Razón del nombre del blog

Razón del nombre del blog
El por qué del título de este blog . Según Gregorio Magno, San Benito se encontraba cada año con su hermana Escolástica. Al caer la noche, volvía a su monasterio. Esta vez, su hermana insistió en que se quedara con ella,y él se negó. Ella oró con lágrimas, y Dios la escuchó. Se desató un aguacero tan violento que nadie pudo salir afuera. A regañadientes, Benito se quedó. Asi la mujer fue más poderosa que el varón, ya que, "Dios es amor" (1Juan 4,16),y pudo más porque amó más” (Lucas 7,47).San Benito y Santa Escolástica cenando en el momento que se da el milagro que narra el Papa Gregorio Magno. Fresco en el Monasterio "Santo Speco" en Subiaco" (Italia)

domingo, 31 de julio de 2011

Otro punto de vista sobre el pacto mortal con Irán


El secreto iraní 0

may22

*** Un número considerable y creciente de militares y técnicos iraníes trabaja en Venezuela desde hace algunos años, en operaciones cuya naturaleza se supone como de alta peligrosidad para nuestra nación.

La única explicación plausible que se tiene para la presencia en Venezuela de un número considerable de militares y técnicos iraníes, es la de que ella obedece a los planes de Fidel Castro para el continente americano. Aquí se quedarán los iraníes hasta que cambiemos de gobierno o, empujado por realidades que ya asoman, Chávez adopte a Obama como su “nuevo mejor amigo”. Pero si los persas traen sus cohetes de mediano alcance con ojiva nuclear, la salida de los iraníes será violenta y Venezuela sufrirá las consecuencias.

Iraníes y cubanos entran a Venezuela “por la libre”, a través de la rampa 4 (rampa presidencial) del aeropuerto de Maiquetía. De esa manera, miles de iraníes, incluyendo miembros de la guardia presidencial de ese país, se encuentran operando secretamente en nuestro país.

En 1962 Fidel estuvo a punto de destruir a Cuba cuando intentó construir en la isla una base para misiles rusos. La base fue detectada y denunciada. Se produjo la llamada Crisis de los Misiles, que puso al mundo al borde del holocausto cuando Fidel Castro solicitó a Nikita Khruschev que lanzara un ataque atómico sorpresivo contra ciudades americanas. Khrushchev se devolvió al borde del abismo, llevándose a casa sus misiles nucleares. El desequilibrado cubano nunca aceptó que gracias a la serenidad del líder ruso Cuba se salvara de ser convertida en escombros. Tuvo que hacerlo él mismo en cincuenta años de tiranía. Ahora repite el experimento en Venezuela.

La historia de los misiles, que llenó de angustia al mundo en 1962 y es el capítulo más dramático de la Guerra Fría, comienza a reproducirse en Venezuela. Según el respetado diario alemán “Die Welt”, está decidida la construcción de una base misilística iraní en la Península de Paraguaná. Esa ubicación sería excelente para los planes de Fidel Castro, pero no para Venezuela, por su proximidad a las refinerías.

En la zona de Falcón señalada por el diario alemán existe o existió una estación de radar de la FAV, en el cerro Montecano, desde donde se domina el Caribe. Este radar podía detectar cualquier intento de ataque cubano o ruso. Probablemente sea el sitio elegido, pero otras fuentes mencionan la Base Aérea Cap (Av.) Manuel Ríos, sede del control en tierra del Satélite Simón Bolívar. Por razones no muy claras, esta instalación militar ubicada Carrizales, cerca de El Sombrero, en el Estado Guárico, se ha convertido en un enclave de cubanos, bielorrusos e iraníes. No se ha dicho lo que hacen allí.

Política de silencio

Luego que El Nuevo País reprodujo la información de “Die Welt” sobre la existencia de estas bases, el Gobierno Nacional guardó silencio sobre el tema y el Presidente de la República evitó presentaciones públicas. La primera reacción fue indirecta, extraoficial y vino de una fuente inesperada. El teniente general retirado Jesús Gregorio González González, ex jefe del Comando Estratégico de la FA (*), negó que hubiese un pacto con los iraníes y aclaró que los misiles que se están instalando son de origen ruso. Esto puede ser técnicamente cierto y, dicho sea de paso, sugiere violación de una disposición de las Naciones Unidas. Pero lo que interesa a este análisis es que no niega la existencia del pacto que se firmó en Teherán en octubre del año pasado durante la visita de Chávez a Irán.

Tras las declaraciones exploratorias de González, el Gobierno lanzó al ruedo al vicepresidente Jaua. Este personaje negó la existencia de las bases, amenazando de paso al medio de comunicación que dio la noticia en Venezuela. Pero la información siguió propagándose a velocidad viral. El régimen mandó un mensaje más contundente cuando funcionarios de Fundacaracas acompañados por efectivos policiales intentaron expropiar el edificio donde funciona la rotativa de “El Nuevo País”. Por la desorganización que les es propia, la operación resultó una chambonada y la repulsa que comenzó a ser internacional los obligó a tocar retirada. Pero el mensaje amenazador para todos los medios de comunicación venezolanos ha quedado allí, fuerte y claro.

(*). Cuando se firmó el pacto de Teherán el general González González (no confundir con otro general de los mismos apellidos que tiene una posición política opuesta al que nos ocupa), ya estaba retirado. Este vocero espontáneo del oficialismo es un oficial de blindados de poca relevancia. Chávez lo controla, como a Henry Rangel Silva, desde que eran sus cadetes favoritos en la Academia Militar. En diciembre de 1989, siendo yo Comandante General del Ejército, lo detuve junto con un grupo de 18 mayores que planeaban dar un golpe encabezados por Hugo Chávez. Para la época el mayor González era plaza del Regimiento de la Guardia de Honor, nada menos que 2do comandante del Batallón de Seguridad Presidencial. Su verdadero jefe era el mayor Hugo Chávez Frías, que trabajaba en la acera de enfrente de Miraflores, Departamento de Seguridad y Defensa, Palacio Blanco. En esa oportunidad González tenía asignada la responsabilidad de detener al presidente al bajar del avión en Maiquetía. El 4F este oficial no se alzó porque no tenía mando de tropa. El presidente Pérez, mal aconsejado por su entorno, se “auto-suicidó” ordenando que se pusiera en libertad a estos conspiradores, los mismos que luego darían el golpe del 4 de febrero de 1992.

Gmail genpenaloza@gmail.com Twitter http://twitter.com/GenPenaloza

Pacto mortal con Iran 2

may17

Gen Carlos Peñaloza

*** El pacto Chávez-Irán para instalar una base de misiles en Paraguaná reproduce el modelo de Fidel Castro que puso al mundo al borde de la guerra atómica en la famosa Crisis de los Misiles, en 1962. Chávez puso a Venezuela en medio de un pleito nuclear

*** La base de misiles iraníes a instalar en Paraguaná, al lado del corazón de nuestra industria petrolera, no tiene sentido sino como preparativo para una guerra en la cual Venezuela sería reducida a escombros.

El 8 de diciembre pasado el prestigioso diario alemán “Die Welt”, generalmente bien informado sobre la situación del Medio Oriente, informó que Irán y Venezuela habían firmado un pacto secreto para construir en Paraguaná una base de misiles de alcance intermedio. El pasado viernes 13 de mayo, el diario alemán reportó los progresos de este acuerdo, con la designación de la empresa y la institución iraníes que ejecutarán el trabajo, en el cual Irán pondrá el dinero y Venezuela pondrá la locación.

Según “Die Welt”, la base será operada conjuntamente por militares iraníes y venezolanos. Estará equipada con misiles Shahab 3 con alcance de 1500 km, Scud-B (330 km) y Scud-C (300, 500 and 700 km). Como las instalaciones militares tienen un objetivo bélico o carecen de sentido, hay que pensar contra quienes estarán dirigidos estos misiles y por tanto quiénes pueden sentirse amenazados. En este caso los amenazados serían Colombia, Panamá (con su estratégico canal), la Costa Este de los Estados Unidos y el norte del Brasil.

El acuerdo permitirá a Irán evadir las sanciones de las Naciones Unidas. Estas sanciones obligaron a Rusia a cancelar la venta a Irán de cinco batallones de misiles anti aéreos S-300PMU-1. Aparentemente estos misiles serían ahora adquiridos por Venezuela e instalados en Paraguaná. Debido a los retardos en los pagos de Venezuela, Rusia está exigiendo la cancelación en efectivo de más de $800 millones en el momento de la entrega por ese material bélico.

Aparte de los misiles rusos adquiribles a través de Venezuela, Irán ha anunciado que ya tiene misiles de mediano alcance con los cuales atacar a Israel, y trabaja aceleradamente en el desarrollo de una capacidad nuclear propia, incluyendo la fabricación de misiles propulsados con combustible sólido. Estos proyectiles serán capaces de transportar bombas atómicas desde Irán hasta Israel, y de Paraguaná a muchas ciudades norteamericanas, colombianas y del norte del Brasil, así como el Canal de Panamá. Si se presenta la posibilidad de implementar este escenario estaremos frente a una crisis misilístico-nuclear como la que se presentó entre la Unión Soviética y Estados Unidos en 1962. En aquella oportunidad el mundo estuvo al borde del holocausto atómico y Fidel Castro aconsejó a Kruschev lanzar un ataque bombas atómicas a Estados Unidos en un ataque sorpresivo.

En la península de Paraguaná está el corazón de la industria petrolera venezolana, representado en el centro de refinación petrolera con la segunda mayor capacidad del mundo. Colocar misiles de alcance intermedio y capacidad atómica en las inmediaciones de ese complejo petrolero es ponerlo en el foco de una posible acción militar. De ocurrir un intercambio militar su destrucción sería muy probable.

En su nota del viernes pasado, 13 de mayo, “Die Welt” informa que este proyecto va viento en popa. Ya se seleccionó la empresa iraní que se encargará de ejecutarlo. La constructora Khatm-al Ambia ha sido escogida conjuntamente con la universidad de Schariff en Teherán. Según el diario alemán Irán envió dinero en efectivo para iniciar los trabajos preliminares. Poner en práctica esta espeluznante idea tendría un costo de varios miles de millones de dólares, de los cuales Venezuela no dispone en este momento.

La discusión pública de un tema como éste, donde está en juego la supervivencia física de la república de Venezuela, es lo más importante que hay en este momento en el ámbito suramericano. El presidente no puede considerarnos como invitados de piedra en este debate. Ya no se trata de discutir nuestra libertad, sino nuestra existencia. Este pacto entre los presidentes Ahmadinejad y Chávez puede reducir Venezuela a escombros.

Gmail genpenaloza@gmail.com

Twitter http://twitter.com/GenPenaloza

Blog www.puestodecombate.org