Razón del nombre del blog

Razón del nombre del blog
El por qué del título de este blog . Según Gregorio Magno, San Benito se encontraba cada año con su hermana Escolástica. Al caer la noche, volvía a su monasterio. Esta vez, su hermana insistió en que se quedara con ella,y él se negó. Ella oró con lágrimas, y Dios la escuchó. Se desató un aguacero tan violento que nadie pudo salir afuera. A regañadientes, Benito se quedó. Asi la mujer fue más poderosa que el varón, ya que, "Dios es amor" (1Juan 4,16),y pudo más porque amó más” (Lucas 7,47).San Benito y Santa Escolástica cenando en el momento que se da el milagro que narra el Papa Gregorio Magno. Fresco en el Monasterio "Santo Speco" en Subiaco" (Italia)

viernes, 22 de mayo de 2015

El presidente de la República, Nicolás Maduro, recordó este jueves los 60 años de la partida física de Andrés Eloy Blanco, uno de los poetas más importantes de la historia contemporánea de Venezuela. A través de su cuenta @NicolasMaduro, el jefe de Estado escribió: "Andrés Eloy Blanco, poeta de la patria sencilla, que dice sus verdades con amor y humor. 60 años después sigues vivo", reseña AVN.

Hace 60 años partió el poeta y político Andrés Eloy Blanco

El humor, la identidad nacional y el amor fueron los principales temas que inspiraron su obra, pero sobre todo el sentido por la justicia social que quedó plasmada en su insigne poema "Píntame angelitos negros"

imageRotate
El 21 de mayo de 1955 falleció en la Ciudad de México (Archivo)
EL UNIVERSAL
jueves 21 de mayo de 2015  06:03 PM
El presidente de la República, Nicolás Maduro, recordó este jueves los 60 años de la partida física de Andrés Eloy Blanco, uno de los poetas más importantes de la historia contemporánea de Venezuela. A través de su cuenta @NicolasMaduro, el jefe de Estado escribió: "Andrés Eloy Blanco, poeta de la patria sencilla, que dice sus verdades con amor y humor. 60 años después sigues vivo", reseña AVN.

El escritor falleció el 21 de mayo de 1955. El humor, la identidad nacional y el amor fueron los principales temas que inspiraron su obra, pero sobre todo el sentido por la justicia social que quedó plasmada en su insigne poemaPíntame angelitos negros. "Pintor de santos de alcoba, pintor sin tierra en el pecho, que cuando pintas tus santos, no te acuerdas de tu pueblo; que cuando pintas tus vírgenes pintas angelitos bellos, pero nunca te acordaste de pintar un ángel negro", reza un fragmento de esta obra.

Nacido el 6 de agosto de 1896 en Cumaná, estado Sucre, Blanco demostró desde muy joven su pasión por las letras y su obra ha sido reconocida como una de las mejores producciones académicas del país.

En 1913 ingresa en la Universidad Central de Venezuela, donde se gradúa de abogado en 1918. Ese mismo año fue galardonado por el poema pastoral Canto a la espiga y al Arado, y en 1923 obtuvo uno de sus más importantes reconocimientos, al calificar como primer lugar en los Juegos Florales de Santander, España, lo que le valió también para ser nombrado miembro de la Real Academia Sevillana de Buenas Letras.

Formó parte de la Generación del 28, movimiento universitario que condenaba la dictadura de Juan Vicente Gómez. Trabajó como editor clandestino del periódico disidente El imparcial para poder expresar las críticas que mantenía hacia el régimen de Gómez, lo que le costó seis años de prisión en la cárcel La Rotunda y en el castillo Libertador de Puerto Cabello.

Combinó su pasión poética con la política. Por ello, en 1937 participó en la fundación del Partido Democrático Nacional (PND), con el cual fue electo concejal y pasó al Congreso Nacional como diputado de oposición, en tanto que en 1938 creó junto a otros el partido Acción Democrática para lanzar la candidatura presidencial de Rómulo Gallegos.

De 1936 a 1937 fue presidente de la Asamblea Nacional. Al año siguiente, Rómulo Gallegos resultó electo Presidente y Andrés Eloy Blanco fue designado ministro de Relaciones Exteriores, hasta que el gobierno fue derrocado por la junta militar que encabezaban Carlos Delgado Chalbaud, Marcos Pérez Jiménez y Luis Felipe Llovera.

Sus últimos años transcurrieron en el exilio político junto a su familia, hasta que un accidente automovilístico acabó trágicamente con su vida, el 21 de mayo de 1955, en Ciudad de México, México, cuando tenía 59 años de edad.