Razón del nombre del blog

Razón del nombre del blog
El por qué del título de este blog . Según Gregorio Magno, San Benito se encontraba cada año con su hermana Escolástica. Al caer la noche, volvía a su monasterio. Esta vez, su hermana insistió en que se quedara con ella,y él se negó. Ella oró con lágrimas, y Dios la escuchó. Se desató un aguacero tan violento que nadie pudo salir afuera. A regañadientes, Benito se quedó. Asi la mujer fue más poderosa que el varón, ya que, "Dios es amor" (1Juan 4,16),y pudo más porque amó más” (Lucas 7,47).San Benito y Santa Escolástica cenando en el momento que se da el milagro que narra el Papa Gregorio Magno. Fresco en el Monasterio "Santo Speco" en Subiaco" (Italia)

jueves, 22 de mayo de 2014

La Milicia en Venezuela

El Carabobeño 21 mayo 2014

Eumenes Fuguet Borregales (*) || Historia y Tradición

La Milicia en Venezuela
churuguarero77@gmail.com
@eumenesfuguet
La palabra milicia proviene del latín “militia”, de miles, milites, soldado, de los cuales se escoge uno por cada mil para el servicio de armas, con la misión de proteger a las poblaciones. Las milicias se agrupaban principalmente en compañías y batallones, unidades ligeramente organizadas, entrenadas y equipadas. Misiones llevada a cabo hasta finales de la Edad Media, cuando el Ejército Regular poco a poco la desplazó a un segundo plano.
España toma la influencia romana para la formación de sus milicias que luego serian implementadas en la América Hispana. Con la llegada de los conquistadores investidos por “Capitulaciones”, es decir, poderes extraordinarios para ocupar y administrar los territorios colonizados. Una vez concluida la misión, algunos milicianos se incorporaban a las comunidades como ciudadanos, desarrollando labores agrícolas, artesanales o comerciales; algunos continuaban en la milicia, encargados de la custodia de los latifundistas. La persona encargada del mando de estas pequeñas milicias era el “Encomendero”. En 1536, una Real Cedula obligó a los encomenderos a tener caballo y espada; las milicias creadas no formaban una clase distinta de la sociedad del momento, ni existía una obligación del Tesoro Real para el sustento.
Caracas contaba en febrero de 1696 con seiscientos milicianos agrupados en tres compañías de blancos, dos de pardos libres y una de negros libres; era a simple vista una discriminación clasista. Llegaron de España en 1754, los primeros oficiales para encargarse en Caracas del mando de las milicias integradas por voluntarios y con la principal misión de defender la ciudad contra las incursiones de los piratas. Se organizaron batallones de milicias de blancos, de pardos y de negros e indios, estos últimos no disponían de armas de fuego, solo flechas y lanzas. En 1766, habían cuatro grandes cuarteles ubicados en Caracas, San Felipe, Valencia y El Tocuyo; disponían de un reglamento de funcionamiento y sanciones disciplinarias. En abril de 1769, se activa un batallón de blancos y otro de pardos. La Capitanía General de Venezuela disponía en 1771 de 6.714 milicianos entrenados para defenderse de los ingleses y de los piratas; la edad para desempeñarse como miliciano estaba comprendida entre los 15 y 45 años.
A finales del siglo XVIII, en Venezuela inician sus actividades algunas academias de matemáticas, formadoras de oficiales de las Milicias Regladas, únicamente para los blancos criollos, cuyos padres deberían poseer el grado de capitán, ejemplo de ellos lo notamos con los progenitores de nuestro Libertador y el del Gral. Sucre. Francisco “Libertad” Miranda por ser hijo de canario, cuyos nacidos en esas islas eran denominados Blancos de Orilla, tuvo que comprar en España el grado de capitán por 85.000 reales de vellón.
La clase social más numerosa en la época colonial y que luchó por nuestra emancipación fue la de los pardos, entre ellos José Félix Ribas, denominado por Bolívar “Vencedor de los tiranos en la Victoria”. La primera vez que se emplearon las milicias en combate fue en Coro a finales de noviembre de 1810 a las órdenes del Gral. Francisco Rodríguez del Toro, el marqués. El Congreso Constituyente convocado por Páez, reunido en Valencia, estableció el 2 de octubre de 1830, la organización y funciones de la “Milicia Nacional”, dividida en Activa y Local. El Congreso autorizó el 27 de marzo de 1832 al Ejecutivo llamar al servicio a dos mil milicianos.
El 14 de mayo de 1836, se promulgó una ley para reorganizar a la Milicia Nacional. En marzo de 1837 son llamados ocho mil milicianos a las órdenes de Páez para combatir en Apure contra el coronel Francisco Farfán, que al derrotarlo el 26 de abril, recibió el cognomento de “El León de Payara”.
Venezuela contaba en 1840, con 72.413 milicianos. A raíz de los graves sucesos ocurridos en enero de 1848, el Congreso llamó al servicio a diez mil milicianos. Concluida la Guerra Federal, con la firma del Tratado de Coche el 22 de mayo de 1863, se establece que “La fuerza pública se divide en Naval y Terrestre y se compondrá de la milicia ciudadana que organicen los estados según sus leyes”. Es promulgada en 1882, el Código Militar, dándole a la milicia la denominación de “Ejército de Reserva”. El Gral. Juan Vicente Gómez organizó en 1910 el Ejército Nacional.
El presidente Hugo Chávez Frías emitió el 24 de mayo del 2004, las disposiciones pertinentes para activar la Milicia Bolivariana como un Cuerpo Especial organizado por el Estado Venezolano para materializar el principio de corresponsabilidad y tiene como objetivo principal interactuar con la sociedad en su conjunto para la ejecución de la defensa integral de la Nación.
(*) Gral. De Bgda.