Razón del nombre del blog

Razón del nombre del blog
El por qué del título de este blog . Según Gregorio Magno, San Benito se encontraba cada año con su hermana Escolástica. Al caer la noche, volvía a su monasterio. Esta vez, su hermana insistió en que se quedara con ella,y él se negó. Ella oró con lágrimas, y Dios la escuchó. Se desató un aguacero tan violento que nadie pudo salir afuera. A regañadientes, Benito se quedó. Asi la mujer fue más poderosa que el varón, ya que, "Dios es amor" (1Juan 4,16),y pudo más porque amó más” (Lucas 7,47).San Benito y Santa Escolástica cenando en el momento que se da el milagro que narra el Papa Gregorio Magno. Fresco en el Monasterio "Santo Speco" en Subiaco" (Italia)

sábado, 26 de febrero de 2011

La fosa y el péndulo de Edgar Allan Poe

La primera película de terror

que vi en mi vida se llamó

"La fosa y el péndulo" sobre un cuento de Edgar Allan Poe
y protagonizada por supuesto por Vincent Price.
El es un hombre poderoso que recibe un golpe en la cabeza
y en un extraordinario "primer plano" sin efectos
especiales, el actor transforma su rostro en el de un indi-
viduo desalmado, que comienza a matar gente, entre ellas
a su esposa, que amaba mucho, metiéndola en un escaparate
con púas, tipo trampa del Vietcong, en el que se metía la
víctima y al cerrarse la puerta era traspasada viva por las
filosas puitas.
Asi senti al leer este artículo de Maruja Tarre, yo no fui
a ese Congreso en Libia pero si me encantaba
Gadafi, era un beduino hermoso???. Una vez vi un
afiche suyo cabalgando en el desierto sobre un caballo
negro árabe, trajeado con el trapero que usan, en color blanco
y de verdad me quedé fascinada.
¿Qué le pasó? Se volvió horrible y mala gente al máximo.
Otro de mis ídolos juveniles era el Che Guevara, que me
sigue pareciendo buenmozo, aunque ahi si confieso que
sabía lo de los fusilamientos, pero lo pasaba ante el rechazo
absoluto que desde que tengo 7 años tengo hacia Fidel Castro.
Saber que el Che era un asesino se redimió ante el asesino
en serie que era y es Castro, y más cuando en mi panteón
personal se que éste mandó a sacrificar al Che en Bolivia.
Camilo Cienfuegos es otro del panteón, por ser el verdadero
carismático cubano que se voló Castro para no perder
liderazgo con ninguno de los dos, que se lo llevaban por
delante, asi Allan Ginsberg, el ícono de la generación
beat dijera que "ver a Fidel era ver
un inmenso falo seductor". Claro que ver a Fidel es ver un
"güevo"...pero bueno ya es incalable y decayó en
el anciano que da grima verlo y oirlo.
Gadafi era el objetivo de esta reflexión y apoyo ciento por
ciento a Maruja Tarre, yo también hice lo mismo,
pensé lo mismo y siento ahora la repulsión más absoluta
ante lo que fue "un hombre de leyenda" que consideré en mi
juventud sesentosa.




MARUJA TARRE: Recuerdos libios

Publicado een El Universal 25/02/11. pág.3-7



Fotocrédito: Maruja Tarre

MARUJA TARRE: Recuerdos libios

MARUJA TARRE | EL UNIVERSAL

viernes 25 de febrero de 2011

Hace muchísimos años estuve en Libia, invitada por Gadafi para "estudiar el Libro Verde".
Yo estaba recién salida de la universidad, entusiasmada con los países árabes y ya Gadafi llevaba más de una década en el poder.

Pero en ese entonces, muchos lo admirábamos: era el joven coronel que había derrotado a un anciano rey, títere de los italianos.

Era el hombre que se había enfrentado a las compañías petroleras y les había dicho "nosotros hemos vivido miles de años sin ustedes, en cambio Europa no resiste un solo día sin nuestro petróleo".

Como consecuencia de ese desafío, se le perdió el miedo a las transnacionales del petróleo y el precio pronto se multiplicaría por cuatro, llegando a la suma de cuatro dólares por barril.

Nuestro estudio se llevaba a cabo en la Universidad de Garyunis en Bengazi, y Gadafi venía diariamente a "explicarnos su pensamiento".

No se necesitaba mucha dedicación para leer el librito verde y tratar de comprender las divagaciones socialistoides del líder libio.

Todo el resto del tiempo lo pasé conociendo el país, sus ruinas romanas, los mercados de los Tuareg, guerreros azules del Sahara e incluso la carpa de Gadafi en el sitio donde él nació.

Lo más interesante era conocer la gente: los beduinos de la tribu del coronel, muy parecidos a él, bastante intimidantes.
Los profesores de Bengazi, insomnes, habladores, típicos de una ciudad mediterránea, con ideales políticos modernos y deseos de integrar a Libia al mundo. Han pasado 30 años.

Muchos habrán emigrado, huyendo del ambiente cada vez más opresivo, creado por la senilidad de Gadafi. Otros habrán muerto, quizás en las cárceles del régimen.

Pero hoy, por fin, su ciudad Bengazi ha sido la primera en liberarse de la tiranía del extraño coronel que nunca logró realmente salir del desierto.