Razón del nombre del blog

Razón del nombre del blog
El por qué del título de este blog . Según Gregorio Magno, San Benito se encontraba cada año con su hermana Escolástica. Al caer la noche, volvía a su monasterio. Esta vez, su hermana insistió en que se quedara con ella,y él se negó. Ella oró con lágrimas, y Dios la escuchó. Se desató un aguacero tan violento que nadie pudo salir afuera. A regañadientes, Benito se quedó. Asi la mujer fue más poderosa que el varón, ya que, "Dios es amor" (1Juan 4,16),y pudo más porque amó más” (Lucas 7,47).San Benito y Santa Escolástica cenando en el momento que se da el milagro que narra el Papa Gregorio Magno. Fresco en el Monasterio "Santo Speco" en Subiaco" (Italia)

viernes, 29 de mayo de 2015

¿Cuánto nos cuesta creer a nosotros, que nos toca vivir esta espantosa barbarie, que un día fuimos referencia del pensamiento en el continente?

¿A dónde va el pensamiento venezolano?

MARIANO NAVA CONTRERAS |  EL UNIVERSAL
viernes 29 de mayo de 2015  12:00 AM
Los días 20 al 22 de mayo se celebró en Atenas el "II Congreso Internacional sobre Ibero-América". Durante tres días especialistas venidos de Europa y América disertaron en la capital de Grecia sobre diferentes aspectos de la cultura de nuestro continente. Como parte de las actividades del Congreso, le fue concedido el Doctorado Honoris Causa al importante latinoamericanista serbio Slobodan Pajovic, rector de la Universidad de Megatrend en Belgrado, por su contribución a la difusión de los estudios latinoamericanos en los Balcanes. El discurso que pronunció el Dr. Pajovic en el Aula Magna de la Universidad de Atenas no pudo ser más sugerente. Llevaba por título: "¿Existe un pensamiento latinoamericano?". Aunque pudiera parecernos una pregunta retórica, el asunto, bien examinado, no es nada baladí, y sus implicaciones son de la mayor importancia.

Vamos a estar claros: ¡Por supuesto que existe el pensamiento latinoamericano! A menudo he criticado a algunos colegas que creen que porque en Venezuela no hay una filosofía a la alemana, entonces no hay filosofía. A ellos les respondo que si solo son filósofos aquellos que siguen el modelo, los autores y los temas de la filosofía clásica alemana, entonces el primero que no podría ser tenido por filósofo sería el mismo Platón, ese maravilloso escritor que lo mismo nos cuenta un mito que una alegoría, o nos narra una conversación que tal vez nunca ocurrió, que toca aquí y allá uno u otro tema de manera aparentemente desordenada, que incluso se contradice. Es que esa filosofía que ama tanto los axiomas y las definiciones es solo una forma de la filosofía y una parte del pensamiento, pero no el pensamiento.

¡Claro que existe el pensamiento latinoamericano! La disertación de Pajovic buscaba desentrañar los hitos, los factores, los temas, las líneas de desarrollo de una tradición de reflexión acerca del hecho y la condición hispanoamericana, de nuestro lugar en el mundo, no tanto el mundo geográfico como el de las ideas. Mi satisfacción fue mayor cuando Pajovic situó la fundación de esa tradición en la obra de Bolívar y Bello, y más específicamente en un documento que pronto cumplirá doscientos años de haber sido escrito: la "Carta de Jamaica". En su disertación, Pajovic distinguía dos posiciones esenciales en torno al concepto de cultura en Latinoamérica: aquellos que mantienen una postura eurocéntrica, considerando que "cultura" es reproducir en América la cultura de Europa (y citaba, por ejemplo, la obra de un Sarmiento), y aquellos que consideraron que la cultura hispanoamericana debía ser esencialmente original, hija de circunstancias geográficas, étnicas e históricas originales. Para nuestro hispanista, esta tendencia tiene su origen en el pensamiento de Andrés Bello y Simón Bolívar. Solo a partir de allí es posible emprender el ambicioso proyecto de escribir una historia del pensamiento latinoamericano.

Pajovic es un viejo amigo de Venezuela. Ha estado varias veces en nuestro país. Me sorprendió conversar con él y percatarme de las acertadas informaciones que maneja, de las relaciones que mantiene con académicos venezolanos. Me llamó la atención el interés que le despierta nuestra realidad, a él, que vivió los años finales de la Yugoslavia socialista de Tito y la guerra que siguió después de su muerte. El último día del Congreso pudimos escuchar también al investigador Iannis Antzus, de la Universidad de Atenas, quien leyó una ponencia titulada "Mariano Picón Salas: estética y política". El joven griego nos hablaba alucinado del pensamiento profundo del merideño más universal.

¿Cuánto nos cuesta creer a nosotros, que nos toca vivir esta espantosa barbarie, que un día fuimos referencia del pensamiento en el continente? ¿Cómo creernos nosotros, sobrevivientes en el país violento y embrutecido, que buena parte de la reflexión americana descansa sobre la obra de preclaros venezolanos? Y sobre todo, ¿qué futuro le aguarda, en esta hora tan oscura, a esta orgullosa tradición nuestra? ¿A dónde va el pensamiento venezolano? No soy astrólogo, pero puedo mirar al pasado y atisbar el futuro posible. La Carta de Jamaica fue escrita en uno de los momentos más aciagos del Libertador. La segunda República había caído y él estaba desterrado en Kingston. Y, sin embargo, de esta dura circunstancia saca Bolívar la reflexión para producir uno de los documentos fundadores del pensamiento en Latinoamérica.

El pensamiento venezolano seguirá existiendo. Escrito por los que se queden o por los que se marchen, los venezolanos seguiremos aportando materiales para la construcción de un pensamiento para Latinoamérica. Nuevos problemas, seguramente surgidos de nuestra dolorosa experiencia, pasarán a ser tema para el estudio y la reflexión. Unos más, otros menos, nuevos y viejos pensadores serán leídos por los que vengan, y algunos incluso aprenderán de ellos lo que se debe y lo que no se debe hacer con esta Tierra de Gracia.

@MarianoNava