Razón del nombre del blog

Razón del nombre del blog
El por qué del título de este blog . Según Gregorio Magno, San Benito se encontraba cada año con su hermana Escolástica. Al caer la noche, volvía a su monasterio. Esta vez, su hermana insistió en que se quedara con ella,y él se negó. Ella oró con lágrimas, y Dios la escuchó. Se desató un aguacero tan violento que nadie pudo salir afuera. A regañadientes, Benito se quedó. Asi la mujer fue más poderosa que el varón, ya que, "Dios es amor" (1Juan 4,16),y pudo más porque amó más” (Lucas 7,47).San Benito y Santa Escolástica cenando en el momento que se da el milagro que narra el Papa Gregorio Magno. Fresco en el Monasterio "Santo Speco" en Subiaco" (Italia)

domingo, 26 de mayo de 2013

“La caricatura es como un camino que empiezas a trabajar, en un país tan cambiante como éste... ¡Pasa de todo! Y jerarquizar las informaciones, escoger un solo cuadro para contar toda la película al día siguiente, ha sido para mi aprendizaje, crecimiento. Una gimnasia que me ha ayudado a entender al país, a reflexionar, a pensar en la caricatura como punto de encuentro” Rayma Suprani

El carabobeño 25 mayo 2013

La caricatura es el termómetro de las libertades de un país

La caricaturista Rayma Suprani. (Foto Cortesía)
Dhameliz Díaz | ddiaz@el-carabobeno.com
“La caricatura es como un camino que empiezas a trabajar, en un país tan cambiante como éste... ¡Pasa de todo! Y jerarquizar las informaciones, escoger un solo cuadro para contar toda la película al día siguiente, ha sido para mi aprendizaje, crecimiento. Una gimnasia que me ha ayudado a entender al país, a reflexionar, a pensar en la caricatura como punto de encuentro”.
Irónica, sarcástica y cáustica, Rayma Suprani, admite que todos esos rasgos de su personalidad están en permanente ebullición. Ilustradora por vocación y periodista por formación -como dice su hoja de vida en el diario El Universal- ha confesado que la estupidez humana en todas sus variantes le ofrece su mejor material para inspirarse”.
“La caricatura no es una agresión, por el contrario, es la selección de un punto que podamos graficar para su discusión. No para que me den la razón, sino para que puedan intercambiar sobre los problemas que nos afectan a todos, los que están a favor y en contra”.
Antes de hablar, dice ella, aprendió a dibujar, de allí su potencial de comunicarse por esa vía rápido y fácilmente. Pero Rayma la caricaturista del acontecer nacional batalla con la artista plástica que cada día le exige tiempo, la escritora que quiere publicar pronto un libro de cuentos, un auténtico sindicato que debe controlar todo el tiempo.
“La caricatura siempre ha estado muy ligada a la política y la economía, son como las dos columnas vertebrales. Pero en este momento la cantidad del chorro informativo se ha metido en la vida de todos: en la calle, en nuestros hogares, en el trabajo. ¡Estamos intoxicados! Y cuando los acontecimientos son extremas, un solo tema llena todo el ambiente del país. Y bueno -suspira- ¿Cómo seleccionar eso? A mí siempre me ha enganchado la parte sociológica del venezolano, a veces no es ni siquiera la noticia específica sino cómo reaccionamos. Somos muy particulares, integramos una sociedad con mucho humor, el cual nos salva, pero a veces también somos muy superficiales, no queremos ver. Creemos que tenemos las medidas perfectas, 60-90-60, y resulta que estamos gordísimas. Eso se llama evasión. Somos una sociedad caribeña y petrolera, lo cual nos marca mucho”.
- O sea, que tus pretensiones con las caricaturas es pellizcarle la conciencia a los venezolanos para que reaccionen y no se puedan evadir.
¿Sabes qué pasa? Que yo creo que la risa sola no permite la reflexión. La risa y el humor son como una herramienta que deben ir de la mano con el pensar, por eso ocupan espacio en las páginas de opinión.
“La caricatura no siempre es para reír, sino para ahondar en lo que no se está haciendo bien y llamar la atención de los que están en el poder y tienen responsabilidad para tomar medidas.
Convencida está, que haberse convertido en comunicadora social en la Universidad Central de Venezuela es un compromiso con el pensamiento libre. “Como una huella que a uno le queda. Al salir de allí, la vida es otra”.

Amenazada

¿Te imaginaste alguna vez, que por expresarte mediante una caricatura podrías ser demandada como amenazó el ministro y presidente de Pdvsa, Rafael Ramírez?
- Se han ido cerrando las compuertas. Uno puede decir todo lo que quiera, pero tiene consecuencias penales y ahí es donde está la trampa, porque en democracia, expresarse no genera sanciones jurídicas, a menos que agredas, calumnies o seas irrespetuoso, lo cual no es el objetivo de una caricatura, sino defender valores.
- ¿Te has sentido intimidada? ¿Te han atemorizado las amenazas de demandas?
- Uno se siente muy vulnerado cuando el Estado tiene maquinarias que se ocupan de amenazar, de tener programas de televisión, de radio, prensa, páginas Web para intimidar, insultar y descalificar, que intenta quebrar la dignidad de las personas creándoles una especie de silueta negra, uno se siente víctima. Siempre he pensado que cuando se llega a un país debes ver las caricaturas, porque son una metáfora de cuáles son las libertades. Hay países donde hay restricciones conceptuales, ideológicas, gráficas claramente señaladas y si las incumples eres sancionado. La caricatura es como un termómetro que mide lo que realmente se puede decir.
- Entonces podría decirse que en Venezuela hay libertad de expresión ¿Porque son valientes?
- Aún las amenazas, uno tiene un compromiso muy fuerte con el periodismo y los lectores. Asumimos decir las cosas y cuestionar reflexivamente lo que nos pasa. No somos de esas personas que para no mirar, volteamos al otro lado. Por el contrario, observamos algo y más bien nos acercamos para ver lo que está pasando. Eso es el periodismo. Ser acucioso, tener la sensibilidad de traducir en las páginas de la prensa lo que nos pasa a todos, sea de un bando o del otro. Yo creo que en este país necesitamos mucho espacio para reconciliarse.
- En medio de tantas amenazas, cercos a la expresión ¿Has sentido miedo al hacer tu trabajo? ¿Te has preguntado la conveniencia o no de publicar una caricatura?
- Siempre me lo he preguntado, pero no significa autocensura. Es como questionarme sobre el mensaje, si llegará con la intención que deseo, si está bien planteado para no equivocarme. Muchas veces se solapan los conceptos y es bueno que la caricatura diga mucho con poco, que pueda limpiarla de los elementos orgánicos que son adornos. Por lo menos a mí me gusta trabajar así, que vaya directo, al grano de lo que quiero expresar. Es todo un trabajo de pensamiento para depurarla y llegar al punto. En eso me cuestiono mucho. Como es una cadena de ideas, a veces uno se pierde y debemos volver a preguntarnos ¿Se entiende? ¿Está claro? ¿Está bien representado gráficamente? Tener miedo es parte de estar vivo. Sentirlo te ayuda a no exponerte demasiado, a cuidarte. Pero como caricaturista me pregunto ¿Qué venezolano en este momento no siente miedo al salir de su casa? Estamos viviendo una situación en la cual el miedo se ha vuelto un producto real. Tan solo el año pasado se registraron unos 19 mil asesinatos en el país. Vivimos una de las peores guerras. Una guerra fría, que pareciera que no ocurre, que no pasa. ¿Y quién se ocupa de este horror? Nosotros como caricaturistas no nos podemos reír de esto. La caricatura es ahondar en lo que no se está haciendo bien y llamar la atención de los que están en el poder para que tomen medidas que detengan esta masacre que está acabando con la vida de cientos de jóvenes venezolanos. Mi miedo es como una pequeña aguja en un pajar por la magnitud de la guerra que vive el país.

Reconocerse en lo cotidiano

- ¿Cuánto ocupa la caricatura en tu día a día?
- Todo mi tiempo. Yo soy una caricatura de mí misma, me he convertido en una especie de mujer caricatura. Estoy totalmente vinculada a la misión de reírme, pero sobre todo, de mí misma. Empezamos a madurar, cuando nos reímos de nosotros mismos. Cuando te levantas en la mañana, te ves al espejo y te dices: “bueno, vamos a ver que hacemos con esto”. Cuando puedes reconocerte en lo cotidiano. El humor me acompaña. Aliviana mi forma de pensar y de asumir el drama. La comicidad y el drama tienen la misma musa, a veces se tocan.
- ¿En qué momento entran con fuerza el lienzo y los pinceles? Desde el año pasado con tu primera exposición la pintura debe estar reclamando tu atención...
- Ese regreso a la plástica ha sido muy bello, pero al mismo tiempo complicado. ¡Tenía tantos años haciendo periodismo gráfico solamente! Ahora tengo un problema sindical interno entre la pintora que necesita expresar lo que tiene dentro y la periodista que vive de los acontecimientos, de mirar afuera y traducir esa realidad. Entre la artista que debe trabajar en la tridimensión del alma de toda pintura y la magnitud de la responsabilidad de hacer una caricatura diaria los 365 días del año en circunstancias tan trascendentales como la muerte del Presidente. Son exigencias distintas, como dos vidas. El tiempo del periodismo es aceleradísimo y si agarras un pincel con el pulso a esa velocidad no puedes dibujar nada, porque es tan sutil que traspasa todo el lienzo. Imagínate lo que me ha creado conjugar estas dos Rayma.
- ¿Cuál de las Rayma tiene el control del sindicato?
- No te preocupes porque hay una Ray-ma que es una tirana que se para todas las mañanas con un látigo, pone cierto orden y establece la línea de trabajo. Es muy importante tener la metodología porque el proceso creativo es muy desordenado.

Confesiones

- ¿Un pecado mortal?
- La otra vez dije que no se debe desear el hombre o la mujer del prójimo como dice la Biblia, porque a veces se cumple.
- ¿Pecados veniales?
- ¿Crees en verdad en la clasificación de los pecados? Medio pecados, cinco tres cuartos, dos pecados y medios...
- Un pecado capital
- En Lima hay un restaurante buenísimo de pescado que te permites seleccionar a la carta tu pecado capital
- ¿Qué llevas como una cruz a cuestas?

- Me niego a cargar una cruz a cuestas. Me gusta pensar en ese Dios de perdón que te da posibilidades para seguir adelante y aprendas un caminoLos escritores comparten su saber enseñando cómo escribir

Federico Vegas, Eduardo Liendo, José Pulido y Fedosy Santaella son los encargados de impartir el taller "Cuatro narradores en su propia voz".

imageRotate
Federico Vegas hablará sobre la novela histórica (Oswer Díaz/Archivo)
EL UNIVERSAL
viernes 24 de mayo de 2013  08:11 AM
Todas las personas interesadas en la narrativa están llamadas a participar el el taller "Cuatro narradores en su propia voz", que los escritores Federico Vegas, Eduardo Liendo, José Pulido y Fedosy Santaella impartirán los jueves 13, 20 y 27 de junio y 4 de julio, en la Escuela de Escritores, en cuatro sesiones de tres horas académicas cada una, y en un horario comprendido de 5:30 a 8:00 p.m.

Federico Vegas abordará el tema de la novela histórica; mientras Eduardo Liendo hablará sobre el oficio del escritor y un recorrido por el proceso, las claves y herramientas de la escritura.

Por su parte, Fedosy Santaella dará un taller de minificción, con lectura de textos de minificción. Lectura de teoría en torno a la ficción, según Violeta Rojo. El chiste, y la minificción. La brevedad. Anécdota comprimida. Lenguaje preciso. Uso de cuadros a frames. Carácter proteico.

Finalmente, José Pulido abordará el tema "Buscando la voz propia". El tema tiene que ver con el estilo en la escritura y es probablemente uno de los grandes retos del creador literario, porque sin voz propia es más difícil alcanzar al lector auténtico.

Otro curso de la Escuela de Escritores es "Fiebre de Shakespeare", a cargo de Ali E. Rondón, catedrático del Departamento de Idiomas IPC/UPEL, entre otros cargos académicos importantes.

Este será un curso teórico-práctico sobre cómo un largo primer plano a los personajes shakespearianos no sólo hace prominentes los rasgos particulares de una obra literaria, sino también llama la atención sobre su trasfondo o contexto. Nuestro uso arbitrario del verbo inglés foregrounding, "primer plano", tiene mucho que ver con la proyección de adaptaciones cinematográficas tras la lectura detenida de escenas de "Sueño de una noche de verano", "Romeo y Julieta", "La fierecilla domada", "Julio César" y "El rey Lear". Ese periplo texto-pantalla servirá eventualmente para apreciar en el uso de la cámara de Mankiewicz, Kozintsev, Zeffirelli, Madden y los hermanos Taviani, entre otros, aquella poesía desinhibida con que –según Neruda– el bardo de Stratford nos retrara en el bosque de su dramaturgia.

Este curso se impartirá los miércoles, 19 y 26 de junio, 3, 10, 17 y 31 de julio, en horario de 5:30 a 8:00 pm.

Más información por el teléfono (0212)-6150655 o la web www.escueladeescritores.org.ve