Razón del nombre del blog

Razón del nombre del blog
El por qué del título de este blog . Según Gregorio Magno, San Benito se encontraba cada año con su hermana Escolástica. Al caer la noche, volvía a su monasterio. Esta vez, su hermana insistió en que se quedara con ella,y él se negó. Ella oró con lágrimas, y Dios la escuchó. Se desató un aguacero tan violento que nadie pudo salir afuera. A regañadientes, Benito se quedó. Asi la mujer fue más poderosa que el varón, ya que, "Dios es amor" (1Juan 4,16),y pudo más porque amó más” (Lucas 7,47).San Benito y Santa Escolástica cenando en el momento que se da el milagro que narra el Papa Gregorio Magno. Fresco en el Monasterio "Santo Speco" en Subiaco" (Italia)

martes, 26 de mayo de 2015

CON ESTA ENTRADA QUIERO ponderar la figura trascendental de un modesto oficial de la desaparecida Policía Metropolitana de Caracas, modelo de funcionario, caballeroso y cumplidor de la ley en todos los sentidos: el sargento mayor Apascacio Mata Palacios.

El gendarme necesario

MIGUEL AZPÚRUA |  EL UNIVERSAL
martes 26 de mayo de 2015  12:00 AM
No nos vamos a referir a la obra de Laureano Vallenilla Lanz, "Cesarismo democrático", donde justifica la acción de caudillos en nuestra historia política, donde los alude con la frase "el gendarme necesario". En cambio vamos a ponderar la figura trascendental de un modesto oficial de la desaparecida Policía Metropolitana de Caracas, modelo de funcionario, caballeroso y cumplidor de la ley en todos los sentidos: el sargento mayor Apascacio Mata Palacios. Nacido en Panaquire, estado Miranda, en el barrio La Maroma, el 12 de noviembre de 1940; con mucho empeño estudió su formación primaria en la Escuela  Federal "Ezequiel Zamora", al mismo tiempo que vendía dulces de papelón y conservas que preparaba su progenitora, además trabajó en el campo como peón, recolectando cacao y plátanos. Prestó el servicio militar  en el ejército, en las instalaciones de Conejo Blanco, hoy Fuerte Tiuna, retirándose como cabo I; a los 22 años ingresó a la Escuela de Formación de Agentes de Policía, bajo el asesoramiento de una misión del grupo de Carabineros de Chile. Apascacio Mata egresó en 1964 como agente de policía vial, teniendo bajo su responsabilidad dirigir el tráfico en la popular y céntrica esquina caraqueña de Sociedad; era un verdadero y singular espectáculo ver a un espigado moreno, con su uniforme azul, zapatos lustrosos y portando guantes blancos; con modales distinguidos, voz agradable, imponía respeto a cualquiera que cometiese una infracción, los orientaba, mas no ponía multas, ganándose el cariño, la admiración y el acatamiento a sus instrucciones.

Los peatones y conductores circulaban por la avenida Universidad, y muchos se detenían  para observarlo, allí estuvo durante 18 años, hasta su retiro de la institución en 1996; sus vivencias y anécdotas se conocen a montones, pero una de las más reconocidas fue cuando  ordenó detenerse a una   caravana presidencial, cuyo primer vehículo pasó una luz roja del semáforo, en ese momento los escoltas pretendieron descalificarlo, no obstante Mata no les permitió seguir. Entonces se apersonó allí el Presidente de la República, doctor Luis Herrera Campins, quien dio la razón al gendarme, le pidió su nombre, y el tren vehicular prosiguió su ruta hacia el Palacio Presidencial de Miraflores. Unos días después Apascacio recibió un sobre lacrado con el escudo de Venezuela,  contentivo de una invitación para conversar y almorzar con el Presidente en su despacho. Al respecto el agente solo comentó: "Fue la primera vez que comí cordero y sopa de apio".

El sargento Apascacio Mata también recibió una invitación personal del Presidente norteamericano Jimmy Carter en 1980; estuvo en la Casa Blanca, fue condecorado y recibió una placa como miembro honorario de la policía de Estados Unidos; así mismo dictó conferencias sobre sus experiencias en la Academia  de Oficiales de  esa institución en el estado de Tennessee. Nuestra primera Miss Universo, Maritza Sayalero  -título obtenido en Perth, Australia, el 19 de julio de 1979-; al regresar a Venezuela escogió como su acompañante-escolta al policía metropolitano Apascacio Mata Palacios, con quien se presentó hasta en la televisión, en el programa semanal "Sábado Sensacional", que dirigía Amador Bendayán. En el mismo espacio mostró Mata su marcialidad, desenvoltura, apostura y  donosura en el ejercicio de su profesión.  Años más tarde, la excepcional Miss Universo, Irene Sáez, cuando fue alcaldesa del municipio Chacao, instituyó que la policía municipal se vistiese de manera similar a la usanza de Apascacio Mata, especialmente en lo referente al uso de impecables uniformes, de guantes blancos, buenos modales, notable apostura y respeto por sus conciudadanos. Circunstancias perdidas, sobre todo, por la descomposición y el tráfago de los últimos tiempos.

Desafortunadamente Mata fue víctima de  un accidente de tránsito y se le amputó una pierna, posteriormente, a consecuencia de la diabetes, perdió la otra; y estuvo sobreviviendo en condiciones bastante deplorables, sobre una silla de ruedas, en su modesto apartamento en la urbanización popular de Caracas,  "23 de Enero", donde dejó de existir el pasado jueves 14 de mayo de 2015. Le sobreviven sus 4 hijos. A pesar de ser el policía venezolano con más reconocimientos y medallas, su orgullo mayor fue cuando su "chapa" N 0983 fue retirada de la Policía Metropolitana. No obstante, sus notables condiciones humanas, no hay una institución o área policial que ostente su digno nombre; Mata Palacios fue una leyenda viviente, de aquella Caracas de los "techos rojos", bucólica, de retretas en la plaza Bolívar, del Coney Island,  de tranvías, del "coche de Isidoro", del estadio beisbolero de "San Agustín", del hipódromo de El Paraíso, del bowling "Alay", de Billo Frómeta y su orquesta, y de una sociedad respetada y respetable. El Estado y la colectividad venezolanos, están en deuda permanente con él.  Apascacio Mata fue el paradigma del gendarme necesario, ejemplo a seguir, orgullo de nuestro gentilicio, por lo expresado y que además fue un excelente ciudadano.

miguelazpurua@gmail.com