Razón del nombre del blog

Razón del nombre del blog
El por qué del título de este blog . Según Gregorio Magno, San Benito se encontraba cada año con su hermana Escolástica. Al caer la noche, volvía a su monasterio. Esta vez, su hermana insistió en que se quedara con ella,y él se negó. Ella oró con lágrimas, y Dios la escuchó. Se desató un aguacero tan violento que nadie pudo salir afuera. A regañadientes, Benito se quedó. Asi la mujer fue más poderosa que el varón, ya que, "Dios es amor" (1Juan 4,16),y pudo más porque amó más” (Lucas 7,47).San Benito y Santa Escolástica cenando en el momento que se da el milagro que narra el Papa Gregorio Magno. Fresco en el Monasterio "Santo Speco" en Subiaco" (Italia)

martes, 4 de octubre de 2016

La vileza del régimen VENEZUELA TORTURADA, por Alicia Freilich

 Ideas de Babel 2 octubre, 2016

Se supone que usted todavía es venezolano y de la antigua guardia, o sea, un militar profesional, virtuoso, decente, marcado por la Constitución Nacional
vladimir-padrino-lopez-1
Para el ministro de Guerra, corrijo, de la Defensa y sus ahijados.
Usted, general Vladimir Padrino López, avisa que su Fuerza Armada chavista será la inspectora de los hospitales públicos para evitar la corrupción con los suministros.
Pero ya los comités llamados bolivarianos dan la pauta con el reparto de bolsas CLAP, corrupta versión criolla del racionamiento castrocomunista. Usted o cualquier otro militar es o será vicepresidente, pues ya ejerce esa función y la historia dirá si es el todopoderoso presidente de facto, responsable principal de ese sistema.
Como por ahora parece solo ministro plenipotenciario, se le pide que vigile también las cárceles pránicas venezolanas, donde cada prisionero político y el preso común son maltratados con todos los métodos para la degradación: aislamiento absoluto en sótanos-congeladores y asquerosas celdas, hambre, lesión, dolor, enfermedad, humillación y una agonía larga muchas veces convertida en despojo, uno más de los enterrados en urnas de cartón rojo. Los uniformados que procuran esas salvajadas son verdugos instruidos por el G2 cubano, experto en sadismo. Pero se supone que usted todavía es venezolano y de la antigua guardia, o sea, un militar profesional, virtuoso, decente, marcado por la Constitución Nacional, las leyes republicanas del convivir civilizado y persona con al menos una pizca de sensibilidad. Seguro no le gustaría que llegado el momento lo trataran de ese modo, tampoco a su familia. Póngase en el lugar del secuestrado sujeto a esos castigos para cuerpo y alma. Que una casta se adueñe de armas y vidas implica un trastorno muy grave que algunos llaman patriotismo, pero es cruel ideología fanática, políticamente es fascismo. Hasta en las guerras convencionales de batalla campal, y no las teóricas que tanto capital humano y material cuestan a esta ya pobre nación, hay normas universales, básicas, humanitarias. Con ellas se respeta al adversario en desventaja por la fuerza brutal contra el vencido y a los civiles armados solo con leyes protectoras que las tiranías no aplican.
Tan breve espacio impide publicar la lista de los honorables presos políticos sometidos a diversas torturas por el régimen que usted casi preside. Pero el prestigioso Foro Penal Venezolano y otros organismos no gubernamentales defienden a más de cien reclusos que aumentan a diario. Ellos sí pueden detallarle cada nombre, sitios de su continuo traslado, edad, estatus de salud y las causas nobles por las que son vejados sin el debido proceso. Lo sufren con dignidad. Tal como aquellos héroes demócratas antigomecistas descritos por José Rafael Pocaterra en Memorias de un venezolano de la decadencia y los de la dictadura perezjimenista novelizados por José Vicente Abreu en Se llamaba SN. El reciente estudio Amor Zero del psicólogo español Iñago Piñuelo retrata al ‘psicópata integrado’, victimario que en diversos roles y oficios juega el papel de víctima de sus víctimas, modelo de los nazi-sovietismos y práctica cotidiana en la cúpula represora hoy dirigente de la infernal Venezuela.
Antes de apersonarse en esas cuevas de suplicio, lea usted aunque sea estos testimonios, pues hay delitos, taras y pecados que nunca prescriben, lo mismo en tierra, limbo, purgatorio y ni siquiera en el mismo cielo.
alifrei@hotmail.com