viernes, 6 de mayo de 2011

Yo era tan feliz en esa época que la reproduzco porque la recuerdo vividamente

40 años de la hazaña

de Cañonero

En el año 1971, el caballo sorprendió al

mundo hípico al galopar el Kentucky Derby

Cañonero ganó la primera carrera de la Triple Corona en Estados Unidos

GUSTAVO ÁVILA (Hockey)
Nació en Caracas el 14 de junio de 1938. Consiguió su primer triunfo con el entrenador Héctor Samuel Hernández, con el ejemplar Solís, en 1.700 metros, el 5 de julio de 1955. En 1956 terminó la temporada con 68 victorias. En 1957 se adjudicó su primera estadística, apoyado por los entrenadores Vittorio Catanese y por Millard Ziadie, con quien empieza a hacer una muy buena liga. En ese mismo año 1956 fue Aprendiz del Año y consiguió llevarse el Clásico "Antonio José de Sucre" con el caballo Despreciado.
En 1966 va junto al entrenador Domingo Noguera a Puerto Rico, con el caballo Victoreado y se traen la corona del Clásico Internacional del Caribe.
Ganó varios Clásicos Simón Bolívar, entre ellos el del 57 con Senegal y en 1959 con la yegua Pensilvania, siendo ésta la primera de su sexo en adjudicarse ese clásico. En 1961 lo ganó con Prenupcial.
Pero definitivamente la consagración de "El Mounstruo" como aún se le llama, fue en 1971 cuando con Cañonero logró adjudicarse dos pruebas de la Triple Corona norteamericana, el Kentucky Derby y el Preakness Stake.
En 1973 consigue su quinta estadística. El clásico que más ganó fue el Presidente de la República con seis victorias. Ávila montó caballos de la talla de Senegal, Petare, Cambur, Banal, Prenupcial, Pensilvania, Victoreado, Chateaubriand, Four Clubs, Cañonero, Tres Suertes, Thom Thumb, Pimentón, Ejemplo, Paraje, Tropic Ana, Porvenir y Gradisco, por nombrar algunos.







Viernes, 06/05/2011
Ayer se cumplió 40 años del sorpresivo triunfo del caballo Cañonero II en los 2.000 metros del Kentucky Derby, primera carrera válida para la Triple Corona estadounidense y una de las más importantes del mundo.
Fue el sábado 1º de mayo de 1971, cuando el purasangre, representando los colores del turfman venezolano Pedro Baptista, derrotó a los mejores caballos de tres años de la época en Estados Unidos con la monta de Gustavo Ávila y el entrenamiento de Juan Arias, en prueba desarrollada en el hipódromo de Churchill Downs, Kentucky, para convertirse en una de las sorpresas más sonadas del mundo hípico.
La también llamada Carrera de las Rosas, que por tradición se realiza el primer sábado del mes de mayo en Kentucky, es una de las más codiciadas de los hípicos estadounidenses, que todos los años reúnen a los potros más sobresalientes de la temporada para tratar de conquistar la llamada triple joya, que completan el Preankness Stakes, en Pimlico y los 2.400 metros del Belmont Park, que se disputa en Nueva York.
Cañonero II era un caballo castaño hijo de Pretendre en Dixieland II, nacido en Estados Unidos, importado a Venezuela por Luis Navas, quien lo adquirió como potrillo en las subastas de Keeneland.

El día de gloria de Cañonero II


Ganó la primera carrera de la Triple Corona en Estados Unidos. En el año 1971 el caballo sorprendió al mundo hípico al galopar el Kentucky Derby con la monta de Gustavo Ávila y el entrenamiento de Juan Arias.

Hoy se cumplen 40 años del sorpresivo triunfo del caballo Cañonero II en los 2.000 metros del Kentucky Derby, primera carrera válida para la Triple Corona estadounidense y una de las más importantes del mundo.

Fue el sábado 1º de mayo de 1971 cuando el purasangre, representando los colores del turfman venezolano Pedro Baptista, derrotó a los mejores caballos de tres años de la época en Estados Unidos con la monta de Gustavo Ávila y el entrenamiento de Juan Arias, en prueba desarrollada en el hipódromo de Churchill Downs, Kentucky, para convertirse en una de las sorpresas más sonadas del mundo hípico.

La también llamada Carrera de las Rosas, que por tradición se realiza el primer sábado del mes de mayo en Kentucky, es una de las más codiciadas de los hípicos estadounidenses que todos los años reúnen a los potros más sobresalientes de la temporada para tratar de conquistar la llamada triple joya, que completan el Preankness Stakes, en Pimlico y los 2.400 metros del Belmont Park, que se disputa en Nueva York.

Cañonero II era un caballo castaño hijo de Pretendre en Dixieland II, nacido en Estados Unidos, importado a Venezuela por Luis Navas, quien lo adquirió como potrillo en las subastas de Keeneland.

Luego de 6 triunfos en el óvalo de La Rinconada y un quinto lugar en el Del Mar Futurity, con la monta de Ignacio Jesús Ferrer, los propietarios del purasangre decidieron inscribirlo en el Kentucky Derby, bajo la conducción de Gustavo Ávila, jinete que no estaba muy de acuerdo con la incursión del ejemplar en la prueba en la cual enfrentaría a los mejores caballos de tres años de la época en Estados Unidos.

"Me correspondió el puesto de salida número 15 en lote de 20 participantes y me trancaron en el momento de ordenarse la partida, lo que al principio me preocupó, pero sin desesperarme en ningún momento, dejé que el caballo avanzara a su antojo entre los últimos.", dijo Gustavo Ávila.

Cañonero II llegó a la carrera como el menos jugado, mientras que Bold Reason acaparaba el favoritismo de los pronosticadores, que no le apreciaban oportunidad al hijo de Pretendre, anotado en la carrera con una hoja de servicio poco atractiva para los apostadores.

Ganó en atropellada. Durante los primeros metros de la competencia Cañonero II avanzó entre los últimos, aproximadamente a unos 25 cuerpos de los punteros, en agrupación de 20 participantes.

En los primero 1.000 metros del recorrido el equino comenzó a descontar ventaja por la parte central de la pista para acercarse en la última curva y concretar la atropellada en los 300 fi nales que le permitió derrotar por tres cuerpos y medio de ventaja a Jim French, en medio de una afi ción sorprendida por el batacazo. El tercer lugar correspondió al favorito Bold Reason.

"Lo hizo muy bien. Lo exigí en la recta fi nal y respondió para cristalizar la victoria ante la presencia de más de 120 mil personas, que no creían que el ganador había sido un caballo que criado en Venezuela. Solamente mi compadre Luis Aparicio, que estaba en Boston, confi ó en el equino y por eso se ganó una polla hecha por jugadores grandes ligas", informó el jinete.

Ávila, considerado como uno de los mejores látigos venezolanos de todos los tiempos, manifestó que luego de ejercitar a Bold Reason, ejemplar que participaría como favorito de la carera, le aseguró al entrenador Juan Arias, al propietario Pedro Baptista y al caballerizo Juan Quintero, que Cañonero II tenía mucho chance y seguro llegaba en el marcador.

-- ¿Qué recuerda de esa carrera? --El optimismo que tenía Pedro Baptista en ganar la competencia y el momento de pasar la meta en el primer lugar. Fue un momento indescriptible.

--¿En qué momento se decide la monta de Gustavo Ávila? --Pedro Baptista y Francisco "Paco" Andrade me llamaron para preguntarme si quería ganar el Kentucky y me ofrecieron la monta del caballo Cañonero II. Me dijeron que tenía dos carreras anteriores con las que había quedado listo para triunfar y, sin pensarlo dos veces, acepté el compromiso.

--¿Confrontó muchos tropiezos? -En el momento de la partida quedé comprometido, pero poco a poco me vine hablando con el caballo para colocarlo en una posición en la que se relajara, avanzara con tranquilidad y atropellara en los metros decisivos.

--¿En que tramo de la carrera pensó que podía ganar? -En el poste de los 800 metros finales el equino me respondió y fue cuando me di cuenta que seguro fi nalizaba entre los primeros.

--Luego del sorpresivo triunfo de Cañonero II en el Kentucky Derby, el purasangre conquistó el Preakness Stakes, segundo paso de la triple joya estadounidense, después de librar intensa lucha por el primer lugar con el veloz Eastern Fleet, durante más de 1.500 metros.

Cuando restaban 300 metros para la llegada, el purasangre se distanció para conseguir su segunda victoria en Estados Unidos y quedar a un paso de lograr la Triple Corona, hazaña que no se conseguía desde 1948, cuando la ganó Citation.

Infección. Cañonero II llegó al Belmont Stakes, también llamado el test de los campeones, último paso de la tripe joya, como uno de los favoritos, pero con problemas en sus cascos que le habían impedido realizar los entrenamientos reglamentarios para la carrera.

El caballo luchó hasta los 300 metros fi nales, sitio en el que se agotó por el esfuerzo realizado en el comienzo y ocupó el cuarto lugar de Pass Catcher.

--¿Por qué fracasó Cañonero II en el Belmont? --Las lesiones que sufrió en los cascos no le permitieron al entrenador Juan Arias ejercitarlo debidamente para la exigente competencia que se realizó en recorrido de 2.400 metros.

40 años del día de gloria de Cañonero II

el-nacional.com

Domingo, 1 de mayo de 2011

En el año 1971 el caballo sorprendió al mundo hípico al galopar el Kentucky Derby con la monta de Gustavo Ávila y el entrenamiento de Juan Arias. Ganó la primera carrera de la Triple Corona en Estados Unidos









Hoy se cumplen 40 años del sorpresivo triunfo del caballo Cañonero II en los 2.000 metros del Kentucky Derby, primera carrera válida para la Triple Corona estadounidense y una de las más importantes del mundo.

Fue el sábado 1º de mayo de 1971 cuando el purasangre, representando los colores del turfman venezolano Pedro Baptista, derrotó a los mejores caballos de tres años de la época en Estados Unidos con la monta de Gustavo Ávila y el entrenamiento de Juan Arias, en prueba desarrollada en el hipódromo de Churchill Downs, Kentucky, para convertirse en una de las sorpresas más sonadas del mundo hípico.

La también llamada Carrera de las Rosas, que por tradición se realiza el primer sábado del mes de mayo en Kentucky, es una de las más codiciadas de los hípicos estadounidenses que todos los años reúnen a los potros más sobresalientes de la temporada para tratar de conquistar la llamada triple joya, que completan el Preankness Stakes, en Pimlico y los 2.400 metros del Belmont Park, que se disputa en Nueva York.

Cañonero II era un caballo castaño hijo de Pretendre en Dixieland II, nacido en Estados Unidos, importado a Venezuela por Luis Navas, quien lo adquirió como potrillo en las subastas de Keeneland.

Luego de 6 triunfos en el óvalo de La Rinconada y un quinto lugar en el Del Mar Futurity, con la monta de Ignacio Jesús Ferrer, los propietarios del purasangre decidieron inscribirlo en el Kentucky Derby, bajo la conducción de Gustavo Ávila, jinete que no estaba muy de acuerdo con la incursión del ejemplar en la prueba en la cual enfrentaría a los mejores caballos de tres años de la época en Estados Unidos.

"Me correspondió el puesto de salida número 15 en lote de 20 participantes y me trancaron en el momento de ordenarse la partida, lo que al principio me preocupó, pero sin desesperarme en ningún momento, dejé que el caballo avanzara a su antojo entre los últimos.", dijo Gustavo Ávila.

Cañonero II llegó a la carrera como el menos jugado, mientras que Bold Reason acaparaba el favoritismo de los pronosticadores, que no le apreciaban oportunidad al hijo de Pretendre, anotado en la carrera con una hoja de servicio poco atractiva para los apostadores.

Ganó en atropellada

Durante los primeros metros de la competencia Cañonero II avanzó entre los últimos, aproximadamente a unos 25 cuerpos de los punteros, en agrupación de 20 participantes.

En los primeros 1.000 metros del recorrido el equino comenzó a descontar ventaja por la parte central de la pista para acercarse en la última curva y concretar la atropellada en los 300 fi nales que le permitió derrotar por tres cuerpos y medio de ventaja a Jim French, en medio de una afi ción sorprendida por el batacazo. El tercer lugar correspondió al favorito Bold Reason.

"Lo hizo muy bien. Lo exigí en la recta fi nal y respondió para cristalizar la victoria ante la presencia de más de 120 mil personas, que no creían que el ganador había sido un caballo que criado en Venezuela. Solamente mi compadre Luis Aparicio, que estaba en Boston, confi ó en el equino y por eso se ganó una polla hecha por jugadores grandes ligas", informó el jinete.

Ávila, considerado como uno de los mejores látigos venezolanos de todos los tiempos, manifestó que luego de ejercitar a Bold Reason, ejemplar que participaría como favorito de la carera, le aseguró al entrenador Juan Arias, al propietario Pedro Baptista y al caballerizo Juan Quintero, que Cañonero II tenía mucho chance y seguro llegaba en el marcador.

-- ¿Qué recuerda de esa carrera?

--El optimismo que tenía Pedro Baptista en ganar la competencia y el momento de pasar la meta en el primer lugar. Fue un momento indescriptible.

--¿En qué momento se decide la monta de Gustavo Ávila?

--Pedro Baptista y Francisco "Paco" Andrade me llamaron para preguntarme si quería ganar el Kentucky y me ofrecieron la monta del caballo Cañonero II. Me dijeron que tenía dos carreras anteriores con las que había quedado listo para triunfar y, sin pensarlo dos veces, acepté el compromiso.

--¿Confrontó muchos tropiezos?

-En el momento de la partida quedé comprometido, pero poco a poco me vine hablando con el caballo para colocarlo en una posición en la que se relajara, avanzara con tranquilidad y atropellara en los metros decisivos.

--¿En que tramo de la carrera pensó que podía ganar?

-En el poste de los 800 metros finales el equino me respondió y fue cuando me di cuenta que seguro fi nalizaba entre los primeros.

Luego del sorpresivo triunfo de Cañonero II en el Kentucky Derby, el purasangre conquistó el Preakness Stakes, segundo paso de la triple joya estadounidense, después de librar intensa lucha por el primer lugar con el veloz Eastern Fleet, durante más de 1.500 metros.

Cuando restaban 300 metros para la llegada, el purasangre se distanció para conseguir su segunda victoria en Estados Unidos y quedar a un paso de lograr la Triple Corona, hazaña que no se conseguía desde 1948, cuando la ganó Citation.

Infección

Cañonero II llegó al Belmont Stakes, también llamado el test de los campeones, último paso de la tripe joya, como uno de los favoritos, pero con problemas en sus cascos que le habían impedido realizar los entrenamientos reglamentarios para la carrera.

El caballo luchó hasta los 300 metros finales, sitio en el que se agotó por el esfuerzo realizado en el comienzo y ocupó el cuarto lugar de Pass Catcher.

--¿Por qué fracasó Cañonero II en el Belmont?

--Las lesiones que sufrió en los cascos no le permitieron al entrenador Juan Arias ejercitarlo debidamente para la exigente competencia que se realizó en recorrido de 2.400 metros.

www.el-nacional.com