Razón del nombre del blog

Razón del nombre del blog
El por qué del título de este blog . Según Gregorio Magno, San Benito se encontraba cada año con su hermana Escolástica. Al caer la noche, volvía a su monasterio. Esta vez, su hermana insistió en que se quedara con ella,y él se negó. Ella oró con lágrimas, y Dios la escuchó. Se desató un aguacero tan violento que nadie pudo salir afuera. A regañadientes, Benito se quedó. Asi la mujer fue más poderosa que el varón, ya que, "Dios es amor" (1Juan 4,16),y pudo más porque amó más” (Lucas 7,47).San Benito y Santa Escolástica cenando en el momento que se da el milagro que narra el Papa Gregorio Magno. Fresco en el Monasterio "Santo Speco" en Subiaco" (Italia)

lunes, 15 de junio de 2015

Los venezolanos estamos sobreviviendo, no se puede hablar de calidad de vida cuando todos los días una o varias tragedias nos estremecen.

Hacer cola puede enfermar

Varices, lumbalgia e inflamación de las articulaciones son algunas patologías que se crean por estar parados durante horas.

imageRotate
Las colas se han convertido en una cotidianidad riesgosa para la salud (Archivo)
CAROLINA CONTRERAS A. |  EL UNIVERSAL
lunes 15 de junio de 2015  09:26 AM
Dos, cuatro, seis y hasta más son las horas que los ciudadanos del país pasan parados en una cola afuera de un abasto o supermercado para tratar de adquirir productos básicos regulados que de otra manera no sería posible comprar. Y el hecho de estar parados por prolongado tiempo podría tener consecuencias negativas para la salud.

Carlos Sánchez, traumatólogo del Centro Médico de Caracas, explica que cualquier posición en la que se esté mucho tiempo de pie es perjudicial. "Estar mucho tiempo parado puede producir sobrecarga a nivel de las articulaciones inferiores como los tobillos, rodillas, pies. En la cadera se puede producir limitación de movimiento o dolores lumbares al nivel de la columna", señala el galeno.

Añade que esas dolencias entran en lo que se llaman enfermedades ocupacionales (aquellas enfermedades en las que se establece una relación casual entre el trabajo y la aparición de la enfermedad) y son típicas de aquellas personas que laboran de pie todo el día o por mucho tiempo, y que en el caso de las personas que hacen las colas, estas enfermedades son extrapolables debido a que para poder adquirir un producto, sobre todo las amas de casa, se pasan dos, tres y hasta más horas en cola.

Explica que en los pies se encuentran unas estructuras que se llaman facsia plantar, la cual es la encargada de proteger a los pequeños huesos de los pies. Indica que con unos zapatos inadecuados, junto con varias horas de pie puede producir una fascitis plantar, lo que significa una inflamación de esa estructura, lo que ocasiona mucho dolor.

"Al estar mucho tiempo parado también se sobrecargan los músculos y las zonas lumbar, cervical y dorsal lo que puede llegar a ocasionar una lumbagia y posteriormente éstas se deben tratar con un profesional de la salud, igualmente disminuye el flujo sanguíneo en las extremidades lo que puede dilatar las venas y se produce lo que se conoce como varices", comenta Sánchez.

También está comprobado que el estar muchas horas de pie produce fatiga muscular general, rigidez en el cuello y los hombros e hinchazón de pies.

El traumatólogo tiene pequeñas recomendaciones para aquellas personas que están mucho tiempo de pie ya sea en colas o porque su trabajo así lo demanda. "Se debe cambiar de posición cada cierto tiempo, puede ser a los 20 o 30 minutos. No se puede estar parado en la misma posición por mucho tiempo, se deben mover las extremidades. Asimismo existen medias de compresión que ayudan a mejorar la circulación sanguínea de las piernas".

Quienes puedan es aconsejable que lleven un pequeño banquito para descansar el cuerpo mientras se hace la cola y una vez al salir de la misma no cargar demasiado peso porque se sobrecarga al cuerpo.

Sánchez apunta que quienes pasen horas haciendo cola al llegar a su hogar deben retirarse los zapatos, colocar las piernas en alto alrededor de 20 minutos, poner hielo si hay una articulación inflamada y si persiste el dolor se debe ir a un profesional de la salud.

Fracaso socialista

NOEL ÁLVAREZ |  EL UNIVERSAL
lunes 15 de junio de 2015  12:00 AM
Los venezolanos estamos sobreviviendo, no se puede hablar de calidad de vida cuando todos los días una o varias tragedias nos estremecen.  La alarmante escalada del hampa, las largas colas que hay que hacer para conseguir alimentos, medicinas, repuestos para vehículos, productos de higiene personal, entre tantas cosas, es un ataque a nuestra integridad.  El gobierno, en vez de asumir que el problema de la escasez es su responsabilidad, en vez de convocar a quienes pueden incentivar la producción nacional, sigue repitiendo que la culpa es de la "Guerra Económica", argumento que  ya nadie se cree, ni  aquí  ni  en el exterior. Todos pagamos las consecuencias del fracaso del modelo socialista, que en nuestro país se traduce en altísima inflación, escasez, pésimos servicios públicos, pérdida de valores, de la ética, entre tantas calamidades que padece nuestra sociedad.

Cada día hay más colas y menos que comprar. El precio de los productos regulados ha generado todo tipo de distorsiones, pero la más terrible sigue siendo el tema de los bachaqueros, a los que no les hacen mella las captahuellas porque  siempre se las ingenian para poder adquirir los productos que están bajo regulación.  Ya se  habla de las mafias de los bachaqueros,  también participan del festín algunos empleados de los comercios. Un joven empaquetador me confesó que entre la propina de los clientes y la venta que hace a los bachaqueros se ganaba unos 25 mil bolívares al mes, mucho más que lo que devenga un profesional.

En las colas pasa de todo. Esta situación ha sacado a relucir lo peor de muchos, hay quienes se le colean a las personas de la tercera edad, otros recurren a la violencia, empujones, golpes, maltratos, son capaces de todo con tal de lograr su objetivo. La gente está agotada, hay rabia, desasosiego, incertidumbre. La mayoría se pregunta  hasta cuándo vamos a soportar esta humillación. Ya nada es igual. Hasta hace poco uno salía a hacer su mercado y podía elegir lo que podía y quería comprar. Ahora regulan casi todo, es increíble que hasta las compras de artículos en las ferreterías, también estén limitadas. Las baterías para los carros ahora serán por sorteo, sin ninguna garantía de transparencia.

Lo que pareciera que no está sujeto a regulación es la adquisición de balas y granadas. Es increíble  cómo en los últimos sucesos los hampones poseen este peligroso artefacto explosivo, como si la venta fuese libre. ¿Dónde las compran?, ¿quién se las da? El tiempo pasa y observamos una sociedad agobiada, mientras el gobierno continúa sin tomar medidas para revertir este desastre.

Coordinador Nacional de "Gente" Generación Independiente

@alvareznv