Razón del nombre del blog

Razón del nombre del blog
El por qué del título de este blog . Según Gregorio Magno, San Benito se encontraba cada año con su hermana Escolástica. Al caer la noche, volvía a su monasterio. Esta vez, su hermana insistió en que se quedara con ella,y él se negó. Ella oró con lágrimas, y Dios la escuchó. Se desató un aguacero tan violento que nadie pudo salir afuera. A regañadientes, Benito se quedó. Asi la mujer fue más poderosa que el varón, ya que, "Dios es amor" (1Juan 4,16),y pudo más porque amó más” (Lucas 7,47).San Benito y Santa Escolástica cenando en el momento que se da el milagro que narra el Papa Gregorio Magno. Fresco en el Monasterio "Santo Speco" en Subiaco" (Italia)

lunes, 27 de mayo de 2013

Ya tengo miedo de abrir el periódico cada mañana, pues de un tiempo para acá me encuentro con la noticia de la muerte de alguien que estuvo vinculado a mi juventud o a mi infancia. Hoy es el poeta Francisco Pérez Perdomo, quien junto a Eli Galindo, Manuel Bermúdez y Oscar Guaramato fueron mis grandes referentes y compañeros en los años de bohemia en Sabana Grande en mis años de estudiante de Letras, o Guaramato en el Bar El Capitán frente a El Nacional, en su vieja sede, punto de reunión de tooodo el mundo pues el gran amigo era eje de gratas conversaciones, siendo el Director real del periódico. El famoso bar quedaba además en la planta baja del edificio donde Caupolicán Ovalles tenía instalada la "Gran Papelería del Mundo", su preciada biblioteca, herencia de su abuelo Ovalles, donde Eli y yo íbamos a leer y preparar trabajos en los años de la República del Este....El poeta Pérez Perdomo era además cuñado de mi gran amiga de la infancia María Luisa Fonseca de Pérez Perdomo, esposa del Dr. Rafael, ex magistrado de la Corte Suprema..Paz a su alma.

¡Adiós poeta! Fallece Francisco Perez Perdomo

El escritor venezolano Francisco Pérez Perdomo falleció el día de ayer marcando una de las perdidas más importantes de la literatura venezolana 

http://www.talcualdigital.com/Nota/visor.aspx?id=86829&tipo=AVA

Ayer falleció en Caracas, a los 82 años, uno de los escritores más importantes de la generación literaria de los 60.

Nacido en Boconó, en 1930, Francisco Pérez Perdomo formó parte de los grupos Sardio y El Techo de la Ballena. En 1980 obtuvo el Premio Nacional de Literatura. Con su primer libro, Fantasmas y enfermedades (1961), irrumpió en el panorama literario venezolano con un mundo absurdo y poblado de pesadillas.

A partir de Ceremonias (1976), ese mundo gradualmente gira hacia otros fantasmas, los seres que poblaron su infancia en Boconó, período que abarcó 6 libros de poesía, desde Círculo de sombras (1980) hasta Eclipse (2008). Lecturas (1994) recoge su obra como crítico literario.

El poeta será velado el martes 28 en el Cementerio del Este. Paz a sus restos.


Falleció este domingo el poeta Francisco Pérez Perdomo

El poeta nació en Boconó (Trujillo) en 1930, y fue Premio Nacional de Literatura 1980.

imageRotate
Pérez Perdomo recibió influencia de Ramos Sucre (Archivo)
Contenido relacionado
EL UNIVERSAL
domingo 26 de mayo de 2013  10:40 AM
En horas de la mañana del domingo 26 de mayo, falleció el poeta venezolano Francisco Pérez Perdomo.

La información se difundió a través de las redes sociales, a través de las cuales no se hicieron esperar las palabras de condolencia de los amantes de la poesía.

Pérez Perdomo nació en Boconó, en 1930. Como poeta, formó parte de los grupos Sardio y El Techo de la Ballena. En 1980 le fue concedido el Premio Nacional de Literatura en 1980.

De acuerdo con la reseña que de él hace la revista electrónica Kalathos, su primer libro "Fantasmas y enfermedades" (1961) convoca a seres extraños, fantasmas que pueblan sus sueños y pesadillas. La crítica ha señalado en la obra de Pérez Perdomo la influencia de grandes creadores como José Antonio Ramos Sucre y Henri Michaux. En "Los venenos fieles" (1963) recurre al humor negro y los temas cotidianos del hombre. Con "Depravación de los astros", obtuvo el Premio de la Bienal José Rafael Pocaterra en 1966. En 1983, la Editorial Monte Ávila recogió toda su obra en el volumen antológico "Huéspedes nocturnos". Posteriormente ha publicado "Ceremonias" (1976); "Círculo de sombras" (1980); "Los ritos secretos" (1981); "El sonido de otro tiempo" (1991); "Lecturas" (1994); "Y también sin espacio" (1996) y "El límite infinito" (1997).