Razón del nombre del blog

Razón del nombre del blog
El por qué del título de este blog . Según Gregorio Magno, San Benito se encontraba cada año con su hermana Escolástica. Al caer la noche, volvía a su monasterio. Esta vez, su hermana insistió en que se quedara con ella,y él se negó. Ella oró con lágrimas, y Dios la escuchó. Se desató un aguacero tan violento que nadie pudo salir afuera. A regañadientes, Benito se quedó. Asi la mujer fue más poderosa que el varón, ya que, "Dios es amor" (1Juan 4,16),y pudo más porque amó más” (Lucas 7,47).San Benito y Santa Escolástica cenando en el momento que se da el milagro que narra el Papa Gregorio Magno. Fresco en el Monasterio "Santo Speco" en Subiaco" (Italia)

domingo, 18 de mayo de 2014

Ya sabemos todo esto.... pero aun impresiona leerlo! Se lee UNA Y OTRA VEZ... y es difícil CREER/ACEPTAR que nuestro país haya llegado a esto... y esté HOY como está. Es una muy triste realidad...

Editorial periódico de Londres "LOCO EXPERIMENTO SOCIALISTA DESTRUYE UNA NACIÓN"
Periódico de Londres "LOCO EXPERIMENTO SOCIALISTA DESTRUYE UNA NACIÓN"

Venezuela’s mad socialist experiment is destroying a nation

http://www.cityam.com/article/1394504131/venezuela-s-mad-socialist-experiment-destroying-nation

Allister Heath
March 11, 2014, 2:15am
IF you want to see how to destroy an economy and a society, look no further than Venezuela. One year after the death of Hugo Chavez, its disastrous communist president, the country is on the verge of total collapse under his equally appalling successor Nicolas Maduro.
Food is running out, as are other essentials, even though the country claims the world’s largest oil reserves. There are shortages of toilet paper and soap, empty shelves and massive crowds queuing for hours in front of supermarkets. Patients are sometimes having to buy their own medicines; doctors are warning that 95 per cent of hospitals have only five per cent of the supplies they need. The central bank’s scarcity index has reached a record of 28 per cent, which means that more than one in four basic goods are out of stock at any time; and the situation has worsened considerably since the figures were last compiled.
The reason? A brain-dead rejection of basic economics, and a hardline, anti-market approach of the worst possible kind. There are maximum prices, other prices controls, profit controls, capital controls, nationalisations, expropriations and every other statist, atavistic policy you can think of. An extreme left wing government has waged war on capitalism and won; and as ever, ordinary people are paying the price.
There are constant clashes with the police. At least 20 protesters have been killed. The media is being censored. The country is now one of the most dangerous places in the world. Independent observers estimate that there were close to 25,000 murders in 2013, five times the amount seen in 1998, when the current regime took over and really started to wreck the country. There are 30m Venezuelans, less than half the number of Brits; to put the figures in context, the police recorded 532 homicides in the UK in the year to June 2013.
The government claims that oil production is 3m barrels per day; the real figure is closer to 2.3m and yet the country is still having to import petrol. Capital Economics estimates that Venezuela’s overall exports are 11 per cent lower than the government claims, and that cash foreign reserves are virtually zero, against a supposed stockpile of $20bn, including gold. The official exchange rate is 6.3 bolivars per dollar, which is a bad joke; the real market rate is around 80 bolivars per greenback. With hard currency running out, and the country having to fork out $10bn to service its national debt this year, the regime will soon have to choose between buying food or defaulting.
In the meantime, the money printing presses are in overdrive. The Johns Hopkins–Cato Institute Troubled Currencies Project estimates that Venezuela’s implied annual inflation rate has reached 302 per cent; actually recorded inflation was already an eye-watering 56 per cent last year. The middle classes and anybody on a fixed income, or who isn’t protected against inflation, is being wiped out.
This is a hugely important story and yet one which has been covered insufficiently prominently in the UK, partly because we are understandably more concerned with what is happening closer to home in Ukraine. Yet the political blunders and the economic illiteracy at play in Venezuela have universal applicability, and are therefore just as relevant to us than Putin’s power grab.
The lesson from all of that is clear. Socialism doesn’t work. Price controls don’t work. Stealing people’s property doesn’t work. Chasing away foreigners doesn’t work. Destroying the supply-side of an economy doesn’t work. Supply, unsurprisingly, has collapsed, as has investment, and that means fewer goods in the shops as well as reduced incomes. Companies aren’t allowed to increase prices, despite rampant inflation, so they are not selling at all. It is a spectacularly horrible case of what FA Hayek called the Road to Serfdom. The world must pay more attention to Venezuela’s plight.
allister.heath@cityam.com
Follow me on Twitter: @allisterheath


TRADUCCION:  por Allister Heath
11 de marzo 2014, 14:15
SI usted quiere ver cómo destruir una economía y una sociedad, no busque más, Venezuela. Un año después de la muerte de Hugo Chávez, su presidente comunista desastroso, el país está al borde del colapso total con su sucesor igualmente atroz, Nicolás Maduro.
Alimentos se está acabando, al igual que otros elementos esenciales, a pesar de que el país reclama de petróleo más grande del mundo reservas. Hay escasez de papel higiénico y jabón, estanterías vacías y multitudes haciendo cola durante horas frente a los supermercados. Los pacientes a veces se tienen que comprar sus propios medicamentos; los médicos advierten que el 95 por ciento de los hospitales tienen sólo el cinco por ciento de los suministros que necesitan.Índice de escasez del banco central ha alcanzado un récord de 28 por ciento, lo que significa que más de uno de cada cuatro productos básicos no están en stock en cualquier momento; y la situación ha empeorado considerablemente ya que las cifras fueron compiladas última.
¿La razón? Un rechazo de muerte cerebral de economía básica, y un enfoque anti-mercado de línea dura de la peor especie. Hay precios máximos, otros controles de precios, controles de ganancia, los controles de capital, nacionalizaciones, expropiaciones y todos los demás, la política estatal atávico que se pueda imaginar. Un gobierno de izquierda extrema ha hecho la guerra en el capitalismo y el ganado; y como siempre, la gente común está pagando el precio.
Hay constantes enfrentamientos con la policía. Al menos 20 manifestantes han sido asesinados.Está siendo censurado los medios de comunicación. El país es ahora uno de los lugares más peligrosos del mundo. Los observadores independientes calculan que había cerca de 25.000 asesinatos en 2013, cinco veces la cantidad observada en 1998, cuando el régimen actual se hizo cargo y realmente comenzó a destruir el país.Hay venezolanos 30m, menos de la mitad el número de británicos; para poner las cifras en contexto, la policía registró 532 homicidios en el Reino Unido en el año hasta junio de 2013.
El gobierno afirma que la producción de petróleo es de barriles por día 3m; la cifra real está más cerca de 2,3 millones y, sin embargo el país todavía tiene que importar gasolina. Capital Economics estima que las exportaciones totales de Venezuela son 11 por ciento inferiores a las afirmaciones del gobierno, y que las reservas de divisas en efectivo son prácticamente cero, en contra de una supuesta reserva de $ 20 mil millones, incluido el oro. El tipo de cambio oficial es de 6,3 bolívares por dólar, que es una broma de mal gusto; la tasa real de mercado es de alrededor de 80 bolívares por dólar.Con moneda fuerte acabando, y el país tiene que desembolsar $ 10 mil millones para pagar su deuda nacional de este año, el régimen pronto tendrá que elegir entre comprar alimentos o moroso.
Mientras tanto, el dinero imprentas están en marcha. El Instituto Cato Johns Hopkins-Preocupado Monedas Proyecto estima que la tasa anual de inflación implícita de Venezuela ha llegado a 302 por ciento; la inflación que se registra realmente ya era un ojo-riego del 56 por ciento el año pasado. Las clases medias y cualquiera con un ingreso fijo, o que no está protegido contra la inflación, está siendo exterminados.
Esta es una historia muy importante y sin embargo uno que ha sido cubierto suficientemente prominente en el Reino Unido, en parte porque estamos comprensiblemente más preocupados con lo que ocurre cerca de casa en Ucrania. Sin embargo, los errores políticos y el analfabetismo económico en juego en Venezuela tienen aplicabilidad universal, por lo que son igual de importantes para nosotros de lo que toma de poder de Putin.
La lección de todo esto es clara. El socialismo no funciona. Los controles de precios no funcionan.Robo de propiedad de la gente no trabaja.Ahuyentando los extranjeros no funciona.Destruyendo el lado de la oferta de una economía no funciona. Suministro, como era de esperar, se ha derrumbado, al igual que la inversión, y eso significa menos bienes en las tiendas, así como reducción de los ingresos. Las empresas no están autorizados a aumentar los precios, a pesar de una inflación galopante, por lo que no están vendiendo nada. Es un caso espectacularmente horribles de lo que FA Hayek llamó el Camino de servidumbre.El mundo debe prestar más atención a la difícil situación de Venezuela.
allister.heath @ cityam.com
Sígueme en Twitter: @ allisterheath