planteados, pero la intentona

terminó de socavar la confianza de los venezolanos en


las instituciones públicas y le abrió camino a actores

que estaban dispuestos a romper con las normas del

juego democrático, señaló el politólogo John

Magdaleno.

"Uno saca la cuenta y el intento de golpe de Estado

se produce nueve años después del viernes negro -

mortal contra la economía en mandato del presidente

Luis Herrera Campins- y casi tres años después del

Caracazo",

expresó Magdaleno mientras señalaba que la rebelión

militar

fue el empujón que terminó de derrumbar la legitimidad

de

los poderes públicos y los partidos políticos.

El teniente coronel, Hugo Chávez, quien

tuvo que

Doña Blanca Rodríguez de Pérez defendió

con su familia y fusil en mano, la residencia

presidencial "La Casona", ante la matanza

de los soldados asignados a su custodia.


rendirse a través de los medios de

comunicación luego

de no haber podido tomar Caracas, logró,

sin darse


cuenta, legitimar la presencia de los militares en la

política y hacerlos imprescindibles en la toma de

decisiones, explicó Magdaleno, al señalar esto como

Carlos Andrés Pérez, entrando en prisión en 1994. | Ap


El Presidente Carlos Andrés Pérez demostró

gran valentía personal y salió de Miraflores

para Venevisión para dirigirse al país.


una de las consecuencias más graves que derivaron de

esos sucesos.



La rebelión de 1992 intentó refundar el país, pero

los

resultados indican que lo llevaron a la debacle,

observa

el economista Maxin Ross, quien considera que con

esa acción se paralizó el programa económico que

venía implementando el ex presidente Carlos

Andrés

Pérez, estancando la economía y haciendo

al país

cada vez

más dependiente del petróleo.


"Todavía no hemos podido recuperarnos", señala el

especialista, ya que no sólo se paralizó la economía

durante el gobierno de Rafael Caldera sino que al llegar

Hugo Chávez al poder, Venezuela pasó a importar

cada vez más productos en lugar de diversificar las áreas

de desarrollo.

Las oportunidades, que a criterio de Ross fueron varias,

se desaprovecharon todas porque el Gobierno decidió

depender del petróleo, haciéndolo vulnerable a los


precios que imponga el mercado y llevando al país a

una crisis de la que difícilmente se pueda recuperar

en el mediano plazo.

"Los resultados que estamos teniendo le dan un cero a

la Revolución Bolivariana, (a la cual Angela Zago, ex-

guerrillera llamó en un libro "de los ángeles")

porque a pesar de los logros

que pueda tener en materia social, eso no es sostenible

en una economía que no crece", aseguró Ross.

En materia política los resultados tampoco son

favorables, pues Magdaleno indica que estamos en

presencia de un país en donde se quiere imponer

un socialismo que se asemeja a los gobiernos de Cuba,

la antigua Unión Soviética y Vietnam.

Aunque el gobierno de Chávez intenta desde hace

12 años imponer una sistema poco democrático,


los venezolanos aún se resisten, pero ha dejado

como resultado una inmensa polarización, según la que

la toma de decisiones ya no está en manos de los

civiles sino en militares, sentencia el analista

.





Lo que dejó el 4F

A 19 años del intento de golpe y 12 años de que

el Chávez llegara por la vía del sufragio al poder,

Venezuela vive en una dictadura, ya que el


Presidente

ha procurado eliminar el equilibrio de los poderes

públicos

supervisando y ordenando todas las actuaciones de

la Asamblea Nacional (AN) y los tribunales del país,

sentencia el sociólogo Carlos Raúl Hernández.

La supervisión a la que tiene que estar

sometido el

Poder Ejecutivo por parte del Parlamento

se eliminó,

incrementando de manera exponencial la

corrupción en

todos los ámbitos, derivando en una sociedad que

en materia de seguridad y educación social está en

crisis, enfatiza Hernández.

Al consultársele si la sociedad venezolana se

podrá recuperar y logrará reducir la polarización, el

sociólogo no cree en que un país en donde las


perspectivas de pobreza alcanzan niveles críticos,

se podrá llegar en un corto o incluso mediano

plazo al establecimiento de un clima de estabilidad

política y social.


03 febrero 2011

Alfonso Betancourt

|| Desde el

Meridiano 68

El Imperio de la grosería

Progresivamente el pueblo venezolano, ha venido

perdiendo virtudes que lo caracterizaron como atento,

cortés, y hospitalario. Para gozar de tales cualidades y

otras que no comentaremos para ceñirnos

estrictamente a las descritas, no era imprescindible

haber estudiado para saber el uso de las mismas.

Lic. Vanessa Davies conduce el programa

"Contragolpe"

Por cualquier lugar del país, en que uno se desplazara,

desde los de mayor actividad educativa, hasta los más

ayunos de tan apreciable don pero, donde había una

educación innata, que partía del hogar o del círculo

familiar, la práctica de las virtudes señaladas era la

característica.

En unas regiones más que en otras, pero siempre

sobresaliendo esos rasgos que tanto distinguen

la calidad

humana de un pueblo. Basta con leer a viajeros

foráneos,

de los siglos XVIII y XIX, para ratificar lo que

exponemos.


Es más diversos medios de comunicación,

así extranjeros, como nacionales, se hicieron


voceros para expresar tan excelentes

comportamientos

del pueblo venezolano. Sin embargo, pudiera

indicarse

-y pareciera paradójico- que el ejercicio de tales


virtudes se corresponde más con la Venezuela de

vida agropecuaria y rural que con la Venezuela

petrolera, urbana, y en proceso de industrialización.

Los cambios sustanciales operados en esos sistemas

de producción, inevitablemente se han reflejado en la

conducta del ciudadano a medida que el primero ha sido

desplazado por el petrolero, urbano y en proceso de


industrialización.

Desde luego, como ahora está ocurriendo con el

surgimiento de nuevos problemas productos del

crecimiento, no se tomaron, ni se han tomado,

medidas


más educativas que de otra índole para que el

venezolano


atento, cortés, y hospitalario, no perdiera esos

rasgos,

que actualmente, por desconocerlos, tanto desdicen

de su

pasada hidalguía.


Así que la Venezuela, del presente, es la del

imperio

de la grosería. En otras palabras, la de un

pueblo

mal educado. Porque grosero, mal educado, es el

funcionario de gestos y ademanes soberbios en

sus relaciones

con el usuario. De nada, para ese empleado

público, valen las

pragmáticas emanadas, de los altos poderes

para que su

conducta cambie y se humanice.

Lic. Alberto Nolia y sus "Papeles de

Mandinga"

Se ríe descaradamente ante los reclamos del

contribuyente o del turista visitante, que por

encima de


todo busca atención, cortesía y buen servicio.

Entre paréntesis. Este es un factor muy negativo que

extendido a otras escalas ajenas al del servidor público,

es rémora para la proyección de una buena política de

turismo. Es grosero, mal educado, el ciudadano

que violenta permanentemente la convivencia y la

armonía

social al romper con normas que, de ser observadas,

mantendrían un clima de paz y de sosiego como son:

tirar basura a diestra y siniestra, “comerse” la luz de

los semáforos y las flechas, destruir y abandonar

bienes

públicos que han sido establecidos para su

disfrute (alumbrado, plazas, parques,

zonas verdes, sitios recreacionales y culturales, etc.).

Programa bandera de la Televisora oficial.


Es grosero, mal educado, el ciudadano que

atropella

físicamente o de palabras a sus congéneres.

Las palabras

con permiso, por favor, muchas gracias,

buenos días, buenas noches, etc. Si acaso en

venezolanos

de la vieja escuela, se escuchan todavía. En niños

y jóvenes,

lo normal es el gesto rudo o el desplante con

vocablos

groseros, de los cuales hacen gala tanto varones

como hembras.



Peor aún, niños, jóvenes, y hasta adultos,

repiten modelos

de pésima conducta venidos de fuera que la

televisión -esa caja

para fabricar idiotas- cuando es mal empleada

como

generalmente lo es entre nosotros, continuamente,

los vive

transmitiendo.

Y si la atención y la cortesía pasaron a la historia de

una

Venezuela que fue, de igual manera lo ha sido la

hospitalidad. Se cierran las puertas al visitante al

preverse

su anuncio o llegada con variadas excusas que

están muy

lejos, por supuesto, de las que inevitablemente hay

que tomar con el sospecho de delincuente o se es

avaro

del gesto bondadoso y caritativo.

Olímpicamente nos encerramos en un egoísmo que

niega

ayuda o socorro a las víctimas que se podrían salvar

si otra

fuera nuestra conducta.


De continuar con los ejemplos, la cuenta iría

para largo.

Verdaderamente, cómo añoramos a ese

venezolano,

atento, cortés, y hospitalario. A ese venezolano

educado

que lo era aún sin haber ido a la escuela.

Pero ¡qué va!

Ahora hasta de la Presidencia de la República

se da el

mal ejemplo.

El COMECANDELA CHAVISTA ANTI-

ESCUALIDOS ERA UN:


Cuando Alberto

Nolia

era el "lacayo" de

Rafael

Poleo

Ha vuelto Alberto Nolia a la TV, para alegría de todos
aquellos
revolucionarios que disfrutan con el sádico y morboso
espectáculo
de ver cómo son descuartizados mediante cortantes,
punzantes y destructivos adjetivos (des)calificativos,
el honor y
la moral de todos aquellos que osen pensar diferente a
éste
periodista, dueño de la verdad absoluta, que ostenta
el dudoso
título del “Rey de la Infamia”.

Vuelve, por supuesto,
por la señal de VTV,
la única que goza de
suficiente impunidad
como para darle rienda
suelta a tan enfermizo
grado
de infamia.
Pero no podía ser
de otra
manera porque
definitivamente
VTV y Alberto
Nolia
son tal
para cual, y creo que con
eso lo digo todo.

Rafael Poleo.

En su regreso, como todo veneno, llega en un
pequeño
frasco de
media hora entre 7:30-8:00 PM, horario supervisado
según
la Ley Mordaza, digo, Resorte. La escenografía
es
bastante
mediocre, muy a los años 80 en los
que se quedó VTV, y
hacen un juego de planos que queda bastante mal por
la poca telegenía del señor y la descoordinación de los
camarógrafos
que lo toman de perfil y en planos cerrados, cuando está
hablando
de frente. Cosas de VTV.


El contenido del programa son insultos y más insultos,
y para
muestra este breve recopilación de los primeros dos
programas,
y parte de su intervención ayer en Dando y Dando:

Estudiantes: “esos malandrines”.
Sacerdotes católicos: “hampones con sotana”,
“burros con sotana”.
Ingrid Betancourt: “Borregales con faldas”.
Leopoldo López: "arrastrado, ladrón, delincuente”.
El Universal: “despreciable pasquín”.
Dueño de los medios: “gente [que] no tiene
escrúpulos, no tiene honor, no tiene decencia”, “hampones”.
Andrés Mata: “hampón aliado de los hampones”, “embustero,
mentiroso, farsante”.
Medios de comunicación: “se colocan del lado del hampa”,
“cooperadores de los hampones”.
Padre Pedro Freites: “curita malandro”.











Eso es lo que sale de boca de
este señor a través del
canal de todos los venezolanos
y se constituye, junto con
La Hojilla,
en la muestra flagrante de l
a decadencia
y mediocridad del “periodismo
oficialista”,
Y ojo,
con esto no estoy defendiendo
el “periodismo opositor”, que ya bastante
en duda queda al no más adjetivarle
como “opositor”, pero puedo asegurar que
ni en el
momento más
polarizado de estos tiempos de revolución,
alguno
de los periodistas
o medios de este lado cayó tan bajo e insultó tanto.
.
.













a los periodistas
que trabajan
en esos medios, como Nolia
que al hablar de los
"periodistas
opositores"
dice que son
“lacayos” de esos medios
y al
defenderlos defienden los
intereses
y bienes de sus propietarios.

Siempre dijo que quienes se
oponina al cierre de RCTV lo que
estaban haciendo era defender
los intereses de Granier.
.
¿Por qué recuerdo todo esto? Porque revisando el
archivo me
encontré éstas fotos de la revista Zetacuando el
gobierno de
CAP allanó sus instalaciones, y allá vemos de
primerito a
Alberto Nolia, director de El Nuevo País y
Coordinador de
Información de Zeta, defendiendo estos medios,
recibiendo
todo el apoyo de Pablo Medina y del copeyano
Nelson Chitty La Roche.

Si aplicamos su misma lógica no queda sino
pensar
que él
no era más que un pobre "lacayo" de Rafael
Poleo,
con quien
además tendría una relación bastante cercana
porque
Poleo no deja su medio consentido en manos de
cualquiera,
sino de gente de su entera confianza. ¡Vaya, vaya!
.
No estaría de más preguntarse, ¿por qué Alberto
Nolia,
tan revolucionario él, ocupaba tan altos cargos en las
publicaciones de Rafael Poleo de quien decían los
izquierdistas de esa epoca -y aún sostiene Mario Silva-
era agente de la CIA, que entre otras cosas le dio
dinero
para fundar El Nuevo País que ademas desde su
nacimiento
tuvo una clara vocacion "betancourista" por llamarlo de
una manera?

.
Definitivamente, la lengua es el castigo del cuerpo para
gente de
tan sólidas convicciones.

¿Son lacayos estos periodistas tan

severos y acusadores de Fidel Castro?

O sea...son objetivos de verdad...Vaya.