Razón del nombre del blog

Razón del nombre del blog
El por qué del título de este blog . Según Gregorio Magno, San Benito se encontraba cada año con su hermana Escolástica. Al caer la noche, volvía a su monasterio. Esta vez, su hermana insistió en que se quedara con ella,y él se negó. Ella oró con lágrimas, y Dios la escuchó. Se desató un aguacero tan violento que nadie pudo salir afuera. A regañadientes, Benito se quedó. Asi la mujer fue más poderosa que el varón, ya que, "Dios es amor" (1Juan 4,16),y pudo más porque amó más” (Lucas 7,47).San Benito y Santa Escolástica cenando en el momento que se da el milagro que narra el Papa Gregorio Magno. Fresco en el Monasterio "Santo Speco" en Subiaco" (Italia)

sábado, 30 de julio de 2011

Carta a un concejal de Caracas que se metió como muchos de su generación de valencianos arribistas en la política nacional sin méritos conocidos

Caracas: Julio 27,2011


Concejal

Antonio Ecarri

Alcaldía de Chacao

Ciudad

Mi estimado Antonio:

La presente es para poner mi renuncia ante ti de seguir trabajando a favor de la organización del premio literario que te propones realizar. Después de nuestra conversación, después de la forma airada en que me hablaste, a gritos, me es imposible seguir. Me queda la íntima alegría que actué ante ti con educación al escuchar lo que de forma intemperante me dijiste.

Máxime, lo que me es mas grave: tu oposición abierta a pagar a los intelectuales que iban a ser jurados por la labor que cumplirían. Ser jurado es un trabajo y todo trabajador merece un pago por lo hecho, es de hecho reconocido en nuestras leyes. Ser jurado de un concurso, tener que leer, evaluarlos, formarse un juicio crítico sobre cada uno de los libros presentados es un trabajo, una labor que requiere una formación previa. Creo si tú pensaras contratar a un ingeniero, a un economista, a un abogado, pensarías en pagarle por su trabajo pero ello, según tu, no debe ser hecho a los intelectuales. Por qué consideras que los escritores somos ciudadanos de segunda categoría, no lo entiendo. Debo decirte que los escritores debemos pagar en el automercado, en la farmacia, el teléfono, la electricidad, el condominio, el colegio de nuestro niños. Por ello debemos recibir un pago por nuestras labores, el trabajo es lo único que honra al ser humano. Trabajar para la Alcaldía siendo jurado de un concurso literario merecía un pago como todo trabajo.

Pero ante tu radical oposición yo debo renunciar porque no puedo pedir a ninguno de mis compañeros trabajar gratis para la Alcaldía, una Alcaldía rica como es la de Chacao.

Yo debo tomar esta decisión para ser fiel a mi mismo: cuando en 1984 creé el Premio Literario Fundarte además de lo que se pagaba a los autores por la presea recibida y el costo de la edición del libro galardonado, se pagó siempre a los jurados por su trabajo. Y además lo hago por tradición familiar: mi mamá, la escritora Irma De Sola Ricardo, como presidenta de la Asociación de Escritores Venezolanos logró que el Concejo Municipal de Caracas, ahora Alcaldía de Caracas, pagará a los jurados del Premio Municipal cada vez que este fuera convocado. Este ejemplo cundió pues pronto lo mismo hizo el Conac. Se logró que el trabajo de los intelectuales fuera visto como se debía. Así debe ser. Y como tu oposición a hacerlo es frontal no puedes contar ni conmigo ni con ninguno de los miembros del jurado que había personalmente escogido para el evento. Ellos, como gente de letras, merecen respeto.

Y debo hacerlo además porque he sido siempre un defensor como crítico literario, como columnista cultural, de la condición del intelectual entre nosotros, siempre expoliada en nuestro medio. Y no tengo miedo al hacerlo, prefiero la autenticidad, la soledad, la pobreza incluso, inculcaba por nuestro señor don Quijote a los escritores cuando escribió “Alcanzar algunos ser eminente en letras le cuesta tiempo, vigilias, hambre, desnudez, váguidos de cabeza, indigestiones de estomago”. Y porque además, como dijo mi inolvidable maestro don Ramón Díaz Sánchez(1903-1968), soy como él de aquellos que detestan “la demagogia sin disimulos ni ocultaciones; prefiero la soledad a la compañía de los bellacos que fingen rendir culto al espíritu para dar satisfacción a sus vientres. En una palabra: conservar el valor de ser antipático”.

Tal el sentido de estas palabras, escritas para defender la condición de los intelectuales y escritores, protestar sobre el derecho conculcado por ti a recibir un pago por su trabajo, señalar que los miembros de la comunidad de los que piensan y escriben tiene un valor dentro de nuestra sociedad.

Roberto Lovera De-Sola.

RESPUESTAS RECIBIDAS

29-7-2011

1)Desde Bogotá

Querido Roberto: no me extraña en lo mas mínimo. Si te contara.

Rafael Arraiz Lucca, poeta, editor, profesor.

2)!Excelente! Roberto. Los que nos dedicamos al trabajo intelectual también merecemos respeto y consideración. Gracias por tu argumentación.

Mirela Quero, investigadora histórica.

3)Muy buena esta argumentación a favor de los intelectuales. Siempre ha existido la intolerancia y la marginación hacia los hombres de letras, así que es más que justo y necesario que expresaras esta valiosa opinión que comparto.

Saludos, Ana María Velazquez, poeta, narradora.

4)Con estupefacción recibo tu correo, no conozco los detalles, pero comparto tu criterio acerca del trabajo de los escritores, al igual que tú y Doña Irma, a quien recuerdo con cariño, cuando me ha tocado ejercer funciones directivas siempre he sostenido que el saber no sólo pesa y ocupa lugar, también cuesta. Sé acabó el tiempo de los intelectuales que viven del aire y de las ideas.

Me extraña lo de Antonio a quien mucho aprecio, ha debido ser un arranque de esos que los humanos padecemos, ojala sirva tu correo para que gallardamente el amigo Antonio lo piense mejor, y todo discurra como debe ser entre gente tolerante.

Un abrazo, como siempre, Enrique Viloria Vera, poeta, ensayista, profesor.

5)Bien dicho Roberto. Getulio Tirado, ingeniero, gran lector.

6)Igual que Getulio. Bien dicho.

Elisa Arraiz Lucca, novelista

7)Querido Roberto, aún sin saber los detalles de lo que ocurrió pero que se puede inferir por tu carta al fulano Ecarri, te envío un gran abrazo de solidaridad con todo mi cariño y mi admiración por tu firmeza en la defensa de los valores en los que has creído toda la vida. Ojala todos los intelectuales venezolanos tuvieran esa misma honestidad y esa valentía para enfrentar a los burócratas...........¡otro gallo cantaría!

Nuevamente recibe mi completa adhesión, Elizabeth Guerrero, pianista.

8)Apreciado amigo:

Lo que te ha ocurrido refleja la descomposición que está viviendo el país, aunque sorprende la actitud de Ecarri.

Lo he conocido y tratado. Creo que es un joven político valenciano que está haciendo una estupenda labor en la Casa Uslar Pietri y en la Alcaldía.

Es posible que el éxito que ha tenido en Caracas se le haya subido a la cabeza, pero también es posible que, tal como tú aseveras, tenga una pobre opinión sobre los intelectuales de este país.

Estimo que lo que le dices refleja la sinceridad que te caracteriza, pero sobre todo valor y dignidad.

Ojala Ecarri te presente las excusas que te mereces y que las cosas regresen al lugar de donde no deben haber salido nunca.

Sería muy bueno para el país y para el mundo de las letras.

Es válida la oportunidad para reiterarte mi aprecio.

Amigo, Carlos Alarico Gómez, periodista, historiador, profesor.

9)Roberto: Muchas gracias. Acabo de leer una carta tuya a un tal Antonio ...creo...Ecarri...a quien no conozco.....en relación a la renuncia que has hecho pública frente a un trato injusto, indigno y grosero a tu persona por pedir simplemente que te compensen tu trabajo de lector en un concurso de escritores. Veo que hay gente insensible, nada inteligente y atropelladora. Y peor que no reconozcan quien eres tu en las letras venezolanas. Cómo si ello se improvisara. Te felicito por ser tan puntual en la defensa de tus mejores y legítimos derechos, Heraclio Atencio Bello, presidente de la Fundación Venezuela Positiva.

10)Estoy contigo Roberto José.

Leandro Area, internacionalista y poeta.

Incluyó este poema de Eugenio Montejo en su respuesta: “

Manoa

No vi a Manoa,/ no hallé sus torres en el aire,/ningún indicio de sus piedras./Seguí el cortejo de sombras ilusorias/que dibujan sus mapas./Crucé el río de los tigres/y el hervor del silencio en los pantanos./Nada vi parecido a Manoa/ni a su leyenda./Anduve absorto detrás del arco iris/que se curva hacia el sur y no se alcanza./Manoa no estaba allí, quedaba a leguas de esos mundos,/-siempre más lejos./Ya fatigado de buscarla me detengo,/¿qué me importa el hallazgo de sus torres?/Manoa no fue cantada como Troya/ni cayó en sitio/ni grabó sus paredes con hexámetros./Manoa no es un lugar/sino un sentimiento./A veces en un rostro, un paisaje, una calle/su sol de pronto resplandece./Toda mujer que amamos se vuelve Manoa/sin darnos cuenta./Manoa es la otra luz del horizonte,/quien sueña puede divisarla, va en camino,/pero quien ama ya llegó, ya vive en ella(de Trópico absoluto,1982).

11)Apreciados todos:

No puedo estar más de acuerdo con Roberto, Ana Teresa y otros corresponsales. El remedio para esa absurda concepción de que no debe pagarse (o debe pagarse apenas gastos) el trabajo del intelectual, se combate no aceptando trabajar de gratis. Tal vez no estaría mal hacer llegar este mensaje al señor Ecarri con nuestras firmas.

Afectuosos saludos a todos,

Carlos Pacheco, profesor, crítico literario

Comentario a Carlos Pacheco: Mi queridísimo Carlos: tienes razón en lo que dices. Solo que yo fui sorprendido en mi buena fe, nunca pensé trabajar sin cobrar. Pero cuando llegamos al punto todo estalló. Sentí en conciencia que debía dejar constancia escrita de la protesta en mi nombre y en nombre de los cuatro otros jurados que había escogido. Era lógico que no podíamos trabajar sin cobrar. Saludos muchos a para ti y Luz Marina: RJ

12)No se de que premio hablas, pero es muy sorprendente lo ocurrido. He programado distintas cosas con la Fundación Chacao y jamás se ha planteado que los escritores no cobren por su trabajo, por el contrario, se estiman honorarios para ello. Entiendo que esto es la alcaldía y no la fundación, pero igualmente el Sr. Ecarri debería alinearse con los procedimientos de la fundación cultural de la alcaldía.

En fin, en estas cosas los escritores debemos ser solidarios y cuando vengan a proponernos un trabajo gratis, decir simplemente que no

Saludos cordiales, Ana Teresa Torres, novelista, psicoanalista.

13)Apreciado Roberto,

Recibe mi absoluta solidaridad con tu elegante y bien educada carta de renuncia. Un cordial abrazo,

Armando Scannone, gastrónomo, autor de libros de cocina.

14)Roberto deploro profundamente lo que te ocurrió con Antonio Ecarri y la verdad me sorprende mucho su actitud ya que lo tengo como hombre decente. Demás està decirte que suscribo íntegramente el texto del correo que le enviaste y deseo que esa escaramuza se solvente. No dudo que así será. Te quiero, yo. Marisela Godoy, abobada, Juez Penal.

15)Claro amado, claro que tenías que responderle, dejarse avasallar ¡jamás! pero...

Bueno ya lo conversaremos mañana.

Sobre mi ida mañana te llamo y acordamos

Un besito, Thais Erminy, dramaturga, publicista.

16)Lamento mucho el mal rato, además por supuesto de lo injusto e irrazonable de la situación. Un abrazo, Marina Windevoxhel, editora de la página www.arteenlared.com

17)Hola Roberto así habrá sido de grande el maltrato que has hecho un acto público de indignación. Bien por eso

Dobrud González.

Respuesta: Sí, no pude dormir esa noche, pero pensé en los compañeros también expoliados por el Concejal, rj

18)Apreciado Roberto,

Creo que tienes un punto importante y estoy segura de que Antonio Ecarri lo va a reconsiderar. El trabajo intelectual demanda y debe ser remunerado, como bien señalas.

Yo conozco bien a Antonio y lo tengo en alta estima, como hombre inteligente, ponderado y consciente. Si te habló a gritos debe haber tenido un mal día. Todos lo tenemos. Un abrazo, Carolina Jaimes Branger

19)Muy querido Roberto, pareciese que el irrespeto al trabajo intelectual continúa siendo parte de nuestra cotidianidad...Es tiempo siempre de rectificar, y si no fuere el caso de quien tengo la opinión de ser un político entregado a su causa, deseo pensar que es una excepción que lamento. Recibe mi apoyo y solidaridad. Malena Roncayolo

20)Mi muy estimado don Roberto,

Impresionado quedo al leer su renuncia, por supuesto, no por usted que más bien merece honra por todo el esfuerzo y compromiso que ha representado y representa para el mundo cultural venezolano. Su lucha y causal es justa, y debe apoyarse; porque es de claridad meridiana incuestionable y en lo que respecta a usted porque es impulsada por la noble inspiración del ejemplo familiar. Es un elemento de lo que llamo nobleza recíproca “(…) creemos, que el padre no es quien ennoblece al hijo sino viceversa; pero hilando más fino podríamos hablar de la “nobleza recíproca” en donde, por un lado, el padre se hace noble por sus actos y el hijo, por el otro, quien sólo recibe una nobleza “espejada”, debe verdaderamente ganársela con sus actos para así ennoblecerse y, entonces, proyectar y enaltecer a sus antecesores.” (Rodrigo Lares Bassa, Ortega y Gasset: nobleza y pueblo joven, EL UNIVERSAL, 11/01/2006).

Ser intelectual, en absoluto, es menos que otro profesional; quizá sí, es más sacrificado que muchos: porque se exprime a sí mismo. Y ello hay que honrarlo. “La pluma es lengua del alma decía Miguel de Cervantes, y para poder reflejarla tenemos el instrumento del intelecto. Es así como pensamos en que se concibe la buena escritura, la cual conlleva consigo la penitencia del peregrinaje por ese arduo y extraño camino donde gravita la creatividad del escritor quien, en su trajinar, no hace más que exprimir su ser para materializarlo en tinta. (…) Creemos así sensato matizar en lo que atañe al arte de escribir, porque lo anterior lo referimos al escritor y no al escribidor. Porque escritor es aquél que impone su personalidad y pensamientos ante las melladuras de la vida; es aquél que es capaz de sacar de sí su órdago para defender su opinión. Es aquél que tiene a la literatura como su mazo personal.” (Rodrigo Lares Bassa, Escritor e Intelecto, EL UNIVERSAL, 20/08/2007).

Comparto totalmente tu opinión y posición, el saber implica muchos sacrificios personales que después alumbran a muchos con su buen tino y ello nunca debe ser regalado, primero, porque así no se aprecia sus receptores no aprecian el esfuerzo y, segundo, porque el intelectual también es un ser humano de necesidades y anhelos. Estoy seguro que este impase se solucionará para bien y que justamente la intelectualidad logrará la rectificación. Tengo del señor Ecarri, al igual como han dicho otros intelectuales amigos, que es un político entregado a su causa por lo que deseamos pensar que es una excepción que se lamenta.

“Un intelectual es una persona cuya mente se mira a sí misma.” Albert Camus

Un fuerte abrazo,

Rodrigo E. Lares Bassa

21)Insólito que en 2011 un Concejal sea tan ajeno a las responsabilidades de los intelectuales y los irrespete desconociendo sus derechos, soy solidaria contigo y apoyo tus gestiones, cuenta conmigo para cualquier pronunciamiento. Saludos y afecto, Ivonne Rivas

22)Me parece lo justo, te apoyo. Elsa Montes

23) Estimada Sra. Carolina Jaimes Branger:

La saludo muy cordialmente en la ocasión de darle las gracias por su E-mail y solidarizarme con la postura digna y clara que ha tenido Roberto en relación a la justa remuneración que deben recibir los jurados.

He sido compañera de trabajo de Roberto en la Biblioteca Nacional y hemos compartido Amistad y combatividad con estas posturas tan arbitrarias que sostiene el común de las personas sobre lo gratuito que creen, debe ser la actividad intelectual

Pienso que Roberto está sentando un buen precedente y está siendo didáctico con su escrito.

Los Bibliotecólogos es otro de los gremios que ha recibido con más frecuencia un trato descriminatorio parecido. Siempre comento que se nos aborda por teléfono, en una fiesta, en todas partes y se nos solicita información profesional, listas de obras, criterios y a nadie se le ocurre pensar que debe ser una actividad remunerada.

Esas mismas personas son incapaces de solicitar le a un Abogado sus servicios, sin pensar que no le deben remunerar.

En el caso de ser jurado, la actividad intelectual es intensa, debes dedicarle tu valioso tiempo a leer miles de originales y poner toda su cultura, formación, criterio, gustos y sugerencias ante tan digna actividad.

No conozco al señor Ecarri, pero siempre es bueno que los jóvenes tengan acceso a información y matices tan importante para el desarrollo armonioso de las cosas. Seguro que lo entenderá así y ojalá pueda elegantemente rectificar

Reciba un cordial saludo,

Atentamente:

María Elena Bermúdez Carpio

Bibliotecóloga


Querido Roberto:

Como caraqueña que conoce el movimiento cultural valenciano

porque vivo en esta ciudad carabobeña desde 1974 cuando salí de

Caracas siendo empleada de la Biblioteca Nacional, institución a

la que entré de tu mano el 1 de agosto de 1970, por ser tu alumna

y amiga, en calidad de Investigadora bibliográfica que también

tú me enseñaste a amar en las aulas del Internado "San José de

Tarbes" (El Paraíso) y nutriste en los años de mis estudios de Letras

en la UCAB y asi ha sido haste el presente, te doy el más

encarecido abrazo por sentar este precedente

pues vivi en carne propia, y tú lo sabes porque prologaste mi libro catártico

"Hoy es mañana" presentado y bautizado en la Fundación

"DR.Francisco Herrera Luque" en Altamira, la acción de esta generación

de jóvenes valencianos, carentes del más lejano vestigio de nobleza

y cultura, tanto que han llegado a ordenar que se desmonten cuadros

de artistas famosos como Fabiola Sequera, de exposiciones

privadas, sólo porque a ellos les da la gana hacer alardes de poder

y cercanía con las autoridades de turno, esperando en el fondo

Gobernaciones regionales o Alcaldías de prestigio sin tener los méritos

necesarios, sino su capacidad de arribismo despiadado, su despotismo

como presencié en un restaurante local de prestigio, a quien diriges

tu carta, irse sin pagar después de saciarse él y sus escoltas, aduciendo

a gritos que lo servido no había sido de su agrado. Humillando de

manera increíble a la gerente del lugar y dueña, joven mujer para

más señas...Si eso es ser un forjador de la cultura del país y representante

de una región como la carabobeña, podemos entender por qué el

país ha llegado a los bajos niveles que hemos tocado.

Tu y todos los que te apoyamos nos formamos en el ideal de otra

Venezuela, y nunca hemos defraudado ese sueño. Con mi más cariñoso

abrazo. Tu amiga de tantos años y luchas Josefina Weidner

Valencia, 30 de julio 2011