Razón del nombre del blog

Razón del nombre del blog
El por qué del título de este blog . Según Gregorio Magno, San Benito se encontraba cada año con su hermana Escolástica. Al caer la noche, volvía a su monasterio. Esta vez, su hermana insistió en que se quedara con ella,y él se negó. Ella oró con lágrimas, y Dios la escuchó. Se desató un aguacero tan violento que nadie pudo salir afuera. A regañadientes, Benito se quedó. Asi la mujer fue más poderosa que el varón, ya que, "Dios es amor" (1Juan 4,16),y pudo más porque amó más” (Lucas 7,47).San Benito y Santa Escolástica cenando en el momento que se da el milagro que narra el Papa Gregorio Magno. Fresco en el Monasterio "Santo Speco" en Subiaco" (Italia)

miércoles, 23 de mayo de 2012

Asi tendremos que hacer los que fuimos testigos de otras épocas, colocar papelitos en las cosas como ürsula Iguarán ante la fiebre del olvido que como una nube negra cubrió a Macondo


Leopoldo Brizuela:"No encaré una novela sobre la dictadura argentina"

La obra que hace menos de un mes le hizo merecedor del premio literario español está ambientada y sobre todo inspirada en hechos reales, en el capítulo que él mismo protagonizó hace en 1976, cuando Argentina vivía en una dictadura y él era un adolescente.

imageRotate
Brizuela halla similitudes entre su novela y la realidad española (Efe)
EL UNIVERSAL
miércoles 23 de mayo de 2012  11:27 AM
Madrid.- Apenas acaba de llegar a Madrid para presentar "Una misma noche", la novela ganadora del Premio Alfaguara 2012, y Leopoldo Brizuela ya ha notado similitudes entre la actual situación española y la de su Argentina natal hace más de una década.

"Me acuerdo mucho de la crisis argentina de 2001 y se notan muchas cosas muy en común: los debates en la televisión, las mismas preocupaciones", explica el escritor.

La obra que hace menos de un mes le hizo merecedor del premio literario español está ambientada y sobre todo inspirada en hechos reales, en el capítulo que él mismo protagonizó hace en 1976, cuando Argentina vivía en una dictadura y él era un adolescente.

Un padre, una madre y un hijo, en una casa de La Plata. Una visita nocturna de unos hombres "elegantes" que quieren saber algo, y un niño que para no escuchar se sienta a tocar el piano. Tres décadas después, el asalto a una casa vecina -la misma en la que entraron entonces- despierta los recuerdos de aquel niño, convertido en escritor.

Fue ese episodio autobiográfico de su adolescencia el que le puso en el punto de partida para indagar en las repercusiones que puede tener un momento concreto en el resto de una vida.

"Yo no encaré la escritura de una novela sobre la dictadura, conté una historia, una escena", reflexiona.

"Después de 30 años de pensar sobre la dictadura, de escuchar relatos, de libros, películas (...) lo que quería era todo lo contrario, quedarme con mis recuerdos personales por pequeños que fueran, puros en lo posible", explica. Como el color de una gabardina o de un arma.

O vivencias que le fueron contadas en aquella época de primera mano. "Ahora uno piensa y hace el relato de la chica de al lado que fue desaparecida, pero en aquel momento ni existía el concepto de desaparición".

¿Y qué sabía ese chico, el de la novela? "Es muy fácil decir 'no sabía nada', pero no creo que no supiera nada", apunta. Y precisamente la novela aborda también ese aspecto: "¿Qué se anima uno a recordar de lo que sabía?".

Para él, escribir "Una misma noche" fue la manera para recordar su vivencia de los 12 años, de la que en aquel momento obvió las posibles implicaciones. Tras hacerlo, ahora es otra persona: "Uno escribe para cambiar. Sentís un conflicto con el mundo y escribís para poder solucionarlo", afirma. Y se pregunta que ocurriría si no existiera la literatura. "Que se repetirían las mismas injusticias".

En el caso que aborda su novela, algunas actuaciones ni siquiera serían jurídicamente imputables, pero podrían haber puesto en juego la vida de otras personas y la de quien las ejecutó. Y así, a medida que avanzaba en la escritura, Brizuela se dio cuenta de que en realidad estaba trabajando sobre el miedo y su automatismo. Y sobre el vértigo que provoca a cualquier persona sentir que podría haber sido la víctima.

Y es que si bien "Una misma noche" aborda una situación muy concreta en un determinado periodo histórico argentino, los cuestionamientos que se hace el protagonista 30 años después son extrapolables. "La literatura logra que el lector sienta que un personaje, por extraño que sea, refleje algo de todos", resume el autor.

Avalada por uno de los premios más importantes de la literatura en español, "Una misma noche" llegará a las librerías argentinas dentro de 15 días y a Brizuela le encantaría que sus lectores "se peleen con el libro", que éste les sugiera más preguntas que certezas. "Porque el libro no se queda con demasiadas certezas", admite. "Si la novela tuviera una segunda parte, la historia seguiría contándose de otra manera".