Razón del nombre del blog

Razón del nombre del blog
El por qué del título de este blog . Según Gregorio Magno, San Benito se encontraba cada año con su hermana Escolástica. Al caer la noche, volvía a su monasterio. Esta vez, su hermana insistió en que se quedara con ella,y él se negó. Ella oró con lágrimas, y Dios la escuchó. Se desató un aguacero tan violento que nadie pudo salir afuera. A regañadientes, Benito se quedó. Asi la mujer fue más poderosa que el varón, ya que, "Dios es amor" (1Juan 4,16),y pudo más porque amó más” (Lucas 7,47).San Benito y Santa Escolástica cenando en el momento que se da el milagro que narra el Papa Gregorio Magno. Fresco en el Monasterio "Santo Speco" en Subiaco" (Italia)

sábado, 26 de mayo de 2012

El exitoso "majunche" y el fracasado bebe Castro Frías alias Comandante gamelote


El exitoso "majunche"

JUAN CARLOS PÉREZ-TORIBIO |  EL UNIVERSAL
sábado 26 de mayo de 2012  03:20 PM
Esta semana comenzó con un lunes políticamente muy activo. Por un lado uno de nuestros mas avezados analistas políticos, obedeciendo a su muy particular estilo y tal vez también a la singular estrategia que pudiera dictar el desarraigo de un exilio doloroso y forzado, comentaba la desolación que ha provocado entre los ciudadanos ciertas encuestas que dan como perdedor al candidato de la MUD, y  titulaba su muy leída columna Corto y Profundo  con  un  "No camina", que, sabiendo los pueblos que ha pateado Capriles, no deja de ser una frase provocativa y hasta insultante para los seguidores del abanderado de la oposición. Por otro lado, el diario Ciudad CCS, dirigido por el periodista Ernesto Villegas, en su principal titular de ese mismo día aplaudía una encuesta realizada por el IVAD donde se afirma que 60,02% de los ciudadanos no creen que Capriles le pueda ganar al candidato del PSUV.  Bastaría recordar que los primeros días de marzo esa misma encuestadora, o al menos así lo afirmó Teodoro Petkoff a través de su programa dominical, decía que un 60% de la población no quería la reelección del Presidente; pero sobre lo que deseo llamar la atención, más allá de ese aluvión de cifras y porcentajes al que hemos estado sometidos estos días y de la dependencia que hemos ido adquiriendo de esa especie de oráculos en que se han convertido los encuestadores, es sobre el hecho de que una simple creencia pueda ser considerada digna de convertirse en titular de primera página.

Los ciudadano pueden "creer" que esta semana se sacarán la lotería y hasta creer que el Sol saldrá mañana, pero, aunque parezca cosa de Perogrullo, si se sacan la lotería es porque una bolita numerada ha salido del bombo respectivo y si el Sol sale mañana no es debido a sus creencias sino a las leyes que gobiernan el universo y nuestro sistema solar. Y sin embargo y a pesar de todo (como el sesgo oficialista de que hace gala el periódico de marras), ese medio no deja de tener razón: hay una creencia digna de un gran titular que parece estar extendiéndose dentro de los ciudadanos y que ha ido permeando hasta el interior de la misma oposición, gracias fundamentalmente a las exitosas   operaciones retóricas del oficialismo (recordemos la  machacona  y desprestigiante campaña basada en el calificativo de "majunche" entiéndase mediocre, bobo, etc. , reforzada en estos días por el mismo Presidente, quien ha dicho que un contendor como Capriles lo desacredita ante el mundo), que consiste no solo en pensar que el candidato del PSUV no tiene rival, sino que en las primarias no fue escogido el mejor aspirante para oponerse al candidato oficialista.

No se trata de hacer la defensa a ultranza de nadie, pero ante ese derrotismo y esa desesperanza que han aprendido tan bien algunos ciudadanos sería bueno recordar algunos hechos electorales ya pasados, como que ese mismo candidato que ahora luce invencible apenas rozaba un 10%,  y solo lograba concentrar a algunas personas en un pueblo como Los Teques, cuando Irene Sáez no había recibido todavía el apoyo del partido Copei; o que, por ejemplo, un Dr. Caldera, muy seguro de sí y buen orador, fue apabullado por un vacilante Lusinchi; y que, en definitiva, no siempre es suficiente el análisis meramente cuantitativo (tan sobrestimado por nosotros en estos momentos que corren) para entender la "realidad política".

Maquiavelo no solo decía que quien ayuda a otro a hacerse poderoso causa su propia ruina, sino que "en las acciones de todos los hombres y especialmente de los príncipes... se atiende al resultado. Trate, pues, un príncipe decía de vencer y conservar su Estado, y los medios siempre serán juzgados honrosos y ensalzados por todos".

¡Qué de cosas sabía ese Florentino!

@pereztoribio
www.diariosdelaincertidumbre.com

Todos contra Capriles

En lo más profundo desean un candidato parecido a Hugo Chávez

FRANCISCO OLIVARES |  EL UNIVERSAL
sábado 26 de mayo de 2012  12:00 AM
Cien 100 mil millones de dólares para gastar sin control institucional le aportarían una buena dosis de carisma a cualquier candidato electoral. La política más acertada que ha tenido este Gobierno ha sido despilfarrar el dinero del petróleo sin ningún control. Todo comenzó con aquel Plan Bolívar 2000 y aunque sólo 20% llegaría a los necesitados, la piñata inauguró una nueva manera de agarrarse los dineros públicos. El despilfarro tomó el nombre de Misiones que ya resultan difíciles de enumerar.

La última de ellas relacionada con la inseguridad le da cierto estatus institucional al asesinato y promete indemnizar a los 20 mil venezolanos que caen bajo el fuego del hampa cada año. Cada fracaso al tiempo asume el nombre de una misión, con un costo tres o cuatro veces superior a lo que se hubiese invertido si se hubiese desarrollado en un esquema planificado.

Pero si bien ninguna misión ha resuelto el problema para la que fue creada, ha servido para manejar la imagen de redentor que ha cultivado el comandante presidente.

Que el tipo haya fracasado en los más importantes objetivos que pueda tener cualquier gobierno resulta insignificante frente a la cosecha política que ha logrado creando ilusiones en la inmensa masa marginada.

Hasta el asalariado del Gobierno y analista español Juan Carlos Monedero, sostiene que Chávez ya no necesita exponerse públicamente porque el trabajo "ya está hecho".

En el año electoral, todo el poder económico del Gobierno se ha centrado en las Misiones y en segundo término, en la descalificación del candidato opositor. En ese concierto se anexan lamentablemente voceros opositores.

Desde las pantallas de TV y portales noticiosos los analistas sintetizan la "debilidad" del candidato opositor en dos aspectos: "el candidato no emociona" o "el mismo discurso de hace 40 años". En lo más profundo desean un candidato parecido a Hugo Chávez: grosero, charlatán y mentiroso.

Por el contrario, la oferta de cualquier candidato que milite en las filas de la democracia necesariamente tiene que comenzar por desmontar el caudillismo militarista que ha impuesto Chávez. En medio de la mayor ineficiencia que se ha conocido en los últimos 50 años y que ha devuelto al país a principios de siglo, el nuevo gobierno habrá de restituir el Estado de Derecho y la democracia con autonomía de los poderes. Si ello es un discurso que no emociona, no vemos otro que sirva para sacar al país de las filas de los "Estados forajidos". El otro discurso que parece sí emocionar, según estos analistas, es aquel que ofrece a los venezolanos que deben someterse a los caprichos de un caudillo quien maneja a su antojo tanto los dineros públicos como las leyes. 

Twitter: @folivares10

Comandante gamelote

Vamos... vamos... vamos... sigue siendo la cantinela de esta revolución incompetente

MIGUEL SANMARTÍN |  EL UNIVERSAL
sábado 26 de mayo de 2012  12:00 AM
Reapareció. Flaco pero parapeteadito. Sentado aunque con buen ánimo. Jocoso. Pasó 11 días encuevado entre estregones y menjurjes, buches, fumaradas y ensalmes antes de dejarse ver por televisión. Se expuso un buen rato. Habló sin parar. Hizo reír al inefable coro de focas. En su larga perorata no le dijo nada provechoso al país. Incluso, lo que comentó sobre el plan de seguridad (el 19) es fiambre. Noticia añeja y repetida. Ni siquiera deleitó a la audiencia con un insulto ramplón. Más de lo mismo. Puro bla, bla, bla. Gamelote parejo. 

Vamos... vamos... vamos. Fue el estribillo machacado durante toda la emisión televisiva: Vamos a considerar. Vamos a proyectar. Vamos a negociar. Vamos a traer. Vamos a instalar. Vamos a construir. Vamos a exportar. Vamos a convertirnos en una potencia. ¡Aunque usted no lo crea, camarita! El vamos sigue siendo la cantinela de esta revolución. Mucha promesa. Pocos logros. El tiempo (14 años) ha pasado y las oportunidades, así como llegaron, también se esfumaron (por ineptitud, improvisación y corruptelas). Con lo cual vamos, en efecto, del timbo al tambo. Vamos al precipicio arrastrados por este régimen totalitario, centralista, irresponsable y forajido. Vamos a un descomunal fracaso político, económico y social. Lo siente y lo expresa la gente en la calle. Y las encuestas, las de verdad-verdad, así lo reflejan. 

La reaparición del líder resultó, más que un aluvión de ánimo, el golpe de efecto estratégico para su reelección con 110% de los sufragios (pronóstico de las chimboencuestas). En esta nueva fase de re-re-re-impulso de la revolución, con la contribución de Cusiapón, Syldavia y la República de los Cocos se ejecutarán los siguientes proyectos antiimperialistas: construcción del segundo túnel submarino Maracaibo-Cabimas, del segundo gasoducto del Sur y del puente colgante La Guaira-Las Aves-Los Roques-La Orchila-La Blanquilla-La Tortuga-Margarita; culminación del sistema integrado metro-tren-monorriel-teleférico que cruzará el país de Carúpano a Maracaibo y de Caracas a Puerto Ordaz; fábrica de sillas de extensión para el balneario habilitado por Jacqueline Farías en el río Guaire; constitución de la empresa de vuelos rasantes sobre los cultivos organopónicos, gallineros verticales, ruta de la empanada, Universidad Bolivariana de Miraflores y parque temático de La Carlota en los globos aerostáticos comprados por Juan Barreto y, la joya de la monarquía tropical, una refinería para transformar en biocombustible la basura que no recoge Jorge Rodríguez. Dicho carburante propulsará el Airbus presidencial, el Williams de Maldonado, el Ferrari de Giordani y el BMW del propio Jorge Rodríguez. ¡Ese es el Coma cuando sale a la palestra! 

msanmartin@eluniversal.com