Razón del nombre del blog

Razón del nombre del blog
El por qué del título de este blog . Según Gregorio Magno, San Benito se encontraba cada año con su hermana Escolástica. Al caer la noche, volvía a su monasterio. Esta vez, su hermana insistió en que se quedara con ella,y él se negó. Ella oró con lágrimas, y Dios la escuchó. Se desató un aguacero tan violento que nadie pudo salir afuera. A regañadientes, Benito se quedó. Asi la mujer fue más poderosa que el varón, ya que, "Dios es amor" (1Juan 4,16),y pudo más porque amó más” (Lucas 7,47).San Benito y Santa Escolástica cenando en el momento que se da el milagro que narra el Papa Gregorio Magno. Fresco en el Monasterio "Santo Speco" en Subiaco" (Italia)

sábado, 30 de julio de 2011

Los Cuatro Gigantes del alma contra la Juez Affiuni. Resumen brutal del ataque contra la mujer en Venezuela


La Virgen tiene a la Iglesia, María Lionza a sus devotos y María Teresa Castillo a
toda la intelectualidad venezolana y extranjera ¿A quién tiene una mujer sola,
madre soltera, que estudió Derecho y logró por méritos ser recta Jueza y como
tal es fiel a sus principios y actúa.¿Con quién cuenta para su defensa cuando fue
condenada directamente por Hugo Chávez en cadena nacional? Sin piedad además
la Sala Constitucional del TSJ denegó a la jueza Afiuni el amparo solicitado contra
su detención domiciliaria y exigencia de su libertad.
Ya no es el presidente sin piedad condenando a un símbolo o una figura icónica
universal, sino a UNA MUJER DEL PUEBLO QUE SE HIZO SOLA POR SI MISMA,

¿Qué la madre que no tuvieron ni él ni Fidel Castro?


















La Sala Constitucional del TSJ en ponencia de su vicepresidente, Francisco Carrasquero López, declaró improcedente la acción de amparo interpuesta por los apoderados judiciales de María Lourdes Afiuni, contra la decisión dictada el 24 de febrero de 2011 por la Sala N° 1 de la Corte de Apelaciones del Circuito Judicial Penal del Área Metropolitana de Caracas.

La decisión de la referida Corte de Apelaciones declaró inadmisible el recurso de apelación interpuesto por Afiuni contra la sentencia dictada el 2 de febrero de 2011 por el Juzgado Vigésimo Sexto de Primera Instancia en Funciones de Control del mismo Circuito Judicial Penal, que sustituyó a la imputada la medida judicial privativa de libertad por las medidas sustitutivas, previstas en el artículo 256.1.3.9 del Código Orgánico Procesal Penal.

Al estudiar el recurso presentado, la Sala Constitucional del Tribunal Supremo de Justicia indicó que el Juzgado 26º de Primera Instancia en Funciones de Juicio del Circuito Judicial Penal del Área Metropolitana de Caracas, estaba facultado para decretar en sustitución de la medida judicial privativa de libertad, todas las medidas cautelares sustitutivas de la libertad que considerase pertinente, para resguardar la resulta efectiva del juicio, sin que ello pueda constituir un perjuicio para Afiuni, al tratarse de medidas cautelares consideradas menos gravosas que la privativa de libertad.

Agrega la Sala Constitucional que asistió la razón a la Corte de Apelaciones cuando estimó que la decisión apelada, al no resultar desfavorable para Afiuni, respecto a la condición en la cual se encontraba, sometida a una medida judicial privativa de libertad frente a unas cautelares menos gravosas, “carecía de interés para apelar ya que la lesión debía devenir de un real agravio y no de su apreciación subjetiva”.

La Sala Constitucional concluyó que la defensa de María Lourdes Afiuni lo que perseguía a través del amparo era “plantear su disconformidad con lo decidido y obtener un nuevo pronunciamiento sobre el fondo del asunto, razón por la cual, se verifica que no se encuentran configurados en el presente caso los extremos de procedencia establecidos en el artículo 4 de la Ley Orgánica de Amparo sobre Derechos y Garantías Constitucionales”, por lo que declaró improcedente in limine litis la acción de amparo.



Amnistía Internacional denuncia una "interferencia política" en caso jueza Afiuni

Amnistía Internacional (AI) pidió a las autoridades venezolanas liberar a la jueza María Lourdes Afiuni, detenida y procesada desde hace 13 meses y dijo que en este caso hay una "indebida interferencia política por parte del Ejecutivo" del presidente Hugo Chávez. "Amnistía Internacional ha pedido a las autoridades venezolanas que pongan en libertad a la jueza detenida durante más de un año sin juicio por dictar una orden de libertad condicional a favor de un banquero acusado de corrupción", indicó la organización en un comunicado difundido en Caracas.


La jueza Afiuni se encuentra recluida en el Instituto Nacional de Orientación Femenina, Los Teques, a las afueras de Caracas, después de que la Fiscalía la acusara de haber puesto en libertad condicional de forma irregular al empresario Eligio Cedeño, imputado por estafa en un negocio con un organismo estatal.

La Fiscalía venezolana acusa a Afiuni de la presunta comisión de corrupción, abuso de autoridad, favorecimiento para la evasión y asociación para delinquir en el caso de Cedeño, lo que la jueza rechaza con el argumento de que actuó apegada a las leyes locales.

Amnistía recuerda que "un día después de su detención, el presidente Hugo Chávez condenó la decisión de la jueza en una entrevista para la televisión, y pidió para ella la pena máxima de 30 años".

"La detención de la jueza Afiuni parece ser el resultado de la interferencia política del presidente Chávez. Ha sido detenida simplemente por desempeñar su trabajo y por eso debe ser puesta en libertad", ha declarado Guadalupe Marengo, directora adjunta del Programa para América de Amnistía Internacional, dice el comunicado.

"Se encuentra en unas condiciones precarias de salud, y no está recibiendo el tratamiento médico necesario. Además, podría ser víctima de actos de violencia", agrega el texto.

La organización señaló que un año después de su detención "la Fiscalía General de la República no ha presentado ninguna prueba fehaciente para sustentar los cargos de corrupción y abuso de autoridad presentados contra de la jueza Afiuni".

AI dice que de acuerdo con los informes médicos, la jueza Afiuni tiene dos tumores de pecho y padece un problema ginecológico que le provoca graves hemorragias, pese a lo cual, señala, "no se ha permitido que los médicos realicen las pruebas necesarias para prescribirle un tratamiento médico adecuado".

El documento señala que la detención de la jueza "vulnera los Principios Básicos de la Organización de las Naciones Unidas (ONU) relativos a la independencia del Poder Judicial" con relación a la resolución de causas con imparcialidad y sin influencias, alicientes, presiones o amenazas.

La jueza Afiuni expresó hoy a Efe su satisfacción por el comunicado del organismo internacional humanitario, aunque dijo desconocer el contenido completo del documento difundido en la capital venezolana.

"Tengo entendido que el comunicado habla de la violación que se ha hecho a mis derechos, y eso es totalmente cierto, no sólo porque el proceso judicial ha sido un desastre, sino porque aquí (en el penal) no me dan comida, ni agua, ni nada", afirmó Afiuni.

La jueza salió al paso de unas declaraciones hechas este jueves por la fiscal general de Venezuela, Luisa Ortega, en las que sostuvo que la jueza es la única causante del retraso procesal en su juicio.

"Yo reconozco que no voy a ir a juicio cuando sé que el juez que lleva el caso ya ha redactado una sentencia de 15 años sin siquiera permitirme presentar pruebas", dijo Afiuni.

La fiscal Ortega volvió a negar hoy ante la prensa que los derechos de la jueza sean violados, y apuntó que el retraso del juicio es responsabilidad de la jueza detenida.

"De las 13 oportunidades en las que se autorizó a Afiuni a acudir al médico solo fue trasladada seis veces, porque las otras siete ella se negó. Además, la causa que se le sigue a la ciudadana ha sido diferida en 11 oportunidades por razones atribuibles a ella misma", explicó la fiscal. EFE

HERRAMIENTAS

Foto: Prensa Presidencial/Archivo

Washington, 6 jul (EFE).- El lingüista y activista político estadounidense Noam Chomsky confía en que el presidente venezolano, Hugo Chávez, libere a la magistrada María Lourdes Afiuni, tras pedírselo en una carta pública.

Así lo explicó hoy Chomsky en declaraciones a Efe, en las que aclaró por qué decidió tomar posición en un caso de derechos humanos que atañe a un Gobierno por el que ha expresado simpatía.

“Estoy constantemente comprometido con iniciativas de derechos humanos, y con otros medios que van más allá de escribir cartas. La razón por la que elegí este caso es que parecía que el gesto podría detener lo que parece ser un abuso importante“, esgrimió el lingüista.

Afiuni está detenida desde diciembre de 2009 por liberar y facilitar supuestamente la fuga del país del empresario Eligio Cedeño, detenido en 2007 bajo la acusación de efectuar operaciones cambiarias ilegales y fraude al Estado.

El propio Chávez pidió su condena a 30 años de cárcel, por lo que organizaciones internacionales de derechos humanos han denunciado que en el caso de Afiuni hay una intromisión del Ejecutivo en el Poder Judicial.

Conservo grandes esperanzas de que el presidente Chávez considere un acto humanitario que acabe con la detención de la juez“, dijo el lingüista en su carta.

Chomsky se involucró en el caso en septiembre de 2010, cuando la Iniciativa Latinoamericana del Carr Center for Human Rights de la Universidad de Harvard (EE.UU.) le contactó para que colaborara en una campaña internacional en protesta por el trato que Venezuela había dado a Afiuni.

Así lo explicó a Efe Leonardo Vivas, el coordinador de la Iniciativa Latinoamericana, quien aseguró que convencer a Chomsky de participar fue fácil y “accedió gustosamente”.

“Su cercanía al Gobierno de Chávez era algo positivo, ya que eso lo convertía en una persona que podía ser escuchada en Caracas”, esgrimió Vivas.

Chávez ha confesado en numerosas ocasiones su admiración hacia Chomsky, a quien ha llegado a erigirle públicamente en “campeón del pensamiento crítico”.

En enero Caracas accedió a conceder el arresto domiciliario a Afiuni, debido a su delicado estado de salud, un cambio que Vivas atribuye en parte a la posición manifestada por Chomsky y a la larga campaña internacional que ha llevado a cabo el Carr Center en este caso.

Afiuni debe presentarse cada semana ante la justicia y tiene prohibido hacer declaraciones a la prensa.

Estoy convencido de que debe ser liberada, no sólo por su estado físico y psicológico, sino también de acuerdo con la dignidad humana que la Revolución Bolivariana presenta como uno de sus objetivos“, reza la misiva de Chomsky, que hizo pública el pasado domingo.

El lingüista alegó “no haber investigado en profundidad los asuntos generales de Venezuela” al ser preguntado por Efe sobre si considera que el caso de Afiuni es aislado o si responde a una constante represión que el Gobierno ejerce contra sus críticos, como denuncia Human Rights Watch.