Razón del nombre del blog

Razón del nombre del blog
El por qué del título de este blog . Según Gregorio Magno, San Benito se encontraba cada año con su hermana Escolástica. Al caer la noche, volvía a su monasterio. Esta vez, su hermana insistió en que se quedara con ella,y él se negó. Ella oró con lágrimas, y Dios la escuchó. Se desató un aguacero tan violento que nadie pudo salir afuera. A regañadientes, Benito se quedó. Asi la mujer fue más poderosa que el varón, ya que, "Dios es amor" (1Juan 4,16),y pudo más porque amó más” (Lucas 7,47).San Benito y Santa Escolástica cenando en el momento que se da el milagro que narra el Papa Gregorio Magno. Fresco en el Monasterio "Santo Speco" en Subiaco" (Italia)

sábado, 13 de junio de 2015

Hoy se conmemora la Fiesta al Sagrado Corazón de la Virgen María



Inmaculado Corazón de María

Hace dos mil años un ángel vino donde una humilde doncella en el pequeño pueblito de Nazaret… y venía a comunicarle la “buena nueva”, la gran noticia que el pueblo elegido habían esperado por generaciones… venía a comunicarle que había llegado el momento de la redención, el momento en que el Verbo se haría carne y habitaría entre nosotros… y en ese momento, el Corazón de esa humilde doncella dio un vuelco… el Señor, su Dios, se había fijado en ella para ser la Madre del Redentor… ¡para ser Su Madre!
Y ese día, María, la humilde doncella de Nazaret, se olvidó de sus planes, se olvidó de sus sueños, se olvido de sí misma y le dijo “sí” a Dios… y con ese sí entregó su Corazón… un Corazón puro e inmaculado…
Por nueve meses, desde el día del anuncio del ángel hasta el momento de la encarnación, su Corazón latió al unísono del Corazón de Dios… el Corazón de Dios que latía en su vientre… y desde aquella gloriosa noche en Belén, noche de adoración de ángeles, de pastores y de reyes, comenzó a atesorar cada gesto, cada mirada, cada palabra de ese Hijo suyo… y dice Lucas que aquella humilde doncella, la “llena de gracia”, la “Madre de mi Señor”, guardaba todas esas cosas meditándolas en su Corazón…
Lo cuidó y lo mimó… primero fue su Madre, su amiga, su maestra… después su discípula y más fiel seguidora… y le acompañó hasta el calvario… y allí, mientras Él pasaba de esta vida a la otra… mientras Él entregaba su Espíritu al Padre y pedía perdón por nosotros… ella, desde el pié de la cruz, volvía a entregar su Corazón… traspasado por la espada del sufrimiento… y el dolor de aquella Madre, Madre de todos los discípulos amados de Su Hijo, unía su dolor al Sacrificio de nuestra redención…
San Luis María Grigñion de Montfort, en su Tratado de la Verdadera Devoción, nos dice:
“María es el medio más seguro, fácil, corto y perfecto para llegar hasta Jesucristo y se consagrarán a Ella en cuerpo y alma sin reserva alguna, para pertenecer del mismo modo a Jesucristo.”
Hoy, al día siguiente de la fiesta al Sagrado Corazón de Jesús, celebramos la fiesta del Inmaculado Corazón de María… ambos Corazones, Madre e Hijo, unidos por toda la eternidad… pidámosle a María que siempre nos proteja y nos guíe por el camino de la salvación, el camino que conduce a su Hijo Jesús…

Oración al Corazón Inmaculado de María

Oh Corazón Inmaculado de María, lleno de bondad, muéstranos tu amor por nosotros. Haz que la llama de tu Corazón, oh María, descienda sobre todos los hombres. Nosotros te amamos inmensamente. Imprime el amor verdadero en nuestros corazones. Haz que nuestros corazones tengan un deseo continuo de Ti.
Oh María, dulce y humilde de corazón. Acuérdate de nosotros cuando estemos en pecado. Tú sabes que todos los hombres pecan. Por medio de tu Corazón Inmaculado y materno, haz que seamos sanados de toda enfermedad espiritual. Haznos capaces de contemplar la bondad de tu Corazón maternal, a fin de que podamos convertirnos por la llama de tu Corazón. Amén.