Razón del nombre del blog

Razón del nombre del blog
El por qué del título de este blog . Según Gregorio Magno, San Benito se encontraba cada año con su hermana Escolástica. Al caer la noche, volvía a su monasterio. Esta vez, su hermana insistió en que se quedara con ella,y él se negó. Ella oró con lágrimas, y Dios la escuchó. Se desató un aguacero tan violento que nadie pudo salir afuera. A regañadientes, Benito se quedó. Asi la mujer fue más poderosa que el varón, ya que, "Dios es amor" (1Juan 4,16),y pudo más porque amó más” (Lucas 7,47).San Benito y Santa Escolástica cenando en el momento que se da el milagro que narra el Papa Gregorio Magno. Fresco en el Monasterio "Santo Speco" en Subiaco" (Italia)

miércoles, 16 de mayo de 2012

Se marchó el cuarto mosquetero


Se marchó el cuarto mosquetero

El escritor mexicano Carlos Fuentes falleció ayer, a los 83 años

imageRotate
El escritor mexicano escribió más de 20 novelas, una ópera, cinco obras de teatro, nueve libros de cuentos y varios guiones de cine AFP
| 1 | 2 | 3 |
DUBRASKA FALCÓN |  EL UNIVERSAL
miércoles 16 de mayo de 2012  12:00 AM
Días atrás, Carlos Fuentes pasó tres horas firmando ejemplares de sus novelas en la última edición de la Feria del Libro de Buenos Aires. Respondió decenas de preguntas sin titubear y sin olvidar nada. Quienes lo conocían aseguran que, a sus 83 años, recordaba fechas de cada anécdota y los nombres correctos de cada personaje.

"Mi sistema de juventud es trabajar mucho, tener siempre un proyecto pendiente. Ahora he terminado un libro, Federico en su balcón, pero ya tengo uno nuevo, El baile del centenario, que empiezo a escribirlo en México", dijo en ese entonces el ganador del Premio Rómulo Gallegos.

Pero ese libro no puedo terminarlo. Ayer, cuando se encontraba en su casa, en la capital mexicana, se sintió indispuesto. Fue trasladado a un hospital y una hemorragia masiva complicó su estado. A esto se le sumaron problemas cardíacos que hicieron que Carlos Fuentes soltara la pluma para siempre en horas del mediodía. La vida de uno de los integrantes del llamado Boom Latinoamericano se apagó.

La noticia la dio el presidente de México, Felipe Calderón: "Lamento profundamente el fallecimiento de nuestro querido y admirado Carlos Fuentes", escribió través de Twitter.

El hombre cosmopolita, amigo entrañable de Gabriel García Márquez y Julio Cortázar, todavía se veía elegante y de buen talante. Sí, sorprendió.

El escritor de El último fantasma, Eduardo Liendo, asegura que Carlos Fuentes era más que una de las figuras fundamentales de la literatura latinoamericana. "Para mí siempre fue una suerte de cuarto Mosquetero. Era D'Artagnan. Por supuesto, los otros tres eran Gabriel García Márquez, Julio Cortázar y Mario Vargas Llosa. Fue un demócrata a carta cabal y un trabajador infalible. Me gusta repetir una frase de él: 'Yo no creo en la inspiración, yo creo en las nalgas'", afirmó.

El autor de Aura, La muerte de Artemio Cruz y otros éxitos literarios se convirtió en un hombre de pluma afilada y siempre listo para la polémica.

"La literatura que escribió conformó la mirada de lo que fue latinoamérica en un momento determinado. Era lo que los europeos estaban buscando", asegura Fedosy Santaella, autor de Las peripecias inéditas de Teófilus Jones.

En más de medio siglo, transcurrido desde su primer libro, Los días enmascarados(1954), Fuentes desmenuzó la historia, la actualidad y el futuro de México en sus libros y sus columnas periodísticas.

"Él pertenece a una generación que debe ser vista con mucho cuidado en este momento. Fue de esos pocos escritores que escribían bien, pensaba y tenía una visión sobre su país y el mundo", dice la poetisa venezolana Jacqueline Goldberg.

El exdiplomático acababa de publicar La gran novela latinoamericana y su libro de ficción Carolina Grau. En total escribió 20 novelas, una ópera, cinco obras de teatro, nueve libros de cuentos, varios guiones de cine, algunos libros de política y una biografía, además de un sinnúmero de ensayos. En una entrevista dijo: "He resistido el tiempo, lo cual no esperaba. Había muchas voces que decían: 'Esto dura un mes y se acabó'''. Él duró más que eso.