Razón del nombre del blog

Razón del nombre del blog
El por qué del título de este blog . Según Gregorio Magno, San Benito se encontraba cada año con su hermana Escolástica. Al caer la noche, volvía a su monasterio. Esta vez, su hermana insistió en que se quedara con ella,y él se negó. Ella oró con lágrimas, y Dios la escuchó. Se desató un aguacero tan violento que nadie pudo salir afuera. A regañadientes, Benito se quedó. Asi la mujer fue más poderosa que el varón, ya que, "Dios es amor" (1Juan 4,16),y pudo más porque amó más” (Lucas 7,47).San Benito y Santa Escolástica cenando en el momento que se da el milagro que narra el Papa Gregorio Magno. Fresco en el Monasterio "Santo Speco" en Subiaco" (Italia)

martes, 23 de abril de 2013

¿Fidel qué??? Nadie conoce en el medio cultural al nuevo ministro del sector


Un Fidel al frente de la cultura venezolana

Varios artistas hablan de los retos del sector durante la nueva gestión.

imageRotate
"Que las instituciones sean gobernadas por el pueblo" (V.Correale)
Contenido relacionado
ÁNGEL RICARDO GÓMEZ |  EL UNIVERSAL
martes 23 de abril de 2013  08:08 AM
"El llamado es a seguir profundizando los Gabinetes Estadales de Cultura, creando esas articulaciones en cada región con los Consejos Estadales y descaraqueñizar la cultura, desconcentrando las decisiones y la gestión del propio ministerio", fueron las primeras declaraciones de Fidel Barbarito como ministro de la Cultura en el programa La bodega cultural que condujo hasta ayer el ahora ministro de Educación Superior, Pedro Calzadilla.

El nuevo titular de la cultura viene del ámbito de la música. En Twitter (@descolonializa) se define como "músico, motorizado, bolivariano, latinoamericanista, revolucionario, antiimperialista, chavista y movilizado en la batalla de los símbolos".

Un nombre que se suma a una gestión cultural por el que han pasado en 14 años figuras como Alejandro Armas, Manuel Espinoza, Francisco Sesto, Héctor Soto y Pedro Calzadilla. Un ministerio tan heterogéneo como el país, porque no es lo mismo el gremio del cine o la música, que el del teatro, las artes plásticas o la literatura. Algunos representantes de estos sectores hablan de los retos de la cultura en sus áreas de conocimiento.

La actriz Diana Volpe tiene su propia compañía Hebú Teatro. No tiene sede ni apoyo estatal. Entonces junto con Teatro del Contrajuego de Orlando Arocha -que tampoco tiene sede-, acondicionan un espacio en Bello Monte, a la vez que buscan recursos para su versión de Macbeth de Shakespeare, que piensan estrenar en mayo.

"Yo te puedo hablar desde lo que vivo a diario: este es un parto para conseguir financiamiento", es una de las primeras ideas que suelta la actriz, quien hasta ahora no ha tocado la puerta del Estado, llamado, a su juicio, a apoyar los clásicos del teatro. "¿Quién puede darse el lujo hoy de montar obras que no sean comerciales? Creo que el Estado debería apoyar financieramente y a través de sus salas este tipo de teatro. Sé que hay un circuito de salas en el centro de Caracas, pero con un boleto a 20 bolívares no es posible recuperar la inversión, estamos hablando de un Macbeth con 18 actores".

Volpe esperaría que el Centro Nacional de Teatro -otrora Compañía- vuelva a ser un motor que genere el fervor teatral de sus primeros años; promoción internacional para los grupos venezolanos, y un sistema de seguridad social para los creadores, "no puede ser que uno siga leyendo de artistas que necesitan ayuda porque están enfermos, eso es inaudito".

"¿Fidel qué?"

Tal fue la respuesta del artista plástico Rolando Peña cuando le dijeron quién era el nuevo ministro de la Cultura. "Primera vez que lo escucho nombrar. Incluso pensé en Fidel Castro", reconoció.

"Los retos son más o menos los mismos de siempre", afirma Peña, quien se pregunta por qué no terminan de concretarse. "Yo creo que como ellos son tan demagogos y embusteros, prefieren la música y el cine que suenan más que las artes plásticas", opina, quien considera que ya todo el sistema artístico construido en los años de la democracia está desmontado.

"Nosotros nos mantenemos como un frente muy fuerte desde Venezuela y el mundo, y vamos a seguir así. Yo, por ejemplo, soy un artista atípico que nada siempre contra la corriente. Ahora, sería interesante que los jóvenes artistas tengan una plataforma de apoyo por parte del Estado, pero esta gente está en el Medioevo. Siempre he pensado que este es Socialismo del siglo XIX, y de vaina".

Francisco Suniaga tampoco conocía de Fidel Barbarito. Al consultarle qué espera para la cultura se nota desesperanzado: "Si algún cambio ha habido desde que Nicolás Maduro está en el poder ha sido para peor, así que no creo que vaya a producirse cambio alguno".

El autor de obras como El pasajero de Truman y La otra isla, confiesa que no suele reflexionar mucho sobre la política pues se estresa, pero apunta: "No puedo imaginarme un escenario donde por obra y gracia de un buen ministro se produzca un cambio radical. Si fuera una autoridad cultural o política, de repente uno tendría cierta esperanza; Simón Alberto Consalvi era un hombre que podía influir, por ejemplo".

Para el escritor continuará lo que cataloga como la "deriva en materia de políticas culturales".

Twitter: @argomezc