Razón del nombre del blog

Razón del nombre del blog
El por qué del título de este blog . Según Gregorio Magno, San Benito se encontraba cada año con su hermana Escolástica. Al caer la noche, volvía a su monasterio. Esta vez, su hermana insistió en que se quedara con ella,y él se negó. Ella oró con lágrimas, y Dios la escuchó. Se desató un aguacero tan violento que nadie pudo salir afuera. A regañadientes, Benito se quedó. Asi la mujer fue más poderosa que el varón, ya que, "Dios es amor" (1Juan 4,16),y pudo más porque amó más” (Lucas 7,47).San Benito y Santa Escolástica cenando en el momento que se da el milagro que narra el Papa Gregorio Magno. Fresco en el Monasterio "Santo Speco" en Subiaco" (Italia)

domingo, 31 de julio de 2011

TERESITA, CHUSMITA Y COQUITO La vida después de Tío Simón

TERESITA, CHUSMITA Y COQUITO
La vida después de Tío Simón

"No quería saber nada de los medios de comunicación. Me dediqué de lleno a mi trabajo y a mi familia" "La televisión como que se olvida de uno. La gente siempre me preguntaba cuando iba a volver" "Tengo 26 años más que cuando comencé, un poquito más que eso. Sigo solterito y a la orden"

Los llamados sobrinos de Simón Díaz se reencontrarán hoy en la sala José Félix Ribas del Teatro Teresa Carreño
| 1 | 2 | 3 |
DANIEL FERMÍN , TERESA DUQUE , TERESITA , VIRGILIO GARCÍA TIRADO , CHUSMITA , WILMER MACHADO , COQUITO | EL UNIVERSAL
domingo 31 de julio de 2011 12:00 AM

El teléfono lo atendió una niña. Por su voz aguda, no debe tener más de 10 años: ¿Aló? dijo apenas contestó. Se le preguntó por Teresita y respondió que estaba dormida. Le pasó el celular a su tío. Donalkys, se llama la infante. Y es la hija de Teresa Duque, la misma que en los años 80 se convirtió en la sobrina de Simón Díaz. Aquel que haya vivido esa época aún debe recordarla en la pantalla de Venezolana de Televisión en Contesta por tío Simón.

Hoy Teresita tiene 37 años. Y se reencontrará, dos décadas después, con dos de esos sobrinos (hoy, 11:00 am, Teatro Teresa Carreño) con los que compartió en su infancia. Ya no es aquella niña de crinejas que muchos tienen en su memoria. Hoy es una madre soltera de tres hijos, que ya se alejó del mundo televisivo. "No quería saber nada de medios de comunicación. Me dediqué de lleno a mi trabajo y mi familia", contó una vez se despertó.

La televisión la dejó atrás. Como un primer amor al que nunca se olvida, pero que el tiempo se encarga de distanciar. "Aún siento nostalgia. Tengo videos que veo con mis hijos. Ellos ven los programas de aquella época", dijo. Y aunque su pasado le traiga recuerdos, no tiene planeado volver a la pantalla. "La televisión ya no me llama la atención. Prefiero cantar. Así me digan que soy buena actriz, que soy muy cómica, no pienso regresar".

Fue el canto lo que la atrapó. Tanto, que los últimos tres lustros se ha dedicado a ello. Casi que de manera clandestina. "Tengo unos 16 años con la Orquesta de la Guardia Nacional, como solista", indicó. Antes de ello, hizo teatro y radio. "Trabajé en Radio Rumbos, grabé algunas cuñas, actué en una obra. Estuve así hasta que llegué a la Orquesta", recordó.

Está claro: su vida cambió después de su participación en el programa que la marcó para siempre. Aún, en la calle, la llaman Teresita. "Siempre me dicen: 'Ella es la que estaba en Contesta por tío Simón'. Y después que salió esto del reencuentro he recibido llamada tras llamada. Muchísimos mensajes. La gente no olvida".

Y aunque se distanció de aquella etapa, Teresa Duque también recuerda. A Simón Díaz, al que no ve desde hace casi 10 años, siempre lo tiene presente. "Me hubiese gustado que estuviese en el espectáculo. La última vez que lo vi, mi segunda hija tenía nueve meses", agregó. Ahora serán sus hijos quienes la verán a ella en vivo, al fin, sobre el escenario.

Chusmita

Virgilio García Tirado fue el primero de los sobrinos. A los cuatro años participó en el Festival de la Canción Infantil que entonces organizó Sábado Sensacional (Venevisión) y quedó en el segundo lugar con el tema "Oye Chusmita". Desde entonces se le conoce así.

Luego se juntó con Simón Díaz, grabaron algunos micros educativos y se creó el programa que lo popularizó. Eso fue hace más de 20 años. Como Teresita, después de aquella etapa televisiva se desapareció de la pantalla. Nunca más se le vio delante de las cámaras.

Aunque a diferencia de su prima putativa, Virgilio no se desligó de los medios. "Uno queda con ese gusanito de la televisión y yo me dediqué a hacer alguna que otra cosa en la producción. También al trabajo detrás de cámara. Tuve varios programas de radio. Los producí yo mismo. Hice cursos y talleres", dijo "Chusmita".

Hoy, aquel niño que aparecía cada lunes en la Tv, es un hombre de 36 años que tiene una hija de 13. Está separado y vive con su padre. Tras dejar el programa, realizó Despierta venezuela, un espacio radial que se trasmitía a diario a las 5:00 de la mañana en Radio Venezuela. "Después, hice un programa de música venezolana en internet, en Radio Clic. De ahí fui a Radio Sensación. De resto, me dediqué al canto", repasó.

Y ahí se quedó, con la música. Sacó un disco y ahora trabaja con la Compañía Nacional de Música. Desde octubre del año pasado, está como productor de esa empresa. "Un día un amigo que trabaja ahí me llevó. Me preguntaron si estaba interesado en estar con ellos y desde ese momento formo parte de ese equipo", contó García, a quien le gustaría regresar algún día a la pantalla.

Si fue Teresita quién se olvidó de la televisión, con "Chusmita" fue la televisión la que lo dejó a él. Y que lo dejen a uno duele más que sea uno quién termine la relación. "La televisión como que se olvida de uno. Y como ahora se busca más lo físico sobre todo lo demás, es difícil. Las personas siempre me preguntaban: '¿Tú no vas a salir más en TV?' Pero es cuestión de que me llamen", indicó.

Todo este tiempo que ha estado apartado le ha hecho falta. "La extraño, no te voy a mentir. Desde niño fui formado y conocido a través de la televisión. Decir que no me hizo falta es mentira. Y no solo a mí me hizo falta la televisión, sino que la imagen de Virgilio le hizo falta al público. La gente de alguna manera lo reclama", concluyó. Hoy lo verán otra vez.

Coquito

Wilmer Machado aceptó la entrevista con una condición: "Sólo si me llamas por mi nombre artístico", bromeó. Resulta difícil llamarlo de otra forma que no sea "Coquito". Así se le ha conocido toda su vida al artista que apareció en Venezolana de Televisión en 1985.

El casting decía que se buscaba "un muchacho de color arrosquetao', de cabello ensortijao', que baile y que sea dicharachero". Y así es él. A partir de ahí, nunca se desconectó del medio. Fue el único de los tres que durante estos años se mantuvo en la movida.

"Participar en Contesta por tío Simón fue la concreción de mi sueño. Yo quería hacer televisión desde niño y ese fue el punto de partida. Fue mi primer trabajo", explicó "Coquito", que sigue "solterito y a la orden". A él le gusta bromear con su edad: "Tengo 26 años más que cuando comencé, un poquito más que eso. Yo no cumplo años, me da flojera".

Lo que si ha cumplido son etapas. Estudió danza, hizo teatro, actuó en telenovelas, estudió canto y tiene su propia orquesta. Hoy conduce el programa Y lo demás es lujo, en La Tele. "Yo me dediqué a ser artista", concluyó "Coquito". Fue él quién se animó a cuadrar este reencuentro, 20 años después.